Angela Merkel y el caos

    jueves 2.jul.2015    por Miguel-Ángel-Berlin    0 Comentarios

 “Si fracasa el Euro, fracasa Europa”.

 Angela Merkel repitió numerosas veces esta frase, allá por 2012, para convencer a los votantes alemanes de que había que prestar dinero a Grecia porque, si no, se rompería el Euro.

Ahora la ha vuelto a repetir, pero dándole una nueva interpretación: “que Grecia se vaya del Euro ya no significaría un fracaso, antes bien, el Euro sería más fuerte. El fracaso del Euro sería mantener a Grecia en el Euro a cualquier precio”.

La frasecita es una más de esas que pueden entrar a formar parte de esa enciclopedia de  los políticos de raza que para mí debería ir encabezada por la memorable frase de Romanones: “les digo, señores diputados, que ¡jamás!, ¡jamás!, ¡jamás!...(voy a aceptar eso), y cuando digo ¡jamás! quiero decir “de momento…”

A estas alturas espero que la frase no acabe mutando a “Si fracasa Angela Merkel, fracasa el Euro” porque en Alemania ya se da a la política europea de Angela Merkel por fracasada, por muchos giros interpretativos que le dé a su eslogan favorito.

Precisamente su política europea, el pilar sobre el que se sustentaba el mito político Angela Merkel,  ya que otras actividades políticas no se le conocen.

Angela Merkel está a punto de pasar a la historia como la dirigente europea bajo cuyo mandato un país tuvo que  –o estuvo a punto de-  salirse de un proyecto que se suponía irreversible, eterno.

De manera injusta, a mi entender, porque si todos los culpables de la tragedia griega cumplieran con el rito literario del suicidio parte de Europa quedaría despoblada. Empezando por el santo varón del Euro, Helmut Kohl, que construyó una moneda con pies de barro, siguiendo por los franceses que presionaron para que “no se dejara fuera del Euro al país de Platón” , sin olvidarnos de Gerhard Schroeder que lo permitió por intereses supuestamente geopolíticos –en realidad económicos, empujado por los lobbies armamentísticos- nunca bien explicados. Y naturalmente, sin olvidarnos de los corruptos y trileros gobernantes griegos que falsearon las cuentas y han mantenido una administración pública clientelar y caciquil durante décadas sólo para perpetuarse en el poder.

Pero lo que estamos viviendo en estos momentos en Grecia no son sólo esos fallos de construcción del Euro.  Comparado con la totalidad de la Eurozona, el PIB de Grecia es tan ínfimo que arreglar el problema griego costaría relativamente poco si se hace desde abajo y de forma radical. O dicho de otra forma, 11 veces menos que Alemania; poco más o menos, Grecia sería como la suma de Andalucía y Comunidad Valenciana.

A lo que estamos asistiendo es al fracaso del giro dado a la Unión Europea y a la Eurozona por Angela Merkel y Nicolás Sarkozy hace 5 años.

Para responder a la gran crisis financiera de 2008 los dos países que forman el corazón de la continental, Francia y Alemania, en lugar de avanzar en el proceso de la unión política, económica y fiscal para responder más fuerte a la crisis, renacionalizaron la política europea.

Asustados de lo que se les venía encima, temerosos de tener que enfrentarse de forma mancomunada no sólo a sus propias crisis financieras, sino también a las de sus vecinos, diseñaron unos mecanismos de rescate que aparentaban ser un cortafuegos a la crisis pero en realidad no eran más que sucedáneos de la verdadera Unión Europea y una auténtica Unión Monetaria.

Sólo una institución europea ha estado a la altura y nos ha salvado del desastre: el Banco Central Europeo, que, cabalgando sobre una delgada línea al borde de la legalidad, ha actuado como un verdadero banco central.  Si Mario Draghi no se hubiera enfrentado a la ortodoxia de los halcones del Bundesbank todos tendríamos algún que otro Euro olvidado en el cajón de las monedas desaparecidas.

La inercia de la integración europea hace ya de todo punto inevitable una Unión Política, con un auténtico gobierno europeo, una Unión Económica, con un Ministro de Finanzas del Euro, una completa Unión Bancaria, con un Fondo de Garantía de Depósitos europeo, una Unión de Bienestar Social, con un seguro de desempleo europeo y prestaciones similares en todos los países y, desde luego, una Unión Fiscal, con unos impuestos armonizados.

En todo el proceso de la integración europea el Tratado de Lisboa se quedó corto, pero era un paso adelante. Lo que hemos vivido estos años es un retroceso inspirado y liderado por los prejuicios neoliberales de Gran Bretaña que han asumido casi todos los países del Continente.

La renacionalización ideológica de Europa ha tenido como consecuencia la implosión de la idea de la Unión Europa y la explosión de sentimientos nacionalistas en todos los países.

Se culpa a la idea de Europa de todos los males cuando en realidad esa sería la solución a sus males.

El gran fracaso de Angela Merkel y de los dirigentes europeos es no haberse dado cuenta de que esa renacionalización de Europa traería consigo dos efectos que serán decisivos en la suerte europea los próximos años. En los países más ricos, el renacimiento de la extrema derecha para “protegerse” ante las amenazas que vienen de fuera. En los países más castigados por la crisis el nacimiento de movimientos de izquierda para “liberarse” de las instrucciones que vienen de fuera.

Dos Europas. En lugar de una Europa de valores comunes, que tanto proclaman los políticos europeos, los valores se alejan cada vez más.

Y en el medio, va quedando un vacío, un “Kaos”, que, como “crisis”, “economía”, “política”, “democracia”, “demagogia” etc…, es también una palabra griega

Miguel-Ángel-Berlin    2.jul.2015 12:39    

¡Europa, peligro a la vista!

    lunes 26.may.2014    por Miguel-Ángel-Berlin    0 Comentarios

MIGUEL ÁNGEL GARCIA.- Corresponsal de TVE en Berlín

Hace mucho tiempo que Angela Merkel viene diciendo una frase que quizá desde España no siempre se percibe realmente lo que significa: "Alemania es el ancla de la estabilidad en Europa”.

Para los de tierra adentro quizá no esté de más recordar que el ancla es ese pesado gancho que se echa al fondo del mar para evitar que los barcos vayan a la deriva.

Europa

Hasta ahora, Merkel se refería a estabilidad económica... Pero hoy,a la vista de los resultados de las elecciones europeas, esa frase cobra todo su significado también en el aspecto político.

Después de lo que ha pasado en Francia, en Dinamarca, en Reino Unido, en Grecia, en Austria... los resultados de estas elecciones en Alemania habrán tranquilizado sin duda a más de uno.

Por un lado, la CDU, con una ligera pérdida de votos se mantiene prácticamente estable. Aunque la Unión pierde eurodiputados, esa pérdida corresponde en su mayor parte a la CSU de Baviera.

Un partido que, por cierto, lleva tiempo jugando la carta de "eurocrítico", si no de directamente de "euroescéptico". Sin duda estaba detrás el intento de evitar fugas de votos hacia Alternativa por Alemania. Un intento fallido a juzgar por los resultados: una vez más, los votantes han preferido el original.

Por otro lado, la subida del SPD parece que los empieza a reconciliar con parte de sus bases que habían renegado durante una década.

La suma de todo esto es, según los expertos, que los alemanes ratifican la política europea de Merkel pero también ratifican que la Gran Coalición funciona, que les gusta.

Y eso es garantía de estabilidad en Europa. Sobre todo, si, como muchos apuntan, el camino a seguir para recuperar los votos populistas y euroescépticos, paradójicamente, no es retroceder en Europa si no más, o mejor dicho, una mejor Europa.

Y hay quien cree que Alemania sólo se compromete realmente cuando ve que hay peligro a la vista y peligra hundirse la nave.

Ahora más que nunca, quien tiene el mando sobre el ancla, lleva también el timón.

Categorías: Actualidad

Miguel-Ángel-Berlin   26.may.2014 17:49    

Europa vale 61 euros

    martes 20.may.2014    por RTVE.es    0 Comentarios

MIGUEL ÁNGEL GARCÍA.- Corresponsal de TVE en Berlín

¿Cómo explicarle al ciudadano que estas elecciones europeas son muy importantes para ellos, que de su resultado pueden depender muchas decisiones que marcarán su futuro?

En verdad, no es fácil. No es fácil ni siquiera en un país como España donde las recetas europeas han tenido una importancia decisiva en la lucha contra la crisis.

Pero aún es más difícil explicar eso en un país que vive en una especie de cuento de hadas en medio de un cuento de miedo.

En un país donde el debate diario en los periódicos no son las cifras de paro, sino las cifras de la mano de obra que falta a las empresas, en un país donde trimestre tras trimestre se constatan récords de ingresos por impuestos, la tarea de movilizar al ciudadano parece una obra imposible.

La CDU lo ha visto claro. Puso un candidato nacional, David McAllister, y cuenta con un candidato del Partido Popular Europeo, Jean Claude Juncker. Pero ninguno de los dos está en los carteles electorales. En su lugar, como si se presentara a eurodiputada, está Angela Merkel, con el mismo eslogan que pusieron para las generales: “Juntos por el éxito en Europa”. Es evidente que la CDU sabía de antemano que esta campaña sobraba en Alemania. Que la campaña ha durado desde 2009 y en verdad ha sido intensa.

Merkel

Los pronósticos ahora mismo, a cinco días de las elecciones, apenas varían las proyecciones de hace semanas: la CDU/CSU contaría con un 37% (ha bajado un par de puntos), los socialdemócratas rondarían el 27% (han subido un par de puntos), los Verdes rondarían el 9%, lo mismo que la Izquierda.

La gran novedad es la clara subida de Alternativa por Alemania (AfD) a la que dan entre 6 y 7%. Es decir, el partido anti euro se acerca peligrosamente a las cifras que podrían convertirlo en el tercer partido en Alemania. Su líder, Bernd Lucke se quejaba estos días de que están haciendo una campaña protegida por guardaespaldas porque han sufrido agresiones en los mitines, les arrancan los carteles, les insultan… Cuánto hay de victimismo calculado en esta postura es difícil saberlo.

El caso es que Alternativa por Alemania se va a beneficiar de esa ola de euroescepticismo que recorre toda Europa empujada por razones tan comprensibles como contradictorias.

¿Qué razones tienen los alemanes para votar a un partido euroescéptico? En realidad, dicho llanamente, ninguna.

Alemania no sólo no ha vivido la llamada crisis del euro, sino que se ha beneficiado. Ha llegado a pagar intereses negativos –es decir, ha cobrado- por pedir prestado dinero en el mercado. Se ha convertido en refugio del dinero internacional. Su cuota de exportaciones sube y sube y parece no tener fin, a pesar de que sus principales clientes, los europeos, no están precisamente con ánimo comprador. Nunca en la historia de Alemania había habido una inflación tan baja –y recordemos que éste es el gran coco para los alemanes-. Y la influencia de Alemania en Europa y en el mundo ha subido muchos enteros. Así que ¿por qué votar a un partido euroescéptico?.

Como los alemanes son tan dados a la reflexión y a buscar las razones filosóficas de todo, he podido leer por ahí análisis que tratan de explicar ese inexplicable miedo de los alemanes.

Y sólo se explica por razones sicológicas. ¡Dos tercios de los alemanes tienen, por ejemplo, miedo a una guerra!  Los alemanes tienen miedo de todo: necesitan mano de obra, pero tienen miedo a las invasiones de parados de otros países, el euro les ha asegurado el éxito de un país basado en las exportaciones, pero no se quitan de encima el pánico que les entró cuando llegaron al banco y en lugar de marcos, les dieron euros.

“Los alemanes tienen miedo de todo, dice un artículo de Die Welt, miedo a una epidemia de gripe, a la resistencia de los antibióticos, a los alimentos genéticamente modificados…” Le llama la “histeria alemana”, “ein bischen Weltuntergang” (como si el mundo se hundiera cada día). Creo que, como buen alemán, el articulista cae en el mismo defecto que quiere criticar: exagera su análisis hasta convertirlo en teoría filosófica.  Para mí esa variedad de “miedos” de los alemanes no es más que la riqueza del debate, de la madurez de este país.

Sí, aquí también se habla de fútbol, y los digitales llevan esas noticias tontas  de ” …10 formas de evitar que te muerda un tiburón”…  Pero si alguien quiere leer algo realmente interesante, lo encontrará.

Cada día, lo primero que hago es abrir la prensa española para ver por dónde van los tiros… luego toca el turno a la prensa alemana. Y todos los días me asombro de la diferencia de temas que ocupan a unos y otros. Es como si viviéramos en un continente distinto. ¿Tendrá que ver con la calidad de los medios o tendrá que ver realmente que este país está en otro plano cultural y social?

Y naturalmente, como hay institutos de investigación para todo, hay estudios para todo. El último, que puede parecer frívolo, pero no lo es,  lo ha hecho el Instituto de Investigación YouGob para la fundación Change-Centre.

La pregunta es: cuánto estaría Vd dispuesto a pagar al año de tasa para poder tener las ventajas que le da la UE en cuanto a abolición de fronteras, libertad de movimiento y de trabajo…?

Las respuestas están en este gráfico: la media dice que Europa vale para los alemanes 61 euros al año. Los jóvenes pagarían 97 euros, los viejos sólo 52. Los otros gráficos muestran lo que valen individualmente la ausencia de controles, la libertad de movimiento y la paz.

Grafico_precio_europa_alemania

FUENTE: CHANGE-CENTRE.ORG 

Sólo es una pista para ver si algún político consigue explicarle a los españoles que Europa vale bastante más de 61 Euros.

Categorías: Actualidad

RTVE.es   20.may.2014 04:41    

Los italianos votan entre la tradición y el antieuropeo Beppe Grillo

    lunes 19.may.2014    por RTVE.es    0 Comentarios

Combo_italia_1

IÑAKI DÍEZ.- Corresponsal de RNE en Roma

La corrupción y la mafia son feligresas de la política italiana en estos días previos a las elecciones europeas: esta semana debe ser devuelto a Italia por Líbano el ex senador Marcelo Dell'Utri para ingresar en prisión por asociación mafiosa; hace dos semanas, siete detenidos en relación a la Exposición Universal de Milán por corrupción. También arrestado un ex ministro de Silvio Berlusconi por ayudar a huir a un mafioso; vía libre del parlamento para que un diputado del Partido Democrático pueda ir a prisión por el delito de corrupción… Suma y sigue. Italia, pese a Renzi, no es tan fácil de cambiar.

El 25 de mayo los italianos votarán para elegir 73 eurodiputados. Aquí no hay un Miguel Arias Cañete y una Elena Valenciano que puedan confrontase y poner físico a las principales opciones. En Italia, además son 3: el centroizquierda, el centroderecha y el Movimiento 5 Estrellas. Asimismo, existen 5 circunscripciones electorales. Por tanto, cada formación presenta 5 personas diferentes como cabeza de lista para aumentar el desconcierto y la desafección.

La campaña es prácticamente inexistente. Salvo Grillo, que cada día hace su show callejero, los políticos de peso están poco involucrados en estos comicios.

Un 40% de indecisos

El ex primer ministro, Enrico Letta, tenía la obsesión de alzar a la categoría de trascendental estas elecciones. Pero, su Judas Iscariote, Matteo Renzi, está mucho más preocupado por meter en vereda el país con las grandes reformas que permanecen en el congelador a la espera de que pase el 25.

En eso sí se nota la existencia de elecciones europeas: se ha paralizado el debate de los grandes cambios planteados por Renzi.

El partido del primer ministro italiano, Matteo Renzi, es el favorito en todos los sondeos publicados hasta el momento. Las encuestas le dan más del 30% de los sufragios. El Movimiento 5 Estrellas se convierte en el segundo grupo político con el 23% de los votos y Berlusconi remonta con dificultad para llegar al 20%. De todas maneras, el número de indecisos roza el 40%.

No hay ningún gran debate en Italia sobre estos comicios. En cuanto a los mensajes se ha divagado mucho en torno al nazismo. Que Hitler sea un objeto de debate estos días es un síntoma poco tranquilizador: no se ve perspectiva mirando al pasado más abominable de Europa y los temas que debieran interesar, en realidad, no interesan a nadie.

Primero fue Berlusconi quien ya ha pedido perdón por aquellas palabras en las que aseguraba que los alemanes niegan el holocausto. Ahora dice que Grillo es peor que Stalin. El vociferante líder del Movimiento 5 estrellas habla mucho, mete la pata a menudo pero siempre trata de salir airoso. Lo suyo es el show. Sus últimas palabras: "Yo voy más allá de Hitler". Y mientras, Matteo Renzi, en esta batalla dialéctica, trata de poner un pinto de cordura asegurando que no se puede bromear sobre el nazismo.

Grillo, a por el voto joven... Berlusconi, a por el anciano

El Movimiento 5 Estrellas aglutina todos los descontentos y encuentra entre los más jóvenes su gran bolsa de votos. De la misma manera que Berlusconi es el más votado entre quienes se encuentran en la tercera edad. Y el dato es anterior a la prestación de servicios sociales en una residencia de ancianos.

Como en tantos países, en Italia la batalla se juega entre los dos bloques tradicionales, el de Renzi y Berlusconi, y el dispositivo de Grillo, que no se puede juzgar como un movimiento extremista aunque muchos de sus postulados lo son. Grillo aglutina a los descontentos y los antieuropeos. Tal y como ocurrió en las generales del año pasado el greñudo Copito de Nieve italiano puede obtener un gran resultado, simplemente con la promesa de terminar con el statu quo reinante.

Berlusconi se ha hecho colega de los ancianos y de los amigos de las mascotas para pescar votos mientras Renzi sigue encantado de su magnetismo y las encuestas continúan dándole la razón: el flautista de Hamelin tiene a la mayoría de los ratoncitos votantes tras su estela.

Categorías: Actualidad

RTVE.es   19.may.2014 13:17    

No vote por mi candidato

    jueves 15.may.2014    por RTVE.es    0 Comentarios

Blogmerkel

AURORA MÍNGUEZ, corresponsal de RNE en Berlín

¿Alguien ha visto en Alemania un solo cartel electoral con el rostro de Jean Claude Juncker? ¿Hay una foto en los últimos días o semanas en la que se vea a Angela Merkel apoyando o aplaudiendo al cabeza de lista del Partido Popular Europeo? Lo único que se ve por todas partes en la República Federal es la figura de quien NO es candidata en estas comicios para el Parlamento Europeo, Angela Merkel, y , de vez en cuando, de algún otro candidato de su partido conocido, como se dice en  español castizo, “solo en su casa a la hora de comer”.

¿Qué hay detrás de este ninguneo merkeliano de Juncker? Antes que nada, su desprecio personal por este luxemburgués que es un clásico de la escena europea y que sabe mucho más de política continental e internacional y de los secretos de la UE que la señora Merkel y que el resto de los actuales primeros ministros de Europa. Alguien que se tutea con todos los excancilleres alemanes y con todos los ex presidentes y ex comisarios de la Comisión Europea de los últimos treinta años. Alguien que participó en el nacimiento del Euro y de todos los tratados importantes de la UE, que ha sido 18 años primer ministro de Luxemburgo y también presidente del Eurogrupo. Que se conoce todas las miserias humanas y las  intrigas de tantas y tantas reuniones y cumbres comunitarias de madrugada. Que no necesita lecciones de nadie. Y que, por eso, está cansado y de vuelta de casi todo.

Merkel se hizo mucho la remolona antes de aceptarle como el cabeza de lista  del PPE, y en el discurso de su presentación oficial le dejó hablar ocho minutos, mientras que ella divagó durante una hora. No le ha perdonado que, como presidente del Eurogrupo, Juncker discrepara de algunas de las decisiones del gobierno de Berlín al abordar la crisis, que hablara de la necesidad de los Eurobonos y que advirtiera que las políticas de austeridad tenían unos costes sociales muy elevados. Juncker fue el primero que dijo “ un día las calles de Europa podrían estallar”.

Schulz ganaría en Alemania, según las encuestas

Hoy, una encuesta de la primera cadena de la televisión alemana presenta los resultados de ese ninguneo: el socialdemócrata Martin Schulz va a ganar las elecciones en Alemania. Un 39% de los ciudadanos de este país votarían por él, frente a sólo un 22 por ciento de apoyos para el conservador Juncker.

Se nota que Schulz quiere triunfar, que se lo cree, y que al luxemburgués parece darle todo igual. Seguramente porque, perro viejo como es, sabe que gane el partido que gane el 25 de mayo, el futuro presidente de la Comisión Europea no va a ser quien indiquen las urnas, sino quien elija la señora Merkel y sus amiguitos en el Consejo Europeo ( los jefes de Estado y de gobierno de la UE).  Ambos, Schulz y Juncker, han admitido que no existe un automatismo entre los resultados electorales y la persona que se colocará al frente del Gobierno de Europa. Que luego nadie se extrañe si los ciudadanos no se creen nada de esta tragicomedia europea.

Categorías: Actualidad

RTVE.es   15.may.2014 10:05    

¿Perjudicará la abstención al Frente Nacional?

    martes 13.may.2014    por Luis Miguel Úbeda    0 Comentarios

Frente_nacional

Las elecciones europeas suelen alejarse algo de las pautas habituales en Francia.

En primer lugar, porque el sistema proporcional que rige estas elecciones no es el habitual.

En segundo lugar, porque al no tener los resultados un impacto directo sobre la política presidencial y del gobierno, permite alegrías a los electores que no se tomarían en otras circunstancias más graves.

De hecho, la caída del PS al tercer puesto de las preferencias ya da suficientes indicios de la cultura política francesa y de cómo concibe el elector el voto de castigo.

En tercer lugar, por la enorme masa de abstención, que se calcula en torno al 60%.

Lejos de ser un grupo homogéneo, ese altísimo porcentaje reúne a todo el espectro político y a todos los sectores sociales, aunque no necesariamente en la misma proporción.

A estas alturas de la campaña, paradójicamente, el más preocupado por la falta de interés es el Frente Nacional, al que algunas encuestas dan incluso como primera fuerza política en estas elecciones.

Para ser un partido antisistema y antieuropeísta, llama la atención que sus dirigentes multipliquen los llamamientos a votar.

Sus análisis les enseñan que el elector tipo frentista (poco diplomado y procedente de las clases populares), se desinteresa bastante del proyecto europeo. Todo hay que decirlo, en consonancia con los mensajes del partido.

Es decir, cuando le preguntan en una encuesta no miente sobre sus preferencias hacia el Frente Nacional, pero otra cosa muy distinta es acudir a la urna el 25 de mayo para expresarlo políticamente en un acto cívico.

Luis Miguel Úbeda   13.may.2014 19:55    

El UKIP, ¿un fenómeno exclusivamente británico?

    martes 13.may.2014    por RTVE.es    1 Comentarios


Builder_48sheet_1

 MIGUEL ÁNGEL IDÍGORAS.- Corresponsal de TVE en Londres

Euroescéptico, xenófobo, ultranacionalista, eurófobo, ultraderechista…Muchas son las etiquetas con las que se quiere definir al UKIP, cuyas siglas en inglés son “Partido de la Independencia del Reino Unido”,  que lidera Nigel Farage y que según todas las encuestas ganará las próximas elecciones europeas en el Reino Unido que, a diferencia de España, se votarán aquí el 22 de mayo.

 Pero más allá del calificativo que cada quien quiera poner a esta formación, lo que interesa al observador son las razones que, previsiblemente, van a llevar al electorado británico a decantarse por una opción que ha irrumpido con fuerza en los últimos años, que defiende planteamientos extremos y que en otros países, como por ejemplo España, no existe. ¿O sí?

 La campaña del UKIP ha arrancado con la colocación de unos polémicos carteles y con frases que también se han escuchado reiteradamente en España pero, lógicamente, con actores diferentes. A ver si les suena de algo:

 -          “Queremos que Europa nos devuelva nuestro dinero, que nos devuelva nuestras fronteras, que  nos devuelva nuestro país”. Decía Nigel Farage a la prensa en el inicio de campaña en Portsmouth.

 -          “Pero sus votantes no ven a Europa como el problema. Sus principales preocupaciones son la economía y la inmigración…” Le cortó un periodista.

 -          Y contestó Farage: Para los simpatizantes del UKIP, la Unión Europea socava el control británico sobre los inmigrantes de otros países miembros y denuncian la llegada masiva de ciudadanos de los países más pobres de la Europa del Este: Ya somos uno de los países más poblados de Europa, aunque mucha gente no lo sepa. Y ahora cada vez viene más gente, y no podemos asimilarlos tan rápido. No estoy en contra de que vengan inmigrantes, lo único que pido es que venga la gente adecuada”.

La respuesta del Gobierno de David Cameron a estas soflamas es que se trata de unos lunáticos racistas que no tienen nada que hacer. E insiste en que solo el Partido Conservador, con la convocatoria de un referéndum en 2017 (si gana las elecciones de 2015) garantiza a los británicos la capacidad de decidir si quieren o no seguir en la Unión Europa.

Algunos analistas británicos aseguran que cada vez que Cameron desprecia a Farage consigue más votos para el UKIP. Ya saben, la fábrica de hacer euroescépticos.

 Así  las cosas, y si las encuestas se cumplen, el UKIP puede convertirse en el protagonista de la mayor sorpresa política en la historia británica moderna. Los últimos sondeos indican que el 30% de los británicos respalda al UKIP, el 26 a los laboristas y el 23 a los conservadores de Cameron. Los liberales demócratas, integrantes minoritarios de la coalición de Gobierno, solo alcanzan la décima parte de las intenciones de voto.

 Hay quien no termina de entender cómo es posible que un partido como el UKIP, envuelto en polémicas y escándalos en los que se ha visto implicado su propio líder Nigel Farage, puede obtener sin embargo el creciente e incontestable apoyo de una  población como la británica.

 Y es que no se crean que solo hay corrupción en España. Tampoco Farage ha podido justificar el destino de miles de euros procedentes del Parlamento Europeo, y ha tenido el rostro de emplear a su señora, ciudadana alemana, como su secretaria. Mientras denuncia que los extranjeros les quitan el trabajo a los británicos.

Por mentir, parece que ha mentido incluso con el trabajador de la fotografía que pide limosna, y que al parecer es un actor irlandés contratado para la campaña. "Política laboral de la UE, los trabajadores británicos están siendo golpeados por una fuerza laboral extranjera ilimitada”. Dice el texto del cartel.

 Pero claro, no hay nada más eficaz que envolverse en una bandera y denunciar que son los otros los que mienten, nos roban y destruyen nuestro país.

 Sinceramente creo que el UKIP no es un fenómeno exclusivamente británico.

 

Categorías: Actualidad

RTVE.es   13.may.2014 18:45    

Las elecciones europeas y la declaración de hacienda

    sábado 10.may.2014    por Miguel-Ángel-Berlin    0 Comentarios

Nunca en la historia de la UE se habían dado unas elecciones europeas en condiciones tan distintas para los diferentes países. Unos países están saliendo de la UCI de la mayor crisis económica sufrida en los tiempos modernos, otros presentan cifras macroeconómicas como no se conocían en casi medio siglo.

Es el caso de Alemania. El síntoma que mejor lo refleja, el récord de población activa y  de empleo (pleno empleo en muchas zonas). Hay otros, como el récord de ingresos del Estado con prácticamente un superávit que amenaza ser espectacular sumando  los próximos cinco años (40.000 millones de Euros).

Es el mejor de los mundos posibles: la economía funciona, el Gobierno también aunque suene extraño, aquí se lee que la gente está contenta con el trabajo de su gobierno y de sus políticos. Normalmente, el primer año de un gobierno -sobre todo si es de coalición- suele ser difícil. Se aprovecha para adoptar las decisiones que pueden ser más desagradables, con la esperanza de que se olviden antes de las próximas elecciones; hay desajustes entre ministerios, mensajes directos, descoordinación, luchas de poder, etc. Los alemanes lo comprobaron a conciencia en el anterior gobierno. En este primer año, el partido FDP perdió tanta credibilidad que ya no se volvió a recuperar. Con la Gran Coalición no ha pasado eso. Al contrario, este país parece una balsa de aceite amenazada sólo por el aburrimiento.

   De hecho, estamos asistiendo a la paradoja de que, partiendo de situaciones tan dispares, a los alemanes estas elecciones europeas les interesan tan poco como a los ciudadanos de países resentidos con las instituciones y los políticos europeos.

Merkelok

   Otro fenómeno curioso: a la mayoría de los alemanes (42%) les gusta más el candidato socialdemócrata Martin Schultz que el candidato conservador Jean-CLaude Juncker (24%), pero votarán exactamente lo contrario, dando a los conservadores el 42 y a los socialdemócratas el 23.

   El resto de eurodiputados alemanes se los repartirán los Verdes (11% y subiendo), la Izquierda (10%) y entre el 5 y el 6 % para Liberales y AfD, Alternativa por Alemania, el partido anti euro.

   Pocas sorpresas, pues. Pero ya se sabe que en un país donde todo va sobre ruedas, no hay sitio para las sorpresas.

   El último barómetro político de la ZDF dice que sólo interesan al 35% de los alemanes (hace un mes eran sólo el 28%). El porcentaje está en relación con otra encuesta que dice que los alemanes son los europeos más satisfechos de la UE, los que más reconocen que la pertenencia a Europa les beneficia (un 42%).

 Demasiado poco como para levantar el entusiasmo

 Pero los alemanes son un pueblo políticamente maduro. Saben lo que estas elecciones representan y acudirán a votar, si no con entusiasmo, sí con la responsabilidad del ciudadano informado.

Para ellos estas elecciones son algo así como la declaración de hacienda: un trámite engorroso y aburrido, difícil de entender, pero que hay que hacer –más te vale- porque si no lo haces, te puede caer una palo…

Votarán aunque sólo sea para asegurarse de que Angela Merkel no será recibida con pitos cuando vaya a Bruselas. 

Categorías: Actualidad

Miguel-Ángel-Berlin   10.may.2014 19:36    

Por tierra mar y aire

    sábado 10.may.2014    por Luis Miguel Úbeda    0 Comentarios

Los aficionados a las películas de aventuras habrán reparado en que la búsqueda real de los protagonistas suele estar más relacionada con un transporte exótico (un caballo, camello, elefante, jeep, moto, avión, globo o canoa), que con el Santo Grial, el Arca de la Alianza o una momia.
Siguiendo su ejemplo, los candidatos a las europeas francesas se han lanzado a toda suerte de vehículos, según nos cuenta Le Parisien.
Así, tenemos al socialista Vincent Pellon embarcado en un navío por aguas del Ródano. Ahórrennos el chiste fácil de la amenaza de naufragio que prevén las encuestas para esta candidatura.
Le siguen por aire los centristas de Udi-Modem. Un globo aerostático pintado en blanco, azul y naranja y su lema, 'Faites l'Europe' (Construid Europa). La candidata Sylvie Goulard, sin embargo, se ha conformado con patrocinar el bautizo del ingenio, pero no ha montado, lo cual demuestra una falta evidente de confianza, en el globo y en sus posibilidades.
Debout la République, de Nicolas Dupont-Aignan también sube al cielo con una avioneta pintada con los colores del partido, azul y amarillo. Lo llaman 'caravanas aéreas'  y pretenden "despertar a los franceses".
Por tierra tenemos al candidato Jean-Luc Mélenchon, del Front de Gauche, con una camioneta roja con su efigie y su lema: 'Place au peuple' (Sitio al pueblo).
A Europe-Ecologie les sobra el barco, el avión, el globo y la camioneta, porque lo único que necesitan es una cama o quizá una verde y mullida pradera. Sus preservativos gratis impresos con el lema 'Demos vida a Europa' están haciendo furor.
No es la primera vez que el condón se asocia a campañas políticas, pero en esta de las europeas no hay forma de entender la relación entre el significado de la consigna y su inscripción en un método anticonceptivo. Es como si en una botella de güisqui escribiéramos 'solo para abstemios'; o en la catedral de Burgos, 'solo para muy ateos'.

Luis Miguel Úbeda   10.may.2014 19:33    

Salir de la historia

    viernes 9.may.2014    por RTVE.es    0 Comentarios

  Hollande

LUIS MIGUEL UBÉDA.- Correponsal de RNE en París

El presidente francés, François Hollande, ha llamado a los suyos a mojar la camiseta en esta campaña de las elecciones europeas, cuyas encuestas auguran a los socialistas un batacazo aún mayor que el de las municipales de marzo.

Él mismo se ha aplicado su recomendación para publicar en Le Monde un artículo, 'La Europa que quiero', con el que el vespertino titula en portada: "Salir de Europa es salir de la historia", en el que trata de salir al paso de la creciente desafección de los franceses hacia el proyecto europeo y, en particular, de las malas perspectivas de su propio partido.

No olvida el presidente recordar que en el origen de todo está la reconciliación franco-alemana. No se rebaja el presidente a nombrar al Frente Nacional directamente, pero alude a su programa advirtiendo contra las "fuerzas que buscan deshacerla (a Europa), especulando con la decepción, el desánimo y los miedos".

La coincidencia de la tribuna presidencial con una nueva encuesta que toma la temperatura europea a los franceses no puede ser más oportuna.

Nice-Matin asegura que los franceses son crecientemente euroscépticos, que cuatro de cada cinco ciudadanos no creen en Europa. En un período de diez años, Francia ha pasado de un 67% de opiniones favorables a la Unión Europea, a un 51%. Y del 25% los que tenían una mala opinión en 2004, al 38% actual.

Categorías: Actualidad

RTVE.es    9.may.2014 18:30    

Caravana europea

Bio Caravana europea

Súbete al blog de campaña de los corresponsales de TVE y RNE para conocer cómo se viven las elecciones europeas en Alemania, Francia, Italia y Reino Unido. ¿Quieren realmente los británicos salirse de la Unión Europea?, ¿logrará la ultraderechista Marine Le Pen ser la fuerza más votada en Francia?, ¿tendrá Beppe Grillo el mismo tirón que en las elecciones generales italianas? ¿cuál es el verdadero candidato que apoya Angela Merkel como presidente de la Comisión? Descubre todas las claves y participa en esta puerta abierta a los comicios que marcarán el futuro de la UE los próximos cinco años.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios