« Ha muerto Bobby Sylvester | Portada del Blog | Cinco de los grandes »

La dictablanda

:::


Hoy, como todos los días, me enfrento con la nueva tiranía (una dictablanda) cuando leo la prensa internacional. Con una epidemia de lo llamado “políticamente correcto”.
Cada día hay nuevos ejemplos en las noticias, muchos de ellos de la prensa anglo-sajona.

Voy a citar unos pocos:

- Un amigo de toda la vida de la familia real británica pakistaní tiene el apodo cariñoso de “sooty” (que significa morenito o carboncito). Él mismo ha tenido que defender al Principe Charles, acusado de “racismo”

- Un Sacerdote británico ha quitado una imagen de Cristo crucificado de su iglesia por considerarlo un “símbolo negativo” y para no “asustar a los niños”

- Una pareja ideal no puede adoptar un niño, el marido tiene un peso considerado excesivo.


- Algunos críticos de cine americano opinan que Kate Winslet no debe recibir un oscar por su ultima película por que su retrato de una ex-guardia de un campo de concentración nazi es demasiado “humano” y no suficiente monstruoso.


Tal vez no son los mejores ejemplos pero son de los últimos días.


La parte cómico es tan evidente que suelo acabar riéndome de esas noticias, pero tienen un aspecto preocupante

Aquí en España esta empezando a llegar por la puerta trasera, ”así es en Estados Unidos” como buen modelo.

El “Estado niñera”, a veces pequeños grupos, ”expertos” o famosos vienen con una agenda para “perfeccionarnos” y dictar como tenemos que pensar y actuar. Es una “caza de brujas” en toda regla, totalitario de forma, puritano de contenido. Cuando ellos se indignan, se sienten ofendidos o molestos sobre tonterías, quitan importancia a las verdaderas injusticias, Gaza es solo un ejemplo.

Es un proceso sin fin, neurótico y anti-vida, de una sociedad que piensa que la asuencia de valores se arregla con más leyes y reglamentos.

El camino al infierno esta construido con buenas intenciones, dice el refrán. A veces los profetas de la “Tolerancia”son los menos tolerantes y los “reformistas”se convierten en carceleros y verdugos.

Vuelvo al pensar en el fantástico libro “Los Endemoniados” de Dostoievski que lo retrata tan bien: el ser humano sólo puede evolucionar a base de un proceso interior e individual, nunca exterior o materialista. Dostoievski lo sabia bien por su propia vida

Los libros del Maestro ruso nos ayuda en la “inmigración interior”, su obra literaria son más que grandes novelas, nos indican un Camino para viajeros y Peregrinos y como “estar en el mundo sin ser de él”.

¿Que haríamos sin los grandes libros?


T.




29 Comentarios

Buff... Necesito leerlo más despacio, porque hoy el Blog está lleno de información... Y necesito rumiarlo, para antes de soltar algo por esta boquita...

...

Pero así de primeras, me han venido dos cosas a la cabeza:

1.- El tan manido tema de FORMAS - FONDO... ¿se separan o no? ¿cúales importan?

2.- Pues mira que yo no acabo de ver claro lo de aborrecer lo "políticamente correcto"... Vivo ahí, en la duda, tratando de ver si encuentro el camino, que me ayude a posicionarme... Porque sí que hay cosas que me chirrían lo políticamente correcto, pero en cambio en otras, no entiendo (no digo que esté en contra, digo que no lo entiendo... que estoy tratando de entender el por qué) porqué por ejemplo EL ARTE es un valor superior a otros.. (que sería un ejemplo de imposición de lo políticamente correcto: anular el arte, como un medio más de lucha contra ciertas situaciones)...

No lo tengo claro, porque "el hombre en su búsqueda y desarrollo interior" también ha cometido grandes errores y grandes injusticias.. (y en algún otro caso, grandes soberbias intelectuales)... Así que aunque en el 99% de los casos estoy de acuerdo con lo que dices, hay un 1% en que me producen duda...y creo que hay un 1% de situaciones en que sí se debe optar por lo políticamente correcto...

Le he dado a enviar... sin querer....

Quería añadir, que a día de hoy (que sigo en la duda... y sigo tratando de formarme mi idea) para mí lo POLÍTICAMENTE CORRECTO es como "una forma de graduar" la libertad que se le da a un individuo para abrirle el camino de la búsqueda de la verdad...

Y esa forma de graduarla, ha de ser medida, y no todo el mundo sabe usarla de igual modo... No sé, es como la comida, no le vas a dar un bistec de medio kilo a un bebé...(y eso no quiere decir que el bistec sea malo, sino que el bebé no está preparado)

Pues creo que lo políticamente correcto (si no son situaciones absurdas, y sólo usado una vez de cada mil... y no como lo usan los adictos a la "buena educación" -que cada vez me chirrían más-) permite retrasar ese uso de la libertad a alguien, que igual no sabría ponerse límites por sí mismo, hasta que esté preparado...

Pero también lo veo muy peligroso... (evidentemente)... porque ¿hasta dónde y quién es el que lo controla?...

....

Pero fuera de esos detalles, en general, sí me chirría la "demasiada buena educación" y lo políticamente correcto... y más desde que una de mis ¿amigas? que era adicta a ese tipo de actitud, acabó por enseñar lo que había debajo... e irse a vivir a Londres, con gente con "sus mismos valores y su nivel de educación y de cultura"....

...

Buena tarde

eh, suec, mereces un comentario hoy, qué diablos!

enhorabuena, buen post.

Oye, Tom, no digas que el tuyo es el primo pobre de los blogs! Yo desde que los descubrí estoy engancahada (también al del jefe) y si no escribo más es porq

Pobres, pero honrados, que es más importante :)

holaaa Ton ; leo tu blog de vez en cuando ,debido
al poco tiempo que dispongo.Pero siempre que lo hago,
lo encuentro muy intersante,realista y muy intructivo.

Animo Ton , eres muy bueno


Saludos a tod@s

Tom cada dia te expresas mejor en castellano, veo que te esfuerzas.

Hoy va muy lleno de información, hay que releerlo para indagar más en él, y no como el blog de cierta persona que solo mete la cabecilla del programa y algunas fotos..., ja, me rio yo de lo que trabaja "ese" que tu y yo sabemos

No cambies Tom pero imponte y reclama un pregonero, que lea los comentarios de tu blog

un saludo

Oye, Tom, no digas que el tuyo es el primo pobre de los blogs!! Yo desde que lo descubrí estoy engancahada (también al del jefe) y si no escribo más es porque no creo que pueda decir nada para mejorar tus comentarios. Mi novio no puede escuchar el programa porque por las tardes está trabajando, pero como le he hablado ya muchas veces de este espacio, se está empezando a meter para ver qué se cuece por aquí. Y luego solemos comentarlo. Y debo decir, Tom, que quizá porque también es de fuera, suele compartir contigo tu idea de la familia estando lejos de ella, cómo concibe él la amistad, etc. Vamos, que el guiri se me está rebelando y se pone siempre de tu parte, jeje.
Está genial la iniciativa de los blogs de RTE, porque gracias a estos podemos conoceros mucho más. Tú estás siendo todo un descubrimiento, por cierto.

Ah, y no me enrollo más pero cuando estuvisteis en Oviedo con motivo de los Premios Príncipe, me pasé a veros. No veas qué ilu. Pero para otra vez, no os podríais hacer con un sitio más cómodo para la audiencia? El auditorio o algo así. Nada más, muchas gracias!

Uff, el término "dictablanda" no surge precisamente de lo políticamente correcto.
"Esto no es una dictadura, es una dictablanda. Pero si quieren dictadura, ¡tendrán dictaduraaa!"
Quien lo dijo fué un general chileno a inicios de los ochenta...sí, ese mismo.

Pues, dejando a un lado ideologías, parece que supuestamente —y a mi entender— han botado a un director de un periódico, por no ser políticamente correcto.

Sin los grandes libros, no tendríamos respuestas, ni nos haríamos preguntas. Y éstas, no serían completamente cuestionables, ni se podrían criticar. Viviríamos en un mundo de “verdades absolutas”. ¡Qué fácil sería todo! ale

Lo de lo políticamente correcto no es solamente en los periódicos o en la tele, también en el día a día cuando se habla con la gente. Quizá en España eso pasa un poquito menos, aquí en Francia es un agobio hablar con según quien porque raramente se puede decir lo que se piensa por temor a que no corresponda a lo que "se debe" pensar.
A la larga uno se autocensura y de eso resultan unas relaciones personales un tanto falsas y artificiales y además un cansancio muy grande.

Lo políticamente correcto es una forma de no comprometerse

"Se llama el SUEÑO AMERICANO, porque tienes que estar realmente dormido para creértelo".
GEORGE CARLIN
.
Quizá Carlin nos muestre el camino para comprender el sueño americano, aquel sueño tan admirado desde afuera:
.
http://elproyectomatriz.wordpress.com/2008/11/11/george-carlin-el-sueno-americano-%C2%BFy-global/

Lo políticamente correcto es el reino de la miseria. Sé que no se debe andar por la vida insultando al personal, pero no podemos perder la frescura al expresarnos.

Una palabra dicha con afecto no puede herir ningún sentimiento, si no yo tendría varias condenas encima por lo que les digo a mis alumnos. Afortunadamente son mayores de edad y no tengo que bregar con sus padres (los temibles guardianes de "uy lo que le ha dicho a mi niñoooo") o con compañeros que muchas veces cuidan el lenguaje de los demás mientras dejan discurrir vidas y comportamientos bastante más nocivos que una palabra o una apariencia políticamente incorrecta.

Claro que, en respuesta, yo acepto los comentarios políticamente incorrectos de mis alumnos. Y todos nos reímos y nos enfadamos y sabemos que nos decimos las cosas a la cara antes que ir a contárselo a alguien.

Por eso me repugnan políticos y demás parientes que flotan en la mierda de su contención verbal para seguir teniendo un cojín bajo su culo fofo. Y claro, con eso me refiero también a políticas, no vaya a ser que el plural genérico se haya olvidado y alguien piense que me refiero sólo a los hombres.

Cuando uno no puede decir lo que piensa y piensa excesivamente lo que dice acaba por decir nada y pensar menos.

J.H.

Mira, estaba hablando de esto con mi madre ahora:
Respeto sí, corrección política no.

Hej. Tom , hoy he leído los post anteriores , eres ése
desconocido con el que se podría , tomar un café, una copa en la mesa de enfrente y "picar el ojo" o sonreir para pasar un tiempo agradable. ..........

primera vez en tu blog Tom, y espero que no sea la ultima. Enhorabuena, parabens, en mi idioma

Tom no te me rajes que tu blog vale su peso en oro, creo que soy fiel desde el primer blog y lo seguire siendo. Me asusta lo culto y sabio que eres porque yo a veces me cuesta digerir lo que escribes y no es por ser malo ni mucho menos es que soy de pueblo y un tanto corta, no me gustan las guerras ni las injusticias y si me piden ayudar en lo que sea lo hago pero desde el momento que empieza una noticia y la repiten y repiten no suelo prestarle atencion y deberia lo se, porque es lo que esta pasando en el mundo.
Lo dicho "animo meu neno que tu vales moito" - Animo mi niño que tu vales mucho.
Besiños

politicamente correcto? correcion politica? politica de la correcion? politicos correctos? corrijamos la politica a base de incorrecion..

Denove. Buena foto del post, menos mal que es la señal de stop y no la de prohibido. Para mí el contenido tiene que tener la "verdad" . Para poder expresar ésa verdad tienes que ser :valiente ,inteligente, suspicaz ... y seguir unos valores, una ética como PERSONA . Esto sería para mí lo políticamente correcto. EL CAMINO no es fácil se necesita ese proceso personal e individual . Los grandes viajeros aprendemos ha ser tolerantes, escuchar, aprender de los errores, no tropezar en la misma piedra , pasar de tantas cosas tontas ,.........Me gusta tu blog ,nos recuerdas siempre esos libros , esa música,... que nos ayudan a ése encuentro con nosotros mismos.

Para no ser "católico, apostólico y romano", hay muchas veces que tu discurso coincide con el de ellos... Al final va a ser verdad que "los extremos se tocan" y aquello de que "una cosa y la contraria, las dos son ciertas a la vez"
....

Hoy es uno de esos casos: al hablar de lo políticamente correcto.
Los católicos enseñan en sus catequesis de adultos, que no hay que dejarse achantar contra "los respetos del mundo" (creo que lo llaman así), que coincide exactamente con eso que tu llamas políticamente correcto... y que básicamente consiste, en que no hay que callarse lo que uno piensa y lo que uno defiende, porque la mayoría de la gente piense y defienda lo contrario, o porque la mayoría de la gente piense que eso es una actitud intolerante...En definitiva, ser fiel a uno mismo

Claro, la diferencia está en el contenido... y es que para ellos, son objeto de esas actitudes políticamente correctas, cuestiones como el aborto, el matrimonio gay, la familia tradicional, etc.


.......

Respecto a tu blog, es BASTANTE MEJOR que el que presenta Garrido...
Para empezar, tengo serias dudas que el que presenta GARRIDO lo haya escrito él, y parece más que lo escriben los guionistas...
Para seguir, no está nada elaborado, y es la cabecera del programa, o de la segunda hora
Para más seguir, es la mayor parte de veces es un blog vacío de contenido, y es más un capote que se enseña, para que embista (con mayor o menor energía) la audiencia, y cuente algo... que si luego les sirve bien, y sino pues ahí se queda
Y, muchas veces, los temas son muy repetitivos...
Y finalmente el carácter de cada blog (y me atrevería a decir que el de las personas que lo escriben)... A tí te siento más cercano, más extrovertido, más abierto, más directo, más comunicativo, más transparente, más entrañable y más docente. El otro (no sé si el blog sólo, o cuando escucho a Garrido por la radio también), noto como que entre medias hay "un muro", no sé si es introversión, o si es una sensación de excepticismo cuando habla, o de que la ironía no es "un" arma (sino "el" arma)... Algo raro siento, y no acabo de identificarlo, pero básicamente se traduce en distancia entre la persona que habla, y yo que estoy a este otro lado... Contigo no pasa eso...

Así que la diferencia entre tu blog y el de Asuntos Propios, es la misma que entre la sopa de sobre y la sopa de la abuela.

Yo creo que la única razón por la que tiene menos comentarios, es porque el enlace directo de Asuntos Propios, lleva al otro blog...y aquí sólo se viene con intención expresa, en cambio al otro se llega en cuanto buscas Asuntos Propios para escuchar el programa por internet (que por cierto, hay días que no se oye...)

Además tengo otra teoría para el número de mensajes: y es que tu blog está lleno de contenido, y muchas veces, no te voy a decir que abrume, pero sí, que uno no sabe qué más añadir, o también piensas, lo que yo tengo que decir, no está al nivel del blog.
En cambio, el otro blog, como es tan simple y no dice nada de nada, pues es muy difícil quedarse por debajo del nivel, y siempre se puede añadir algo.
En definitiva, que en tu blog, el contenido más importante lo pones tu, y en el otro, el contenido lo ponen los que escriben (y no porque en este los que escribimos no aportemos nada, es cuestión de "criterios de comparación")
Al final, se trata de dejar cierto grado de insatisfacción en la otra parte, para que pueda cumplirse aquello de que "la necesidad agudiza el ingenio"... porque si no hay necesidad, no se agudiza el ingenio...

Vamos, lo que me decía mi abuela: "hija, a los hombres hay que quererlos, pero NO MUCHO, porque sino, se acostumbran mal, y no saben devolverte el cariño"... pues eso, darlo, pero no todo... para que la otra parte se siga esforzando...

....
Insisto, que me parece mucho mejor tu blog; y también que no entiendo porqué no hay pregonero de este blog (aunque fueras tu mismo)... Y no lo digo por peloteo...
Si tu pudieras leer tu blog en antena (como Garrido lee la cabecera del suyo), pues podría dar pie, a una pequeña discusión filosófica de ese tema, y luego con los comentarios de la gente, pues idem...

No sé, igual es que tengo el día raro, y estoy "un poco intensa"... pero también hay días que me conformo con lo superficial...

Cuento de Caperucita Roja políticamente correcto (supongo que un ejemplo de lo que cuentas)


Erase una vez una persona de corta edad llamada Caperucita Roja que vivía con su madre en la linde de un bosque. Un día, su madre le pidió que llevase una cesta con fruta fresca y agua mineral a casa de su abuela, pero no porque lo considerara una labor propia de mujeres, atención, sino porque ello representa un acto generoso que contribuía a afianzar la sensación de comunidad. Además, su abuela no estaba enferma; antes bien, gozaba de completa salud física y mental y era perfectamente capaz de cuidar de sí misma como persona adulta y madura que era.

Así, Caperucita Roja cogió su cesta y emprendió el camino a través del bosque. Muchas personas creían que el bosque era un lugar siniestro y peligroso, por lo que jamás se aventuraban en él. Caperucita Roja, por el contrario, poseía la suficiente confianza en su incipiente sexualidad como para evitar verse intimidada por una imaginería tan obviamente freudiana.

De camino a casa de su abuela, Caperucita Roja se vio abordada por un lobo que le preguntó qué llevaba en la cesta.

- Un saludable tentempié para mi abuela quien, sin duda alguna, es perfectamente capaz de cuidar de sí misma como persona adulta y madura que es -respondió.

- No sé si sabes, querida -dijo el lobo-, que es peligroso para una niña pequeña recorrer sola estos bosques.

Respondió Caperucita:

- Encuentro esa observación sexista y en extremo insultante, pero haré caso omiso de ella debido a tu tradicional condición de proscrito social y a la perspectiva existencial -en tu caso propia y globalmente válida- que la angustia que tal condición te produce te ha llevado a desarrollar. Y ahora, si me perdonas, debo continuar mi camino.

Caperucita Roja enfiló nuevamente el sendero. Pero el lobo, liberado por su condición de segregado social de esa esclava dependencia del pensamiento lineal tan propia de Occidente, conocía una ruta más rápida para llegar a casa de la abuela. Tras irrumpir bruscamente en ella, devoró a la anciana, adoptando con ello una línea de conducta completamente válida para cualquier carnívoro. A continuación, inmune a las rígidas nociones tradicionales de lo masculino y lo femenino, se puso el camisón de la abuela y se acurrucó en el lecho.

Caperucita Roja entró en la cabaña y dijo:

- Abuela, te he traído algunas chucherías bajas en calorías y en sodio en reconocimiento a tu papel de sabia y generosa matriarca.

- Acércate más, criatura, para que pueda verte -dijo suavemente el lobo desde el lecho.

- ¡Oh! -repuso Caperucita-. Había olvidado que visualmente eres tan limitada como un topo. Pero, abuela, ¡qué ojos tan grandes tienes!

- Han visto mucho y han perdonado mucho, querida.

- Y, abuela, ¡qué nariz tan grande tienes!... relativamente hablando, claro está, y su modo indudablemente atractiva.

- Ha olido mucho y ha perdonado mucho, querida.

- Y... ¡abuela, qué dientes tan grandes tienes!

Respondió el lobo:

- Soy feliz de ser quien soy y lo que soy -y, saltando de la cama, aferró a Caperucita Roja con sus garras, dispuesto a devorarla.

Caperucita gritó; no como resultado de la aparente tendencia del lobo hacia el travestismo, sino por la deliberada invasión que había realizado de su espacio personal.

Sus gritos llegaron a oídos de un operario de la industria maderera (o técnicos en combustibles vegetales, como él mismo prefería considerarse) que pasaba por allí. Al entrar en la cabaña, advirtió el revuelo y trató de intervenir. Pero apenas había alzado su hacha cuando tanto el lobo como Caperucita Roja se detuvieron simultáneamente.

- ¿Puede saberse con exactitud qué cree usted que está haciendo? -inquirió Caperucita.

El operario maderero parpadeó e intentó responder, pero las palabras no acudían a sus labios.

- ¡Se cree acaso que puede irrumpir aquí como un Neandertalense cualquiera y delegar su capcidad de reflexión en el arma que lleva consigo! -prosiguió Caperucita-. ¡Sexista! ¡Racista! ¿Cómo se atreve a dar por hecho que las mujeres y los lobos no son capaces de resolver sus propias diferencias sin la ayuda de un hombre?

Al oír el apasionado discurso de Caperucita, la abuela saltó de la panza del lobo, arrebató el hacha al operario maderero y le cortó la cabeza. Concluida la odisea, Caperucita, la abuela y el lobo creyeron experimentar cierta afinidad en sus objetivos, decidieron instaurar una forma alternativa de comunidad basada en la cooperación y el respeto mutuos y, juntos, vivieron felices en los bosques para siempre.

Soy de los que echan la culpa de todo a los medios, por eso ... porque no me dejan ver lo que hay detrás,

¡apartense todos que quiero ver la realidad!

Y cuando lo hacen, no hay más que un espejo inmenso donde veo a un tio con cara de tonto escribiendo en un blog de un sueco que habla en una radio pública de un país sin rumbo.

Hay que tragarse su política social
encaminada al estado de bienestar
¿Qué bienestar? ¡Qué hipocresía!
Trabaja más para poder ponerte al día...
Tambien la democracia dicen que es fundamental
pero no dejan de acosar al personal!!
Impuestos, tasas, letras, otra vez pagar...
Como no robe un banco no me va a llegar...

¿Alguien más aparte de mí está sobradamente harta de escuchar la maldita expresión "politicamente correcto"?
Es la última contaminación mediática que encauza nuestro comportamiento social.
Cualquier ciudadano mentalmente no divergente que quiera aparentar normalidad e integración en el entorno, que pretenda dar una imagen de productividad y cordialidad no puede dejar de ser "políticamente correcto".

Sospechoso.


¿Pero quién fue el ingenioso humorista que puso de moda el "políticamente correcto"? Es más, ¿en qué consiste ser políticamente correcto?

No queriendo faltar al respeto a nuestros interlocutores, no expresamos frontalmente nuestro desacuerdo y evitamos conflictos innecesarios. Para no sonar mal a los oídos, evitamos palabras malsonantes, calificativos excesivamente duros, opiniones discordantes y tan sólo nos explayamos en las cuadriculadas. En definitiva, lo que inicialmente se había tomado como sinónimo de mantener un talante conciliador, hoy en día viene a significar "no mojarse".

Pero es que el giro está corrompido desde sus inicios, en su misma etimología:

Políticamente: Conforme a las leyes o reglas de la política.

Correcto: Libre de errores o defectos, conforme a las reglas. Dícese del lenguaje, del estilo, del dibujo.

Lo unimos y nos queda que expresarse de una forma políticamente correcta viene a significar que nos expresamos conforme a las reglas de la política.

¿Qué es lo que nos mueve entonces a llevar nuestra corrección hasta extremos de cualidad política?
Soy un poco mal pensada, pero me aventuraría a decir que el borreguismo, me temo.

¿Para cuando una revolución?
xxx

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Tom, el sueco


Como Garrido, "el Toni", no me deja hablar por miedo e incomprensión, tomo esta manera de hablar libremente, con gusto, amor nórdico y un par. Es mi debut como bloguero, soy nuevo en esta plaza y aunque mi vida ha sido algo nómada, el blog no va a ser construido sobre arenas movedizas. Se trata de ser y no de tener. Se trata de sentir el viento en la cara. El camino sigue para siempre
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios