23 posts de marzo 2011

Madrid

Hola!

a

Ayer, buscando un video de Sabina para el post, encontré “Pongamos que hablo de Madrid”. La he escuchado varias veces obviamente pero ayer la canción me daba un golpe fuerte en el pecho, me emocioné.

Con una sensación parecida al vértigo, viví en un momentos mis 20 y pico años en esta ciudad, la capital de España como un impacto emocional.

“Que me dejó mi vida en sus rincones…” qué gran verdad personal para mi.

He vivido más tiempo aquí que en cualquier otro lugar del mundo, varios años más que en mi patria. Además los años en los que he vivido de manera más intensa.

Una noche hace poco, uno que sabía de lo que hablaba me decía en una taberna, comparando experiencias “Tom, tío, eres un clásico del Madrid nocturno”.

Sí, hay que reconocer cómo me ha formado esta ciudad. No sólo de la noche, que ahora visito de vez en cuando, sino en todo, por haber vivido esta ciudad en formas y ámbitos muy diferentes. Es la Ciudad.

Viví muchos años en Londres, y otras ciudades del mundo me han impactado.

Lo de Madrid es otra cosa.

Para mi es la “Roma”, de mi imperio particular, y en todos los sentidos.

a

“Donde regresa siempre el fugitivo”, entrando por sus carreteras, estación de tren o aeropuerto, viendo edificios y calles que me ha marcado para siempre. Pasando Las Ventas, Puerta de Alcalá, Cibeles, y la vista hasta la Gran Vía, siempre me hace sentir algo.

Como está pasando con todas las capitales europeas, el globalismo deja sus huellas feas de franquicias, marcas y productos, alterando su perfil propio, construido por las vidas y milagros de su gente durante siglos. Pero todavía, si busco un poco, encuentro ese Madrid del que me enamoré hace tantos años.

a

La relación más longeva, apasionada y completa de mi vida ha sido con una ciudad.

Qué curioso.

a

T

El puro de Sabina

Hej!

a

Un amigo árabe comentó una vez algo que pasó a su padre, que viajaba mucho en avión en los 60 y 70. Sí, si trabajas para la CIA, hay que desplazarse mucho.

Durante un vuelo trasatlántico, tuvo la mala suerte de encontrarse sentado detrás de Orson Welles en primera clase, que fumaba uno de sus puros cubanos de medio metro.

El padre de mi amigo se acercó al maestro y de una forma muy respetuosa le pidió que dejara de fumar ese puro, por que se estaba mareando. Welles giró su cabeza, y con una enorme sonrisa, mirándole a los ojos, y dándole un toquecito amable en el hombro le dijo: “Vete a la mierda”.

No creo que la situación en aquel hotel en Montevideo donde Joaquín Sabina fumó ese cigarrillo anti-reglamentario produjera comentarios de este tipo. Las webs, sin embargo, esta mañana están a tope entre aquellos que ponen a parir o defienden al ilustre artista. Fumar un cigarrillo y el lugar donde se lo fume ya se interpreta como un símbolo de actitud o identidad.

Tradicionalmente, el hombre se ha definido por su nacionalidad, familia, creencia u oficio. Ya no. Desde los años 70 con su manía por los signos del zodiaco como sello de identidad, nos identificamos de otras formas. Se construyen identidades a base de los alimentos (vegetariano o no), las preferencias sexuales, el deporte, redes sociales y hábitos de consumo. Ponerse una etiqueta política resulta también complicado cuando el gran jefe de un banco poderoso, emblemático símbolo del capitalismo, congratula a un gobernante “socialista” por su política económica.

a

Hay una revista americana lujosa y llena de publicidad llamada “Cigar Aficionado”.

Hojeándola, se nota cómo sus lectores se identifican como “fumadores de puros” ante todo, con sus fotos, actividades, camisetas, pensamientos, todo como centro ideológico, el fumar puros. El acto y su imagen tienen un significado identitario.

Sería mejor haber tenido esta parte arreglada, como la tenía Welles, antes de fumar un buen habano, que nunca debe ser más que algo complementario a una vida completa.

a

No creo que sea necesario criticar a Sabina por divo o felicitarle por mantener el espíritu revolucionario. Además, he trabajado demasiados años en los medios como para saber que muchas veces el significado de un suceso es pura especulación.

a

Como decía famosamente alguien que basaba sus teorías psicoanalíticas en el simbolismo, Sigmund Freíd: “A veces un puro es, pues, sólo un puro y nada más”.

a

T

a

http://www.youtube.com/watch?v=RTmIL_sZJSg&feature=related

http://www.youtube.com/watch?v=lHMhbJDW3KY&feature=related

El responsable de todo eso

Hej!

a

Un artículo de mi admirado A. N Wilson en la prensa inglesa de hoy sobre el fracaso de la educación británica, me ha hecho pensar en la formación en general, más allá de la académica.

La piedra angular es siempre un sentido de la responsabilidad personal, si no está poco más se puede hacer. La solución está en el individuo, ni el Estado o la sociedad pueden arreglarlo. Hoy se habla mucho de derechos pero poco de las responsabilidades, el primero de ellos es de su propia vida, y en relación a los demás. Se complementan los dos, obviamente, y no se puede entender uno sin el otro.

Lo de no hacerse responsable de si mismo y sus actos y consecuencias está tan extendido que ha llegado a estar en el fondo de la vida moderna.

Sí, se puede decir sobre los jóvenes pero también sobre los padres, y como no, los políticos, los banqueros, los llamados “pilares”. La verdad es que está por todos partes.

Cuando se caiga todo, algún otro o las circunstancias serán los responsables, hasta los más poderosos se presentarían como “victimas”. Cuando pierdan, claro. Desde Madoff hasta el asesino más humilde, las cárceles están llenas de “víctimas” y la sociedad también.

Hay personas que piensan que el mundo le debe algo, pero como dice el siempre genial Willeford en una de sus novelas, “no sabía muy bien qué o cómo cobrarlo”.

Desde presidentes de los países más poderosos y ejecutivos de multinacionales hasta nosotros, hacer así mismo responsable de sus actos parece ser lo más difícil.

a

Es algo que aprendí pronto en teoría pero que me tardé muchos años en aplicar en una forma coherente. Pero cundo lo logré fue un paso importante en el camino.

Sabiendo que ni la vida ni la sociedad son justas, te libera de ilusiones falsas y también te da cuenta de las opciones que sí existen para vivir una vida más soberana Puede resultar algo muy vitalizador.

Los resultados de lo contrario se pueden ver en todos los niveles de una sociedad occidental que ya no sabe qué hacer consigo mismo.

a

T

a

Sergio Fonteboa-Gracias por tu comentario. Sí, soy el hermano mayor.

a

De una vez por todas y para que nadie se sorprenda o escandalice:

Cualquier persona que no acepte las normativas de los blogs de RTVE, la idea básica de un blog o el espíritu comunitario de “Escuchar entre Líneas”, no verá su comentario publicado. Gracias.

Joey en tiempo real

Hej!

a

Una canción que escuché de nuevo este fin de semana me ha provocado un proceso mental de comparación.

La escuché por primera vez hace casi treinta años.

Estuve tirado en una cama en un tipo de hostal-finca en un pueblo a las orillas de Lago Atiltlan en Guatemala. Desde la habitación de arriba, donde se alojaba una pareja de hippies sonaba un disco, era Dylan, una canción que desconocía entonces, “Joey”. Dura más de 11 minutos, es la saga de “Joey” Gallo, un gangster marginal pero famoso de Nueva York. Se oye perfectamente, la canción/cuento me encantó. Meses después, de nuevo en Europa, encontré el disco “Desire” para disfrutarlo de nuevo. En la canción hay una referencia a cuando Joey estaba en la cárcel, estudió a Nitzsche y Willhelm Reich.

Encontré en Estados Unidos, meses después un libro de Reich, “Listen, Little Man”, un estudio psicológico popular sobre el ser humano, que aunque se puede liberar, vive atrapada dentro de un “Hombre Pequeño”.

El tiempo que pasó entre aquella mañana en Guatemala hasta tener en mis manos el libro fue poco menos de un año.

Hoy en día se trataría de, no sé, ¿media hora como mucho?

Entre escuchar la cancion, buscarla en el portátil o teléfono móvil, buscar Willhelm Reich y tener una idea de su obra. El libro llegaría de Amazon en menos de una semana.

Decir que esto no es fantástico es absurdo, Internet me ha servido mucho y bien como a todos.

Pero en todo se paga un precio, algo de lo que nadie habla.

Los impulsos culturales son tan fácilmente desplazados hoy en día, su valor o significado personal difícil de estimar, hay un empujón continuo. El acto de escuchar una canción, casi saga, de once minutos de duración en exclusividad y concentración, desde luego no es imposible hoy, pero exige un esfuerzo contra corriente. En el “iPod” miles te esperan. Atender a los multi-servicios y usos de nuestra tecnología cotidiana funciona a base de distracción continua. Lo que nos es “inmediato” acaba sin ser considerado.

a

Allí, como en todo, un pensamiento crítico es necesario, incluso con las “aplications”.

Yo tengo amigos que insisten en que con ellos se puede hacer un mundo mejor.

Sí, de momento, algo se puede hacer, pero como la tecnología sirve ante todo al sistema de donde viene, no comparto ese optimismo. Estos treinta años de explosión y avance tecnológico no han producido un mundo mejor o gente más feliz. Y desde luego no más libres.

Si volvemos a la canción y al Willhelm Reich, pues, hoy en día ha pasado de moda.

Aunque su teoría se mantiene.

Seguimos siendo “hombres pequeños”, tal vez más que nunca, los enanos no crecen, y las camisas siguen quedándonos grandes.

a

T

En el metro

Hejsan, svejsan…

a

Todos los días laborales viajo en el metro.

De vez en cuando me recuerda la descripción de viajeros en el transporte público hecha por Ernst Jünger: apagados, pasivos, algo robóticos.

Es verdad que algo en el metro nos hace entrar en un estado neutral y desanimado.

Una combinación de rutina, el modo de transporte y estar rodeados de extraños nos hace cerrar funciones. “Despertamos”cuando salimos a la calle.

Junger escribió sobre eso mucho antes de que llegaran las nuevas tecnologías que han llevado a un extremo a viajeros enchufados a un aparato u otro, aislado de los demás.

Muchas veces hago algo parecido, pero con un libro.

Pero incluso un viaje diario y rutinario no deja de ser un viaje.

A nuestro alrededor están miles de vidas distintas compartiendo espacio y trayectoria.

a

Durante las últimas semanas, una de estas vidas me ha llamado la atención.

Cómo es posible que coincidimos casi todos los días no lo sé.

Es un hombre de mi edad, que parece ser de Europa del este.

Con una cara sensible y algo melancólica entra sin palabras en el vagón, saca un violín viejo y toca una melodía extraordinariamente triste, creo que es la misma todos los días. Suena familiar, pero a lo mejor lo imagino. En silencio va pasando entre los pasajeros, pidiendo limosna de la forma más discreta que ha visto jamás.

Es atípico para un músico de metro, no hace ningún esfuerzo para que alguien le eche una moneda, su discreción y silencio resulta enigmático.

a

Ahora le busco cada día, y es un poco decepcionante los días que no está.

¿Quién es? ¿La música? ¿Su historia?

a

El extraño me saca de mi “estado pasivo” por un momento, y me hace pensar en muchas cosas a la vez. Una es como incluso en el “Metro” durante un viaje que se repite cada día la vida demuestra su inmensa riqueza cuando la profunda serenidad de su música deconstruye la realidad material, las circunstancias, superadas.

No lo analizo más pero espero que coincidamos ésta misma tarde otra vez.

a

BUEN FIN DE SEMANA, VIAJEROS!

a

T

a

http://www.youtube.com/watch?v=OY0-VNKgLaU&feature=related

http://www.youtube.com/watch?v=EzjkBwZtxp4&feature=related

Verónica, sin final feliz

Hej!

a

La noticia de la muerte de Elizabeth Taylor ha producido un repaso mediático masivo de su vida y obra.

Sin duda ella pertenecía a este Hollywood dorado que ya no existe.

Si soy sincero no era mi dama de Hollywood preferida, tal vez por que ninguna de sus películas está entre mis favoritas. Casi me quedo con las de “Lassie” que hizo de jovencita y que yo vi de niño.

Nunca he sentido una fascinación grande por las actrices-estrellas de Hollywood.

Cuando era joven, en mi caso, más que ganas de besar a Marilyn Monroe, quería ser como Robert Mitchum. Pero para mi las más llamativas son Verónica Lake y Lana Turner, o de las de hoy, Halle Berry.

¿Qué tienen en común Verónica, Lana, Marylin, Rita, Elizabeth, Ingrid, Greta…?

a

Una gran infelicidad en su vida personal.

O por lo menos así lo parece, está documentado en las múltiples biografías sobre ellas y sobre Hollywood. Cuando parecía que lo tenían todo, ellas mismas pensaban que no tenían nada.

Depresiones crónicas, adicciones a las drogas, alcohol y “al amor”…

La única, y con la vida más turbulenta de todas, que encontró un sentido de paz, fe y armonía al fin, fue Lana Turner. Me encanta su frase: “Yo siempre quise tener un marido y siete hijos, pero ocurrió lo contrario”. Su mejor papel fue sin duda en “El cartero llama dos veces”.

Lo de Verónica Lake era muy trágico.

Tengo un amigo en Los Ángeles que jura que hace años la vio durmiendo durante una temporada en un banco de la estación de tren, “Union Station”. Me enseñó el banco y nos sentamos en él.

a

Fue la era de las películas de “Final Feliz” pero a ellas se les escapó en la vida real.

a

Si piensas que éste mundo es un simple decorado, no pasa nada, incluso mejor, no te equivocas mucho. Pero si sientes que sólo eres una figura de cartón en este decorado, resulta insoportable.

Dicen que “la vida es un escenario” vale, pero ¿dónde está “El Buen Guión”?

a

T

http://www.youtube.com/watch?v=r0J2tH7cADE&feature=related

a

Sergio Fonteboa- Veo que tenemos amigos en común, les debo mucho.

Como decía Ezra-“Un hombre leyendo debe ser un hombre intensamente vivo, el libro una bola de luz en sus manos”. Un abrazo a ti, y otro para estos dos amigos.

La verdad en tiempos de guerra

Hej!

a

"En tiempos de guerra, la verdad es la primera víctima”.

Es un refrán cuyo origen desconozco, pero por muy antigua que sea, nunca pierde su actualidad.

Saber los motivos reales de las “intervenciones militares” y guerras y lo que realmente ocurre allí es prácticamente imposible, la información está fragmentada. Los medios corporativos no dudan en añadir color u opinión si faltan datos.

Por eso es tan importante tener testigos como Paco Forjas, nuestro corresponsal en Oriente Medio, que nos pueden informar con esta integridad. El post de hoy es un pequeño homenaje a este hombre.

Con tanta información interesada, (yo no he entendido muy bien cuál es el plan. sinceramente…) es un privilegio poder creer en sus palabras, él tiene mi confianza absoluta. No es que conozca a Paco muy bien, pero él transmite sentido común, falta de pretensión, o ganas de protagonismo con cada suspiro.

Sus viñetas sinceras y personales contrastan con el bombardeo (también allí…) de información, que sabemos es en gran parte mentira. En todas las guerras ha sido así, algunas mentiras propagandísticas incluso se reciclan de nuevo si hace falta.

La prensa británica circuló rumores en la primera guerra mundial, aceptadas por sus lectores, como que los alemanes comieron niños pequeños. Durante la guerra de las Malvinas (Falklands War, para los anglo-sajones) un periódico español de circulación masiva publicó un articulo escrito por Gabriel García Márquez que acusaba los regimientos “Gurkhas” de lo mismo.

Otro clásico son los “escudos humanos”, algunos medios americanos dicen que el Coronel Gadaffi lo utiliza como defensa en Libia. Depende cómo se interprete ésta palabra, y no dudo que el hombre no sea capaz de ello, pero logísticamente, es bastante complicado de realizar.

Durante la Guerra Civil en España, simpatizantes de ambas bandas en los medios internacionales acusaba al enemigo de eso. Sí, están muy bien documentadas las atrocidades, pero como comentó George Orwell sardónicamente, un grupo de monjas no es precisamente una muralla defensiva ideal o práctica.

a

Si quieren que me crea que nuestro ex-aliado Gadaffi ahora está sentado comiéndose bebés tras sus escudos humanos o cosas parecidas, que me lo cuente Paco.

Hasta entonces tendré alguna duda.

a

T

a

Una canción sobre la Guerra Civil americana (otro triunfo de la propaganda)- Jo, ¡qué enormes eran “The Band”!.

http://www.youtube.com/watch?v=sMHyovwX7JM

El encanto gótico

Hej!

a

Hoy hablamos de la obra de radioteatro de “Drácula”, que organizamos en la Casa Encendida en Madrid.

Me gusta mucho el radio-teatro y confieso mis gustos góticos en casi todo.

a

Es curioso notar que estos estilos sirven para definirnos todavía.

Conozco personas realmente barrocas, en sus ideas, decorando su casa, en vestirse.

Hay modernos por todas partes, obviamente, aunque personalmente no entiendo dónde está la esencia.

No, más bien estoy con lo gótico, o por lo menos consciente de tenerlo como una corriente notable en mí.

Por que ver una diligencia con caballos negros conduciendo a toda velocidad a la caída de la noche por un bosque que supuestamente está un país centro-europeo (en realidad, Inglaterra…) mientras los títulos en la pantalla proclaman que se trata de una película “Hammer”, me produce una sensación de alegría, no sé. Pero es el caso.

La felicidad es completa si está dirigida por Terence Fisher y protagonizada por Peter Cushing. En mis estanterías están representados mis escritores favoritos del género: Mary Shelley, Poe, Howard, Stevenson, Flannery O´Conner, Baring-Gould, Arthur Machen…

Los DVD´s de “Universial Classic Horror” y “Hammer” forman una colección casi completa.

La estética gótica es fabulosa, la aplico cuando puedo. Sea crucifijo, calavera o algo un poco más sutil .Y tal vez lo más fascinante sean los matices y detalles que están en tantas manifestaciones culturales. Los países donde he vivido o viajado a gusto lo tienen de una forma u otra; desde mi isla, Inglaterra, el sur de Estados Unidos, México, Japón y España, claro.

Es un estilo que se adapta y nunca pasa de moda.

a

El género de terror moderno, un tipo de mutación, es grosero, sólo aspira a asustarnos continuamente.

Está tan vacío como lleno está el universo gótico clásico.

a

Y aunque es mejor no analizarlo mucho, allí me siento como en casa.

a

T

a

Gothic Country con Willie-

http://www.youtube.com/watch?v=Bzz8jG2SO1Ya

a

Pequeña Jackie- Cuenta con ello, también quiero mucho a Forjas.

a

Reme, Una E.T, Inga, Viajes: Gracias pero temo que la foto no es mía, pero Sergio Fonteboa, tú tienes razón, es un árbol Sakura, y el tuyo un gran comentario (¡!)

Me gusta, Elena, lo de “almendros-blake”…y deca: qué suerte…

Alba-de nada mujer, me alegro de verte a gusto.

Mara: tomo nota.

Remato con un beso y abrazo para Junanjo y Cas y Anónimo!

Primavera "Now"

Hej!

a

Hemos entrado en la primavera por la puerta trasera este año.

La entrada principal está bloqueada por la crisis, los levantamientos, las guerras y los desastres naturales.

Estamos viviendo, además, tiempos de grandes cambios.

El libre mercado y las nuevas tecnologías están transformando las relaciones humanas y la sociedad, a juicio de cada uno. Los oligarcas van tomando un control mucho más extenso sobre nuestras vidas, los gobernantes y la “democracia” lo facilita, y lo legitimiza.

Se extiende también una gran pasividad, ante todo en el mundo occidental.

a

Pero con la llegada de la primavera se presenta un obstáculo para la deshumanización orquestada.

a

Es un paso que tomamos sin pensar, entrando en otra estación, nos adaptamos orgánicamente. No lo vivimos con este intelecto distraído, sino con los sentidos.

El invierno se olvida enseguida, miramos hacia el verano.

Es algo tan anciano como el mismo ser humano, nos hace sentir por unos días parte de un pequeño milagro que se repite cada año.

Sí, todo está cambiando en el mundo pero la primavera llega para recordarnos que la vida cíclica de la naturaleza es una realidad propia.

Hay mucha competencia para nuestra atención pero disfrutar las estaciones da una alegría especial.

La primavera es la esencia de la vitalidad, sin refección, que vuelve de nuevo para estar un rato con nosotros.

Bienvenida es.

a

T

Los cincuenta de Fukushima

a

Hej!

a

Llegamos al fin de semana, viendo a camera lenta cómo Japón se enfrenta a un desastre nuclear.

Hay mucho para reflexionar con esta catástrofe, ante todo, como propone Casandra, la energía nuclear misma.

Tal vez la ciencia en su más pura forma es la energía nuclear, su gran manifestación, o por lo menos su consecuencia inevitable.

¿En qué momento se ha demostrado científicamente la verdad de lo nuclear?, cuando se desarrolló y construyó, ¿o ahora? Temo que ya sabemos todos la repuesta. Sí, puede ser 100% seguro, hasta que se demuestre que no lo es. Entonces llega un infierno.

La ciencia pura, por supuesto, no existe. Ha dado lo mejor y lo peor a la humanidad, sin una moral o ética sobre cómo aplicarlo. No hace falta nombrar sus muchos bienes, pero la ciencia moderna sirve también en gran parte a las industrias y los intereses del mercado.

Algunos de estos pactos debemos revalorarlos.

Fukushima ha demostrado que la ciencia absoluta sólo existe en la fórmula, y ahora contemplamos sus platos rotos.

¿Y quién los recoje?

a

“Los cincuenta de Fukushima” son un puñado de buenos hombres, soldados, trabajadores, bomberos, también, según los medios, voluntarios jubilados. Lo suyo es el sacrificio heroico de unos pocos que tantas veces en la historia han salvado a un pueblo o civilización de sus apuros, cuando los grandes cálculos fallaban.

Agradezco todo lo que la razón aplicada ha hecho por la sociedad, pero reconozco el valor del “ilógico impulso” de estos hombres de sacrificio personal.

a

Entiendo por qué los medios les llaman “Kamikaze”pero no es correcto.

La palabra significa “El viento divino”.

El viento que sopla por Fukushima está creado por el hombre.

a

BUEN FIN DE SEMANA, VIAJEROS!

a

T

a

Alba- Si tu quieres dejar una manera de ponerse de contacto contigo para quien sea, manda un comentario con tu dirección de correo electrónico, pero no pongas tu número de teléfono. Y si dices que te marchas, pues, espero que vuelvas pronto. T.

Tom, el sueco


Como Garrido, "el Toni", no me deja hablar por miedo e incomprensión, tomo esta manera de hablar libremente, con gusto, amor nórdico y un par. Es mi debut como bloguero, soy nuevo en esta plaza y aunque mi vida ha sido algo nómada, el blog no va a ser construido sobre arenas movedizas. Se trata de ser y no de tener. Se trata de sentir el viento en la cara. El camino sigue para siempre
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios