« El privilegio de pisar la última frontera… | Portada del Blog | Seúl... a disfrutar!!! »

DO RE MI

¿Y cuál será mi primer destino?, pregunté con euforia. “Salzburgo” - me respondieron. El ímpetu de reportera novata se esfumó en dos segundos. ¿Salzburgo? ¿Y qué hay de los tigres de Bengala, las religiones exóticas, las noches en el desierto? “Salzburgo, Austria” - puntualizó mi jefe sin mover un músculo de su cara.

Entiéndanme, yo quería abrirme camino entre manglares, tiburones o trincheras en busca de españoles. Y me enviaban a una apacible ciudad centroeuropea de 150.000 habitantes, cuna de Mozart y escenario de la película “Sonrisas y Lágrimas”. Guardé la cantimplora y empecé a preparar el viaje.


Pronto supe que Salzburgo era mi ciudad. Cuánto más leía sobre ella más ganas tenía de conocer la Roma de los Alpes. Su historia está ligada a los príncipes-arzobispos, unos señores que gobernaron Salzburgo desde la Edad Media hasta el siglo XIX gracias a la sal que encontraron en las montañas. El dinero, además de para amantes y banquetes, lo emplearon en construir una preciosa ciudad barroca con decenas de iglesias, palacios y jardines de estilo italiano.

Aterrizamos en el Wolfang Amadeus Mozart y la imagen del compositor ya no nos abandonó en todo el viaje. La ciudad está rendida a su hijo predilecto más de dos siglos después de haberlo expulsado a Viena con una célebre, y literal, patada en el culo que le propinó el asistente de uno de aquellos príncipes-arzobispos. Fue bonito seguir sus pasos, accidentados, por la ciudad que lo vió nacer.


Pero Salzburgo no sólo es Mozart, los austríacos pueden presumir de tener una cultura musical que se transmite desde la infancia. Un compositor jerezano como Agustín comparó el arraigo del flamenco en Andalucía con el de la música clásica en Salzburgo. Y en pleno Festival de agosto, uno de los más importantes del mundo, quisimos conocer su ambiente más elitista: el estreno de una ópera. Perlas, estolas, smoking, traje regional de gala... Pura elegancia centroeuropea.


También me divertí cantando las canciones de “Sonrisas y Lágrimas”. Los austríacos nunca han entendido por qué llegan autobuses de todo el mundo para hacer rutas por las localizaciones de la película. María José me llevó a la casa de la verdadera familia Trapp, hoy convertida en un hotel y expropiada por los nazis durante la II Guerra Mundial. Me impresionó saber que Heinrich Himmler dirigía las SS desde una de sus habitaciones.


Si hablamos de amor universal, muy cerca de Salzburgo está el lugar donde se cantó por primera vez el villancico “Noche de Paz”, otro de los patrimonios musicales de la zona. Los niños de Jaime casi nos lo cantan en alemán, pero entendimos que en agosto cuesta coger el tono navideño...
Los austríacos tienen una relación muy especial con la Naturaleza. Salzburgo es una ciudad rodeada de montes a los que escaparse en cualquier momento. Sandra me llevó a hacer trekking y me di cuenta de lo ahogados que vivimos en Madrid. Y cogiendo el coche, a pocos kilómetros, dos maravillas: la región de los lagos -donde Sissi pasaba sus veranos huyendo de la corte vienesa- y los mismísimos Alpes. Lourdes nos llevó a unos de los lagos más fotografiados del mundo y Manolo ensayaba cantos tiroleses mientras subíamos por la Grossglockner Strasse, la carretera alpina más espectacular de Europa. Ahora entiendo por qué las tarjetas postales se inventaron en Austria.


Aquí no existe especulación inmobiliaria, ni economía sumergida, ni mileurismo, ni apenas desempleo. Los impuestos son altos, pero es uno de esos países poco poblados que han desarrollado un excelente Estado del bienestar. Sólo hay una sombra: la del partido de Haider. En cuanto a su relación con Alemania, nos han contado que tienen esa cosa de hermano pequeño y hermano mayor tan típica entre vecinos, ya saben...
Austria es un país que cree en el respeto, y Salzburgland es una región de fuertes tradiciones y marcada identidad que se ha convertido en un destino que no olvidaré. Naturaleza, música, monumentos.... Y mis amigos españoles. Así da gusto ser novata.
Manu. Agustín. Diego. Jesús. María José. Manolo. Lourdes. Sandra. Jaime.



GRACIAS

8 Comentarios

Me ha encantado el programa, al igual que los anteriores. Yo estuve el verano pasado de vacaciones en Salzburgo y con el reportaje me he dado cuenta de cuanto me gustó y que ganas de volver.

La verdad que me ha gustado lo que habeís mostrado de la ciudad. Un lugar con mucha historia que ademas desprende una gran paz y me ha quedado la sensación que otra manera de entender la vida, no diametralmente opuesta alo que tenemos en españa pero si diferente. Por lo demás felictaros como siempre por el programa, a mi me encanta y no me lo pierdo. Felicidades.

Hola,me gustaria saber como se puede poner en contacto con alguno de los personajes del reportaje ó con alguien del programa que lo pudiera proporcionar

Hola, me gustaría ponerme en contacto con Manolo, ¿alguien me podría proporcionar el nombre de su empresa, algún otro tipo de información?

La empresa de Manolo

Me gustan mucho todos los programas de Españoles en el mundo pero, este de Salzburg me ha encantado... de hecho será mi proximo destino de vacaciones.

Excelente su programa. Estuve hace 6 años en Salzburgo y me pareció espectacular. Vi el programa y me transporté de nuevo a aquellos fascinantes lugares. Es una lástima que otros paises no se copian de tan buena iniciativa. Es maravilloso explorar otros paises, y mejor aùn, con explicaciones de nuestros propios paisanos. Exitos.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Españoles en el Mundo


Laura, Luis, Belén, Tirma y Lucía son los reporteros de 'Españoles en el mundo', el programa de TVE que busca a nuestros compatriotas allá donde estén.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios