« Día D | Portada del Blog | BP: British Petroleum »

El peor día y un alivio

De media mañana del viernes a la noche del sábado fue "el peor día de mi vida, pero también, de alguna manera, un alivio". Lo dijo David Laws, el breve Secretario del Tesoro del gobierno británico, que dimitió el sábado por la noche. Y cuando se conocen algunos de los detalles en torno a lo que ha llevado a su dimisión es fácil entender el sentido de su frase.

David Laws era una de las figuras emergentes de la política británica. Uno de los políticos de más peso del Partido Liberaldemócrata y, sobre todo, el hombre que por trayectoria y pensamiento económico hizo de bisagra perfecta en la negociación y formación de la coalición con el partido Conservador, y ha sido durante apenas dos semanas el número dos del ministerio de Economía, el hombre encargado de encontrar dónde pegar el hachazo en el gasto público para reducir el déficit, un trabajo impopular para el que, sin embargo, él decía -con una franqueza chocante- que era el trabajo de su vida. Le ha durado poco. Diecisiete días. Y su dimisión es un golpe duro para su partido, para el gobierno británico y para él.

Laws se graduó con sobresalientes en Economía en Cambridge, con 22 años fue vicepresidente de JP Morgan y antes de los treinta, millonario. En los 90 dejó la City para dedicarse a la política. Y no se afilió a los tories, que parecía lo más lógico por sus ideas económicas, sino a los liberaldemócratas, situados en el centro-izquierda. Hoy, tal vez, entendemos mejor por qué.

El viernes a media mañana a Laws le llegó un correo del Daily Telegraph (periódico conservador, el que destapó gracias a una filtración el escándalo de los gastos de los parlamentarios) informándole de que iban a publicar un artículo contando que el casero que cobraba el alquiler que Laws estuvo pasando durante cinco años (2004-2009) -y que le fue reembolsado por el erario público- por una habitación en Londres era su pareja. Su pareja masculina. Desde 2006 las normas del Parlamento prohiben que el beneficiario de esos pagos sea la esposa, el esposo o el partner (pareja). En la investigación que se hizo el año pasado no encontraron esta irregularidad porque no constaba que James Lundie, el casero, fuera la pareja de David Laws. Ahora el Telegraph lo ha destapado. La primera reacción de Laws el viernes fue anunciar que devolvería el total de lo recibido como reembolso, 40.000 libras, y que se sometía al comité de disciplina del parlamento.

Era difícil que pudiera seguir en el cargo. No era un cargo cualquiera. Laws era el encargado de recortar los servicios públicos a los británicos, hacerles apretar el cinturón, subirles, tal vez, los impuestos. La autoridad moral de Laws para imponer semejantes esfuerzos estaba tocada. Así lo reconoció él cuando anunció su dmisión el sábado por la noche.


El caso David Laws es un golpe muy fuerte para su partido, el Liberaldemócrata, porque ha estado haciendo campaña en nombre de una nueva forma de hacer política, más limpia. También es un golpe duro para el gobierno de coalición porque pierde a uno de los puntales que tenía para ejecutar la que es su prioridad, recortar el déficit público.

Pero el golpe personal para David Laws es aún mayor. Según ha contado él estos días, hasta ahora Laws había escondido su homosexualidad a todo el mundo, empezando por su familia. Explica incluso -y es una versión que no todo el mundo acepta- que ese pago de entre 700 y 900 libras al mes por una habitación era parte de la coartada, para reforzar la idea de que no tenía un vínculo sentimental, y sexual, con el hombre con quien compartía la vivienda. Que el único motivo de su actuación fue mantener en secreto su sexualidad, no el enriquecerse a costa del contribuyente. Y, de hecho, hay cierto acuerdo en que, si hubiese vivido abiertamente su relación, habría podido sacar mayores beneficios económicos.

De repente todo el mundo que Laws se había construido y sus ambiciones políticas han saltado por los aires y a la luz pública. Por eso es fácil entender que ha sido el peor día de su vida. Y por eso, también, es fácil entender que ha sido en parte un alivio. A partir de ahora, a sus 44 años, David Laws ya no tendrá que fingir sobre lo más íntimo, que mentir, que reprimirse, que tragar saliva y disimular en multitud de situaciones cotidianas. A partir de ahora David Laws podrá ser David Laws las 24 horas del día.

David Laws, de madre y educación católicas, dice que creció con la presión de que ser abiertamente homosexual era algo que no todo el mundo, empezando por su entorno inmediato, sus seres queridos, iban a aceptar fácilmente.

Que en el año 2010 en la Gran Bretaña, donde él no habría sido el primer ministro abiertamente gay, donde la homosexualidad está mucho mejor aceptada que en otros países de su entorno, alguien como David Laws siguiera sintiendo esa presión es motivo de reflexión. Lo es también hasta qué punto el miedo, nuestros miedos, pueden ofuscar nuestra razón.

Y, claro, motivo de debate y polémica están siendo si su homosexualidad y outing (salir del armario) forzado han agravado el escándalo, y dónde están los límites de la vida privada.

5 Comentarios

Me quedo perpleja, no sabía de esta noticia. Ahora mismo no sé qué me sorprende más: que haya infringido las normas del parlamento y pagado a su pareja, que un tipo listo como él pensara que nadie se iría de la lengua (con lo que gustan los escándalos sexuales en la prensa), que ésta era la mejor manera de tener una coartada o...las 3 cosas a la vez.
Donde no quiero caer es en disculpar el desvío de dinero público, sea por el motivo que sea.
Devolver el dinero es, de todos los problemas que se le van a plantear a partir de ahora, a lo mejor el más fácil.
Lo más duro es tener que dar explicaciones sobre la sexualidad de uno en público, incluso a tu propia familia.
¿De verdad que hay padres que prefieren convivir con un desconocido antes que aceptar a un hijo como es?

Algunos años atrás entendí que los políticos no tienen vida privada. Y si quieren tenerla les cuesta Dios y ayuda y normalmente quedan al aire. En lo pequeño y en lo enorme.
Más pronto que tarde. Todos, como los peloteros que viven del cuento público.
Son las reglas del poder.
En el Imperio les revisan las últimas tres generaciones y si no puedes demostrar que eres descendiente directo de Jesucristo es difícil y así y todo se mandan unas cagadas olímpicas.
Desde la niña Lewinsky a lo que quiera en casi cualquier lugar.
En este caso los chicos ingleses (o ¿se llamaran GranBretaños?) en el apuro de llenar los puestos de trabajo con gente conocida y en perfecta repartija de poder en función de los votos, eligieron mal. O no investigaron nada. Que es lo mismo.
Y la cacería recién comienza, todos los chavales con sangre azulceleste o parda tendrán que poner las barbas en remojo, si se les paso uno, seguro que encuentran otro y a poco caminar otro más, es la condición humana, somos débiles.
O por las drogas o por las inclinaciones sexuales o por las infidelidades o por los impuestos o dinerillos varios, los temas sobran y los pájaros también.
La revancha política será durísima, considere que los mas altos cargos de confianza del régimen anterior están de vacaciones forzadas y alguno de esos Bebes tiene información delicada de sus adorados rivales producto de una campaña dura y como todas, sucia.
Quedan pájaros volando y las municiones son muchas, solo falta una buena oportunidad.
En este caso, la ocasión se dio por el muy desagradable tema económico y eso de anunciar un maltrato a los banqueros.
¿La pregunta es, esta cacería de brujas sirve?
¿Ayuda en algo al buen gobierno?
Para mi es muy dudoso y solo es consecuencia de que algunos grupos de poder fáctico se siente amenazado por las políticas del gobierno de turno y buscan y encuentran la manera de reducir el costo o de matar al mensajero.
Como en este caso.
Y D. Laws tiene que desnudarse en público sin medir las consecuencias.
Y no creo que sea por que le guste, más bien es por que lo obligan a decirlo todo de manera de reducir el daño político, por que el daño personal y familiar lo tiene que pagar el.
Por político.

Planteas una buena pregunta Anna, dónde están los límites de la vida privada? Cierto es que hay que predicar con el ejemplo, si vas a recortar el gasto público, es decir, nos vas a apretar el cinturón, tú deberías ser el primero en hacerlo. Pero hay tantos políticos que tampoco lo hacen, que es difícil hacer un juicio a Laws solo por eso. Quizá es bueno reflexionar sobre si su homosexualidad es algo privado o no. Si a los 44 no has salido del armario, por algo será. Hay que respetar las circunstancias personales de cada uno. Pero si tu vida privada puede comprometer tu vida profesional, es otra cosa, sobre todo si esa vida profesional conlleva poner medidas a otros que no te estás aplicando a ti mismo. Pero insisto, hay tantas medidas impuestas y tantos políticos que no las siguen... Por una parte, siento pena porque haya tenido que destaparse así su historia, pero por otra, seguro que ahora se siente aliviado y como tú dices, ya no tiene que esconderse más. El tema económico, es otro cantar, eso sí que es reprochable. No es el primero ni el último que lo hace, pero al estar expuesto de esa manera, tienes que tener cuidado con lo que haces porque siempre habrá alguien más rápido o más listo o con más contactos, que podrá destaparte.

¿Nick Clegg aún no ha dicho nada?. ¿Quién sustituirá a David Lows?, Supongo que será alguien de las filas Lib-Dem. Habrá que esperar a ver si con el relevo cambia tambien alguna de las medidas ya previstas. Particularmente lo dudo. Y es que en politica yo pienso que tampoco se es nadie, salvo que se esté en la cima del poder. Ó en "la sombra" más absoluta, que es algo muy parecido a estar "in".
Después, a riesgo de parecer demasiado sarcástico y habiendo tenido ocasión de conocer a algún "casero" británico, considero que el hecho de amarlos merece una medalla más que otra cosa.

La reacción de Nick Clegg ha sido, en línea con su partido, que David Laws es un hombre íntegro y lo único que le ha llevado a cometer ese error es el afán por preservar su intimidad. Clegg no quería que Laws dimitiera. Tanto él como David Cameron, el primer ministro conservador, han alabado el talento económico de Laws y han dicho que confían en que algún día, cuando haya purgado este error, Laws vuelva al gobierno. La reacción de los dos partidos en el gobierno ha suido "¡tenemos que prescindir de lo mejrocito que teníamos!".
Lo sustituye en el cargo otro liberaldemócrata, Danny Alexander, más joven que él y sin experiencia económica. Ayer Clegg tuvo que defender este nombramiento y la carictura es que ahora al frente de la economía hay dos personas, George Osborne y Danny Alexander, jóvenes y con muy poca experiencia ene ste campo.

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido publicado. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Mi comentario

Miguel Ángel Idígoras


El título de este blog “London.es” no es más que una declaración de intenciones. La realidad de esta ciudad británica –que para muchos es la menos británica de las ciudades británicas- y de un país pero desde la perspectiva de un español.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios