15 posts de octubre 2008

Y el tren llegó... Pero con dos horas de retraso.

El viaje de ida a Cáceres fue largo, pero el de vuelta, el de regreso a Madrid podría describirse de la siguiente manera:

297 kilómetros en cinco horas y media, paradas todas las posibles y más, en el interior de esa caja tan "aromática" muchos jóvenes, muchos en proyecto de ser militares y otros tantos de pie, papás y mamás con carrito y niño dentro. De pie, porque no había asiento para todos, debe de ser normal que un tren de largo recorrido contenga pasajeros de pie... Y una hora, y dos, y tres y hasta cinco y media sin ver a un revisor de RENFE al que preguntar si ha pasado algo, si es, como parece, que siguen existiendo tramos de la red ferroviaria que tienen una sola vía para ir y volver. ¿Sigo? No, lo dejo aquí porque el que sufre, en silencio o no, ya sabe de lo que hablo, el que no, mejor que no lo sepa.

A pesar de todo y todos, aquí estamos pie al cañón, un lunes en el que os invito a contestar a la siguiente pregunta: ¿El que más sabe, el que más ha estudiado, más gana?

Nos escuchamos a las 12, las 11 en Canarias.

La luna a la izquierda y el sol, que se va, por la derecha.

En el tren, de camino a Cáceres, recordando la primera vez que yo estuve en esta tierra de conquistadores y de buen comer. Las dehesas se van despidiendo del día, una torre que quedó inundada, excepto en la punta, por el agua de un ancho abrevadero de animales que andan sueltos por este otoño extremeño y montañas que despuntan en el principio de un alba, la de mañana, en la que estaremos de nuevo encima de un escenario, con un piano esta vez, dispuestos a darlo todo. A pesar del cansancio (un día largo está siendo éste) me resisto a quitarle la poesía que tiene este momento, porque es gente con poesía en el cuerpo la que rompe silencios, la que se empeña en amistades, la que se entrega en alma sin nada a cambio... Mañana estaremos en el aula de cultura de Caja Extremadura, venimos por el Play Cáceres, el festival internacional de música, y lo hacemos desde las entrañas porque de momento, vosotros, y antes de llegar sois desconocidos. Se va el día, se va. Queda un rayito, el último quizás de mi energía por hoy (No, hay que descubrir con ojos observadores, para contarlo mañana, la ciudad). Sólo añado que mañana (hoy si lo lees en viernes) regalamos de nuevo entradas de teatro... y nuestro arte, si llega este tren.

Regalamos La Cubana.

La risa es sana, dicen los que saben que elimina hasta el dolor de cabeza. Si es así, ¿Por qué nos cuesta tanto tomarnos las cosas a risa?. Nada es eterno y todos somos prescindibles, excepto el que nos hace la vida agradable. Ese amigo es vital. Por eso y porque sí regalamos 5 entradas dobles para que se rían un rato asistiendo al espectáculo que La Cubana tiene ahora en el teatro Compac Gran Vía de Madrid. La pregunta es la siguiente: ¿Cuál fue el anterior espectáculo de La Cubana? Si respondes correctamente entras en ese sorteo.

Hay otra pregunta que me gustaría compartir con vosotros: ¿Los hombres y las mujeres somos iguales?

En todas partes... Algo más que simples entrevistas.

El pasado viernes, después de salir corriendo del directo, llegué al hotel de Las Letras en la Gran Vía de Madrid. Allí estaba relajada, con paz interior tras pasar hasta por manos de curandera, la cantante mexicana Lila Downs. Sus dos trenzas y sus expresivos y negros ojos me arrastraron rápidamente a su mundo en el que ni existe la vergüenza ni el miedo. Una entrevista de las que invitan a compartir almuerzo, cena e infinito. La música relaja y amansa a las fieras. Hoy de nuevo en la calle música y artistas, pero artistas de los que no hay que suplicar que nos cuenten de qué va su historia, de los que no necesitan preparación porque lo suyo es constante, profesión de 24 horas, por amor... al arte. La compañía Ron Lalá se viene al camión de RNE ¿Será rojo ya? ¿No tenéis curiosidad, no queréis saber cómo son nuestras caras, si nos podemos permitir el atrevimiento o no de ser feos? Nos gustaría veros también a vosotros, internautas radiofónicos, que hasta en fin de semana buceáis en Internet. Tanto Lila Downs (que se arrancó a cantar sin pedírselo) como Ron Lalá (que van en grupo y te miran a los ojos cuando les hablas) son gente con sensibilidad, de los que aprecian al periodista y ven detrás de este nombre de profesión una auténtica vocación profesional.

En la calle, ¿Regalando qué?. ¿VENDRÁS?

"He venido aquí a vivir". Jose Luis Sampedro.

A veces es importante decir lo de siempre. Lo sencillo, lo que todos sabemos, pero que ignoramos voluntariamente. Reconocer que la vida sólo es eso: experimentar con sensibilidad al amigo, el trabajo, los días, las estaciones, sencillamente, sin más. Sin doblez, sin interés, sin obsesiones. Eso si, comiendo y cubriendo las necesidades básica, porque al alma también hay que darle jamón. Es la resonancia que me queda después de haber pasado un pedazo de tarde con Jose Luis Sampedro. Está perfecto, es decir, contiene en su palabra y en su saber estar la perfección de la madurez, la perspectiva del que sigue mirando hacia adelante con la carga bien llevada de una larga existencia. Vive en el centro de Madrid, pero en las nubes, en el séptimo piso, donde uno puede sentirse con los pies en el suelo pero con la pluma en los sentimientos y en las relaciones humanas. "Entremos más adentro en la espesura" y con sus propias palabras sepamos que: va a publicar la segunda parte de "la Balada del Agua" (segunda parte de unas letras que escribió para la Expo de Zaragoza. Se queja de que sea difícil encontrar el primer texto en librerías); señala que lo que ocurre con la economía es el final de un ciclo, un terminar para volver a empezar y que "como todo ente vivo se muere"; está seguro de que la solución está en "la educación y la cultura".

Sólo un apunte más del reportaje que podréis escuchar mañana... La última idea que había anotado esa noche (suele tener la costumbre de anotar en una libreta a cualquier hora) es la siguiente: "La evolución alcanza también las palabras".

Mamen Asencio


Este blog es España Directo en RNE. No nos confundas con nadie. Aquí vas a encontrar a gente, que no piedras. Gente que escucha y que habla, que pregunta, a la que le puedes contar tu vida y que incluso lee. escucha y que habla, que pregunta, a la que le puedes contar tu vida y que incluso lee. Somos Noemí, Emma, Eva, Sara y Javier. Pero también Amparo de Valencia, Lourdes de Zaragoza, Juan de Pamplona, y así con todos y cada uno de los reporteros-periodistas de esta Casa desplegados en nuestras emisoras territoriales. Nos gustaría que no fuéramos indiferentes para ti, una temporada más y van seis. Mamen, una más. Premio de la Academia Española de la Radio por presentación/locución; premio a mejor retransmisión por el programa desde el submarino de la Armada en inmersión 2009. Galardón realización, producción y retransmisión por el programa desde el Hércules del Ejército del Aire 2010.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios