« Sausalito: pretensión de 'riviera' (y un milagro) | Portada del Blog | Zodiac y yo »

La Pascua de las monjas 'queer'

[Foto: Jose Ángel González]
El domingo de resurrección es en San Francisco, desde hace 33 años, el día de las Hermanas de la Perpetua Indulgencia.

Ayer no se rompió la tradición: en el Mission Dolores Park el día de Pascua culminó con la fiesta de aniversario anual de la orden de monjas drag.

Hubo miles de asistentes, caras pintadas, cuerpos engalanados, cuerpos todo piel, huevos y conejos pascuales, muchos niños felices ("dile thank you, sister a la monja", repetían los papás y mamás), viejos supervivientes del hippismo, hipsters, neveras de cerveza y cestas de pícnic, música, espectáculos de burlesque y la habitual elección del Hunky Jesus (Jesús Macizo).

Como no podía ser de otra manera, el cielo ayudó y el día fue radiante, el primero de verdadera primavera de la temporada. Está claro que las plegarias de las Hermanas son atendidas.

Los varios centenares de "monjas queer" que forman la congregación, que tiene capítulos en quince estados y ocho países, volvieron a reafirmar su "devoción al servicio de la comunidad", la "promoción de los derechos humanos", el "respeto por la diversidad y la iluminación espiritual", la "defensa de aquellos que están en los límites" de la sociedad y el uso del "humor y la irreverencia" para dejar en evidencia "a los poderes fanáticos y de culpabilidad que encandenan el espíritu humano".

Voy a dejar que hablen las fotos que hice durante la celebración, que se extendió desde la mañana hasta el atardecer a una manzana de la Misión San Francisco de Asís —o Misión Dolores—, la iglesia católica más antigua (1776) de San Francisco.

Sólo una consideración que me rondó durante la celebración tolerante, divertida, socarrona, familiar y cívica: ¿sería posible algo así en la constitucionalmente laica España? Si montamos la que montamos porque alguien se ponga mantilla y se abrace a un tronco, ni me imagino lo que podría suceder si una señora se queda en bolas mientras miles de ciudadanos la jalean a la sombra de una iglesia donde los cristianos viejos todavía están de rezo por la reconciliación de los pecadores.

Cuando me asaltan este tipo de dudas, suelo recordar que los niños siempre tienen razón y los críos que vi entre las hermanas queer se lo estaban pasando, nunca mejor dicho, teta.

[Foto: Jose Ángel González]
[Foto: Jose Ángel González]
[Foto: Jose Ángel González]
[Foto: Jose Ángel González]
[Foto: Jose Ángel González]
[Foto: Jose Ángel González]
[Foto: Jose Ángel González]
[Foto: Jose Ángel González]
[Foto: Jose Ángel González]
[Foto: Jose Ángel González]
[Foto: Jose Ángel González]
[Foto: Jose Ángel González]
[Foto: Jose Ángel González]
[Foto: Jose Ángel González]
[Foto: Jose Ángel González]
[Foto: Jose Ángel González]
[Foto: Jose Ángel González]
[Foto: Jose Ángel González]
[Foto: Jose Ángel González]

4 Comentarios

Maravillosas fotos, como siempre :)
Nada más que añadir a tan magno evento...

Fun! "Hermanas de la Perpetua Indulgencia" made my day.

La gran América puritana, goza en la pascua, saliendo del armario unos pocos, desafiando lo apropiado. Cuántos del camino recto, se lo montan en entre bambalinas de igual modo, (peor) y luego salen a predicar la linea recta y apropiada.

Espléndidas fotos , Jose Angel. Un abrazo

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Jose Ángel González


Crónicas vitales de un periodista español emigrado a la Bahía de San Francisco, en California, el estado con mayor presencia de latinos e hispanohablantes de los Estados Unidos.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios