« Bien haya el malayo | Portada del Blog | Toros, bueyes y terneros »

Gatos encerrados y perros sueltos

    viernes 11.jul.2014    por El palabrero    0 Comentarios

Aquí hay gato encerrado, o, simplemente, aqui há gato, como dicen en portugués, porque en este Palabrero hablaremos de ese interesante aunque un tanto arisco animalito que tan habitual es en la vida de muchos de nosotros: el gato.

En muchas de las lenguas europeas, no solo las de origen romance, las que vienen del latín, lo llamamos de formas parecidas: gato en castellano y en gallego, gat en catalán, katu en euskera, chat en francés, katze en alemán, cat en inglés, kot en ruso y en polaco… Todas estas palabras derivan en última instancia del latín cattus.

Pero el gato es un felino. Y es un felino porque en latín originalmente al gato se le llamaba feles o felis. La palabra cattus se empezó a utilizar, de hecho, para aludir a los gatos silvestres, en contraste con los domésticos, los feles. Ahora pasa al revés: los gatos son normalmente los domésticos y solemos llamar felinos a sus parientes salvajes.

Parece ser que la palabra cattus, que acabaría sustituyendo a feles, apareció en latín a partir de las lenguas afroasiáticas, las que hasta hace algún tiempo eran conocidas como camítico-semíticas. Así, por ejemplo, en bereber es kadiska, en nubio kadis y en árabe qitt, palabras que generalmente se refieren a los gatos silvestres. De hecho, se supone que los gatos fueron domesticados por primera vez en Egipto hace unos 4000 años, donde eran animales de culto, aunque hay indicios de que esto podría haber ocurrido mucho antes, hace más de 9000 años, en Chipre concretamente.

Con la palabra perro pasa algo diferente. En castellano dicha palabra no tiene relación con el equivalente en otros idiomas ni tampoco procede del latín, como sí ocurre con can, voz mucho menos frecuente en la actualidad, aunque es la habitual en idiomas como el gallego. También el hecho de que la palabra perro no apareciera hasta el siglo XII es intrigante, porque descarta un origen prerromano, anterior al latín. Según Coromines, podría ser una palabra de origen expresivo, derivada de una imitación del gruñido del animal, perr, perr, que serviría para llamarlo o azuzarlo.

[Música: Dub Colosus y La Pegatina] 

elpalabrero@rtve.es
Facebook: www.facebook.com/palabrero
Twitter: @elpalabreroRNE

Gato_schrc3b6dinger

El palabrero   11.jul.2014 14:45    

0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El palabrero

Bio El palabrero

'El palabrero' es un espacio destinado a bucear en las palabras, en su significado, en su etimología, en su historia, en sus usos y en sus conexiones, tantas veces insospechadas. Siguiendo pistas, sugerencias y abriendo la imaginación, viajamos por la apasionante historia de eso que está en boca de todos en cualquier momento: las palabras. Con Juan Antonio Vázquez
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios