« No subas al Empire | Portada del Blog | ¿Nos lo creemos? »

Venecia sin mi

Septiembre es un mes fulgurante en las ciudades que amo....con esa luz tostada que te reconcilia incluso con la vuelta al cole.

Madrid, por ejemplo, se pone del color de la cerveza...y una añora más que nunca su ración de boquerones en una terracita con chaqueta. Imagino el atardecer desde el ático del Hotel de las Letras y me siento expatriada de una patria de tejados.

Nueva York, lo descubro ahora, se pone límpia y transparente, como envuelta en un cristal muy fino que temes romper si sales de la isla. El otro día cogí el ferry a Staten Island y lo único que se rompió fue la tarde. Al volver, ya de noche, la estatua de la libertad se había iluminado y, no sé por qué, me sorprendí sorprendiéndome de encontrarla tan guapa.

Septiembre no es, ni mucho menos, el mejor mes de Venecia. Se pone espesa y cargada. Pero recuerdo algunas tardes con los pies colgando al atardecer del Gran Canal y me pasa lo peor que le puede pasar a un periodista: que no encuentro las palabras. Me pasa con otros lugares y otras sensaciones, siempre descritos mejor por otros mucho mejores que yo lidiando con el lenguaje, y me ha vuelto a pasar leyendo esta descripción de la ciudad del corresponsal del diario El Correo , en una de sus grandes crónicas de viajes de este verano. El penúltimo párrafo es como si me lo hubieran arrancado. Gracias, Iñigo.

7 Comentarios

Me parece que siempre eliges muy bien las palabras, Gemma. Sólo he estado una vez en Nueva York, era septiembre, y aunque la ciudad no me enloqueció, recuerdo los rayos del sol jugando con los rascacielos, una temperatura agradable y una curiosa sensación de quietud en una ciudad tan grande.
Madrid está preciosa, tal y como la describes. Enhorabuena por tu trabajo! ;-)

Parece que voy a tener que volver a NYC también en Nueva York, por lo que contáis. Me gusta :)

Viví en América durante un año hace ya más de cinco. Era mi sueño, pero me salió todo un poco al revés. Pedí estudiar 12th grade en New England (donde fuese), y me mandaron a un pueblecito de Michigan. Así que me dediqué a lo que la gente se dedica allí: a pasar frío, comer por vicio y ver mucha tele. Me enganché a "Sex and the City", por supuesto. En el último capítulo de la serie, Carrie, la protagonista, viajaba a París: glamourosa, guapa, entusiasmada, llega a la recepción del hotel. Se acerca al mostrador e intenta hablarle en francés al empleado, un tipo elegante y espigado, que, ante el esfuerzo inútil de la rubia, le pregunta con cierto desdén:
-Mmmm, ¿American?
-No. New Yorker -amplia sonrisa de Carrie.
-Oh!, I see...- amplia sonrisa del tipo espigado.
Y el recepcionista se convierte automáticamente en su aliado, porque sabe que un parisino puede mirar por encima del hombro a cualquier ser humano, excepto si es descendiente del Imperio romano o New Yorker.


En enero llegaré a New Jersey con una beca otorgada por Rutgers University. Por qué he elegido elegido esa universidad es fácil de explicar: de toda la lista de posibles destinos, era la que más cerca está de Nueva York. Así que durante seis meses tendré tiempo libre (no me dejan coger muchas clases), dinero (todo pagado por Rutgers y mi Universidad) y ganas de perderme por las calles de Nueva York.

Así que, en fin, ¿qué mejor que preguntarle a una corresponsal -a quien tanto disfruto leyendo- por dónde se ha de empezar?

-American?
-No. New Yorker.

"Vivir en Nueva York es vivir en Nueva York", ¿no? Será porque sólo en New York le dejan a uno comerse la manzana a mordiscos sin ser expulsado del paraíso.

Y GRACIAS POR TU TRABAJO.

Hace 3 días estaba en Venecia, esta ciudad te produce sensaciones incomparables a ningún otro sitio, aunque también pasa con Nueva York.. supongo que están en el selecto club de ciudades especiales. Pero volviendo a Venecia, aun con lluvia y medio inundada.. qué maravilla, es como trasladarte a otro mundo, es casi irreal.

Gracias a ti, guapa. Venecia no sé, porque es muy suya, pero aquí el barrio también te echa a ti de menos.

Me quedé preocupado cuando despediste la conexión el 11 de septiembre, porque pensé que, con ese viento, un segundo después habrías salido volando, con la deferencia de haber aguantado hasta después del directo. Luego te volví a ver entera, pero no me tranquilicé, porque era en la ONu y el G-20, que están llenos de maleantes. La próxima vez agárrate bien al micrófono por favor, y en esas cumbres vigila la cartera. Haz el favor de cuidarte.

Muchos besos

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido publicado. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Mi comentario

Gemma García


Gemma García es corresponsal de Televisión Española en Nueva York, una de las grandes capitales del mundo y un foco continuo de actualidad. Vivir en Nueva York no es ni vivir en América, ni en Norteamérica, ni siquiera en Estados Unidos, pero por alguna razón mi subconsciente se ha enganchado al Living in America de James Brown entre taxis amarillos y alcantarillas que fuman.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios