« Bucólicas vacas | Portada del Blog | El muelle y el molusco »

El buzo y la bocina

    jueves 17.jul.2014    por El palabrero    0 Comentarios

En el último Palabrero andábamos repasando palabras relacionadas con buey y descubríamos cosas curiosas, por ejemplo, que tanto botellas como botijos estaban emparentados etimológicamente con dicho animal. El motivo está en su antepasado común, la bota, la de beber, que se hacía originariamente con piel de vaca, aunque también se elabore hoy en día con muchas otras pieles, sobre todo la de cabra. Lo que hemos visto es que ha sido que un rasgo del significado de bota, buttis en latín, lo que se ha trasvasado a palabras derivadas como botella o botijo: el de ‘recipiente que contiene líquido para beber’. Pero el cristal o el barro de estos receptáculos ya no tienen nada que ver con la piel de vaca que les dio y les sigue dando nombre. Eso es lo fascinante también del viaje de las palabras en el tiempo: que es impredecible y sorprendente.

Más caprichos bovinos de las palabras: cogemos un cuerno... y nos sale nadando un buzo, ¿cómo es posible?

La palabra latina bucĭna (pronúnciese /búkina/), que también parece estar también relacionada con esta familia bovina, era originalmente el ‘cuerno del boyero’, del cuidador de bueyes, que serviría para llamar al ganado al hacerlo sonar. Esta bucĭna, después de haberse transformado en bucīna (pronúnciese /bukína/), llega al castellano como bocina, que puede ser ese instrumento musical similar a la trompeta o a la corneta, cuyas herederas son las menos pastoriles bocinas de los coches, pero que también puede ser una caracola de mar, seguramente porque con algunas se puede hacer un sonido similar al que se obtenía soplando aquel cuerno.

Emparentada con esa bocina, con ese significado de ‘caracola’, está la palabra portuguesa búzio, que designa a los caracoles marinos. Y de ese búzio portugués procede la palabra castellana buzo, que ya no es un caracol marino, sino una persona... también marina, digamos.

Un último derivado por hoy de esta familia bovina: güey con g, no con b. Ese güey significaba en México en principio, ‘persona tonta’, aunque ya ha pasado a utilizarse de forma general para dirigirse a cualquier interlocutor… eso sí, cuando hay confianza.

[Música: Outback y Ana Moura]

MERMAIDANDDIVER

El palabrero   17.jul.2014 12:31    

0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El palabrero

Bio El palabrero

'El palabrero' es un espacio destinado a bucear en las palabras, en su significado, en su etimología, en su historia, en sus usos y en sus conexiones, tantas veces insospechadas. Siguiendo pistas, sugerencias y abriendo la imaginación, viajamos por la apasionante historia de eso que está en boca de todos en cualquier momento: las palabras. Con Juan Antonio Vázquez
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios