20 posts de mayo 2011

Disfrutando cada sandwich

CamisetaOK 

Hej!

En las memorias de la mujer de Frank Sinatra, Bárbara, hay una potente y triste última imagen del icónico cantante. Es el día de su muerte, en una silla de ruedas, al lado de la piscina en Beverly Hills, agotado, esperando el fin. A su lado, un plato con un sándwich mixto medio comido.

El detalle con el sándwich me hizo pensar en otro cantante, artísticamente comparable con Frankie pero bastante menos conocido, Warren Zevon. Sobre todo un gran compositor de canciones para otros, pero un artista único en sí.

En vísperas de su muerte por cáncer (creo que he escrito sobre ello en uno de los primeros post pero vuelvo a revisarlo…) en su última visita al “Show de David Letterman”, contestó esto a su amigo cuando le preguntó por lo que había aprendido sobre la vida y la muerte: “Disfruta cada sándwich”.

El arte de disfrutar bien las cosas básicas, pues, es clave, y es curioso cómo algunos lo hacen de una forma instintiva y otros, independiente de lo económico, son incapaces. Había una revista, creo que ya no se publica, titulada “El Arte de Vivir”. Sus páginas estaban llenas de contenido y publicidad sobre objetos de lujo. Pensé, cuando la ojeaba, cómo se equivoca esa gente, que el arte de vivir no es eso, sino la capacidad de disfrutar más allá de lo económico, que es una definición abstracta. ¿Qué es más humilde que un sándwich?

Nuestro último sándwich mixto llegará un día y no importa si lo comemos al lado de la piscina en Beverly Hills o en un bar español, es haber disfrutado cada uno de los que le precede. No, no es un mensaje original pero lo repito de una forma reciclada de vez en cuando porque pienso que es una gran verdad.

Obviamente, se puede aplicar a más platos también.

T

En un momento en su carrera, cuando Warren no tenía mucho éxito, se escapó a España viviendo y tocando en un bar en Sitges. Con el dueño, un ex mercenario, escribió uno de sus grandes éxitos “Roland the headless Thompson gunner”. Le tocó en aquel último “Letterman”.

http://www.youtube.com/watch?v=WhRRWwH3Fro&NR=1

Y uno cuando era más joven-

http://www.youtube.com/watch?v=44Rwu5yPUrc&feature=related

El verdadero contenido de la maleta

 

Maleta 
Hej!

Pensando lo que sería el post de hoy, leí el comentario de Casandra y lo que dice es muy cierto. Podría escribir algo sobre el triunfo de Barcelona, los “indignados” u otro tema que confirme que he vuelto, en todos los sentidos, a España.

Pero como los contrastes son tan brutales entre Haití y España, un post intermediario es prudente.

Cas tiene razón en cada cosa que escribe, en principio todo está muy presente, uno piensa mucho en aquel lugar y su gente. Esta mañana, saliendo por la puerta de mi casa, pensé en lo que veía a las puertas del hotel en la madrugada de Port au Prince cada día. A las cinco ya hay luz del día, a las 6 todo el mundo está en la calle. Se mueven en el campo de refugiados de enfrente y en el parque, el cruce de caminos está lleno de tráfico y personas. Algunos son niños, vestido para el colegio, otros son gente bajando del monte con frutas, verduras y alimentos básicos en un saco o carro. Muchos lo llevan al estilo africano, encima de la cabeza. Un chaval intenta vender tres pares de zapatos, corriendo entre los coches y los “Tap Tap”s, un par en cada mano, el otro colgado por el cuello. Periódicamente se va la acera, para mantener su brillo con un trapo, donde una señora mayor ha puesto una mesilla, vendiendo únicamente tres latitas de más.

Con una cámara estática en aquella esquina, se rodarían cada día películas extraordinarias. ¿Cuánto tiempo pasará hasta que deje de pensar en todo esto cuando salga de mi casa? Me gustaría pensar que nunca pero sé que probablemente se trate de unos pocos días. A veces la vida pasa página más rápido de lo que nos gustaría, aunque es necesario y parte de la vida. El viaje sin embargo se transforma en una parte de tu  subconsciente, y vuelve a sorprender en momentos inesperados como una referencia como las de toda la vida. Lo que uno vive y siente se hace parte de ti, tanto como tu infancia o viejas historias de amor, se manifiestan más de lo que uno piensa. Con este viaje en concreto no tengo la más mínima duda de que es así.

Y ahora dejo todo lo maravillosa que es España para volver a reclamarme y le doy mi enhorabuena a Football Club Barcelona en primer lugar.

T

Muchas gracias por vuestros comentarios, interés y apoyo durante el viaje, para mi formáis parte de la experiencia Haití. A María, digo que, aunque no hemos conocido a tu ahijado, son muchos los que hacen un esfuerzo enorme allí, y sin duda él está entre ellos. Basado en mis impresiones, pienso que la situación va a mejorar, hay un aire de optimismo con el nuevo presidente Martelly. No, nunca serán como Suiza obviamente y los cambios llegarán paso a paso pero me gustaría pensar que va camino de algo mejor. Ya tengo una conexión personal y voy a intentar hacer algo de una forma continua, tal vez contribuir con las Hermanas de la Caridad o algo similar.

Haití: Viernes y adieu

Hej!
 
Mañana hacemos las maletas y volvemos. Las impresiones han sido tantas, cada día más que el anterior y hace complicado lo de sumar. Después de una de las semanas más intensas de mi vida, tal vez lo mejor sea dejarlas madurar un poco. 
   
Tenía muchas expectativas y Haití no me ha decepcionado, al contrario.
Lo nuestro era apoyar una causa, que no se olvide éste país y su pueblo.
Espero que haya servido para algo y yo desde luego nunca me olvidaré de Haití.
Volveré.  En sólo una semana muchas referencias han quedado atrás, esta realidad es tan intensa que no permite la coexistencia con la que traemos.
A partir de mañana, volvemos al que compartimos todos.
Todos, menos los haitianos, claro.
Se quedan con los problemas que conocemos todos.
Yo me quedo, sin embargo, con su espíritu de no rendir, alegría, espiritualidad, cariño y dignidad. Superan lo negativo y con estas herramientas y con algo de compasión entre todos, paso a paso, van a algo mejor.
 
Gracias a todas las personas que he conocido en estos días entregadas a ayudar a este país y sobre todo, ¡Gracias Haití!
 
BUEN FIN DE SEMANA, VIAJEROS!
 
T

Haití: Ángeles en el infierno

Hej! 

Por un lado, irnos al barrio Cité Soleil, en contra de los consejos de todo el mundo, fue un acto muy imprudente por nuestra parte Por algo las ONG's lo tienen prohibido para sus cooperantes. Es un lugar altamente peligroso, el peor barrio de Port au Prince.
Los que están en los campamentos viven bastante mejor.

Y si lo nuestro, irnos en coche, era poco prudente, lo de Garrido, ir con Fran en la moto, era un paso más allá.
¿Por qué lo hicimos? La respuesta clásica a actos de este tipo es siempre la misma: "En ese momento parecía una buena idea".
 
Y por otro lado, nos permite tener una referencia más, tal vez la más extrema que he visto con mis propios ojos, de algo que es más que pobreza extrema.
Muchos han llamado a este barrio el infierno terrenal y no voy a discutir con ellos.
Otra vez las imágenes más impactantes se mezclan con los detalles humanos, en este caso, dos chavales llevando espectaculares monumentos de flores y colores, camino a un funeral vudú. Tal vez destinado para una de las víctimas del tiroteo entre bandas que ocurrió justo antes de nuestra llegada.

Cuando pasábamos delante del "hospital", donde más lío hay, alguien dijo: Allí detrás hay una casa de monjas españolas. Pensaba que había oído mal. ¿Cómo? Sí,"Las Hermanas de la Caridad". Durante la cena, alguien comentó que las bandas las respetan y no corren peligro inminente. Vale, pero su ejemplo me ha dejado un sentimiento que no puedo expresar bien.
 
Aquí los cooperantes de las ONG's y los religiosos no están haciendo sólo un trabajo digno e importante, son ejemplos con los que algunos queremos inspirar nuestras vidas cotidianas.
 
T

Haiti: El teatro creole de la cólera

Hej!
 
Ayer fuimos a un campo de refugiados, una comunidad que recibe la ayuda de Cruz Roja aquí en Port au Prince.
La próxima vez que vea en la tele un reportaje de estos, estaré más atento y con la ventaja de haberlo visto de verdad. Las imágenes televisivas son fundamentales para transmitir una noticia y con suerte, concienciar un mundo. Pero escapan los detalles que construyen la realidad, fuera de la noticia, si me entendéis. Destaca la miseria, sí, y la alegría. Sin lo último, no sería soportable lo primero. Aunque lo he notado antes en países pobres, impacta mucho en estas circunstancias tan extremas. Resulta incrédulo para ellos que están atrapados en una mentalidad del primer mundo, no cuadra. Pero pregunta cualquier cooperante, y lo confirman.
 
Esa idea estaba muy presente cuando algunos jóvenes del campo, formados por la Cruz Roja para organizar la vida entre los acampados, hicieron un tipo de teatro de calle, estilo creole. Lo hicieron en un descampado como parte de una campaña para mejorar la salud. No sé cómo titulan la obra pero podría ser "La Cólera; una comedia".
A pesar de haber provocado la muerte de miles de personas, el público se partía de risa con el protagonista, en el papel de un tonto que no entiende las normas de higiene preventiva, comiendo fruta sin lavar el (muy) bestia. Cuando llega a tener síntomas muy gráficos, cagando en agonía, las risas eran incontrolables, y muy contagiosas, lo confieso.
Haití es tremendo en todo, en el sufrimiento y las ganas de superarlo.
Hablando con uno de los cooperantes veteranos, me confirmó algo que sospechaba.
En todo este tiempo desde el terremoto, entre los miles en los campos, no han tenido ningún caso de suicidio.
En el Teatro Creole de la calle no está programado.
 
T

Haití: En el Carrefour con Dylan

Hej!

Algo curioso pasó, camino de regreso a Port au Prince después de nuestra visita al templo Vodoo y charla con el sacerdote jefe.
Sí, por que el día está tan lleno de visitas a la miseria y  lo exótico aquí que son los detalles sin aparente importancia los que quedan grabados.
Nos cayó una tormenta tropical de proporciones bíblicas que hizo desaparecer la “carretera”, convirtiéndola en un poderoso río que subió hasta las puertas del todo terreno.
Cuando Andy, nuestro conductor veterano, me miró, rezó brevemente antes de hacer la genuflexión, yo hice lo mismo.
El tráfico era, pues, lo que entendemos como caos total, que no llega a describirlo.
Cuando pasamos por uno de los barrios más pobres, llamado Carrefour, miré a Garrido, que estaba pensando lo mismo como yo: Que ironía que el lugar donde nadie tiene nada lleve el nombre de uno de los iconos del consumismo.

Cuando Dylan cumplió 50, me parecía increíble, ¡Dylan 50!
Que yo un día tendría esta misma edad me resultaba impensable y absurdo.
Hace un par de años, lo impensable y absurdo pasó y ahora Dylan celebra 70.
Desde que compré su “Street Legal” en una gasolinera en Noruega una noche de invierno hace mil años, está, junto a Hank Williams y Johnny Cash, en mi trinidad musical.
E igual de impensable y absurdo sería la idea que los 70 de Dylan, me pillaría en el Carrefour.
Pero mira tú.
 
Feliz Cumpleaños, Bob y Gracias por todo!
 
T
 
No se por qué pero no puedo subir los comentarios aquí y depende de un compañero para hacerme el favor.  Disculpas si no suben tan rápido y frecuente.

Haití: Johnny tiene moto

Hej!
 
Empiezo una inútil búsqueda por palabras que puedan transmitir estas primeras impresiones, sabiendo que es imposible.
Aunque he viajado por el Caribe y Centro América bastante, nada te prepara para Port au Prince. Es el Apocalipsis, en un lugar exótico.

La idea de Fran Sevilla de nada más de salir del aeropuerto dar una vuelta en moto por la ciudad era tal vez la mejor manera de tirarse a esta peculiar piscina.
Garrido montó con al en la suya, y al mozo de espada de Fran aquí, Johnny, le cayó el marrón de tener el sueco como pasajero.
Pasamos por los campos de refugiados, barrios y calles en ruinas, para llegar al centro devastado pero lleno de vida. Personas, coches y perros mezclados como en un cuadro caribeño de El Bosco cuando la tarde se convirtió en noche de polvo y calor. Con las dos motos en un tráfico de duelo a muerte y este paisaje de fondo, cabalgamos como cuatro jinetes del Apocalipsis.

A la vez, en el caos vi detalles, escenas y viñetas que ahora resultan difíciles de separar pero en su conjunto, transmitieron el vitalismo sobreviviente, en búsqueda de algún tipo de alegría en las ruinas de su normalidad. Nunca he visto nada igual.
Johnny tiene moto y ayer cabalgamos por Port au Prince.
 
T

Haití

Caritas-haiti-pic 
 
Hej!

Vamos a Haiti, para hacer el programa desde allí durante una semana en colaboración con la Cruz Roja.

Intentaremos transmitir una realidad muy distinta a la que compartimos aquí, que es difícil. Pero ¿Compartimos todos la misma realidad? Pienso que no.

Ponerse en el lugar del otro es realmente imposible, la condición humana simplemente no lo permite. ¿Cómo puede el sano entender al enfermo, el rico al pobre, el europeo al haitiano, y también viceversa?

Pero, y eso es fundamental, el intento de hacerlo es imprescindible para los que quieren acercarse al potencial del hombre, en lo humano y lo espiritual. Estamos como estamos porque la mayoría no lo hace y porque colaboramos con un sistema que está basado justo en lo contrario. Exige un esfuerzo, pero compensa porque (otra vez) el acto, el acercamiento tiene un valor en si, enriquece la vida de otros y más aun la tuya.

Como muchos, intento vivir así, pero no lo logro más que de vez en cuando.

Pero tal vez debe ser así, la imperfección del ser humano no permite otra cosa.

Sin estrés o angustia, ojo, debe, como todo, ser una aventura.

En Haití o en el barrio.

Pues, espero retratar nuestro viaje en mis posts, si las circunstancias lo permiten.

BUEN FIN DE SEMANA, VIAJEROS!

T

Uno de los archivos-

http://www.youtube.com/watch?v=rmkNCpfgQzI

Algo más que la aceituna

6915-olivesHej!

Ayer en el programa comenté una noticia sobre los británicos, una encuesta dice que uno de cada cinco nunca ha comido una aceituna o espárragos. Casi el 70% negaría comer Sushi, por ejemplo. Sin embargo, una aplastante mayoría había comido patatas fritas con dos años. La mitad de ellos no van a probar cosas nuevas o animar a sus hijos a hacerlo.

Resulta increíble para nosotros en España, la aceituna es más que un alimento, está en la esencia cultural aquí y todo el mediterráneo.

Pero no creo que sea algo particular de los ingleses, el poco interés en alimentos, platos o lo que sea que viene de fuera. Tal vez es algo, en un grado u otro, típico de todos los países. Es fascinante contemplar cómo en este caso la pequeña aceituna no produce  la curiosidad de probarla, si no que representa lo extraño y algo con que se debe tener cuidado.

Ese es el miedo, con minúscula eso sí, teniendo en cuenta lo pequeño que es este genial fruto del árbol. Pero ahí está, imprescindible para nosotros, impensable para ellos. Cuando Adán comió aquella manzana en el Jardín del Edén, hacía falta Satanás para convencerle, parece que algunos piensan que comer del árbol del Olivo puede provocar consecuencias igual de catastróficas para la humanidad.

Por fin elegimos cada uno, a comer con gusto la aceituna de turno y no, quedándose con las patatas fritas que nos sirven todos los días en el comedor habitual.

A veces algo tan minúsculo como una aceituna sirve para hablar de cosas mucho más grandes y de las que alimentarnos, en todos los sentidos.

 T

Lamento comentar que seguimos con imperfecciones en el nuevo servicio del blog.

Avisadme si tenéis problemas vosotros también.

Pero de repente pasa algo

Hej!

Miles de personas en la calle la Puerta del Sol tomada y parece que ha nacido un movimiento.

Es pronto para ver dónde va “Democracia real ya” pero me voy a permitir un par de observaciones de este interesante fenómeno.

Es una expresión de descontento fuera de la política establecida, de carácter plural, por lo menos de momento. Por lo cual es algo nuevo y único. La clave de su éxito y futuro, a mi juicio, es la señal de que se puede continuar así. En el momento en que se identifica con una banda u otro partido político o protagonizado por algún actor conocido, se acaba la luna de miel. Parece ser que de momento goza de un cierto apoyo popular  porque transmite la fuerte indignación entre la mayoría de los españoles con la clase política. Los portavoces que he escuchado son prudentes y se expresan bien.

Veo el titular de un líder político comentando sobre lo que está pasando con “Lo más fácil es descalificar los políticos”. Realmente son los propios políticos los que se han descalificado a los ojos de los españoles, por eso este lema de DRY ha logrado a tenerlos atentos. La defensa “No todos los políticos son malos” resulta un poco patético, obviamente esperamos que haya algunos buenos. Pero algo en el mismo sistema permite el otro tipo multiplicarse a costa del pueblo.

Ya veremos dónde va todo eso, pero que algunos cuestionen lo que está pasando sólo puede ser sano. De momento son los únicos que han proyectado a la vida pública la desesperación que sentimos tantos sobre la situación actual, cada uno en una forma personal.

Y como decía Georges Sorel muy bien, el acto en sí tiene un valor más allá que los posibles cambios que pueden ocurrir como consecuencia.

Tiempos interesantes.

T

http://www.youtube.com/watch?v=4hv6sQXI1WY&feature=related

Es un placer ver acompañando a las de cada día, firmas que van y vuelven. Abrazos y besos.

Tom, el sueco


Como Garrido, "el Toni", no me deja hablar por miedo e incomprensión, tomo esta manera de hablar libremente, con gusto, amor nórdico y un par. Es mi debut como bloguero, soy nuevo en esta plaza y aunque mi vida ha sido algo nómada, el blog no va a ser construido sobre arenas movedizas. Se trata de ser y no de tener. Se trata de sentir el viento en la cara. El camino sigue para siempre
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios