« El único carné que necesito | Portada del Blog | Me gusta mi 'main street' »

Desnudos en el City Hall

[Foto: Jose Ángel González]

La propensión de algunos vecinos de San Francisco a practicar el naturismo urbano —digámoslo de una vez: se trata de una figura literaria para revestir de ideología las ganas de transitar en pelotas por la ciudad— está en peligro por una normativa municipal que prohibiría y multaría la exhibición de genitales en plazas, calles, aceras y transporte público.

Varias decenas de nudistas se concentraron hace unas horas ante la entrada principal del City Hall para oponerse a la restricción y reclamar el derecho individual a la desnudez. No eran demasiados —los periodistas y curiosos abultaban más—, pero lograron el objetivo de llamar la atención, recordar que el cuerpo humano es bello por sí mismo y llamar "fascista" al concejal impulsor de la propuesta, el supervisor Scott Wiener, de 42 años, abogado por Harvard, militante del partido demócrata, gay a las claras y representante de, entre otros barrios, Castro, el edén de la libertad sexual de San Francisco.

El pique entre Wiener y los nudistas urbanos viene de atrás —el año pasado, como ya conté en el blog, los obligó a llevar encima una toalla para que las nalgas y lo que hay entre ellas no entrasen en contacto directo con el mobiliario urbano—. Ahora cree que el municipio debe ir más lejos porque la desnudez pública en algunas zonas de la ciudad, sobre todo en Castro, se ha ido de las manos.

"La situación es alienante para los residentes y los visitantes. El nudismo no es ocasional y no resulta gracioso. Somos un barrio tolerante, pero hay límites", dijo el beligerante supervisor en una declaración oficial hace unos días.

Aunque Wiener (cuyo apellido que, por cierto, tiene un singular significado: salchica de Frankfurt) explicó que está dispuesto a no reprimir a los nudistas en "desfiles, playas y eventos especiales", entre ellos la carrera popular Bay to Breakers y el Folsom Street Fair, los enemigos a los que se enfrenta le han declarado la guerra abierta y no admiten recortes en el derecho a ir en bolas por la vida.

La militante lesbiana Gypsy Taub, coordinadora de la campaña en pro del nudismo libre, inició la batalla desnudándose durante su intervención, hace unos días, en el comité municipal que estudia la normativa de Wiener. Sí, han leído bien: antes de aprobar cualquier medida, el Ayuntamiento da voz a todo aquel ciudadano que se considere afectado por cualquier futura disposición legal o tenga ganas de aportar algo.

Para Taub es necesario demostrar a los munícipes que existe la "libertad del cuerpo" y que todo individuo es el único que debe decidir "qué llevar encima y cómo sentirse".

De ser aprobada, la normativa antinudismo castigará al infractor con una multa de cien dólares (casi 80 euros) la primera vez y doscientos por la segunda si se produce en el año siguiente. Si es pillado en una tercera infracción, la multa será de 500 y se podría acusar al infractor de un delito.

Durante la protesta en cueros de hoy, a la que asistieron algunos hijos menores de edad de los nudistas, cuatro o cinco agentes de la policía local se limitaron a pedir a los nudistas que no ocupasen las escaleras del City Hall. Los manifestantes se comportaron con civismo y no hubo contacto entre nalgas y granito.

Foto: Jose Ángel González]
Foto: Jose Ángel González]
Foto: Jose Ángel González]
Foto: Jose Ángel González]
Foto: Jose Ángel González]
Foto: Jose Ángel González]
Foto: Jose Ángel González]
Foto: Jose Ángel González]
Foto: Jose Ángel González]
Foto: Jose Ángel González]

8 Comentarios

nosotros somos así de guays y de progres, no nus importa si hay gente que necesita cosas porque están enfermos.Qué se jodan.

tampoco nos importa si se generan pérdidas para un comercio pequeño, que nada tiene que ver con la política lo abucheamos y que se joda, le hacemos cerrar...NOSOTROS MIRAMOS POR VUESTROS DERECHOS.

También velamos, ojo no nos quite el sueño, y menos el dinero, por su puesto el ¿trabajo? ( ese es imaginario) de los trabajadores , que tienen que asistir a su puesto de empleo para comer y les llamamos esquiroles, les metemos un poco de miedo...y que ¿se peten?

Que pena que San Francisco, en otra época paladín de la libertad y los derechos civiles de los que hoy puede disfrutar en todo el mundo, sea precisamente la ciudad de la intolerancia.

Nadie debería ser perseguido y menos sancionado simplemente por tener un cuerpo y no tener una necesidad vital de esconder u ocultarlo.

Todo el mundo debería tener derecho a su propia imagen y a vestir como quiera.

www.nucat.cat

Deberían heber calles y parques para nudistas y el que quiera pasear por ellí que lo hiciera, igual que hay playas nudistas.


http://www.antoniolarrosa.com

Me da la impresión de que se confunde la libertad individual con el exhibicionismo. No tengo nada en contra de la desnudez, solo qué ver a la gente "urvanita" ir por la calle en pelota picada más que un avance del individuo me parece un retroceso. No han inventado la pólvora, ya iban en bolas en la prehistoria (donde se pretende una involución en ciertos aspectos sociales y monetarios), están más cerca del mono y mas lejos de cualquier evolución. La ultima foto de la chica con la pancarta de Miguel Ángel, o el gordo con bastón es deprimente y de pésimo gusto.
http://4.bp.blogspot.com/_aNzPYo50vNQ/SwzQWV-4xeI/AAAAAAAAAKc/oM_t_8g1VZE/s1600/66793.jpeg

Es original para muchos ver a gente desnuda en la calle y le dan una importancia absurda. Todos nacemos desnudos y lo natural es lo mejor lo de vestirnos es para taparnos del frío y desde hace años por moda. Pero el objeto de la ropa es cuidarnos del frío.

Claro, ser libres, como los animales... lo natural es ir desnudos, defecar donde te venga el apretón, devorar al más débil, fornicar con la más fértil donde sea y como sea, y pelear con el macho alfa por ser el líder de la manada.

Seamos libres como los animales: vayamos desnudos, y todo lo demás.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Jose Ángel González


Crónicas vitales de un periodista español emigrado a la Bahía de San Francisco, en California, el estado con mayor presencia de latinos e hispanohablantes de los Estados Unidos.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios