Pausa para descansar, repostar y reflexionar

Agosto. El mes en que los colegios y el parlamento están de vacaciones. El mes en que informativamente, a priori, todo va a medio gas.  A priori porque que cuando irrumpe una noticia en agosto es de las gordas. La muerte de Diana, el hundimiento de un submarino nuclear en el Ártico, un golpe de Estado en Moscú, el crack del 98 en Rusia y, este año, puede que el crack de los EEUU que, si se produce, nos sacudirá, de nuevo, a todos de formas en estos momentos poco predecibles.

El mes de las vacaciones. Las que nos hemos tomado en la corresponsalía. Tiempo en que me propongo conocer un poquito mejor este país o -por usar la terminología de los británicos- los países/naciones que forman el Reino Unido. El año pasado fue Escocia, este año toca Gales. Tiempo también para descansar, repostar y reflexionar.

Descansar después de una temporada intensa de trabajo. Repostar porque trabajar al ritmo inhumano que han impuesto los canales de información 24 horas e internet, ese terrorífico 24/7 como lo llaman los estadounidenses (trabajar, o estar a disposición del trabajo, las 24 horas del día, los 7 días de la semana), y en tiempos de crisis (hay que producir más con los mismos medios o menos), no sólo agota física y mentalmente, sino que nos convierte en vehículos que deben estar siempre en marcha y recorrer cada vez más kilómetros, pero con menos tiempo para parar en la gasolinera a repostar. Hablo por mí, pero me consta que no soy la única.  Cada vez escribo más y leo menos. Peligroso. Recibimos más información que nunca, pero cada vez tenemos menos tiempo para digerirla. Peligroso. Cuanto más complejo es el mundo -o a mí me lo parece, puede que sea cosa de la edad- de menos tiempo disponemos para estudiarlo y recapacitar. Las nuevas tecnologías, es decir, internet, sus llamadas redes sociales y el abanico de aparatos móviles que nos mantienen conectados permanentemente, nos pueden llevar a la adicción, a autoimponernos jornadas y semanas laborales más largas de las que jamás consentiríamos en un contrato o un convenio colectivo. ¿Es normal leer un artículo interesante en la prensa y tener remordimiento de conciencia, si en ese momento no puedes "tuitear" el enlace?   

Me voy como siempre con esas y otras muchas dudas sobre mi trabajo, su ejercicio y su sentido. Reflexionar. 

No sé si cumpliré el propósito de tomarme vacaciones también del mundo virtual. Del blog, de twitter... Veremos.

Para  iniciar la descompresión/desintoxicación termino con un clásico. "La mer", de Charles Trénet.

Que tengan un buen mes de agosto.

 

 

@annabosch

La lengua del imperio

 

También conocida como lingua franca o lengua vehicular.

Estoy siguiendo la información de la matanza de Noruega, como casi todo, a través de las dos cadenas de información británicas, BBCNews y SkyNews. Y está siendo otra ocasión de constatar dos cosas:

1) La ventaja para las radios y televisiones de trabajar con la lengua del imperio. BBC, además de tener uno o varios corresponsales en todos los rincones del mundo, encuentra siempre portavoces y testigos capaces de expresarse en inglés. Una gran ventaja para los medios audiovisuales.

2) Noruega es uno de esos países donde casi todo el mundo por debajo de los 50 años se expresa muy bien en inglés. Y en el caso de los jóvenes son prácticamente bilingües en noruego e inglés. Los supervivientes de la matanza, aún en estado de shock, narraban su experiencia en inglés sin aparentemente ningún esfuerzo por hablar una lengua extranjera. Las ruedas de prensa del primer ministro se desarrollan indistintamente -preguntas y respuestas- en noruego e inglés. 

Mi experencia me lleva a pensar que es el resultado de los sistemas educativos, reforzados por la ausencia de doblaje en las películas o series de televisión, y de que su lengua mayoritaria, el noruego, es minoritaria. Noruega no llega a los cinco millones de habitantes.  

Concluir, como hacen algunos, que tener el inglés, actual lengua del imperio, como lengua materna es una ventaja puede ser precipitado o inexacto. Cierto que cuando las negociaciones internacionales, o las comunicaciones internacionales en casi cualquier ámbito, son cada vez más en inglés siempre jugará con ventaja quien mejor domine esa lengua. ¿Y quién puede dominar mejor una lengua que quien la tiene como primera? Pero tener la lengua del imperio, o de un eximperio, lleva a la pereza. ¿Para qué aprender otros idiomas, si con el mío puedo sobrevivir en casi todo el mundo? ¿Para qué aprender otro idioma, si los demás me entienden en el mío?

Esa ventaja de que los demás hablen tu lengua puede volverse en contra porque el monolingüe acaba siendo alguien peor capacitado en un mundo cada vez más globalizado. Ya el año pasado escribí en este blog que se reduce de manera alarmante (para ellos) el número de multinacionales británicas dirigidas por británicos. Una de las razones que esgrimió un responsable de Marks&Spencer (dirigida ahora por Marc Bolland, un holandés) fue que entre dos candidatos bien preparados el extranjero solía dominar el inglés y otras lenguas, mientras que demasiado a menudo el británico solo dominaba el inglés. Y eso cuando se busca un mercado internacional es un handicap.

Coincidiendo con el Día de Europa el 9 de mayo la BBC dedicó un artículo en su web al hecho de que los británicos son un 12% de la población de la Unión Europea, pero solo un 5% de los empleados en las instituciones europeas. Y lo achacaba al escaso dominio de lenguas extranjeras. 

Hay  otra desventaja. Cuando solo hablas una lengua, solo te enteras de lo que se dice en esa lengua. Y eso lleva a que "los otros" conozcan al monolingüe del imperio mejor de lo que el monolingüe del imperio conoce a "los otros".

Extrapolando los occidentales en general -que formamos parte de este imperio, aunque sea en calidad de provincias- podemos incluirnos en esa lógica egocéntrica. "Los otros" (los orientales, los árabes...) nos conocen mejor a nosotros de lo que nosotros los conocemos a ellos. Y eso para "nosotros" es una desventaja, no una ventaja.

PD personal. El debate sobre las ventajas o inconvenientes de educar a niños en el bilingüismo o trilingüismo me parece que no ha lugar porque considero que las ventajas superan con mucho a los inconvenientes.  Uno de los posibles inconvenientes es que quienes nos relacionamos habitualmente en más de una lengua en ocasiones dudamos en una palabra o expresión. Los  reflexivos, la preposición o el caso que rige un determinado verbo... Es especialmente delicado cuando tu instrumento de trabajo es precisamente la lengua. Y a veces metemos la pata. Yo lo hice recientemente al decir que Cameron "había hecho un mea culpa", en lugar de "entonado un mea culpa". Quiero puntualizar que cuando como en esa ocasión cometo errores (¿y por qué no se pueden 'hacer' los errores?) no me quedo "tan ancha". Intento hablar y escribir lo mejor posible los cinco idiomas que hablo con fluidez y cuando fallo me ruborizo, entono el mea culpa, tomo nota y procuro que no se me olvide para no repetir el error.

 

@annabosch

El lado oscuro del periodismo británico. Y más.

Tabloids.  Los "tabloides", los periódicos sensacionalistas británicos, y sus prácticas han desatado el último escándalo en el que se juntan periodismo, política y negocio. Intentaré contarlo lo más breve y claramente que pueda. No es fácil.

Phone hacking. El "pinchado", intervención, escuchas, entradas en teléfonos ajenos. En 2005 estalló la primera parte del escándalo News of the World, el periódico de más tirada, dicen, en lengua inglesa y... del grupo Murdoch (volveremos a ello más abajo). Un periodista del diario contrató a un detective para que escuchara los mensajes dejados en el teléfono móvil del príncipe Guillermo. Periodista y detective fueron a la cárcel.  El periódico insistió en que se trataba de un caso aislado, ya saben, la manzana podrida de un frutero impecable, y que el director del periódico, Andy Coulson, no lo había autorizado, ni estaba al corriente. Pero Coulson dimitió. 

Andy Coulson estuvo poco tiempo en paro. Lo fichó David Cameron, líder del Partido Conservador, como director de comunicación (spin doctor) y cuando logró formar gobierno se lo llevó con él al 10 de Downing Street, a dirigir la comunicación del gobierno. Volveremos también a ello.

Tras el juicio, la policía dio la investigación por terminada. Caso cerrado. Pero en los últimos años han ido apareciendo personalidades de relieve público que sospechaban que sus teléfonos móviles habían sido pirateados, intervenidos por terceros. Eran en general gente del mundo de farándula y el deporte, pero también políticos, en especial uno peleón (con los puños, si hace falta), John Prescott, que fue viceprimer ministro de Tony Blair.

El volumen de afectados, confirmados o supuestos, creció tanto que al final, en enero, la policía, Scotland Yard, se vio forzada a reabrir la investigación. Y la posición de Andy Coulson, el exdirector del periódico, que mantenía que él no se enteró de nada, se hizo insostenible en el gobierno y dimitó.

Lo último y gota que ha colmado el vaso. Este lunes pasado The Guardian publicó una información que es la que ha dado un giro macabro y mucho más indignante al caso. Según The Guardian y supuestamente -insisto, supuestamente- News of the World (NOW) "pinchó" el teléfono móvil de una adolescente desaparecida, que luego apareció muerta, durante la investigación policial para encontrarla. Esperen que hay más.

El detective no se limitó a escuchar los mensajes que le habían dejado a esa chica, sino que cuando encontró el buzón de voz lleno borró algunos de los mensajes para dejar espacio a más. Como eso se produjo cuando la chica estaba aún en paradero desconocido, esa actividad en su teléfono llevó a la policía y a la familia de la chica a pensar que aún estaba viva.

En menos de veinticuatro horas de esa publicación se ha convocado por trámite de urgencia un debate de tres horas en el parlamento, este miércoles.

Pero esperen, que hay más.

Rupert Murdoch (ya dije que volveríamos a él). El periódico en el punto de mira es uno de los del grupo multimedia Murdoch (News Corporation). El que tiene The Sun, The Times, The Sunday Times, SkyNews ( un 39% de BSkyB) y, en los Estados Unidos, Fox y el The Wall Street Journal. El peso y poder del grupo Murdoch en el panorama mediático y, más importante, la política británcia, es una de las cuestiones más calientes de los últimos tiempos. Dinero, opinión pública y poder.  O, simplemente, poder.  

Esperen que hay más.

Murdoch está a un paso (el gobierno Cameron ya le ha dado luz verde) de logar el 61% de las acciones que no posee de BSkyB, la gran plataforma televisiva del Reino Unido. El resto de medios, la competencia, han intentado evitarlo escribiendo incluso -dejando a un lado por una vez grandes rivalidades- una carta conjunta al gobierno. Algunos de los críticos han llegado a comparar el poder mediatico-político que tendrá Rupert Murdoch (que, por cierto, no es ciudadano británico ni reside aquí) en el Reino Unido con el de Silvio Berlusconi en Italia.

Los dos arietes contra Murdoch son, lo han adivinado, The Guardian, y, obvio, la BBC, el gigante y vaca sagrada pública, con cuyo imperio Murdoch lleva años intentando acabar. Duelo de titanes.

Esperen que hay más.

Kingmaker. El hacedor de reyes, o, para el caso, de gobiernos y primeros ministros. El grupo Murdoch contribuyó en gran parte a difundir la imagen -exitosa- de Margaret Thatcher como una ama de casa de clase media. Al apoyo de Murdoch -via los editoriales del Sun- le atribuyen también la victoria in extremis de John Major en 1992. En 1997 Tony Blair ató el apoyo de Murdoch y luego, tras la victoria arrolladora, le dio las gracias. Murdoch, The Sun, apoyó al Partido Laborista hasta septiembre de 2009 cuando sentenció que Gordon Brown y los laboristas estaban agotados y era hora del recambio, de David Cameron. 

Cabe plantearse la pregunta, de todos modos, de si quienes ganan lo hacen gracias al apoyo del gran magnate o si el gran magnate los apoya porque ve que son los que van a ganar y, en estas cosas de las prebendas de los medios y los gobiernos, para el negocio es mucho mejor estar a buenas con el gobierno.   

Miedo. Miedo a los periódicos de Murdoch es la razón, denuncian muchos de los críticos, por la que la policía dió carpetazo a la investigación cuando, como ahora se ve, quedaba mucho por averiguar. La razón también por la que muchos parlamentarios no han querido forzar el debate, ni más investigaciones hasta que el escándalo ha sido mayúsculo y ha trascendido los chismes de famosos y entrado en lo altamente insensible y macabro. 

La defensa. El caso del pinchazo a la chica desaparecida hace más dificil la defensa de esas prácticas, pero muchos son los periodistas británicos que defienden estas prácticas de pinchar teléfonos, pagar a fuentes o tender trampas argumentando que es en interés del público, y que hay un doble rasero, que cuando eso lo hacen periodistas de la "prensa seria" pueden llegar a premiarlos.

Y, ahí, con el interés del público hemos topado. Interés, ventas, audiencias...

 PD Ya advertí que no me sería fácil ser breve

 

@annabosch

 

..........

Actualización. Miércoles 6:

-También pincharon los teléfonos de los padres de dos niñas desaparecidas y asesinadas. Y puede que los de familiares de las víctimas de los atentados del 7 de julio de 2005.  Y NOW ha confirmado que pagaron a la policía para conseguir información.

 

 

Testigos de un suicidio

Muchos telespectadores de la BBC fuimos testigos de un suicidio el lunes por la noche. El suicidio de Peter Smedley, un empresario de 71 años que sufría un dolencia neuronal en el sistema motor y viajo a Suiza, a la clínica  Dignitas de Zurich, para que lo ayudaran a suicidarse. Como él, y según cifras que publican los medios británicos, lo han hecho unos 160 ciudadanos británicos en los últimos nueve años.

Vimos como Peter se tomaba el vaso que contenía la dosis de veneno sentado en un sofá. Su mujer, a un lado acariciándole la mano, en el otro, una asistente de la clínica sosteniéndole la cabeza mientras se dormía entre toses y pidiendo un vaso de agua que no le dieron. Imposible ver esa escena sin inmutarse.

La muerte es lo más absoluto e irreversible de nuestras vidas.  

El autor y conductor del documental (Choosing to die) de la BBC (la televisión pública británica) fue un conocido escritor, Sir Terry Pratchett, a quien le han diagnosticado la enfermedad de Alzheimer y, en parte, planteó el documental como un ejercicio de introspección sobre una posible futura decisión propia.

El debate sobre el suicidio asistido está muy vivo en el Reino Unido desde hace tiempo y el de la BBC no ha sido el primer documental sobre la cuestión, ni el primero en que se ha visto morir a alguien en esa clínica suiza. Es dificil que nadie cambiara su opinión a raíz del programa, como no lo hicieron los seis participantes en el debate que le siguió en BBC2.

Una de las cosas que impresionó del documental es que Peter no era un enfermo terminal y, aparentemente, viéndolo y escuchándolo, el único problema que tenía, aparentemente, era la casi imposibilidad, de caminar. La médico suiza que lo atendió y asesoró hasta morir contó que empezaba a tener problemas internos para digerir, pero que, si se hubiese tratado de un paciente (y cliente) suizo, lo habría mandado a casa y le habría recomendado que retrasara el suicidio unos meses, pero que al ser extranjero no lo hizo porque  sabía que una de las cosas que aterraban a Peter era esperar demasiado y no poder ser capaz de hacer ese viaje a Suiza.

Y ése es uno de los argumentos de quienes piden la legalización del suicidio asistido aquí en el Reino Unido. Que puedan recurrir a ello aquí apurando la autonomía de sus cuerpos y sus mentes. Y sus bolsillos. Argumentan que en estos momentos ese suicidio asistido está sólo al alcance de quien está aún capacitado para viajar hasta Suiza y costearse ese viaje y que lo primero hace que muchos decidan suicidarse antes de lo que quisieran.

El argumento de quienes se oponen está bastante desprovisto públicamente de contenido religioso porque no lo consideran eficaz, a pesar de que muchos de los activistas son sacerdotes o creyentes. No suelen apelar a la "santidad de la vida" o a que la vida no pertenece al individuo. Su argumento fundamental es que quienes quieren acceder a un suicidio asistido (cuando no puedan hacerlo por si mismos) son una minoría, y que legalizar esa reivindicación pondría en peligro a un número mayor de personas vulnerables que se sentirían presionadas para "quitarse de enmedio" para evitar ser una carga para sus familias y la sociedad. Y más en tiempos de crisis y de recortes en los presupuestos y prestaciones públicas. Obviamente quienes luchan por la legalización reclaman ambas cosas. Que a ellos les dejen elegir morir, sin peligro de cárcel para quien les ayude, y que la sociedad, el Estado, vele por ayudar, asistir, sostener a quienes quieran seguir viviendo.

Una de las cosas que me ha sorprendido viviendo en el Reino Unido es la relativa frecuencia con que se habla del suicido como una opción del individuo. Cuando se lo comenté a uno de los activistas en contra de la legalización me dijo que era una visión distorsionada por los medios de comunicación, a los que acusan, si no de una conspiración, sí de una campaña muy fuerte a favor de la eutanasia y cuyo principal agente es, según ellos, la BBC.

Con motivo de la emisión del documental la BBC encargó un sondeo de opinión sobre la posible legalización del suicidio asistido y, de acuerdo con las respuestas, los británicos distinguen entre ayudar a morir a alguien que tiene una enfermedad terminal y a alguien cuya enfermedad, en principio, no es mortal. En el primer caso la mayoría lo aprueba, en el segundo, están divididos a partes iguales.

 Los activistas de cada lado coinciden en reivindicar vivir sus vidas con la mayor dignidad posible, pero discrepan en lo que esa dignidad significa para ellos.

 

@annabosch

 

El arzobispo de Canterbury

No es, ni de lejos, lo de Thomas Becket y Enrique II (Henry II), pero la polémica del día en la política británica es la crítica que ha hecho el arzobispo de Canterbury, Rowan Williams, a las reformas (y recortes) del gobierno Cameron-Clegg.  En una frase el arzobispo llega a cuestionar la legitimidad del gobierno de conservadores y liberaldemócratas para emprender semejantes reformas en la sanidad, educación y estado del bienestar. Escribe Williams "con una velocidad notable se nos compromete a unas políticas radicales a largo plazo por las que nadie votó". El arzobispo acusa al gobierno de aplicar unas reformas profundas sin que haya habido el debido debate público previo, y de hacer oídos sordos al miedo que tienen los ciudadanos a las consecuencias de esas reformas en el sector público.

El arzobispo de Canterbury es la máxima autoridad religiosa de la Iglesia de Inglaterra (el Gobernador Supremo de la Iglesia de Inglaterra, recordemos, es el monarca británico) y ha escrito esa crítica en el editorial de la revista News Statesman. Una publicación de izquierdas que, siguendo una moda reciente, invita a personalidades de la sociedad a editar uno de los números de la revista.

 

Picture 10 

 El arzobispo podía haber expresado sus críticas en el parlamento, en la Cámara de los Lores (Lords) que sigue siendo por designación o herencia, donde él es uno de los 26 obispos con "escaño", pero lo ha hecho en una revista de izquierdas y todo indica que la repercusión ha sido mayor que si lo hubiese hecho en la Cámara.

La polémica la ha generado la crítica al gobierno y, sobre todo, el hecho de que cuestione su legitimidad para tomar esas medidas, pero el arzobispo en dos páginas de editorial va más allá. Critica también a la oposición laborista por lo que considera falta de propuestas alternativas. Y critica los fallos de la democracia actual.

"Muchos en la izquierda y la derecha sienten que las placas tectónicas de la política británica -¿y europea?- se están moviendo. Una política de gestión, que intenta con éxito menguante negociar vida a la sombra de las grandes finanzas, no es atractiva, ya sea bajo la etiqueda del (Nuevo) Laborismo o de los Conservadores. Hay, en medio de mucha confusión, un clamor cada vez más alto por una reflexión sobre la democracia misma, y su urgencia la subraya lo que está ocurrriendo en Oriente Próximo y el Norte de África".  

Sobre la propuesta de la "gran sociedad" (big society) el arzobispo comparte en parte la crítica de que son ganas del gobierno de deshacerse de la reponsabilidad de algunos servicios y delegarlos en la sociedad civil por motivos económicos, pero adminte que sí hace falta algo en ese sentido, aunque critica la precipitación. "El viejo sindicalismo y las tradiciones cooperativas no pueden reinventarse de la noche a la mañana y, en algunas áreas, hay que inventarlas por primera vez. Y no ayuda el resurgir del lenguaje seductor del 'pobre que se lo merece' y el 'pobre que no se lo merece'."

El primer ministro, el conservador David Cameron, ha contestado al arzobispo diciendo que tiene todo el derecho a opinar, pero que él discrepa profundamente de su opinión. 

 

@annabosch

A toro pasado

A toro pasado voy a contar una anécdota vivida hace una semana. El fin de semana pasado, el sábado 28 de mayo, fui al fútbol. A ver una final en Wembley. En el viaje de ida, con el metro repleto de aficionados de los dos equipos, pero, así, a ojo, más del Manchester United que del Barcelona, pedía yo desde mi desapasionamiento futbolero -pero acompañada de dos culés con camiseta y bufanda- que el partido fuera limpio, sin expulsiones (sobre todo del Man Utd) y sin penalties (sobre todo contra el Man Utd). Y, por encima de todo, que ganara quien ganara lo hiciera claramente, que nadie pudiera discutir lo justo del resultado. Más que nada lo pedía yo por tener  la fiesta del viaje de vuelta en paz, sin altercados.

Para cuando  nos tocó volver en metro ya no se veían camisetas, ni bufandas del Manchester United en el estadio de Wembley, ni en sus aledaños, pero en mi vagón del metro, de bote en bote, había dos rezagados junto a quienes tuvimos que apretujarnos. Yo y los dos parientes que me acompañaban.  "Vaya, también es mala suerte que para dos rezagados que quedan me toquen a mí" pensé yo, que en esto de ir a estadios de fútbol estoy un poco verde. Y aquí empezaron las sorpresas agradables.

Eran dos hombres de mediana edad, cuarentones o cincuentones, y desde el primer momento entablaron conversación amable y con sentido de humor. Pidieron un "souvenir" del Barça y mi hermano les regaló uno de los banderines que había en los asientos del estadio. Uno de ellos, lata de cerveza en mano -y era evidente que no era la primera, ni la tercera del día- empezó a decir cosas del tipo que era una bendición haber visto jugar al Barcelona (con la derrota 3-1 en caliente) y, muy especialmente, a Messi. Que era Dios, que era mejor que Maradona y que Pelé. Y que le dejaría esa bandera del Barça en herencia a sus nietos como testigo de que había visto jugar a ese equipo... Ya he dicho que esa cerveza no era la primera del día. Por nuestra parte tuvimos que hacer la concesión de que Georgie Best fue casi tan bueno como Messi. Y, claro, callar lo que sabíamos de la cara oscura de su luna.

Del rato detenidos en la estación de Wembley Park a la de Baker Street fueron veinte o treinta minutos en que nos estuvieron deleitando con una amplia muestra de su repetorio de canciones, la mayoría con tanto ingenio poético y talento musical como groserías (sobre todo, machistas). Al final nos despedimos con besos y abrazos.

En unos asientos, alejados de la conversación, había un grupo de jóvenes aficionados del Barça desconcertados, si no molestos, porque no entendían que si su equipo era el que había ganado fuesen los ingleses quienes monopolizaran los cantos en ese vagón. Mi otro pariente, un primo, les decía algo así como "dejadlo, no cantéis. Nosotros tenemos mejor equipo, pero a cantar no hay manera de que les podamos ganar".

Cuento esta anécdota porque me dio por reflexionar y por pensar que tal vez, si en lugar de coincidir unas personas ya maduras y que hablábamos inglés y por encima de todo queríamos tener la fiesta en paz, se hubiesen juntado aficionados de otro perfil y con dificultades para comunicarse entre ellos, tal vez, ese viaje de vuelta en un vagón de metro abarrotado habría sido una experiencia desagradable en lugar de lo que para nosotros fue un rato de lo más ameno y divertido.

En los casi dos años que llevo en Londres he percibido que el Manchester United es uno de los equipos más detestados en Inglaterra. Es muy probable, pero  en ese trayecto en metro se ganaron un par, o tres, de simpatías.

Y tal vez todo fuera una anécdota intrascendente. Sin más.

PD A los habituales de este blog a quienes, como diría el gran Pepe Isbert, debo una explicación, se la voy a dar. O casi. Mi ausencia se ha debido a una serie de elementos que se han vuelta en contra. Y uno de ellos es que una vez más se cumple eso de que quien mucho abarca poco aprieta, y me he encontrado con que no podía seguir contribuyendo a este blog con la dedicación que quienes lo visitan se merecen.      

Si les interesa la boda

...creo que poco puedo añadir al alud de informaciones, comentarios y otras formas de llenar páginas y horas de emisión sobre el tema.

Tal vez la mejor aportación desde este puesto de observación que es la corresponsalía es ofrecerles, en caso de que no los conozcan ya, algunos de los mejores sitios en la red para este evento.

Empecemos por la web oficial: http://www.officialroyalwedding2011.org/ Ahí encontrarán además los enlaces a su cuenta twitter, de facebook, al canal de la boda...

La de la Casa de los Príncipes Guillermo (William) y Enrique (Harry), que es como una subdivisión de la Casa del Príncipe de Gales, su padre:

http://www.princeofwales.gov.uk/personalprofiles/princewilliamprinceharry/index.html

El clásico de siempre, la web de la BBC, y su especial sobre esta boda: http://www.bbc.co.uk/news/uk-11767495

El live blog del monárquico The Daily Telegraph:

http://www.telegraph.co.uk/news/uknews/royal-wedding/live/8466247/Royal-wedding-live.html

Y, para equilibrar, la del republicano The Guardian:

http://www.guardian.co.uk/uk/royal-wedding

Y del movimiento Republic: http://www.republic.org.uk/


Y, si aún no la han visto, la información de rtve: http://www.rtve.es/noticias/boda-real/inglesa/


Algunos apéndices:

-El sondeo que encargó The Guardian y cuyo titular es que la mayoría de los británicos respaldan la monarquía, pero no están especialmente interesados en esta boda.

-Que al ser la boda este viernes, 29 de abril, y haberlo declarado el gobierno día festivo, los británicos se encuentran con dos puentes seguidos de 4 festivos, separados por tan solo 3 laborables, en un país donde los festivos (8 al año) son casi la mitad que en España (14 al año) y los puentes algo raro. De modo que, si la empresa accede, con pedirse 3 días logran unas vacaciones de 11 días. Not bad.

-Que como ya he comentado en twitter en el Reino Unido los medios -y quienes los siguen- están absolutamente fascinados por el entusiasmo desmedido que están demostrando los estadounidenses con un despliegue apabullante -como siempre- de sus grandes cadenas de televisión y la cantidad de ciudadanos que se gastan un dineral para estar en Londres ese día, o madrugarán para ver en directo la boda, a las 6 de la mañana en la costa Este; las 5, si quieren ver las llegadas de los invitados a la abadía.

-Que a ojo y comparando había más excitación y ambiente en Washington para la toma de posesión de Obama que en Londres para esta boda.

-Para los periodistas que trabajamos en castellano/español la Fundeu (Fundación del Español Urgente, servicio que suele asesorarnos lingüísticamente) recomienda que se mantenga la tradición y a Kate Middleton, Catherine ya en el lenguaje de Palacio, se le traduzca el nombre en cuanto entre en la familia real y se la llame Catalina. Good luck!

Y por último, la advertencia de un periodista que lleva años siguiendo la información de la monarquía británica y del Príncipe Guillermo: quienes saben no hablan con la prensa, y quienes hablan no saben.

Asesinado por católico y policía

En Irlanda del Norte.

Por bombas supuestamente católicas.



Ronan Kerry

Ronan Kerr tenía 25 años y era católico en Irlanda del Norte. Llevaba muy poco en el cuerpo de policía (PSNI) y el sábado una bomba lapa en su coche lo mató en Omagh. La policía cree que los autores del atentado son uno de los tres grupos de disidentes católicos, opuestos a los acuerdos de paz de 1998. Ronan Kerr es el segundo policía católico al que matan en dos años.

La policía de Irlanda del Norte es uno de los muchos cambios importantes derivados de los acuerdos de paz. De entrada le cambiaron la etiqueta. Los símbolos son importantes. La policía de una Irlanda del Norte donde convivieran en paz y en igualdad de condiciones católicos republicanos y protestantes unionistas no podía seguir llevando las mismas siglas y el mismo nombre que antes, RUC (Royal Ulster Constabulary). El nuevo nombre es PSNI (Police Service of Northern Ireland). Se substituyó la terminología protestante unionistas por una neutra y autonomista. Más lenta y complicada es la segunda fase de ese cambio. Que ese cuerpo deje de estar formado casi exclusivamente por protestantes. Para ello se estableció un programa de discriminación positiva, favoreciendo el ingreso de católicos. Los católicos en la policía norirlandesa han pasado de ser un 8% en 1994, cuando el alto el fuego del IRA, a un 30%. El objetivo es alcanzar una proporción de 50-50. La tendencia consideran que va tan bien que acaban de cancelar la discriminación positiva en el reclutamiento porque creen que ya no es necesaria. O por lo menos lo creían hasta el sábado por la tarde.

Matando a policías católicos los disidentes pretenden disuadir a otros católicos y perpetuar una policía abrumadoramente protestante y, por tanto, "de los otros", enemiga.

La respuesta política ha sido contundente. En sus declaraciones del fin de semana y en una rueda de prensa conjunta esta mañana el primer ministro de Irlanda del Norte, Peter Robinson, protestante, y el viceprimer ministro, Martin McGuinness, católico y ex miembro del IRA, junto al jefe de policía y al ministro de Justicia han condenado el atentado y pedido a todo aquel que sepa algo que lo cuente a la policía. Se tiene que acabar la omertà a la irlandesa. Especialmente relevante es que ese ha sido un mensaje que McGuinness ha compartido. McGuinness les ha dicho a los disidentes que no hay marcha atrás en el proceso de paz, ni en asumir las tareas policiales (el gobierno autonómico ya ha asumido las competencias), y que si lo que pretenden es hundir las instituciones autonómicas, él tiene una sola palabra para ellos: stop.

El ex miembro del IRA ha dicho que el policía Ronan Kerr era un buen irlandés.

Los políticos habrían quedado muy en evidencia, si no hubiesen demostrado esa unidad y contundencia después de lo que hizo ayer la madre de Ronan.

Nuala Kerr salió apenas veinticuatro horas después de que le mataran al hijo para pedir a quien supiera lo más mínimo que hablara, y a los jóvenes católicos, que no se dejen atemorizar y que entren en la policía para conseguir que sea un cuerpo neutral.

Este mes de abril se cumplen trece años de los acuerdos de paz y termina la primera legislatura más o menos estable del gobierno de Irlanda del Norte. No hay marcha atrás en el proceso de paz porque la inmensa mayoría de los ciudadanos así lo quiere porque, aunque los prejuicios, recelos y rencores siguen, la paz, por imperfecta y frágil que sea, no tiene precio después de tres mil quinientos muertos e innumerables mutilados física y psicológicamente. Pero hay miedo al incremento de atentados del último año y a los efectos que la crisis económica, a ambos lados de la frontera, pueda tener.

De acuerdo, pero ¿y luego qué?

Así podría resumirse el estado de ánimo mayoritario en la opinión de políticos y analistas británicos sobre la intervención militar en Libia.

Escribo esto mientras en la Cámara de los Comunes debaten sobre esta intervención y se preparan para una votación que, según todos los indicios, dará un respaldo mayoritario a la iniciativa del gobierno Cameron*, pero dejará un montón de dudas y preocupaciones sobre qué consecuencias tiene esta intervención militar y cómo va a acabar.

Algunas de la preguntas planteadas por los parlamentarios, los analistas y los periodistas estos días:

¿Cuál es el objetivo último de esta operación? El objetivo explícito no es derrocar a Gadafi, pero sí es el objetivo implícito. "He sido muy claro, Libia debe deshacerse de Gadafi, pero eso lo tienen que decidir los libios" ha dicho esta tarde el primer ministro, David Cameron, en el Parlamento.

¿Qué hará la "comunidad internacional", si Gadafi no cede o cae? ¿Qué hará, si Gadafi se conforma con mantener el poder en una parte del país? ¿Se aceptará una partición de facto de Libia? ¿Se seguirá patrullando indefinidamente el cielo para evitar que Gadafi ataque la Libia que no controla?

Si cae Gadafi, ¿qué tipo de régimen lo sucederá? ¿Le seguirá el caos?

¿Cuándo se dará por terminada la operación militar? ¿Cuánto durará? ¿Pueden las Fuerzas Armadas británicas con una operación como esta durante meses -no digamos años- en pleno proceso de recortes de presupuestos, jubilación de aparatos y cierre de bases aéreas?

Que no habrá ocupación militar en Libia ¿significa que se descarta completamente el envío de tropas, aunque sean cuerpos especiales para misiones concretas? Cameron ha dicho en el Parlamento que la resolución lo deja "muy claro", que no habrá ocupación, pero se permitirán "todos los medios que se consideren necesarios para proteger a la población". Según algunas fuentes, el Reino Unidos está preparando a cuerpos de élite por si tiene que mandarlos a Libia en cuestión de cinco días.

¿Se mantendrá el apoyo de la Liga Árabe? ¿Participará algún país más además de Qatar (vale, Catar) en el operativo militar? ¿Aguantarán los gobiernos y la opinión pública árabes ese respaldo cuando empiece a haber civiles muertos por la intervención occidental? ¿Se evitará que vuelva a verse esto como una intervención militar occidental para derrocar un régimen en un país islámico?.

Otra pregunta cuya respuesta está dando pie a un cruce de declaraciones contradictorias entre los militares y el gobierno británico: ¿Es Gadafi un objetivo militar legal/legítimo, según la resolución de la ONU? El Jefe de la Defensa dice que no, que ni hablar. Pero algunas fuentes del gobierno han estado diciendo a los periodistas que sí, que llegado el caso, si se considerara que Gadafi es una amenaza para la población, sería un objetivo militar legal.

¿Por qué sí se ha tomado la decisión de intervenir en la represión de Libia y no en la de Yemen o Bahrein (vale, Barein)? Ed Miliband, el líder de la oposición laborista, ha dicho esta tarde que entendía a quienes planteaban esta cuestión, pero que aquí él estaba con David Cameron, "el hecho de que no puedas hacer siempre lo correcto no quiere decir que no debas hacerlo cuando puedes (...) comparto lo de que hay que aplicar una combinación de principios y pragmatismo".

Por encima y en el fondo de todo está la gran pregunta, el gran temor:

¿Será esto, a la larga, otro Irak?


PD Uno de los argumentos de quienes se oponen a una intervención militar en Libia es ¿qué hacemos metiéndonos en una guerra civil? Cada vez que lo oigo no puedo evitar pensar en la respuesta que tuvo la República en España en la guerra civil cuando pidió apoyo a los gobiernos occidentales democráticos. Que no, neutralidad. Inmediatamente me digo que no puedo comparar dos casos que no son iguales. Pero hoy Ed Miliband lo ha hecho: "(...)It would equally revolt the conscience of the world to know we could have done something to help them, yet chose not to."


(*) Actualización: A favor: 557, en contra: 13

The best, the brightest and the richest

"The best and brightest" es ya una expresión común en inglés para referirse a las personas más valiosas por su talento para una sociedad. Los mejores y más brillantes.

Se supone que esas personas son vitales para que una sociedad esté mejor gestionada, invente, descubra y cree riqueza. Y que cualquier gobierno sensato debería tener interés en 1) retener a sus best and brightest y 2) captar a los best and brightest de fuera. Tradicionalmente se ha añadido a esa lista a los richest, los más ricos, pero habitualmente con menos pompa, sin pregonarlo. No en el Reino Unido donde el gobierno Cameron acaba de anunciar a bombo y platillo que si usted tiene o manjea millones de ahora en adelante le será aún más fácil residir en este país. Vía rápida para obtener la residencia en función del dinero que aporte. Quien deposite 5 millones de libras en un banco británico obtendrá el permiso de residencia en 3 años, si deposita 10 millones, en sólo 2. Ahora el plazo está en 5 años. Y también se reduce el tiempo que se le exigirá vivir aquí al año para considerarlo residente, con medio año bastará.

El argumento para esta medida es que al Reino Unido le interesa tanto atraer dinero como cerebros. Que se trata de una invitación a "emprendedores" extranjeros para que vengan aquí a crear riqueza y puestos de trabajo.

Es una vuelta de tuerca más al amor que se profesan los millonarios del mundo y este país o, para ser más precisos, esta ciudad, Londres. Algo de lo que ya hablé en este blog la semana pasada.

A veces hay circunstancias imprevistas que tornan ese amor recíproco en vergüenza. Por ejemplo, las revueltas árabes de los últimos meses que han hecho recordar que la familia Mubarak y la familia Gadafi tienen propiedades en Londres. Y, en el caso de Libia, ha obsequiado con generosas donaciones a la London School of Economics y pose un 3,2% de las acciones del Financial Times, según ha publicado el propio periódico. El gobierno británico cumple con lo acordado por la "comunidad internacional" y también ha bloqueado las cuentas de Gadafi, y quienes han recibido su patrocinio revisarán a qué lo dedican. Pero no parece que haya cundido el miedo entre los árabes ricos. Según informa el FT, las revueltas en los países árabes han disparado las demandas de visados para el Reino Unido por parte de los árabes ricos.

En la reforma de la política de inmigración, es decir, de visados para ciudadanos de fuera de la Unión Europea, también aumentarán las facilidades para los científicos altamente cualificados, los brightest. La otra cara de la moneda es el plan para reducir el número de visados a estudiantes extranjeros. Una medida que se enmarca dentro de las promesas electorales de los Conservadores de reducir la inmigración extracomunitaria a menos de 100.000 personas al año. La medida de los estudiantes ha generado muchas críticas. El principal argumento en contra es que, si se reduce el número de estudiantes extanjeros, se privará a las universidades de una fuente importante de ingresos porque sus matrículas suponen casi un 10% de los ingresos de la universidades británicas, según cifras del curso pasado. El mercado de los estudiantes internacionales calculan que es una industria que mueve unos 40 mil millones de libras en el Reino Unido.


Pocas cosas le gustan más a Londres que el dinero. La City es uno de los principales centros financieros del mundo y su peso en la economía británica es el mismo que el del turismo en la economía española, alrededor de un 10% del PIB.

Si puede accederse a la web desde fuera del Reino Unido, recominedo esta crónica-reportaje sobre la City, hecha por Paul Mason para Newsnight de BBC2 el 3 de febrero: http://www.bbc.co.uk/news/business-12352171

Miguel Ángel Idígoras


El título de este blog “London.es” no es más que una declaración de intenciones. La realidad de esta ciudad británica –que para muchos es la menos británica de las ciudades británicas- y de un país pero desde la perspectiva de un español.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios