« El reposo de "Madame Guillotine" | Portada del Blog | En Chile: mujer contra mujer »

El otro veneno que SÍ pudo matar a Neruda

    sábado 9.nov.2013    por José Carlos Gallardo    4 Comentarios

Chile ha tenido que ver pasar 4 décadas y más 20 años de democracia para poder resolver una incógnita que, en los últimos tiempos, había cobrado relevancia: las causas del fallecimiento del poeta Pablo Neruda,  

6a014e6089cbd5970c019b00d29854970b-800wi
Nacido Ricardo Eliécer Neftalí Reyes Basoalto, este Cáncer de julio de 1904 (en la fotografía, en la cama de un hospital junto a su chófer y secretario Manuel Araya) moriría el 23 de AQUEL septiembre chileno, el de 1973. 

La historia oficial siempre apuntó que fue el cáncer de próstata, el mismo que le había mantenido alejado de la vida pública durante un año, el que mató al gran poeta comprometido.

Destacado como premio Nobel 1971, "el más grande poeta del siglo XX en cualquier idioma" que dijera García Márquez, autor de los "Veinte poemas de amor y una canción desesperada" y "Cien sonetos de amor", Pablo Neruda también también había sido diplomático. Y un miembro activo del Partido Comunista. 

El viernes se sabrá si Pablo Neruda murió de cáncer o fue asesinado

Tumba-de-Neruda_640x400

...Para algunos, la tumba en Isla Negra en la que está sepultado junto a su mujer, Matilde Urrutia, mantenía enterrada "la verdad" de su muerte, que habría tenido que ver con su militancia. Entre esas voces, la de Manuel Araya, la persona que hace tan sólo 2 años decidió llevar el caso a los tribunales con el apoyo de la familia. El propio Partido Comunista respaldaría, inmediatamente, la iniciativa.

La querella planteaba la posibilidad de que a Neruda le hubiesen inoculado algún veneno mientras permanecía internado en una clínica de Santiago. Y apuntaba hacia posibles culpables, agentes del aparato militar que, ya por aquel entonces, gobernaba el país bajo las órdenes de Augusto Pinochet (que 12 días antes había arrasado con medio Palacio de la Moneda).

En el marco de la investigación judicial, como ocurrió con Salvador Allende, un equipo de forenses y expertos internacionales se pusieron manos a la obra. Entre ellos, el español Paco Etxeberria, académico de la Facultad de Medicina de la Universidad del País Vasco, que también ha intervenido en el análisis del cuerpo del expresidente chileno (se corroboró que se quitó la vida aquel mismo 11/9 durante el golpe militar), en la investigación sobre el cantautor Víctor Jara y que ha participado en casos tan conocidos y recientes como el de los hermanos de Córdoba.

0,,16726894_401,00

En abril de este año, fueron extraídas muestras óseas del cadáver y los análisis se llevaron a cabo, a partir de esa fecha, en diversas universidades, como la de Murcia.

Pablo_neruda7 meses después, la semana pasada, la docena de especialistas que estaban pendientes del caso se reunieron en la capital chilena para examinar los resultados de los peritajes clínicos y dar su veredicto este último viernes: concluyeron que no hay rastro de sustancias químicas "relevantes" en su cuerpo que permitan hablar de envenenamiento y que las causas de su fallecimiento fueron naturales, relacionadas con el cáncer de próstata que sufría. En resumen, que -con la tecnología más avanzada- no han hallado evidencias en otro sentido.
 "Sí, la existencia", dijo en rueda de prensa Patricio Bustos, director del Servicio Médico Legal de Chile, "de lesiones metastásicas diseminadas en varios segmentos del esqueleto" que encajan con la enfermedad por la que estaba siendo tratado.







 

Ahora, “hemos llegado a una conclusión técnica y científica que se debe complementar con la investigación judicial. La verdad final la determinará el juez Mario Carroza”, señaló por su parte Etxeberria, que subrayó además que la conclusión del equipo científico ha sido unánime.

Aún con toda la credibilidad del mundo que se merece ese equipo de expertos, el abogado querellante Eduardo Contreras ya había adelantado que si los análisis no arrojaban los resultados que esperaban, seguirán luchando por desenterrar la verdad, la que ellos creen que tiene que es y que, en definitiva, tan sólo tiene que ver con la simple y llana comisión de un crimen. Denuncian y seguirán denunciando que Pablo Neruda fue asesinado por sus ideas y que por, la relevancia del escritor en todo el planeta, era mucho el daño que podía hacer a un Augusto Pinochet recién llegado al poder. 

Manuel Araya ha declarado en diversas ocasiones que Neruda era un objetivo por tratarse de una figura mundial que iba a organizar la resistencia a Pinochet desde el extranjero; “Después del 11 de septiembre, el poeta iba a exiliarse en México junto a su esposa Matilde. El plan era derrocar al tirano desde el extranjero en menos de tres meses. Le iba a pedir ayuda al mundo para echar a Pinochet. Pero antes de que tomara el avión, aprovechando que estaba ingresado en una clínica, le pusieron una inyección letal en el estómago”.

“Pudiera ser que, por el tiempo transcurrido, no haya constancia de determinadas sustancias (...). Hay elementos, como el gas sarín, que con los años desaparecen. El mérito del proceso nos tiene convencidos de que el escritor fue asesinado y el caso no se cierra con este informe científico”, ha indicado el abogado Contreras.

Para el juez encargado, el magistrado Mario Carroza: "El expediente no se va a cerrar mientras existan ciertas dudas y, si es necesario, se realizarán nuevas pericias durante el tiempo que sea necesario”.

Lo cierto, por ejemplo, es que los médicos que le trataron en la Clínica Santa María antes de morir son los mismos que, actualmente, están siendo procesados por el homicidio del expresidente Eduardo Frei Montalva (1964-1970), fallecido en el mismo centro médico en 1982, presuntamente envenenado. Y también atendieron a Pablo Neruda dos doctores que al mismo tiempo trabajaban en la Colonia Dignidad, el enclave alemán dirigido por el exoficial nazi Paul Schaefer y que funcionó como centro de detención y tortura durante la dictadura.

Neruda2
"La Canción Desesperada"

Emerge tu recuerdo de la noche en que estoy. 
El río anuda al mar su lamento obstinado. 
Abandonado como los muelles en el alba. 
Es la hora de partir, oh abandonado! 
Sobre mi corazón llueven frías corolas. 
Oh sentina de escombros, feroz cueva de náufragos! 
En ti se acumularon las guerras y los vuelos. 
De ti alzaron las alas los pájaros del canto. 
Todo te lo tragaste, como la lejanía. 
Como el mar, como el tiempo. Todo en ti fue naufragio ! 
Era la alegre hora del asalto y el beso. 
La hora del estupor que ardía como un faro. 
Ansiedad de piloto, furia de buzo ciego, 
turbia embriaguez de amor, todo en ti fue naufragio! 
En la infancia de niebla mi alma alada y herida. 
Descubridor perdido, todo en ti fue naufragio! 
Te ceñiste al dolor, te agarraste al deseo. 
Te tumbó la tristeza, todo en ti fue naufragio! 
Hice retroceder la muralla de sombra. 
anduve más allá del deseo y del acto. 
Oh carne, carne mía, mujer que amé y perdí, 
a ti en esta hora húmeda, evoco y hago canto. 
Como un vaso albergaste la infinita ternura, 
y el infinito olvido te trizó como a un vaso. 
Era la negra, negra soledad de las islas, 
y allí, mujer de amor, me acogieron tus brazos. 
Era la sed y el hambre, y tú fuiste la fruta. 
Era el duelo y las ruinas, y tú fuiste el milagro. 
Ah mujer, no sé cómo pudiste contenerme 
en la tierra de tu alma, y en la cruz de tus brazos! 
Mi deseo de ti fue el más terrible y corto, 
el más revuelto y ebrio, el más tirante y ávido. 
Cementerio de besos, aún hay fuego en tus tumbas, 
aún los racimos arden picoteados de pájaros. 
Oh la boca mordida, oh los besados miembros, 
oh los hambrientos dientes, oh los cuerpos trenzados. 
Oh la cópula loca de esperanza y esfuerzo 
en que nos anudamos y nos desesperamos. 
Y la ternura, leve como el agua y la harina. 
Y la palabra apenas comenzada en los labios. 
Ese fue mi destino y en él viajó mi anhelo, 
y en el cayó mi anhelo, todo en ti fue naufragio! 
Oh sentina de escombros, en ti todo caía, 
qué dolor no exprimiste, qué olas no te ahogaron. 
De tumbo en tumbo aún llameaste y cantaste 
de pie como un marino en la proa de un barco. 
Aún floreciste en cantos, aún rompiste en corrientes. 
Oh sentina de escombros, pozo abierto y amargo. 
Pálido buzo ciego, desventurado hondero, 
descubridor perdido, todo en ti fue naufragio! 
Es la hora de partir, la dura y fría hora 
que la noche sujeta a todo horario. 
El cinturón ruidoso del mar ciñe la costa. 
Surgen frías estrellas, emigran negros pájaros. 
Abandonado como los muelles en el alba. 
Sólo la sombra trémula se retuerce en mis manos. 
Ah más allá de todo. Ah más allá de todo. 
Es la hora de partir. Oh abandonado.

Pablo Neruda

 

@ jcgallardo

Categorías: Actualidad , Ciencia , Libros

José Carlos Gallardo    9.nov.2013 20:46    

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a014e6089cbd5970c019b00ddae13970d

Listed below are links to weblogs that reference El otro veneno que SÍ pudo matar a Neruda:

4 Comentarios

Qué complicado es evolucionar cuando se acalla a los brillantes y se quedan los mediocres envalentonados dirigiendo nuestros destinos. Con don Pablo siempre quedará la duda de si fin fue solo por causas naturales. Gracias por recordarnoslo

sábado 9 nov 2013, 22:24

¡GRACIAS A TI, Angie! (¡Y qué razón tienes!)

domingo 10 nov 2013, 16:02

Muy buen post, como siempre. A mí me queda la duda, pese a los resultados de los análisis, sobre la muerte natural de Neruda, como también me intriga saber por qué entre toda su poesía has elegido para cerrar el post esta "Canción desesperada" que finaliza diciendo "Es la hora de partir. Oh abandonado". MUCHAS GRACIAS POR TU BLOG

domingo 10 nov 2013, 22:30

Sí muy interesante tu escrito,pero no sé que decir,al cabo del tiempo dicen cosas que al principio parecían certeras.
También es verdad que nadie estamos libres, de tener una enfermedad.
Lo que es indiscutible es que era un gran escritor y Victor Jara un buen cantaautor de mi juventud, no se me olvidará la famosa Te recuerdo Amanda.
Saludos cordiales José Carlos.

martes 12 nov 2013, 00:23

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido publicado. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Mi comentario

José Carlos Gallardo

Bio El Kremlinólogo Global

Argentina es uno de esos países que sabe reiventarse a sí mismo, una nación que ha visto pasar a personas, personajes y personalidades de diversa índole y que, por complicado que haya sido, ha sabido superarlos a todos. Unos dicen que tiene muy claro quién es, otros... que todavía anda buscando su identidad.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios