« MI VIAJE A CHINA... O DE CÓMO TENER LA TALLA L DE LA NOCHE A LA MAÑANA. | Portada del Blog | "Me alegro de que hayas llegado bien" »

Únete a la secta: viaja a Estambul!!


Estambul, Estambul, Estambul... todo el mundo me hablaba últimamente de Estambul!! Empezaba a tener la sensación de que si no había estado allí es que no había visto nada en mi santa vida. Me hablaban más de Estambul que de la crisis, aunque parezca imposible. Es que es muy romántico, me decían. Ya, pero yo no, respondía yo, un tanto asqueado ya.

Bueno, hoy, tras haber pasado ya una semana en la capital (financiera) de Turquía, me como mis palabras. Así, una detrás de otra. Ñam, ñam.

Estambul sorprende desde el instante en que pones un pie en sus calles. Sorprende y engancha. Un simple paseo por el centro histórico o por la calle Istiklal, la más transitada de Estambul, sirve para darse cuenta de que esa ciudad es diferente. Y sobre todo, sirve para darse cuenta de que son sus ciudadanos, el ambiente que se respira, el trato con la gente, lo que la hace tan diferente. Gente hospitalaria y con un sentido del humor incluso parecido al español. Vamos, unos cachondos.

Estambul ha sido históricamente un lugar de paso para las principales rutas de comercio. La gente que allí vive son auténticos especialistas a la hora de mercadear. Compran y venden con más habilidad que nadie. Con más gracia. No sólo en el Gran Bazar o en el Bazar de las Especias, sino que en realidad cualquier estambulita es un buen negociador. No sólo venden, además divierten.

Por cierto, un apunte: no me negaréis que es muy gracioso el gentilicio: "estambulitas". Suena... no sé... como a un bichito, no?

Sigo. Me llamó mucho la atención la amabilidad con la que nos recibieron en el Gran Bazar. Ellos saben diferenciar muy bien cuando están trabajando y cuando no, cuando están vendiendo y cuando te están conociendo, cuando eres un cliente y cuando un amigo.

En un momento en el que paramos de grabar en el Gran Bazar con Lara, una joven de Bilbao que se fue a Estambul por amor, se nos acercó un chico que trabajaba en una de las tiendas del Bazar. Quería saber para qué programa estábamos grabando y se lo dijimos. Él repitió "Españoles en el mundo" en 7 idiomas diferentes. Nos estuvo contando que hablaba con bastante fluidez turco, español, inglés, francés, italiano, ruso y coreano. Y nos lo demostró. Y yo pensé: "la cantidad de cosas que haría yo con todo ese dinero que he tirado en academias de idiomas". En fin, puse cara de póker y seguí asintiendo con la cabeza. Aja... aja... Para colmo, nuestro nuevo amigo turco nos remató: "Para que gastar dinero? No hay mejor escuela que este lugar, amigos, por aquí pasa todo el planeta y la gente sólo compra cuando se siente como en casa y, bueno, ése es mi trabajo, hacer que se sientan a gusto... y compren". Desde luego que sabía hacerlo.

En Estambul vender es un arte. Las gitanas venden rosas camelándose a los hombres, los pescateros y los verduleros venden en el mercado gritando a pleno pulmón. Y en el Bazar de las Especias, Carlos, un experimentado comerciante con tanta gracia que podría llenar él sólo horas y horas de televisión, nos explicaba que en Turquía hay casi 80 millones de habitantes gracias al té de manzana, que es afrodisíaco. Él lo llamaba té del amor y decía que si lo probabas, todos los días serían "sábado sabadete". Cuando dejé de grabar, Carlos me regaló una bolsa de ese té. Y os confieso que ya lo he probado. Sólo os diré que si vais por el Bazar de las Especias, busquéis a Carlos y le pidáis un poco de té de manzana. Hacedme caso.

Seguramente poca gente sabe que Estambul está entre las 5 ciudades más seguras del mundo. Todavía tendemos a asociar el mundo islámico con cierta inseguridad y por eso sorprende todavía más la tranquilidad y la calma con la que se puede pasear por cualquiera de sus barrios. Insisto, cualquiera. No sólo por la zona más occidentalizada. De hecho, con Carla, una escritora asturiana, grabé por el barrio más islamista de Estambul. Se llama Fatih y en él casi todas las mujeres van tapadas con çarsaf, algo muy similar al burka. Yo pensaba que tendríamos problemas para grabar allí, que alguien podía reaccionar mal ante la cámara. No tardé en darme cuenta de mi error. En Fatih, como en todo Estambul, sólo encontré a comerciantes enérgicos y divertidos que chapurreaban algo de español y que gritaban "¡Aragonés... Luis Aragonés!" para tratar de atraer nuestra atención. Mis prejuicios me habían confundido.

Quizá no haya nada mejor para tomarle el pulso a una ciudad que mantener una conversación con sus taxistas. El que me llevó a mí del aeropuerto de Ataturk hasta el hotel no tenía desperdicio. El hombre disfrutaba contándome, en una mezcla entre inglés, turco y algo parecido al español, que Estambul era la única ciudad que había sido capital del Imperio Romano y del Imperio Otomano. Decía, mirando constantemente hacia atrás para ver si le prestaba atención, que en ningún lugar del planeta se podía percibir tanto el paso de la Historia. Y remató su relato, de nuevo mirando hacia atrás a 70 kilómetros por hora por el centro de la ciudad, utilizando una curiosa metáfora: "Estambul es la gran prostituta de la historia. Por aquí han pasado distintos imperios como hombres. Y todos la han dejado. Por eso detrás de su resplandeciente maquillaje se esconde el rostro de una ciudad nostálgica". Yo le pagué y le di las gracias. Por el relato y por haberme llevado con vida hasta el hotel, cosa con la que no contaba.

Ahora ya no le gruño a los que me dan la brasa con eso de que tengo que ir a Estambul. Al contrario, creo que me he convertido en uno de ellos. Como en una especie de secta. Y tú también lo harás cuando visites esa ciudad.

Hoy lo puedo decir: Estambul es para los que están enamorados, para los que no, para los que lo han estado, para los que lo van a estar, para los que no lo han estado nunca y sobre todo, para los que lo están y todavía no lo saben.

Mucha suerte en vuestro viaje!

Sólo un consejo: si un taxista os empieza a hablar del Imperio Otomano, decidle que pare el taxi y bajaos inmediatamente.

27 Comentarios

Hola a todos:
Me encanta vuestro programa. Porque mi vena viajera la alimentais maravillosamente y recorro con vosotros el mundo, viendo el lado bueno de la vida, de sus gentes de sus paisajes...genial¡.
Próximamente salimos mi marido (es el segundo) y yo, con destino a Estambul y Capadoccia. Algún consejo en especial? vamos con viaje programado para no perdernos, Tengo miedo a los bazares a que sean acosadores como fueron en El Cairo...no me gusta que me acosen.
Mi enhorabuena por el programa....Un abrazo para todas las almas viajeras...
Julia

No encuentro en donde puedo mandaros un correo para proponeros como españoles en el mundo a mi hermano Pepe que vive en Lincon (Nebraska,EE.UU.)Merecería la pena contactar en Navidad cuando el hace un Belén impresionante en la parroquia), luego con mi sobrino Diego que vive en Pekin. El es cámara formó equipo con Ion Sistiaga, compañero de Souto q.e.d.. Tambien mi sobrina Sole, destinada ahora en Sudan por Naciones Unidas con el programa de niños soldado.
Espero vuestra respuesto. Muchos saludos

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Españoles en el Mundo


Laura, Luis, Belén, Tirma y Lucía son los reporteros de 'Españoles en el mundo', el programa de TVE que busca a nuestros compatriotas allá donde estén.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios