« LOS TITULARES DE MRS. GRANNY | Portada del Blog | CARTAS DE ESTE MUNDO »

Secretos de los océanos que esconden vergüenzas

Estos días en los Telediarios hemos hablado de Odyssey y su disputa con el Gobierno español por el tesoro que se cree es del Nuestra Señora de las Mercedes, hundido en el suroeste de Portugal en 1804. Fuimos a verles a Tampa, una ciudad al Oeste de Florida dónde el conquistador Narváez llegó precisamente pensando que encontraría oro. Se equivocó de época.

Es la primera curiosidad de esta historia que esperemos no acabe como una batalla de piratas y corsarios. Lo digo porque las 500 mil monedas de oro y plata de Carlos IV que venían en el barco recién acuñadas en Lima cada vez tienen más novios.Perú también se plantea reclamar su parte.

No es casual, por otro lado que Odyssey tenga su sede en esa ciudad. Las costas de Florida formaban parte de la ruta hacia Europa de los barcos que regresaban de las colonias y hasta el equipo de fútbol local lleva por nombre Los Bucaneros.

Odyssey no esconde que vive de esto. Cotiza en bolsa y ofrece cual cazatesoros educado en el parqué, no chantaje, sino negociación: Para ellos las monedas, para España todo lo demás. Pensemos que esta empresa ha llegado a vender una moneda al precio de un piso. Era del SS Republic y tenía una marca especial. Alguien pagó 600.000 dólares.

En estos casos, lo mejor es esperar a ver qué dicen los tribunales. Aunque en realidad, el suyo es un negocio de ganar o ganar. Aunque se reconociera a España el principio de Inmunidad Soberana, Odyssey podría recibir una compensación elevadísima por el trabajo de recuperación ya realizado.

Antes de seguir, dos nombres propios. James Goold, el abogado que defiende a España, y Greg Stemm, uno de los fundadores de Odyssey.

El Primero, ya ha representado a nuestro país en otros litigios con éxito, sabe muy bien qué tiene entre manos. Él mismo es directivo de RPM Nautical Foundation, que hace lo mismo que Odyssey sólo que en colaboración con los gobiernos.

Del segundo también oiremos a hablar en este proceso. Es el cerebro en la sombra. Acostumbrado a cambiar de bandera según las aguas, llegó a representar a Estados Unidos ante la ONU durante el redactado de la Convención que se firmó en Paris para la Protección del Patrimonio Subacuático. Curiosamente no ratificada por Estados Unidos, sí por España. Y ahí es dónde quería llegar.

Según la UNESCO en el mundo hay 3 millones de barcos hundidos. Nos hemos olvidado que el fondo del mar forma parte también de nuestro patrimonio arqueológico. Durante siglos, su lecho ha guardado delicadamente cargamentos engullidos por tormentas y restos de conquistas perdidas en batallas.

Pero ahora estamos perdiendo otra batalla mucho más importante , que arrastrará consigo un tesoro todavía mucho más valioso. La avaricia ha ido aumentando progresivamente a la falta de escrúpulos. El expolio marino no sólo roba trozos de nuestra historia, también daña irreparablemente la sábana que la guarda. 500 mil monedas no son nada comparado con esta vergüenza .

17 Comentarios

Hola Rosa. Me ha parecido muy interesante este reportaje que tuve ocasión de ver ayer en los dos telediarios. Como recién licenciado en historia (y actualmente estudiante de Documentación en la UAB) puedo decir que la recuperación indiscriminada de "tesoros" del fondo del mar hace que perdamos una información valiosa. No se trata solo de buscar las piezas y sacarlas del fondo marino (lo que parece que hace la empresa Odyssey aunque esto lo desconozco), sinó que al descubrir restos de naufragios se deberia hacer una tarea de arqueologia subacuática. Esto es documentar minuciosamente qué hay y cartografiar los restos antes de sacar nada a la superfície. Es una tarea laboriosa y costosa también pero a cambio aporta mucha información a historiadores y otros investigadores. Cuando se busca solo la pieza (el tesoro) se destruye información potencial que nos ayuda a construir la historia y jamás se recupera...
Para acabar solo decir que tal vez el problema más grave es que no hay suficientes recursos económicos de organismos publicos para investigar todos los restos existentes, lo cual es una pena...
Saludos

Hola Rosa. Me ha parecido muy interesante el reportaje que tuve ocasión de ver en los dos telediarios ayer. Como recién licenciado en Historia (y actual estudiante de Documentación en la UAB) quiero decir que la recuperación indiscriminada de "tesoros" del fondo marino provoca que se pierda una valiosa información.
Desconozco el trabajo interno que realiza la empresa Odyssey pero al localizar restos de un hundimiento se debe proceder a hacer un minucioso trabajo de arqueología subacuática donde se documentan y cartografían de los restos antes de extraer nada a la superficie. Esto es laborioso y caro pero a cambio proporciona valiosa información a Historiadores u otros investigadores.
Cuando se extraen únicamente las piezas con un fin económico se destruye infomación potencial que no se recuperará jamás y que es con la que podemos reconstruir la Historia...
El problema de fondo es que los organismos públicos no disponen de recursos suficientes para investigar todo el patrimonio histórico que se encuentra bajo las aguas y de esto se aprovechan empresas como Odyssey.
Saludos.

Entiendo perfectamenta a Odyssey. Ellos arriesgan una cantidad considerable de dinero en buscar tesoros hundidos. En caso de no encontrar nada valioso nadie les daría un duro, por lo tanto es lógico que si la búsqueda resulta exitosa, se queden ellos con dicho tesoro. Si el gobierno español quiere recuperar tesoros que considera suyos, que se ponga a buscarlos que en las costas españolas deben existir unos cuantos.

Hola otra vez Rosa. No quería mezclar mensajes. En el anterior (creo que al final por un error saldrán dos) hablaba del tema Odyssey.
En este quiero comentarte que no debe extrañarte la acogida que ha tenido tu blog. El trabajo bien hecho y la profesionalidad a veces tienen sus recompensas.
En casa te seguimos desde tu época en tve-Catalunya, donde dabas las noticias y desde entonces eres como una amiga entrañable para todos. Una de los nuestros vamos. De esas personas de las que te gusta saber que les va bien en su carrera en televisión. Y fué una alegria saber que serías corresponsal en Nueva York.
Nos gustan tus crónicas porque nos cuentas otras noticias, curiosas muchas de ellas y siempre interesantes. Contar histiorias desde otros puntos del planeta como haces tu fué lo que me empujó a querer estudiar periodismo, aunque finalmente no pudiera conseguirlo...
A pesar de gustarme esas noticias curiosas que nos traes al telediario, también me impresionó cuando cubriste la consecuencias del huracán Katrina en Nueva Orleans. Lo que pasó allí en 2005 debe hacernos reflexionar sobre el hecho de que en paises desarrollados también pueden ocurrir desastres de gran magnitud, cosa que parece que solo ocurra en paises del tercer mundo.
Como suele pasar en el ámbito periodístico, la recuperación de la ciudad dejó de ser noticia con el paso del tiempo aunque tu volviste para hacer un reportaje. Y como pasa con acontecimientos como el Tsunami que afectó a Asia no debemos olvidar que las cosas deben seguir siendo dificiles por allí aunque no salgan por televisión.
A veces me vienen a la cabeza tus crónicas desde la ciudad inundada completamente y me pregunto como seguirán las tareas de reconstrucción...
En fin, gracias por tus crónicas y gracias también por el esfuerzo de contestar algunos de los mensajes.
Aquí tendrás un asiduo lector de tu blog.
Saludos.

Estoy de acuerdo, hoy en día prevalece ante todo la avaricia, la violencia, el ser más rico cada día, la posesión absoluta, creo que todo eso lleva a muchas personas a perder el norte. En ocasiones he comentado a personas así que nadie se lleva nada, cuando te vas te vas solo, sin nada, por mucho que tengas todo se queda en tierra.
Por otra parte te diré que es un tema delicado, por una parte están esas empresas de caza tesoros que trabajan, estudian e invierten todo por ello, después está el problema de los países, me refiero a lo que sucede cuando ellos encuentran un tesoro, entonces se vuelcan todos para poder recuperar ese tesoro. Yo me pregunto ¿de quien es realmente lo que uno se encuentra?, porque si ya me encontrara algo en un lugar de nadie, debería dárselo al gobierno o tendría que quedármelo. No se muy bien como van las leyes en este sentido, pero creo que las personas que viven de eso, que están años estudiando e invirtiendo dinero para recuperar algún tesoro se merecen algo más. De todas formas pienso que el lucro es incompatible con la protección de la riqueza histórica, porque al llevarse los objetos preciosos se pierde el resto de los materiales de interés científico.
Y por otro lado tampoco estoy de acuerdo con los espolio, los destrozos que se hacen tan solo por la mera avaricia de tener algo mio.
Saludos Marian

pocas cosas se salvan cuando se puede hacer negocio de millones a su costa.
¡Bonita crónica!

Vaya, menudo lío...
Los océanos deberían ser Patrimonio de la Humanidad, que alguien haga algo, la ONU, no se, y se deje el mar quietecito con sus corales, sus algas, sus peces y sus tesoros si los hay.

Hola Rosa María. felicidades por el trabajo que haces en el país de las grandes dimensiones. En el mar hay una ley que dice que el que encuentra algo en aguas jurisdiccionales de un país debe depositarlo en la Capitanía o puerto más cercano y manifestar su interés en quedárselo; y si durante un tiempo nadie lo reclama se lo puede quedar. De ser reclamado tiene derecho a una compensación por las perdidas que le ocasionan al desviarse de su ruta o faena. En este caso su faena es "encontrar" tesoros, no saquearlos. Por otro lado es un bien reclamado por el Gobierno Español desde que tiene conocimiento de su "Posible extracción" (estaba todavía en el fondo del mar) por lo tanto podria ser un robo, y desde que se expone a la luz publica, por lo que hay un plazo determinado. Tampoco estaba flotando ni en estado de auxilio por lo que hay una intencionalidad con o sin permiso de la autoridad maritima del lugar. Esto son algunas ideas que se me ocurren pero seguro que surgen más. Si estaba en aguas Españolas es un expolio descarado como quien expolia una pirámide en Egipto, sino al reclamar el gobierno español , el "encontrador" creo que se merece una compensación económica por su trabajo con monedas de hoy en día ( les sale a cuenta euros) y punto. Un abrazo Carlos desde Barcelona.

Siempre pensé que lo que se encontraba uno en el fondo del mar pasaba a formar parte de sus posesiones... Y si tenemos que rifárnoslo en un juzgado, ya tendrán en cuenta la coporación Odyssey ese contratiempo para inclinarlo a su favor... Los primos de Bush siempre juegan a 'caballo ganador'...

Si yo tengo mi Ferrari aparcado en la puerta de mi casa y no lo uso, eso no da derecho a nadie para venir a apropiarse de el. Así que en total desacuerdo con Nolo.

Lo que tenían que haber hecho con estos de Odyssey es arrestarlos a todos antes de salir de España. Y luego aclarar que esta pasando realmente. Así a lo mejor respetaban algo mas las fronteras de cada país.

RosM.:
“El expolio marino no sólo roba trozos de nuestra historia, también daña irreparablemente la sábana “que la guarda.”
Me dolió.
La lista es enorme, las fechorías pasadas, actuales y futuras sobre las ¾ partes de este mundo no son fáciles de calificar, pero, ¿será tan pobre la especie humana que no tenemos alternativas y solo vale llorar?.
No.
Me niego,
Pelearemos en todos los frentes, aquí y donde pueda opinar, quiero que todos y en todo el mundo opinen una sola vez sobre el tema, quiero que los hombres comunes digan solo una vez su opinión, quiero escuchar otra vez a la mujer sensata.
Recuerda :
“Si contamináis vuestra cama, moriréis alguna noche sofocados por vuestros propios desperdicios. ¿Dónde “está el espeso bosque? Desapareció. ¿Dónde está el águila? Desapareció. Así termina la vida y comienza “la supervivencia....
No quiero sobrevivir, prefiero Vivir.
Respecto a las MONEDAS desde donde se revise, desde el punto en la historia que se elija siempre se llega a lo mismo “El que roba a un ladrón….”
Pero el tema da para ser un buen pie a lo que importa.
El Lobo.

Vamos IntiAisha, calmado.

Intentar obtener del Águila que te entregue tus huevos es una quimera.
Lo más probable es que los guarde junto con el expolio de Machu Pichu, si te interesa mira aquí
http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/misc/newsid_7439000/7439175.stm
Hace mucho tiempo que te roban, lo que te robaron, lo perdiste lo que tienes que hacer es evitar que te sigan robando.
El Lobo

Hola Rosa, yo creo que es fundamental, que el gobierno Español recupere el tesoro de lo contrario, sentaria presedente para posteriores busca tesoros,gracias.

La historia del ser humano ha sido y por siempre será, LA CONQUISTA ABSOLUTAMENTE DE TODO EN TODOS LOS CONCEPTOS Y TIEMPOS, y eso nos convierte en los animales supuestamente racionales que somos. Pensando y convencido de éstas palabras, decir que, la sociedad en la que vivimos y, a consecuencia a ella, mi opinión es la siguiente... el que mas listo sea ante la justicia y mejor exponga sus intereses y principalmente sus derechos... se llevará el tesoro.

Si hablamos de criterios... como supuestamente dice toda Constitución, todo se a de hacer en bien general, pues, sobre esto, unos hacen las leyes y, otros deciden sobre ellas bajo su criterio.(Jueces y Tribunales) Pues jueces y tribunales bajo se exclusivo criterio decidirán.

De Perú, salió!!!!!!
A Perú se lo robaron!!!!
Como llegó a Perú???. Lo robaron los peruanos?

Es la historía!!!!

Gracias por permitir opiniones.
El ideologo.. Buen dia tenga el mundo.

Lo penoso en ésta historia es que haya empresas con ánimo de lucro, (valga de redundancia), que se adelanten a los investigadores. Hay muchos y buenos investigadores que no tienen medios para acceder a esos pecios y profundizar, nunca mejor dicho, en la historia Antigua, Medieval y Moderna. Si es difícil acceder y estudiar yacimientos terrestres, imaginad lo que puede ser hacerlo en el medio acuático, por eso, yo también creo que el fondo marino es uno de los grandes olvidados de la historia pero también del presente.
Si, es cierto, la historia de los diferentes pueblos de nuestro planeta suele ser popular sólo cuando aparece en alguna película de Hollywood, pero después de varios años en la universidad puedo asegurar que los romances de hace tres siglos son mucho más interesantes que los de las estrellas del cine actual.
Siempre he dicho que un Estado tiene como deber proteger a los más débiles, invertir en educación, (extensible a la investigación) y en sanidad. Una población sana y formada es el mayor tesoro que cualquier estado puede tener.
En cuanto a lo legal, confío en la justicia. Aunque creo que ese oro no compensa el pedazo de historia que lleva impregnado, por mucho dinero que valga.

Estoy muy de acuerdo con El lobo(que no sirva de precedente) en que de momento lo mejor que se puede hacer es prevenir. ¿Cómo?. Pues detectando a los detectores-buscadores de estos yacimientos. ¿No se vigila el narcotráfico a través del mar?.¿El contrabando?.¿El tráfico de personas?. Yo intuyo que aún debe ser mucho más fácil seguirles la pista, cuando se trata de elementos tan conocidos y localizados. En las manos de los estados está el poner los medios y las leyes en el ambito de su soberanía. Como se dijo después de la cumbre de la FAO con respecto a la protección de la agricultura frente a las grandes multinacionales, no hacerlo sería dejarles en impunidad para tratar al Planeta como su finca particular.Es que nos quedaríamos sin suelo para poner nuestra huertecita de tomates.
Debemos exigirlo. Y tambien debemos saber que en la mayoría de los casos nos responderan que hay cosas mas acuciantes que atender.

Llama la atención lo de pedir compensación por hacer un trabajo que nadie ha pedido; en tierra, si alguien construye en tus terrenos -a puros güev*s-, la construcción pasa a ser del dueño de los terrenos y no hay compensación que valga. Era lo que nos faltaba: ¡la edificación obligatoria!

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Gemma García


Gemma García es corresponsal de Televisión Española en Nueva York, una de las grandes capitales del mundo y un foco continuo de actualidad. Vivir en Nueva York no es ni vivir en América, ni en Norteamérica, ni siquiera en Estados Unidos, pero por alguna razón mi subconsciente se ha enganchado al Living in America de James Brown entre taxis amarillos y alcantarillas que fuman.
Ver perfil »

Síguenos en...