« UN CUENTO CHINO | Portada del Blog | No sólo toallas... »

PRIVIET, SAN PETERSBURG



¡Menudo sustazooooo!!!!!!


He perdido la cuenta de los vuelos que habré cogido en los últimos años y no recuerdo haber pasado miedo en ninguno de ellos, algunas turbulencias juguetonas, algún despegue movidito pero como este aterrizaje ninguno. Todo iba bien hasta que nos acercamos a San Petersburgo, tormentón en la pista, muy oscuro y con muy mala pinta… Sacan el tren de aterrizaje, Raúl (mi compi) y yo estábamos hablando de no sé qué y, de pronto, se hizo el silencio. A muy poquita distancia del suelo, el piloto aborta la aproximación e intenta remontar el vuelo. Yo no tengo mucha idea de pilotar pero, por lo que vivimos, ésa debe ser una maniobra muy difícil… Fueron unos segundos angustiosos. Al final y después de casi media hora en el aire conseguimos llegar a pista vivitos y contentos pero, eso sí, con el miedo metidito en nuestros huesos… ¡Menudo susto! Nos hicimos una foto para celebrarlo, teníais que haber visto la cara de Raúl en el momento crítico. Claro, que habría que preguntarle a él cómo era la mía…


Bueno, pues ya estamos en San Petersburgo, la ciudad de los zares y los canales, la de los edificios colosales, antigua Leningrado y moderna Peter, mi primera experiencia en Rusia. Y ya tenía ganas, la verdad. Nos esperan para desayunar Inma y Judith, dos terremotos con energía para dar y regalar. Nos reciben en su casa de Cuéntame al estilo ruso, el papel pintado de las paredes es igualito al de los Alcántara. La casera les ha dejado recuerdos de la época soviética. Pero eso sí, con conexión a internet de alta velocidad.
El desayuno, típico ruso, está buenísimo y nos da energía para lo que nos espera, que no es poco. Nos pateamos la ciudad descubriendo las curiosidades rusas. No podría calcular cuántas limusinas vimos, cuántas parejas se casaron ese día, y eso que era martes, cuántos candados colgaban de los puentes pidiendo amor eterno, cuánto caminamos y cuánto nos reímos. Estas chicas no paran.

Y en nuestra primera noche descubrimos esa preciosa luz de atardecer que no acaba de apagarse. Las famosas “noches blancas”. Ya sólo por esto ha merecido la pena el susto aeronáutico. Pero aquí no acaba el día, todavía nos queda el concierto de Manu Chao y un bar, el único en el mundo, que celebra la nochevieja todos los días del año. De hecho, está apuntito de entrar en el Guinnes de los Records. Y ahí las dejamos, con sus orejas de conejo bailando “La Macarena”. El primer día ha sido movidito y muy completo. Estoy molida. En una sola jornada hemos acumulado suficiente infirmación en nuestras retinas como para llenar muchas tarjetas de memoria." ¿Sabes cuánto hemos grabado?". "Ya, pero es que la ciudad lo merece."


San Petersburgo fue construida con un esfuerzo increíble en una zona pantanosa azotada por los vientos del polo y las inundaciones. Fue fundada en 1703 por el empeño de un solo hombre, en ese lugar imposible, Pedro I El Grande quiso construir la moderna capital que necesitaba Rusia, la ventana a Europa. Una estatua rinde homenaje a su fundador. Y dicen los rusos que si tocas sus manos, serás feliz para el resto de tu vida. La voz se ha corrido y ya es visita obligada para los más de tres millones de turistas que pasan cada año por la ciudad.

Y, claro, de tanto roce, de tanta felicidad deseada, sus manos brillan como el oro. Lo curioso de la estatua es que esculpieron primero el cuerpo y, como todo en Rusia, es de proporciones colosales, y luego hicieron un molde real de la cabeza del zar. Por lo que dicen, Pedro I era un tío listo pero no gigante. Resulta un poco cómico ver el resultado pero, oye, si da la felicidad quién soy yo para juzgar al escultor…
Porque aquí cada pedazo de bronce, cada bloque de mármol tallado y cada hierro forjado ocupa su capítulo escrito en los libros de historia. La ciudad ha sido uno de los escenarios políticos más importantes del siglo XX. En la IGM, abdicaba el zar, Lenin llegaba para encabezar la nueva revolución y el 25 de octubre de 1917 el acorazado "Aurora", atracado hoy a orillas del Neva, disparaba contra el palacio de Invierno, sede del gobierno provisional, los revolucionarios asaltaban el palacio y establecían en Rusia el poder soviético. Y cada minuto conserva hoy su reflejo. Esta ciudad es un museo al aire libre. Caminar por sus calles es imaginar el pasado.

Hoy San Petersburgo sigue siendo la capital cultural de Rusia, sede de museos, teatros, exposiciones y festivales. Aquí los músicos callejeros visten con pajarita. Y ¿habéis estado alguna vez en Hermitage?????


Sabía que era grande y que me iba a impactar pero… ¡¿tanto?! Antigua residencia de los zares y hoy, uno de los mayores museos del mundo. Se codea con el Louvre y el Prado y encierra cerca de 3 millones de obras de arte. Como decía Marina, si quisieras estar cinco minutos delante de cada obra de arte, necesitarías unos 10 años ininterrumpidos. Y eso que sólo se expone una pequeña parte de toda la colección. Ah, y tiene dos salas enteritas reservadas a nuestro Pablo Picasso.

Belleza en los museos y también en las calles. De verdad que nos quedamos asombrados. Aquí hay diez mujeres por cada cuatro hombres. Y lo sorprendente es que casi todas ellas parecen modelos, del estilo “rompecuellos”, que dice mi amigo Jorge. No sé si “será el agua”, como decía Pepe, o si el frío moldea las formas, el caso es que, según nos dicen, es el paraíso para la visión del visitante masculino y para el traumatólogo de guardia... Y para quien piense que en San Petersburgo hace frío todo el año, sólo tiene que darse un paseo por la fortaleza de Pedro en los meses de verano, ni Benidorm en hora punta.

En fin, que San Petersburgo es un remolino de sensaciones, de experiencias y de influencias artísticas.Es "la ciudad de las musas", la ciudad de los poetas y los músicos, los pintores y los artistas. Aquí vivieron Chaikovski, Pushkin y Dostoievski. Esta ciudad tiene una belleza estremecedora y, en esta época del año, a partir de las doce de la noche, la luz de atardecer se refleja en el agua y la piedra con tonos muy románticos, yo diría que casi sensuales… Así escribió Alexandr Pushkin sobre esa temporada mágica de las noches blancas:


El transparente oscurecer
y el resplandor lunar sin luna.
Puedo yo sin luz leer
y escribir, pues sobra ésta.
Y ver con toda nitidez
inmensas calles somnolientas,
la aguja del Almirantazgo
como lanzada a las esferas.
Y el despuntar de la Aurora
que apura el anochecer
cediendo apenas media hora
a las tinieblas en la tierra,
más sin dejar palidecer
dorados cielos sobre ella.


Rusia es un país que engancha, que enamora, que te vicia, que se mete en tu sangre y no te suelta. Como decía Judith “o la odias y no vuelves, o bien te enamoras y no quieres marcharte, y lo peor de todo es que no sabes por qué”. Yo tengo claro que volveré. Espero poder decir pronto: “Priviet, San Petersburgo”.

54 Comentarios

PARA VICENTE CASEIRO, al igual que David, mi esposa tambien padece la enfermedad que tu comentaste en el programa, estamos desesperados ya que va de mal en peor, hemos hechos tratamientos con ozono, con grapas, curanderos, tiene que tomar constantemente antiinflamatorios para calmar los dolores, no nos dan soluciones, por ello es por lo que te suplico si por favor nos puedes facilitar información te estariamos muy agradecidos, tienes mi dirección de correo, mi telefono es 923217347 y 636953212, vivimos en Salamanaca, por si estuvieras de vacaciones en España.
gracias de antemano y recibe un cordial saludo
CARLOS

Carlos,

Conoces A Vicente Caseiro, podrias darme los datos de contacto por favor....?

Tengo negocios en San Petersburgo y me interesaria habalr con el...

Un Saludo,

Yo he estado en San Petersburgo 3 veces y me ha gustado mucho , no solo por estar llena de monumentos imponentes sino por la inmensa cantidad de mujeres lindas que se encuentran por las calles, solo en Florianopolis (Brasil) vi algo similar, pero la diferencia es que esta ciudad es 5 veces mas grande, lastimosamente muy pocas hablan ingles (y castellano casi ninguna) asi que ha estudiar ruso si quieren encontrar novia aqui jeje

Vicente, me gustaria comentar unos cuantos temas contigo.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Españoles en el Mundo


Laura, Luis, Belén, Tirma y Lucía son los reporteros de 'Españoles en el mundo', el programa de TVE que busca a nuestros compatriotas allá donde estén.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios