« Elías Querejeta: Imprescindible | Portada del Blog | ¿Quién está detrás del director/autor? »

Hernani, mi patria, mi infancia

    martes 11.jun.2013    por Alberto Bermejo    0 Comentarios

Hace algo más de un més, cuando se supo que Elías Querejeta había sido hospitalizado y que estaba fatal, me pidieron de El Mundo que escribiera algo sobre él, no una valoración sobre su carrera y su incontestable relevancia en el cine español sino una impresión más personal, algo cercano, avalado por el tiempo que Gerardo y yo habíamos pasado con Elías durante el rodaje de nuestro documental "24 horas en la vida de Qurejeta" para la serie "Imprescindibles". Como tantas veces ocurre en prensa, lo que se acaba publicando no es exactamente lo que estaba previsto y ahora, un mes después de haberlo escrito y enviado, veo que falta una parte del texto. No se trata de culpabilizar a nadie, estoy seguro de que no hay ninguna intención, ni mala ni buena, tras el abrupto final,  esto de la prensa es así, urgencia, precipitación, cambio de maqueta a última hora... el caso es que puede parecer lo que no es, así que os dejo aquí el texto completo para que no haya equívocos y el documental para quien le apetezca.

 

 HERNANI, MI PATRIA, MI INFANCIA

Por Alberto Bermejo

Resulta difícil imaginar que alguien mínimamente interesado por el cine español no haya entendido todavía que Elías Querejeta ha sido el productor más importante de la siempre incipiente cinematografía patria. Se podría decir que gracias a él, a su valentía, a su obstinación, a su astucia, a su socarronería, el cine español aprendió a hacerse mayor, a burlar la censura, a enfrentarse a la dictadura, a reivindicar algunos derechos por delante incluso del conjunto de la sociedad y de alguna manera a normalizar el país en aspectos sociológicos, políticos o sentimentales. Pero todo esto no hace falta explicarlo ahora porque sobran voces autorizadas para hacerlo y la impresionante lista de películas que componen su filmografía habla por sí sola. Tuve el honor de tratarle de cerca a lo largo de más de un año, durante la preparación y el rodaje del documental “24 horas en la vida de Querejeta”, que Gerardo Sánchez y yo mismo logramos poner en pie como parte de la serie “Imprescindibles” de Televisión Española, una experiencia única que nos permitió asomarnos a alguna parcela de los territorios menos conocidos de su personalidad. Que nadie imagine que a lo largo de esos días intensos en los que intentábamos reconstruir su infancia, su juventud, su etapa de futbolista profesional y su trabajo como cineasta delante de la cámara surgiera algún tipo de verdadera intimidad. Pocas personas más reservadas, esquivas e impenetrables que Elías Querejeta, infatigable conversador por otra parte, que sólo dejaba entrever lo que pasaba por su cabeza, más interesado siempre en saber de cualquier interlocutor que se le pusiera delante que en entreabrir el caparazón tras el que escondía su sabiduría o sus sentimientos. No se puede decir que la relación con él fuera fácil, de hecho pasamos cerca de dos meses reuniéndonos una o dos veces a la semana, casi como una prueba de que merecíamos su confianza. En esas reuniones aparentemente informales fuimos desgranando cómo sería el documental, de qué hablaríamos y qué quedaría fuera sin posibilidad de discusión, de lo que trataríamos en cada apartado, a quien prefería ni mencionar, de cómo su vida privada sería territorio prohibido y que principalmente hablaríamos de cine y solo de cine, bueno, y de futbol, bueno, y también de algunos viejos amigos, y de sus peleas con la censura y de San Sebastián y por supuesto de Hernani, donde pasó su infancia, su verdadera patria, como le gustaba decir parafraseando a Saint-Exupéry. En seguida nos dimos cuenta de que incluso en esto ejercía de productor y que en cierto modo era él el que controlaba el proceso. Lástima no poder reproducir su reflexivo gesto de diversión imaginando la que se montaría si contara públicamente determinadas cosas. Un día, en una de esas charlas cada vez más distendidas se quedó pensativo y nos dijo: “Habrá que hablar de “El Sur”, y tras unos segundos de silencio añadió: “¿pero hay una película o no hay una película?... y además cojonuda”, toda una declaración de  principios que fue casi lo único que estaba dispuesto a decir sobre su segundo y último trabajo con Víctor Erice. Era nuestra intención mostrarle como un profesional en activo, pero no podíamos imaginar que realmente nos enfrentábamos a alguien que seguía trabajando infatigablemente pese al aspecto de decrépita fragilidad que presentaba en los últimos años. De hecho nos sorprendió hasta tres veces con otras tantas producciones que nos esbozaba como vagos proyectos en nuestras conversaciones y que llegaron a convertirse en películas durante el rodaje. Siempre coherente con sus intransferibles principios, dijo no que no vería el documental, como nunca volvía a ver sus películas unas vez acabadas. Y lo cumplió. Conseguimos, eso si, que nos visitara en la sala de montaje y comentara ante la cámara parte de lo que íbamos ordenando, y fue ahí donde nos hizo algunas de sus confidencias más sinceras sobre su concepción del cine, sobre la importancia que daba al guión y al montaje. Rodar lo podía hacer cualquiera, decía tomando prestadas las palabras de René Clair. De su hermetismo, pero también de su extremo e inusual rigor profesional, nos dieron generoso testimonio cada uno de los directores que trabajaron con él. Al final, descubrimos que tras su coraza se escondía el mismo niño que había nacido y crecido en Hernani, jugando al futbol y soñando con hacer un cine diferente al que se hacía en este extraño país.

 

Categorías: Actualidad , Cine , Directores

Alberto Bermejo   11.jun.2013 16:40    

0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Dias de Cine

Bio Días de Cine

Días de Cine comienza su temporada 22. A partir del 6 de Octubre, entraremos en el año 23 DDC. Esto se debe a que el programa comenzó su emisión un 6 de Octubre de 1991. Como decía una película: "Hace mucho tiempo, enuna galaxia lejana, muy lejana".
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios