Portada del Blog | Carta a la depresión »

Cuando la depresión llega en invierno: el trastorno afectivo estacional

    martes 16.feb.2016    por Equipo El Ojo Clínico    1 Comentarios

¿Qué es el trastorno afectivo estacional?

Por el Dr. Fernando Mora

El trastorno afectivo estacional es ese tipo de depresión que aparece en una cierta época del año, sobre todo durante el invierno. Guarda relación con las horas de exposición a la luz solar, por lo que en muchas ocasiones los síntomas se inician al final del otoño o principios del invierno -cuando disminuyen las horas de luz al día-, tendiendo a desaparecer durante el verano. Existe un subtipo mucho menos frecuente que es el de inicio en primavera-verano con mejoría en invierno. El nombre de estacional, como se puede deducir, hace referencia a la relación de los síntomas con las estaciones del año.

¿Por qué sucede?

El funcionamiento de nuestro cerebro está regulado -en parte- por la exposición a la luz solar. La disminución de la exposición a este tipo de luz hace que bajen los niveles de algunos transmisores cerebrales (serotonina, melatonina) que son responsables de la regulación del estado de ánimo, de los ciclos de sueño-vigilia o del apetito. Tienen más riesgo de padecer este trastorno las personas que viven en países con noches invernales de mayor duración, como por ejemplo en los países nórdicos de Europa.


Invierno_blog

¿Qué síntomas presenta?

Los síntomas son similares a los de otras formas de depresión, apareciendo tristeza, falta de energía y de iniciativa, problemas de concentración y atención, dificultades para disfrutar del ocio y de situaciones placenteras con tendencia al aislamiento, fatiga, desesperación, irritabilidad y ansiedad.

Dsad


Aparecen también cambios en el apetito y el sueño pero, a diferencia de otros tipos de depresión, puede haber una aumento de apetito y peso -lo habitual es que uno lo pierda -, así como un aumento de sueño incluso con somnolencia excesiva durante el día -lo habitual es el insomnio-.

¿Cómo se diagnostica?

Para el diagnóstico -como con cualquier depresión- hay que hacer un examen físico y analíticas de sangre para descartar otros trastornos que sean similares al trastorno afectivo estacional. Sin embargo, no existen pruebas complementarias específicas que él médico pueda hacer para diagnosticarlo específicamente, pues no hay una analítica concreta ni un prueba de imagen (resonancia, escáner, etc…) que confirme a su diagnóstico, pueden ayudar, pero no son definitivas. Es fundamental hacer una buena historia clínica al paciente, recogiendo sus antecedentes personales y familiares; así como una exhaustiva entrevista médica en la que se pregunte detalladamente por todos los síntomas que presenta y su relación con las estaciones del año y la baja exposición a la luz.

 

P1050051


¿Cómo es el tratamiento?

Como en otros tipos de depresión, la combinación de tratamiento farmacológico con psicoterapia es el tratamiento más eficaz para tratar este trastorno. Sin embargo, presenta la peculiaridad de que se utiliza la fototerapia para su tratamiento, es decir, la exposición, con una lámpara especial, a una luz muy brillante que imita la del sol. Debe iniciarse el tratamiento en cuanto se conozca en diagnóstico, a la vez que la medicación y la psicoterapia. En aquellas personas con antecedentes de haberlo padecido años previos, se recomienda empezar durante el otoño o a comienzos del invierno (antes del inicio de los síntomas). Se aplica durante unos 30 minutos cada día siguiendo las recomendaciones específicas del médico.

Sin tratamiento, la sintomatología puede mejorar por sí sola con el cambio de estación, sin embargo, en ocasiones puede evolucionar hacia una depresión crónica. La utilización de tratamiento farmacológico, psicoterapia y fototerapia consigue que síntomas se resuelvan más rápidamente, mejorando así el pronóstico de este trastorno.

Más información: "¿Por qué algunas personas sufren la "depresión de invierno"?" (BBC Mundo)

Categorías: Ciencia

Equipo El Ojo Clínico   16.feb.2016 14:14    

1 Comentarios

Eso es lo que me pasa a mí. No hay un año igual a otro, los hay los cuales paso asintomática, y otros como este actual que está siendo muy duro, y largo, prácticamente desde agosto paulatinamente.

domingo 27 mar 2016, 20:55

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido publicado. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Mi comentario

El ojo clínico

Bio El ojo clínico

Cristina Torres, Bárbara Pagán, José María Ferrer y Fernando Mora forman el equipo médico de El Ojo Clínico. En este blog comparten sus experiencias profesionales, ofrecen valiosos consejos y amplían los puntos de vista sobre las enfermedades que se abordan en el programa. Todo ello, desde una postura positiva y optimista.
Ver perfil »

Síguenos en...