« La maleta viajera conquista corazones lectores | Portada del Blog | El coronavirus en comunidad. »

Testimonios que duelen pero calan en los jóvenes para prevenir su consumo con las drogas.

    jueves 16.abr.2020    por Sandra Camps    2 Comentarios

Hoy vamos a recuperar unos testimonios interesantes y necesarios para prevenir y concienciar a los jóvenes sobre el consumo de las drogas. Vamos a escuchar a internos jóvenes que en 2014 pagaron condenas por delitos cometidos durante su juventud, todos como consecuencia de las drogas y unas decisiones de vida equivocadas que les han llevado a la cárcel. Algunos habrán salido ya de prisión y probablemente hayan rehecho su vida, otros puede que sigan pagando condena.

Entonces estaban en la Unidad Terapéutica y Educativa, la UTE, del centro penitenciario de Huelva y participaron voluntariamente de un programa de prevención. Iban a los institutos y los chavales también visitaban la cárcel para escuchar en primera persona las historias de vida que ha llevado a jóvenes como ellos a entrar en prisión cuando han cumplido los 18 años. Y entonces pagar por todos los delitos, incluso los cometidos cuando eran menores.

Son testimonios que hoy también merece la pena escuchar porque pueden calar entre los jóvenes. Participé de una salida de los internos, en este caso, al instituto onubense Pintor Pedro Gómez dónde los estudiantes que les esperaban estaban ansiosos por escucharles. Había chicos con un fracaso escolar previo, otros venía de familias desestructuradas  o con un historial complicado vinculado a centros de menores. Y casi todos reconocieron haber  coqueteado con las drogas.

Los testimonios de los internos duelen. Hablan de sus vidas, de su trayectoria desde jóvenes con las drogas hasta la que terminaron cumpliendo condenas largas. Ellos lo han visto claro y han decidido cambiar o intentarlo por lo menos con la ayuda de la Unidad Terapéutica y Educativa del centro penitenciario de Huelva.  Se sinceran y se les nota en el tono de voz, en la mirada cristalina en muchos casos, en sus gestos. Les cuesta relatar lo vivido porque son conscientes de que se equivocaron y de las consecuencias que han tenido sus decisiones para ellos y para sus familias.

Pero ahora tienen la oportunidad, y muchas ganas, de que sus experiencias sirvan para que otros chicos, como ellos entonces, dejen el camino de las drogas a tiempo.  Se sienten útiles participando de este programa de prevención de drogas y alcohol en jóvenes.

Los chicos, sentados, les miran fijamente, están atentos y se nota que les interesa lo que los internos les cuentan. Ojalá que cale el mensaje porque muchos de estos presos se ven reflejados en estos jóvenes que coquetean con la droga y el trapicheo.  Es prevención pura.

Cada día a las 21.30h en RNE, RADIO 1,lo podéis escuchar en directo

pero si te lo has perdido también lo puedes escuchar siempre que quieras en el  podcast del programa.

¡Escúchalo! 

Y si tú también tienes una historia que contar...adelante! 


https://www.rtve.es/alacarta/audios/en-primera-persona/

Aprovecho también para invitaros a que sigáis En Primera Persona en
las redes sociales y hagáis los comentarios que queráis:

https://www.facebook.com/enprimerapersona

https://www.facebook.com/campssandra

y a seguirme en twitter.

@ppersona_RNE

@sandracamps 

Sandra Camps   16.abr.2020 19:20    

2 Comentarios

Como consumidor de drogas sintéticas en los años 90 y 2002 no he convenido nada en claro.Tenían el negocio del siglo montado a costa de la vida de nosotros los jóvenes en Valencia ( con esa ruta tan molona y que algunas radios en la actualidad, aún demandan ).
Comence a consumir drogas por ser gay, y porque en FP me insultaban por mi condición de homosexual.Aunque en esa edad yo no sabía ni lo que era.Me atraían las chicas.Pero les dio por ahi.Tampoco fue muy diferente cuando me fui al colectivo homosexual.Porque donde más homofobia hay no es fuera, sino dentro del colectivo homosexual.Con el paso de los años empecé a preguntarme porqué tenía que acabar cada fin de semana ( únicamente eran los fines de semana ) colocado.Y comencé a ir normal a las discotecas de la Ruta "Puzzle" y "Barraca" entonces vi con claridad cómo iba la gente.Colocada hasta las trancas y con un efecto triste y devastador.Automáticamente rompí con todas las personas con quienes me relacionaba, porque eso eran de todo menos amigos...
Nadie me llamó, nadie vino a buscarme.Y mientras procedía mi desintoxicación propia y autodidacta desarrollé una enfermedad mental.
No es grave, pero es una enfermedad que limita mucho la vida de las personas, y en concreto mi vida.Yo no creo ni en asociaciones ni en grupos de apoyo.Como otras personas no creo en lo terapéutico,Creo en el poder individual de las personas y en su fuerza.Yo solo, sin ayuda de nadie conseguí salir, aunque el precio a pagar ha sido muy caro.No creo en Risto Mejide ni en Belén Esteban.Y sí en Arturo Pérez Reverte, y Carles Francino uno de los pocos en advertir del riesgo que corría la juventud en Valencia.
A estas alturas de la película, no creo en políticos, porque por su culpa enfermé.Y otros murieron.Todo por dinero.Eso fue lo que les importó en la santa Valencia la juventud de los 90.
Ahora estoy totalmente alejado de esa gentuza.Pero las cosas ya no son ni serán como antes.

viernes 17 abr 2020, 01:53

Y quiero finalizar diciendo qué las drogas siempre, siempre pasan factura.Que te crees que nunca te va a pasar a ti, por muy joven y sano que seas.Qué para salir de ellas prueben a frecuentar aquellos lugares donde se consume lúcido, y verán el efecto que se ve desde fuera.
Y que si no son capaces de por uno mismo abandonarlas, pedir ayuda.A mi no me funcionó, pero eso no quiere decir que lo que a uno no le va bien a otro sí.Que lo piensen, muy muy bien y con autodeterminación porque siempre pasan factura.Un saludo y buenas y/o confinadas noches de cuarentena, deseando que este testimonio personal pueda arrojar luz donde no la haya.Un saludo a todos.

viernes 17 abr 2020, 03:24

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sandra Camps

Bio En primera persona

En el programa nos acercamos a realidades sociales que nos rodean pero desconocemos. Salimos del estudio de radio para conocer en profundidad y en primera persona qué problemas tienen, cómo los viven y qué medios tienen a su disposición para afrontarlos hombres, niños y ancianos anónimos. Les escuchamos en su ambiente, con su gente, y hablamos con ellos de sus vidas, de cómo afrontan el presente y el futuro. Convivimos con ellos y les invitamos a que compartan parte de estas vidas con sus protagonistas como si estuvieran presentes en cada momento
Ver perfil »

Síguenos en...