« Lavan la cara al mítico mural del Edicifio de Mujeres de San Francisco | Portada del Blog | El último "indio salvaje" murió con la corbata puesta »

Un 'ministro' de los Pantera Negra era chivato del FBI

Richard Aoki [The Bay Citizen - Nikki Arai/Courtesy of Shoshana Arai]

Richard Aoki, retratado en los turbulentos años setenta durante un acto del grupo político en el que militaba, el Black Panther Party (Partido Pantera Negra), el colectivo radical de "autodefensa" que intentó oponerse a la dominación blanca en los EE UU mediante la misma táctica del felino que tomaron como modelo: "el objetivo de la pantera no es atacar a alguien en primer lugar; pero cuando es atacada y acorralada, responde ferozmente y sin piedad a su agresor".

El retratado, en cuyo gesto de lacónica seriedad y en la predilección por la negra boina guevarista pueden adivinarse algunos rasgos de un carácter intransigente, era el ministro de Educación del gobierno en la sombra que montaron los Pantera Negra para enfrentarse al sistema (copiando, por cierto, el mismo modelo que ponían en duda en la distribución de carteras ministeriales). Aoki, de ancestros japoneses, era el único dirigente no afroamericano y también se encargaba de tareas de menos limpias que las educativas: consiguió algunas de las primeras armas de fuego del grupo.

Saludado en el área de la Bahía de San Francisco casi como un santo patrón del activismo político durante toda su vida —incluso se ocultó el verdadero motivo de su muerte en 2009, un suicidio con un tiro en la cabeza, y se habló de una crisis renal—, ahora se ha sabido que Aoki fue un informante del FBI, un infiltrado que jugaba a dos bandas en todos los grupos en los que militaba.

La revelación es del prestigioso Center For Investigative Reporting (CIR), el colectivo sin ánimo de lucro que pretende reiventar el periodismo de investigación desde 1977. El CIR solicitó judicialmente la desclasificación de los ficheros del FBI sobre el dirigente del grupo de black power y logró acceso a 221 páginas, que sitúan a Aoki como un infiltrado que espió para la policía federal durante 16 años —entre 1961 y 1977— y aportó información "única" y de "extremo valor".

Aoki en una manifestación en Berkeley en 1969 [Foto: Oakland Tribune]

Activista de un puñado de grupos radicales desde que estudió en uno de los graneros de la contestación en los EE UU, la Universidad de Berkeley, donde se licenció en Sociología y obtuvo un doctorado en Trabajo Social, Aoki —que ya era informante del FBI cuando fue tomada la foto de arriba, en una manifestación en 1969— también pasó información sobre la Asian American Political Alliance (Alianza Política Asia Americana) y el Third World Liberation Front (Frente de Liberación del Tercer Mundo), dos colectivos para universitarios yanquis con conciencia.

Nacido en 1938 en San Leandro (California), en una familia de inmigrantes japoneses con tres generaciones de residencia en los EE UU, el futuro espía estuvo internado a los 4 años, junto con sus padres, en uno de los campos de recolocación donde el Ejército estadounidense retuvo a los japoneses residentes en el país durante la II Guerra Mundial.

La revelación de que los Pantera Negra, que nacieron en 1966 en Oakland, la ciudad separada de San Francisco por la bahía y una enorme brecha social y de clase, estuvieron inflitrados en su cúpula por los servicios secretos ha despertado el clamor de protesta habitual entre los radicales de la zona. Grupos de amigos de Aoki y los productores de un reciente documental sobre su vida han señalado que todo es un montaje.

Si se revisa el dossier colgado en la red y se tiene en cuenta la credibilidad informativa del CIR, cuya independencia y rigor nunca han sufrido mella, parece, al contrario, que estamos ante otro caso de militante radical incrustado y crédulos revolucionarios, una especie muy común en los EE UU, donde la palabra ha perdido todo su crédito y significado para empaparse de la egolatría etnocentrista del imperio.

Todavía me sube la vergüenza ajena a la cara al recordar las palabras de la ex Pantera Negra y radical indocumentada Angela Davis cuando visitó, en noviembre de 2011, medio año después del 15M español, el campamento de Occupy en Oakland: "Los ojos del mundo están en nuestra ciudad. Ahora hay movimientos de Occupy en Asia, Sudamérica y Europa". Poco le faltó para decir que también la primavera árabe había nacido en Oakland.

Inserto para acabar el vídeo del ICR sobre el ministro Pantera Negra que trabajaba para el FBI.

2 Comentarios

son unos p
+

ayudenme

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Jose Ángel González


Crónicas vitales de un periodista español emigrado a la Bahía de San Francisco, en California, el estado con mayor presencia de latinos e hispanohablantes de los Estados Unidos.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios