« Cintas, selvas y bombones | Portada del Blog | Eclipse »

POSTRELATO XVIII: "LA LLAMADA"

Enhorabuena a Andrómeda, ganadora del Postrelato XVII, un postrelato que no ha tenido mucha participación y que contaba con el inicio de Lusito. El de esta semana vuelve a ser de uno de vosotr@s, Querubín a la pipitoria, escogido por el jurado del Postre a la falta de que nos indiquéis vuestras preferencias, Pasaros por aquí y votad, por favor. Ahí va el inicio.

Sabía que no tenía que hacerlo, pero como tantas veces en su vida buscó su peor elección, como siempre su pérdida. Marcó el número con la misma sensación opresora y definitiva que el condenado ha de subir las escaleras del patíbulo. Cada pulsación en el celular era un paso a la catástrofe, y aún sabiéndolo esperó la contestación del otro lado. La voz que contestó era la de ella...

Espereamos vuestras continuaciones, suerte y ¡¡¡A postrelatear!!!!

9 Comentarios

Estoy indignado por la organizacion de RTVE por la entrega de invitaciones para asistir al concierto de Alicia Keys.Me llamaron la semana pasada para decirme que habia sido agraciado con un invitacion doble para asistir este lunes al evento.Despues de ir a por la entrada y esperas en una cola en el Teatro Real mas de 2 horas y media nos han dicho unos segruridad que ya no habia entradas dejando a cientos de personas en la calle.Hemos invadido el hall del teatro para protestar y sin darnos expliaciones nos ha desalogado la policia.Es vergonzoso!!!!Mi email es elregresos@gmail.com

Hola, soy yo, por cierto, disculpad que indiqué mal mi apellido, es lo que tiene escribir a matacaballo mientras el jefe se pasea enfrente con el gesto ceñudo. Mi apellido es En Pepitoria por supuesto. Cuando escribí esto estaba pensando en cine negro, pero cada cual es libre, desde luego. Gracias por la elección...

Me temo que este método vuestro de votación va a ser un fracaso. Posiblemente los que deberían decantarse serán los postrelateros y hay una cuestión que se llama PUDOR, que me temo que retrae a la gente a elegir. Es mi humilde percepción de observador desde la barrera herciana. Saludos y un monográfico sobre Ambrose Bierce y su fenomenal diccionario demoníaco lo antes posible....

Sabía que no tenía que hacerlo, pero como tantas veces en su vida buscó su peor elección, como siempre su pérdida. Marcó el número con la misma sensación opresora y definitiva que el condenado ha de subir las escaleras del patíbulo. Cada pulsación en el celular era un paso a la catástrofe, y aún sabiéndolo esperó la contestación del otro lado. La voz que contestó era la de ella...

-¿Que quieres?- El tono era de profundo desprecio.

- Yo..- Tragó saliva, carraspeo y gimoteando continuo.- Te quiero. Te hecho de menos.Por favor...

- Una sola llamada mas y sera acoso. Dejalo ya por favor. Lo nuestro fue un error.

- ¿Un error?

- Un error. Olvidalo todo. Olvidame a mi. Y no vuelvas a llamar mas.

- Pero, pero...

- Deja de balbucear. Voy a colgar. Si tienes que decir algo date prisa. Y si dices alguna tonteria sentimental colgare instantaneamente.

El corazón se le helo y detuvo en un instante frio y eterno. Pero su cabeza bullia en llamaradas de pensamientos atolondrados. Tenia que decir algo y deprisa, ella era muy impaciente.

- Si no me vas a decir nada tendre que colgarte.

¿Que podria decir para que ella volviese? Pero ¿Para que volver si romperian de nuevo? Ella siempre queria mas de lo que el podia ofrecer. Era un infierno estar con ella, pero sin ella era aun peor. ¿Que podria decir para que ella volviese? ¿Que combinacion de palabras y tonos podria emplear para que ella quisiera volver a verlo? ¿¡Que demonios le podia decir!?

- Voy a colgar. Adios.

- He conocido a otra.- Le parecio oir un respingo al otro lado del auricular.- Te he querido mucho pero ya es hora de terminar.

- Eso lo decidire yo. Ven esta noche a mi casa a cenar.

Sabía que no tenía que hacerlo, pero como tantas veces en su vida buscó su peor elección, como siempre su pérdida. Marcó el número con la misma sensación opresora y definitiva que el condenado ha de subir las escaleras del patíbulo. Cada pulsación en el celular era un paso a la catástrofe, y aún sabiéndolo esperó la contestación del otro lado. La voz que contestó era la de ella...

La de una casa vacía.

El timbre del teléfono se follaba la habitación.

Un número anónimo y un domicilio vacío. El sonido impregnaba en cada rincón.

Los vasos abandonados sobre la mesa de la cocina se corrieron hacía el borde de la misma con sólo dos vibraciones, e incluso, las colillas del cenicero pugnaron por reencenderse.

Era una llamada capaz de impulsar viejos vicios.

Al otro lado de la línea no sólo hubo espera, la casa le devolvía intensidad y se notaba en un peso inexacto.

Joder, pensó, ¡qué polvos! Se aspiró una mano y el olor le sopló la cara.

La peste húmeda de cuerpos que se han mojado y secado en el mismo espacio, el humo de los petas, el frío del cristal de la botella sobre el vientre.

Quiero volver a olerte el coño, dejó en el contestador.

(...) La voz que contestó era la de ella...

-Hola Ernesto, la verdad es, que no sé qué decir.
-Hola Julia, pues no sé donde leí una frase hace un tiempo, que quizá ahora te ayude: "cuando no sepas qué decir, di la verdad ".
-La verdad, con ele mayúscula, sabes que no existe, pero puedo contarte "mi" verdad, que quizá no sea la tuya.
-Lo que está claro es que ya nada es nuestro, o es tuyo o es mío, pero ya nada es de los dos, ni siquiera esta llamada, separada tú sabrás por cuantos kilómetros.
-Menos de los que imaginas, porque no hace falta viajar a las antípodas para estar al otro lado.
-De momento, yo sigo al otro lado de este teléfono, y sigo esperando la verdad, bueno, tú verdad, o una al menos, que pueda adosar a la mía y hacer una moneda falsa con la que comprar unos cuantos cigarrillos, para pasar la noche.

Aunque ni yo Rezgo Reis ni el equipo de la Comparsa Crónica (witko, filenoyab o ernesto campos) ya concursamos si quiero dar las gracias al equipo del postrelato con esta pequeña historia/s, que espero les guste.
Un saludo.

Ayer fuí, lastre y desastre, a un café de artistas madrileño.

Iban a hablar,-perdón, tertulia magna, catarsis dialectal y lírico volcan altivo, tu silla - de figuras literarias, de un tal Zeugma, pero no encontré letra entera, escrita o ciega, verso escuálido, flaco o ya ceguera, epílogo cierto, incierto , tu piel de cera, biografía azarosa, manida , perecedera, ni oda sola, sencilla , oxymorona , una moneda.

Nada, Zeugma nunca nada, sueño, poema, una cerveza, verso ha escrito y omití, traje del silencio, vino, voz de corbata, hablar de ello.


Otra vez quedé como un ignorante a los postres postrado, un hiperbaton intelectual siempre descolocado. Pero ya me conoces ,tú me sabes, dos de azucar, prefiero acariciar el café y sorber tu negro pelo enmarañado aparentando ser lo que no soy, artista, poeta, intelectual, yo pago.

Rezgo Reis

(Mas info. buscar Zeugma en google)

Muy buena la apreciación de anhell

No sé si alguien me podrá contestar. Hace no mucho en el postre hubo un escritor invitado que habló de su novela. Creo que se titulaba "fin" y como no me acuerdo del nombre del autor no puedo encontrarla. Si alguien pudiera decirme el autor o la editorial... me he quedado sin lectura y me apetece muchísimo leerlo

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Postre


Es un informativo cultural con la filosofía de Radio 3: dinamismo, curiosidad, olfato y desparpajo sin descuidar el rigor periodístico ni la profundidad. El Postre al final de la jornada: de lunes a jueves, de 22:00h a 24:00h.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios