« La pared de muertos de Verónica de Jesús | Portada del Blog | Anticipo de primavera en color y blanco y negro »

Las ruinas de una casa de baños, una cámara gigante, el vuelo del albatros...

Interior de los baños de Sutro

 Los Sutro Baths eran la casa de baños de agua salada más grande del mundo. Las siete piscinas, a diferentes temperaturas, podían acoger a 10.000 personas al mismo tiempo. Había espacio suficiente para tirarsepor los trampolines, bracear, practicar la natación, descansar en los jardines orientales y acicalarse en los más de 517 vestuarios privados.

Fueron inagurados en 1896 tras un largo proceso de construcción que financió el ingeniero y empresario Adolph Heinrich Joseph Sutro (1830-1898), un judío-alemán que había emigrado a los EE UU a los 20 años y hecho fortuna con la excavación de túneles ferroviarios y la minería. Sus golpes de efecto populistas, entre ellos la casa de baños y un acuario, le llevaron a ser elegido alcalde.

Los Sutro Baths alcanzaron una gran fama. En 1897, el inventor Thomas Alva Edison grabó dos películas que confirman el éxito y el bullicioso ambiente de la instalación. Pueden verse online o descargarse en la Biblioteca del Congreso de los EE UU en éste y éste otro vínculos.

  Ruinas de los Sutro Baths [Foto: Jose Ángel González]

El emplazamiento que ocupó la glamurosa casa de baños acristalada es ahora una plácida ruina ubicada al noroeste de San Francisco. Pueden adivinarse los contornos de las piscinas, algunos escalones y oxidadas estructuras, pero nada más queda a la vista del espléndido pasado.

Aunque el fundador dedicó una fortuna a mantenerlos en activo y añadir atractivos (un museo de objetos exóticos y rarezas, desde automátas hasta fieras disecadas que Sutro compró en sus muchos viajes), mantener el costoso sistema de calentamiento del agua y las instalaciones complejas era demasiada carga incluso para un multimillonario.

En 1952, tras intentar una última reconversión del lugar en pista de patinaje -puede verse en funcionamiento en una secuencia de la película The Ring (1951)-, el nieto de Sutro vendió la propiedad por 250.000 dólares a los dueños del cercano parque de atracciones Playland at the Beach (también hoy inexistente), situado en la brava y venteada playa de Ocean.

Ruinas de los Sutro Baths [Foto: Jose Ángel González]

En una ciudad con tantos lugares para la fuga como San Francisco, Sutro no brilla con la misma intensidad que otros, pero tiene cualidades que merecen la visita: las rompientes del Pacífico, las cercanas rocas donde en primavera buscan solaz los leones marinos y el ejercicio del flashback de la imaginación hacen necesaria la visita.

Aunque los Sutro Baths salieron con pocas heridas del gran terremoto de 1906 (apenas unas cuantas cúpulas de cristal rotas), el abandono pudo con ellos. En 1966, poco después de que fueran cerrados definitivamente al público, un incendio acabó con la estructura. Se investigó la posibilidad de que el fuego fuese intencionado para cobrar algún tipo de póliza, pero el posible delito no llegó a ser probado.

La Cliff House en su esplendor
La Cliff House incendiándose, 1907

En 1907 había ardido también la vecina Cliff House, una espectacular casa victoriana que parecía mantener sus ocho pisos de altura en equlibrio sobre los acantilados. Había sido comprada y reconstruida por Sutro en 1896 para ofrecer una alternativa esnob a los populares baños. También, porque al empresario le importaba el qué dirán, para acabar con el negocio establecido desde hacía décadas en la más modesta construcción original: un burdel.

La Cliff House era un restaurante de postín (con 20 comedores de diversos tamaños y estilos), galería de arte y salón de music-hall y variedades. Ahora es un restaurante caro y de arquitectura irritante a la vista, lo cual es realmente difícil en una ciudad donde la armonía impone su ley.

Camera Obscura [Foto: Jose Ángel González]
El tesoro de la Cliff House está casi escondido en una de sus terrazas traseras. La construcción de seis metros por seis que aparece en la imágen es la Camera Obscura o Giant Camera, fabricada en 1946. Es un cuarto oscuro que funciona como una cámara de fotos pinhole.

Un espejo rotatorio situado en la cúspide refleja la imagen del exterior hasta la superficie de un cristal parabólico. El efecto, ver una foto real del mundo exterior en contínuo movimiento de 360 grados, es mágico.

Interior de la Camera Obscura [Foto: Jose Ángel González]
Tras la contemplación del mar, más irisado que nunca, en el espejo de 15 centímetros de diámetro (consejo: conviene ir a la Camera Obscura en días claros para no salir decepcionado y sentir que se han malgastado los tres dólares de la entrada), lo conveniente es bajar a Ocean Beach, la más larga de las playas de San Francisco.

No esperen un paraíso californiano de tarjeta postal. El baño es casi imposible por el oleaje y los tiburones, aunque los surfistas, que entienden el idioma del océano, se atreven con todo. El viento es una gran e incansable bocanada y la arena fina se clava en la piel. Consejo: mirar hacia el cielo y dejarse llevar por el vuelo de los albatros.

Silueta de un albatros sobre Ocean Beach [Foto: Jose Ángel González]

1 Comentarios

Muy interesante el recorrido histórico del judío alemán, la casa de baños, incendios, restaurantes con espectáculo de lujo, hasta llegar a una cámara oscura donde un efecto óptico engaña mágicamente la vista, dejando volar como un albatros la imaginación, sobrevolando una playa donde no conviene bañarse, los tiburones andan al acecho, cosa que no retrae a los sufistas los nuevos piratas del mar. Las fotos en B/N antiguas y la visita en días luminosos a la cámara gigante oscura, me sugiere un lugar oscuro con misterio.

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido publicado. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Mi comentario

Jose Ángel González


Crónicas vitales de un periodista español emigrado a la Bahía de San Francisco, en California, el estado con mayor presencia de latinos e hispanohablantes de los Estados Unidos.
Ver perfil »

Síguenos en...