20 posts con categoría "ultramarinos"

El papa sí que importa

Entre quienes hemos seguido desde una cierta distancia espiritual la elección del nuevo papa ha podido cundir la indiferencia, la idea de que en esa elección está involucrada e interesada una minoría cada vez más minoritaria (de los casi 7.000 millones de habitantes que pueblan el planeta, sólo mil y pico millones están bautizados y no todos van a misa los domingos). Quien eso haya pensado, se equivoca.

El poder del papa aún es enorme, tan grande que el mundo será bien diferente si Francisco I basa su pontificado en fortalecer el Reino, la inmensa casa de los pobres, o dedica mucho de su tiempo a amasar alianzas en la curia, participar en sus intrigas y gestionar el Instituto para las Obras de Religión, el banco vaticano.

Estos días ando leyendo un libro de mi querido Nicolás Castellanos, obispo emérito de Palencia y motor de la Fundación Hombre Nuevos. Se titula Resistencia, profecía y utopía en la Iglesia de hoy. Nicolás, admirado amigo, vive en una humilde casa de un humilde barrio de Santa Cruz de la Sierra, en Bolivia. Hace años, lo dejó todo por servir a los pobres. Es un espíritu alegre que irradia bondad. Un gran tipo.

En su libro, prologado por Pedro Casaldáliga y enriquecido con citas de Albert Camus, Simone Veil o Pío Baroja, se encuentran las únicas reflexiones que cabe esperar de la Iglesia que surge de la palabra de Cristo. Y partiendo de sus reflexiones, uno concluye: ¿Cómo es posible que la curia haya desviado tanto su centro de gravedad?

Os invito a leer algunos extractos:

“La involución de la Iglesia católica se fue gestando en la década de los 80. En 1978 es elegido papa Juan Pablo II, lo que significó un gran cambio en la Iglesia. El nuevo Papa tiene en ocasiones un talante profético, pero durante su pontificado se fortalecen la curia romana y el poder institucional de la Iglesia, en un sentido contrario a la tradición de reforma iniciada por el Concilio Vaticano II. La involución en la Iglesia genera un movimiento neoconservador y fundamentalista que, en su furia restauradora, no solo intenta demoler una teología sino destruir la capacidad misma que posee el cristiano de ser sujeto creativo en la Iglesia y en la sociedad”.

 “¿Por qué lo más reaccionario se refugia en la Iglesia? ¿Por qué se tiene de ella una imagen triste, negativa y no levanta entusiasmos?”

“No se puede ir por la vida con todas las preguntas resueltas, sin dejar espacio para la duda o la sospecha, ni para acoger otras visiones o asumir el dolor de los excluidos, de los crucificados de la vida o el sufrimiento sin esperanzas de los divorciados. Si es madre tiene que acoger a los hijos que se hayan equivocado y abrirles horizontes de vida y esperanza. En el matrimonio, con tu pareja, no te puedes equivocar ni una sola vez, como permiten los hermanos ortodoxos, volver a celebrar un segundo matrimonio. Somos humanos y todos cometemos errores”.

“Llevamos siglos con una postura permanente de sospecha ante las conquistas de la ciencia y de la técnica.”

“Basta ya de ver a los jóvenes como seres desprovistos de todos los valores, como materia prima que salvar y convertir. (…) En vez de tantas censuras ¿Por qué no los acompañamos con humor, con cariño? ¿Por qué no los queremos más y nos fiamos más de ellos".

“No hemos de seguir con esa literatura empobrecida contra el placer, cuando éste, razonablemente vivido, resulta fuente de vida…”

En una de las largas charlas que he mantenido con Nicolás Castellanos me reconoció no entender por qué la Iglesia española convoca manifestaciones contra el matrimonio homosexual persistiendo como persisten tantas injusticias en el mundo.

Nicolás habría sido un gran papa. Ya no lo será, pero quizá algunas de sus reflexiones inspiren a Francisco I en su mandato al frente de la Iglesia.  De cómo oriente su Gobierno va a depender el bienestar y la educación (ojo, es jesuita) de millones y millones de personas. Y esa forma de Gobierno también ayudará (o no) a obispos y curas de todos el mundo, a misioneros, a presentar la palabra de Dios con más fortaleza, mayor respaldo. Nada más y nada menos.

José Antonio Guardiola   14.mar.2013 10:57    

Uno de esos días felices

Seré breve. Estoy visionando todo el material que me he traído de Honduras y tengo varios discos por delante... La de hoy ha sido una de esas mañanas de felicidad que de vez en cuando nos brinda el periodismo: Ríos Montt será juzgado por genocidio en Guatemala.

En 2000, a la vuelta de un viaje al Chile convulso por el arresto de Augusto Pinochet, convencí al entonces director de En Portada, Fernando de Giles, de que había que preparar un reportaje sobre el genocidio de Guatemala. En España, casi toda la sociedad conocía los abusos cometidos por las dictaduras del Cono Sur, pero poca gente estaba al corriente de las barbaridades que sufrieron los indígenas del Quiché durante las dictaduras de José Efráin Ríos Montt y Fernando Romeo Lucas. En los 80.

Se habla de más de 200.000 asesinatos. Imposible conocer una cifra siquiera aproximada. Un ejemplo: Durante el viaje al Quiché, con Evaristo Canete y Miguel Ángel de la Fuente, todos y cada uno de los indígenas que nos cruzamos nos confesaron que nunca nadie –ni jueces, ni policías, ni políticos, ni periodistas- les habían preguntado qué pasó. Y habían transcurrido 20 años.

¿Y por qué es un día feliz? Porque reportajes como Tras la pista del genocidio, y otros decenas de reportajes como ése, han contribuido a desmontar la impunidad. Para eso también sirve el periodismo. Es la misma felicidad que sentí la mañana en que detuvieron a Augusto Pinochet o a Slobodan Milósevic. Y la que sentiré cuando le llegue su día a Robert Mugabe. Entre otros.

Por cierto, Ríos Montt jamás quiso hablar para En Portada, y eso que entonces ostentaba la Presidencia del Parlamento. Sí habló el pelele que había logrado colocar en la Presidencia de la República, Alfonso Portillo.

Y, finalmente, pido disculpas por las prolongadas ausencias en el blog.

José Antonio Guardiola   29.ene.2013 09:35    

Los tenemos en la mira

“Los ubicaremos en las oficinas, en las casas donde viven (…) Los tenemos en la mira y desde ya pueden darse por muertos.”

 Así termina la carta que han recibido varios de los mejores periodistas de Colombia. La firma el Bloque Central de Las Águilas Negras, un grupo paramilitar heredero de las sanguinarias autodefensas de Colombia.

 A uno de los amenazados le conozco. No sólo aparece en el reportaje Maldito oficio, si no que él me proporcionó la inspiración para narrar la historia, la triste historia, del gran Pedro Cárdenas.

 Ha pasado casi un año de la muerte de Pedro Cárdenas y nada se ha investigado. Es más, a quienes han osado preguntar o sacar conclusiones se les ha amenazado.

 Ha pasado casi un año de la muerte de Pedro Cárdenas y la lista de periodistas muertos, amenazados, encarcelados o mutilados es estremecedora. En 2010 han muerto 10 periodistas en Honduras, otros 10 en México, 9 en Pakistán, 7 en Colombia ó 6 en Irak.

Ha pasado casi un año de la muerte de Pedro Cárdenas y ni el Gobierno de Colombia, ni el de Zimbabue, ni el de Honduras, ni el de China se toman en serio el respeto al trabajo de los periodistas.

Hablemos de Colombia, la tierra por la que Cárdenas se jugaba el tipo repartiendo periódicos rudimentarios en los que acusaba a corruptos y sinvergüenzas. La Federación Internacional de Periodistas ha registrado 189 agresiones. Cuatro atentados contra medios de comunicación. Y lo peor es que la cifra sólo aumenta según pasan los años.

El domingo En Portada vuelve a emitir Maldito oficio, esa radiografía del periodismo local en el mundo que ilustra como nadie el añorado Pedro Cárdenas. Creo que sobran razones y motivos para volver a verlo y volver a estremecerse con el idealismo casi ingenuo de Cárdenas.

José Antonio Guardiola   29.abr.2011 17:57    

Informar en Nicaragua

Nicaragua tiene un puñado de buenos periodistas. Estos días, los premios Ortega y Gasset se han acordado de uno de ellos, Octavio Enríquez.

Enríquez trabaja en el equipo de investigación del diario La Prensa de Managua. Dedicó una serie de reportajes a desenmascarar a uno de los viejos héroes de la revolución sandinista Tomás Borge, en la actualidad embajador de Nicaragua en Lima.

Tomás Borge es un intelectual que siempre ha disfrutado del arte de la elocución. Fino estilista de la palabra. Seguramente por eso, los hermanos Ortega le relegaron a plazas de segunda categoría durante los multitudinarios mítines con los que ensancharon su ego los triunfantes herederos del general Sandino. Cuentan que Daniel Ortega escribió su nombre en la lista del primer Gobierno sandinista. Y le situó al frente del Ministerio del Interior con la esperanza de que Estados Unidos le vetara. Como arma de negociación. Pero a Jimmy Carter no le pareció mal y Ortega tuvo que mantenerle por coherencia. A Borge, decepcionado, lo que en verdad le apetecía era gestionar la nueva diplomacia sandinista.

Según la información del diario La Prensa, Borge acumuló más de dos millones de dólares por la venta de cuatro fincas cercanas a Granada, la bella ciudad a orillas del lago Nicaragua. ¿Cómo consiguió esas fincas? También asegura que el Instituto Nicaragüense de la Seguridad Social financió una clínica privada vinculada a Tomás Borge.

Tomás Borge es un héroe, padre del Frente Sandinista de Liberación Nacional junto a Fonseca y Mayorga. Pero Borge también es un tipo que tendría mucho que explicar de la famosa piñata nicaragüense. La piñata surgió en 1990 –con la derrota electoral del sandinismo aún fresca- con la idea justa y revolucionaria de conceder títulos de tierras al campesinado históricamente desheredado. Pero muchos la interpretaron a su manera, con un “aquí vale todo”. Revolucionarios de papel se apropiaron de casas, coches y plata. Borge mismo se dedicó a ofrecer puñados de dólares a amigos y conocidos. Pero, claro, qué se puede esperar de las bases cuando el líder, Daniel Ortega, sigue viviendo en la casa que expropió a un empresario vinculado a la Contra y que ahora, paradojas del destino, es su vicepresidente.

Ejercer el periodismo en Nicaragua no es fácil. Ortega es un presidente que huye de los medios de comunicación. El Gobierno ni confirma ni desmiente. Silencio.

En Portada emite este domingo un reportaje sobre estos últimos cuatro años de nuevo sandinismo. Daniel Ortega no ha querido hablar para En Portada. Tampoco ha querido darnos su versión el responsable máximo de la empresa Albanisa, con la que Ortega financia obras sociales, actividades partidarias e incluso adquiere empresas que luego gestionan sus familiares. Tampoco quiso hablar el contralor de la República, que se supone debería opinar sobre la legalidad o ilegalidad de estas actividades… Y así. Los compañeros de investigación de La Prensa con los que charlamos en la redacción de Managua se quejaban de lo difícil que es confirmar oficialmente cualquier dato, por irrelevante que sea.

Muchos sandinistas -más de los que imagina el propio Ortega- opinan que la estrategia de comunicación es errónea, pero la decide Rosario Murillo, esposa del presidente, y eso en Nicaragua es mucho decir…

Vuelvo de Nicaragua con la impresión de que los valores del sandinismo; los objetivos por los que murió Augusto C. Sandino; las ilusiones por las que se dejaron la vida en la montaña miles de guerrilleros sólo puede pasar por una verdadera regeneración de FSLN. Los viejos héroes cumplieron su papel -y algunos se lo han cobrado bien- y es momento de dar el relevo a los jóvenes.

Categorías: ultramarinos

RTVE.es   12.abr.2011 16:37    

Ibarz y el recuerdo de Nicaragua

Vuelvo de Nicaragua y me entero de la muerte de Joaquim Ibarz. Qué puñetazo al periodismo.

Ibarz ha sido para Latinoamérica lo que Alcoverro es para Oriente Medio. Reportero, periodista y analista de referencia. Tipos estudiosos ávidos de enseñar. De los que nunca fallan cuando se recurre a ellos.

He leído esta mañana algunas crónicas y retratos de buenos amigos suyos. Todos cariñosos... Pero de todas, me quedo con el arranque de Joaquín Luna en su Vanguardia: "De haber sabido que ayer la sección de Internacional andaba desbordada entre Japón y Libia, la voz entusiasta de Joaquim Ibarz se habría ofrecido desde México para escribir estas líneas dando cuenta de su fallecimiento." Brillante.

Quizá Nicaragua sea la cuna del gran periodismo, riguroso y crítico a la vez, que practicó Joaquim Ibarz. Y seguramente por eso el nombre de un español que más veces he escuchado estos días en Nicaragua ha sido el suyo. Algunos preguntaban por Zapatero y su reelección; por Rajoy y sus aspiraciones; por Felipe y su historia, pero todos... Todos preguntaban por la salud de Ibarz. Desde políticos sandinistas a diputados de la oposición. Y también, cómo no, Carlos Fernando Chamorro, el periodista que compartió con él su último gran premio, el Maria Moors Cabot que concede la Universidad de Columbia.

Ibarz se ha ido, pero Internet nos deja a todos sus crónicas para seguir documentando todos nuestros viajes a América Latina. Gracias.

Categorías: ultramarinos

RTVE.es   13.mar.2011 10:30    

Haití no existe

Días después del terremoto del que hoy se cumple un año se celebró en Puerto Príncipe una reunión entre miembros del Gobierno haitiano y representantes de la comunidad internacional. Se puso sobre la mesa la necesidad inaplazable de convocar elecciones para respetar los plazos previstos. Los ministros se negaron con el argumento de que en esos momentos tan dramáticos era necesario un Gobierno sólido y estable. Curiosamente, los ministros que más resistencia ofrecieron fueron aquéllos a los que se les enrojecieron los ojos de avaricia al imaginar la cantidad de ayuda internacional que iba a llegar a Haití durante los próximos meses y años.

Al final, el presidente Préval tuvo que ceder y convocar elecciones. Se celebraron el 28 de noviembre y ahora el borrador del informe de la Organización de Estados Americanos advierte diplomáticamente que hubo pucherazo y que el presidente intentó colar a su candidato para la segunda vuelta. Previsible.

Cuento esto para que se entienda el título de este post: Haití no existe.

Haití es un estado soberano con sillón en la Asamblea General de la ONU –por eso la comunidad internacional no se ha atrevido a imponer un mandato ejecutivo como lo hizo en Kósovo o Timor Oriental-. Haití tiene un Gobierno y embajadores en muchos países del mundo –la embajadora en España es una mujer encantadora-. Pero Haití no tiene un proyecto colectivo y por eso no existe.

Los haitianos son independientes desde hace más de 200 años y seguramente se podrán contar con los dedos de una mano los presidentes que no han llegado al poder con el objetivo de rapiñar… Y en muchos casos también de humillar. Los haitianos lo han sufrido con resignación las más de las veces y con irritación y violencia en algunas otras ocasiones. Pero eso pasa factura.

La principal conclusión a la que llegué después de recorrer el país durante varios días es que en Haití sólo existen proyectos individuales. Cada haitiano sabe lo que quiere hacer con su vida…Y como mucho le interesa la vida de sus más cercanos. Pero no le pidas que arrime el hombro para sacar adelante un proyecto colectivo. Corres el riesgo de quedarte sin argumentos cuando te espete ¿Para beneficio de quién?

Un ejemplo para entender lo difícil que es creer en un estado haitiano: Imaginemos que un haitiano quiere montar una empresa. Lo primero, intenta comprar una parcela. Pero ¿de quién es ese terreno? Imposible averiguarlo porque allí no funciona el registro de la propiedad. Puede encontrarse con cinco o diez presuntos dueños. Tardará meses o años en hacerse legalmente con el terreno. Eso les está pasando hoy a decenas de ONGs que quieren instalar hospitales o escuelas. Lo mismo ocurre con el registro civil.

Esa desconfianza atávica en el poder haitiano se traduce en ocasiones en gran falta de civismo. Haití es un país deforestado. Hay empresas que han esquilmado los montes y además los haitianos cocinan y se calientan con la lumbre de los árboles que cortan en las montañas. Si sus dirigentes rapiñan, quién les va a decir que no corten leña para cocinar. Es tan espectacular como irritante el cambio de frondosidad en la misma isla cuando uno cruza la frontera entre Haití –montes pelados- y la República Dominicana.

Más ejemplos. Hace 20 años el 90 por ciento de los presos cumplía detención preventiva. Para reducir ese porcentaje tan escandaloso muchos países ricos decidieron invertir millones de dólares en mejorar el sistema judicial y penitenciario. Pues bien, hoy el 90 por ciento de los presos cumple detención preventiva. De nada ha servido toda esa ayuda. Muchos expedientes se han perdido y encima, según la ONU, los jueces pasan sólo una media de 52 minutos al día en sus oficinas. Que me perdonen aquéllos que cumplen son su horario…

La inmensa mayoría de los servicios sanitarios los atienden las ONGs y el Ministerio de Educación haitiano sólo supervisa –ni siquiera gestiona- el 15 por ciento de los centros educativos.

Por todo eso Haití no existe, aunque afortunadamente sí existen los haitianos.

PS: Haití no existe es también el título de un libro de uno de los historiadores que mejor conoce el país, el francés Christophe Wargny.

Categorías: ultramarinos

RTVE.es   12.ene.2011 09:21    

Morir de cansancio

Seguramente, en el acta de defunción de Pablo Neruda aparecerá como causa de la muerte el cáncer de próstata que le consumía. Pero ¿alguien duda de que el poeta murió de pena? De pena por no poder abrazar a sus amigos muertos durante el golpe del 11 de septiembre de 1973 (12 días antes de su muerte). De pena por ver sin poder ver cómo su Chile se precipitaba a un cruel abismo.

Seguramente, en el acta de defunción de Pedro Cárdenas aparecerá como causa de la muerte un infarto cerebral. Pero ¿alguien duda de que este maestro de periodistas murió de pena? De pena por no lograr que la Justicia acorralara a los narcos y asesinos. De pena por la certeza de que otros periodistas no íbamos a ser capaces de seguir su estela. Y de cansancio.

Luis Guillermo Cárdenas, amigo feisbuquero de nuevo cuño y hermano de Pedro, me ha hecho llegar hoy un texto sobrecogedor que voy a compartir con vosotros.

"La muerte le sorprendió en uno de sus recorridos habituales por el norte del Tolima, pero no de la manera que sus contradictores lo esperaban. Un absurdo accidente segó la vida de este periodista, un hombre que se la jugó más de una vez, y saliendo victorioso de todas.
Recuerdo cuando a mediados del mes de mayo nos encontramos en Mariquita. Sentí su tristeza, Constantemente se sumía en largos lapsos de silencio que hacía que el diálogo se interrumpiera constantemente. Mirándome a la cara y con profunda tristeza me dijo: "Mis amigos me dejaron solo y estoy cansado de luchar contra el viento... Sé que tarde o temprano me pueden matar, pero prefiero antes que todo morirme de cansancio".
Me sorprendieron sus palabras. ¿Qué era eso de... dejarse morir de cansancio? No le entendí por el momento, pero esas frases dieron vueltas en mi mente muchas veces… ¿morir de cansancio?
Un mes después, al verlo en su lecho de enfermo, sin fuerzas, tan inerme, no dejé de sentir una profunda tristeza. Sabía que había dejado de luchar. Y solo en ese momento comprendí... ¡QUE SE ESTABA MURIENDO DE CANSANCIO!"

En aquel septiembre de 1973, Pablo Neruda –débil y triste- decidió dejar para siempre su Isla Negra y regresar al Santiago de las anchas avenidas durante esos días bordadas por las rodaduras de los carros de combate. A medio camino, un control militar detuvo a la ambulancia en la que viajaba el poeta con su mujer. Cachearon a su esposa Matilde. Le cachearon a él y registraron la camilla en la que yacía por si ocultaba algún tipo de arma. Reanudada la marcha, al poeta se le escaparon unas lágrimas. Matilde contó después que fue la primera vez en su vida que vio brotar perlas de sus ojos. Lágrimas de humillación.

El pasado mes de marzo, en mi habitación de un hotel de Bogotá, hablé de la vida y de la muerte con Pedro Cárdenas… Y al igual que al poeta, a Pedro se le escaparon algunas lágrimas. Siempre lamentaré no haber tenido la lucidez suficiente para saber interpretarlas.

Categorías: ultramarinos

RTVE.es    8.oct.2010 16:27    

Va por usted, maestro

Pedro Cárdenas ha sido un maestro de periodistas. De todos, hasta de los más presumidos. Su visión radical de este maldito oficio nos sirve de referente en momentos en los que se ciernen tantas dudas sobre el verdadero periodismo.

Pedro vivió su periodismo radical en soledad. Y lo que más lamento es que no ha llegado a disfrutar de todas la alabanzas que habéis lanzado sobre él a través de este blog, o de Facebook, después de ver el reportaje Maldito oficio.

Siempre confié en que su mala fortuna se desvanecería el día que le llegara el reconocimiento que se merece. El reconocimiento llegará, pero él no lo verá. Ha muerto en Bogotá después de sufrir un infarto cerebral. Maldito oficio y maldita vida.

Os recomiendo que leáis el blog de Luis Pérez, quien más y mejor le conoció de nosotros. Y os recomiendo que veáis el reportaje Maldito oficio. Y después, entre todos, os propongo que pensemos cuál es el mejor homenaje que le podemos hacer para que lo disfruten su mujer y sus hijos.

Categorías: ultramarinos

RTVE.es    6.jun.2010 20:00    

El maldito oficio de Pedro Cárdenas

Pedro Cárdenas es un periodista en extinción.

Pedro es el protagonista principal del reportaje que emite este domingo En Portada. Con él hemos querido ilustrar el reconocimiento hacia algunos periodistas que se juegan el tipo las 24 horas del día por contar la verdad. O su verdad…

Quizá a alguien le suene a ombliguismo dedicar un En Portada a un puñado de periodistas, pero esa sospecha se desactiva desde el mismo momento en que reconozco que su periodismo heroico poco tiene que ver con el nuestro. Son oficios casi diferentes, por lo que difícilmente se puede hablar de corporativismo.

Cárdenas es colombiano. Ya hemos hablado alguna vez de él en este blog. Escuché su nombre por vez primera en boca de Eduardo Márquez, el presidente de la Federación de Periodistas de Colombia. Me contó del caso de un periodista amenazado. Un periodista que publicaba y publica tres revistas casi artesanales para denunciar artimañas que casi nadie se atreve a denunciar en Colombia. Señala con el dedo a los políticos y los empresarios que se apoyan en los paramilitares para cerrar negocios o ganar votos.

Consecuencia: A Pedro le han secuestrado un par de veces –en una de ellas se salvó de milagro-; han colocado algún que otro coche bomba a la puerta de su casa –su hijo sobrevivió a las esquirlas-; han secuestrado a su hija; en una ocasión tuvo que exiliarse lejos de su Colombia… Cualquiera habría cedido, pero Pedro dice que sólo le da miedo tener miedo.

Y ahora parece que lo ha tenido. Se ha sentido tan amenazado que ha decidido irse del mundo. Quizá mejor dicho: Se ha refugiado en otro mundo. Durante unas semanas, ha vivido lejos de su casa para esquivar a las hienas. Él sabe que los carroñeros son más agresivos cuanto más miedo olfatean, pero también sabe que las hienas son olvidadizas y se entretienen rápidamente con otras presas.

En ésas anda Pedro. En esquivar a las hienas y, mientras tanto, preparar el siguiente número de su revista y acusar a un cargo aún más alto.

Cuando le conocí en Bogotá, Pedro me pareció uno de los miles de fantasmas andantes que pueblan las calles de Colombia. Él mismo ha imaginado muchas veces su muerte. Sabe que le mataran en un descuido, en soledad. Al cruzar una esquina. Al salir de una panadería. Después de recargar la tarjeta del móvil…

Jon Lee Anderson dice de él que tiene carne de misionero, que es un cruzado. Un hombre de otro tiempo que cree ciegamente en los principios que ha mamado desde pequeñito. Pues igual eso es lo que le hace grande e invulnerable, aunque un sicario le pegue cualquier día un par de tiros en la nuca.

Categorías: ultramarinos

RTVE.es   26.may.2010 19:04    

Fantasmas andantes

Los fantasmas andantes en Colombia son todos aquéllos que discurren por la vida sabiendo que sus horas están contadas, que alguien les ha firmado una sentencia de muerte, que lo único que pueden hacer es esperar. No hay escapatoria.

Estos días he conocido varios fantasmas andantes en Colombia y quizá el que más me ha impresionado es Pedro Cárdenas.

De Pedro Cárdenas me habló en Bagdad hace ya algún tiempo Eduardo Márquez, un amigo y periodista colombiano. Le seguí la pista durante meses y finalmente le conocí hace apenas unos días en Bogotá. Pedro es un tipo al que le estallan las lágrimas cuando cuenta qué es esto del periodismo. Vive este oficio con la intensidad de quien hace su primera entrevista o quien firma el primer texto en un periódico.

Cuando le conocí en Bogotá me contó que ese día les había dado descanso a sus escoltas –siempre le acompañan- y que para vernos había tomado siete rutas de autobuses diferentes. Hay que intentar despistar a los sicarios… Aunque él también sabe que no hay escapatoria.

Pedro cuenta verdades como puños. Verdades que molestan a políticos, a paramilitares y a terratenientes. Verdades que cuentan lo bien que, en ocasiones, se llevan los políticos, los paramilitares y los terratenientes.

Hace días nos dejó otro de los fantasmas andantes, Clodomiro Castilla. Lo mataron unos sicarios mientras leía en la terraza de su casa en Montería, en el departamento de Córdoba. Clodomiro era periodista y buen amigo de Pedro Cárdenas.

Hoy, Pedro Cárdenas, director de Las Voces del Tolima, me pide que alcemos su voz para que se conozcan detalles de la muerte de Clodomiro. Sostiene Cárdenas que la de Clodomiro fue una muerte por cansancio. Léanlo y entenderán un poco mejor por qué Clodomiro se cansó de Colombia y se cansó de la vida.

Cuando me despedí de Pedro no le noté cansado. Ojalá ese ánimo y esas ganas de contar historias le permitan, durante muchos años, seguir transitando este mundo como un fantasma andante.

PS: Fantasmas andantes es también el título en inglés de un fantástico libro que me recomendó Luis Pérez. Lo edita Planeta y en español se titula Armas y urnas, historia de un genocidio político. Su autor: Steven Dudley.

Categorías: ultramarinos

RTVE.es   25.mar.2010 19:22    

José Antonio Guardiola

Bio En Portada

Se puede vivir sin saber qué es el azimut. Pero difícilmente se puede navegar o volar sin manejar el azimut. El azimut, el norte magnético, el rumbo… Son los que nos facilitan ir hacia donde queremos y gracias a ese sentido de la orientación el mundo es lo que es.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios