« 'Anacleto: agente secreto' nueva esperanza de una taquilla algo perjudicada | Portada del Blog | 'Atrapa la bandera' repite cifra y liderato (€1,4M) mientras 'Anacleto' titubea (€0,86M) »

Cuando invertir €3 millones es un buen negocio

    lunes 7.sep.2015    por Juan Herbera    4 Comentarios

Sé que de ésto ya he escrito en ocasiones anteriores pero no por ello dejará de parecerme útil abordarlo de nuevo. A ver si lo lee alguien con recursos, con ganas de apostar por el mercado español, y se anima a invertir. Seguro que sería bienvenido (por muchos; siempre habría quien lo sufriese como competidor, claro está, pero esas son las normas del sistema en que vivimos). Para que luego digan que sólo escribo con espíritu negativo...

Recordemos el punto de partida, los supuestos básicos: en España, por cada entrada de cine, el Estado se lleva el 21% en concepto de IVA. Por tanto, al precio de cada entrada que ingresa el cine por taquilla (recaudación bruta) hay que deducirle ese 21% para llegar a la cantidad que se repartirán exhibidor y distribuidor (recaudación neta). Ejemplo: si un cine recauda 50.000€ de una película, la cantidad a repartir serán 39.500€ (los otros 10.500€ son el IVA que va a las arcas públicas).

La cantidad que cada distribuidor recibe de la explotación de sus películas varía y depende de factores diversos. A grosso modo, diremos que en nuestro mercado la práctica totalidad de distribuidoras factura a cada cine un porcentaje de la recaudación que ha obtenido cada una de sus películas. Ese porcentaje puede ser mayor o menor en función de los acuerdos comerciales entre las partes que, normalmente, vienen condicionados por el potencial comercial del título en cuestión. Una única distribuidora no utiliza este sistema y se decanta por la facturación per cápita: un fijo por cada entrada vendida (fijo que tiene diferentes importes según el potencial comercial de la película).

Podemos consensuar que una película cuyo comportamiento en taquilla haya sido exitoso permite al distribuidor facturar, como promedio, el 50% de la recaudación bruta. Habrá casos con excepciones al alza y, sobre todo, a la baja si el resultado comercial no es demasiado potente. Pero puesto que vamos a ser positivos, juguemos con un título que se ha portado bien y que ha permitido una facturación media (tras toda su vida comercial en el cine) de ese 50%.

Siguiendo con el ejemplo anterior, de aquella recaudación neta de 39.500€ la mitad (el 50%) será lo que facture la distribuidora al cine. Le correspondería cobrar 19.750€. No obstante, de cada entrada hay que destinar un 2% de la recaudación neta por derechos de autor. Ese 2% se calcula en este momento (en nuestro ejemplo serían 790€) y habrá que deducirlos de la parte que correspondía a la distribuidora. En consecuencia, ésta lo que realmente acabará percibiendo serán 18.960€ (19.750€-790€). Por si alguien tiene curiosidad, éste importe supone un 37,92% en relación a la recaudación bruta (un 48% respecto a la recaudación neta).

Cualquier modificación que hagamos en las variables (mayor o menor porcentaje de IVA, mayor o menor porcentaje para la distribuidora) afectará al resultado final y a los porcentajes que éste supondría respecto a los ingresos brutos. Digo esto para que nadie considere estas cifras como definitivas, inamovibles y aplicables a cada una de los miles de recaudaciones que semanalmente se generan en España. Pero puesto que he planteado éste ejercicio como un juego didáctico, sigamos jugando.

Imaginemos un blockbuster en manos de una productora que decide comercializar su explotación a través de distribuidoras independientes. E imaginemos que tasa el Mínimo Garantizado para nuestro mercado en dos millones de dólares (en nuestro sector, aunque la moneda local y de buena parte de los países europeos sea el euro, las productoras y agentes de venta internacionales siguen manejándose en dólares estadounidenses). Supongamos también que ese importe incluye los derechos de explotación de cine, televisión y vídeo (domestico y bajo demanda, lo conocido como DVD y VoD).

Sabemos que el peso del vídeo y la televisión han caído mucho en los últimos años; más aún en España por efecto de la piratería. Y que el negocio que genera internet y los canales televisivos a la carta aún no han crecido lo suficiente como para considerarlos de primer nivel. En consecuencia, el cine quedaría como la principal fuente de ingresos para muchos títulos de estas características. Donde antes era objetivo de beneficio puro (tal era la potencia de los derechos de televisión y vídeo) ahora es el responsable de salvar la cuenta de resultados.

El Mínimo Garantizado, puesto que es aplicable a todos los derechos de explotación, podríamos prorratearlo e imputar a cada una de las ventanas de comercialización un porcentaje a cubrir (por ejemplo, que el cine asumiera el 50%, la televisión el 35% y el vídeo el 15% restante). Hemos dicho que seríamos optimistas, ¿no? Pues compliquemos aún más las cosas. En nuestro caso, la totalidad del Mínimo Garantizado, esos $2 millones, será el objetivo a recuperar de la explotación en salas, dejando los ingresos por TV y vídeo como hipotético beneficio puro futuro.

Y puesto que estrenar en cines, más aún tratándose de un blockbuster, requiere una fuerte inversión en lanzamiento (ese famoso concepto del P&A, iniciales en inglés de Prints & Advertising, que engloba todo lo relacionado con copias, publicidad y doblaje) que el distribuidor deberá asumir como coste inicialmente (posteriormente lo podrá recuperar con los ingresos provinientes de los cines), supongamos que se destinan unos $1,5 millones a este concepto. Esta sí que es una partida que tendría que cargarse al 100% a la explotación en cines.

Antes del estreno, nuestro blockbuster nos ha obligado a movilizar tres millones y medio de dólares ($2M del Mínimo Garantizado y $1,5M en concepto de P&A), unos tres millones de euros al cambio actual, cantidad que tenemos como objetivo recuperar con la explotación en cines. ¿Qué recaudación tendremos que hacer para que eso suceda?

Retomando los números iniciales, veíamos que lo que acaba llegando a manos del distribuidor, una vez descontado el IVA y los autores de la recaudación bruta y neta respectivamente, era un 38% (números redondos) de los ingresos por taquilla en el caso de que la facturación media fuese del 50%. Así las cosas, nuestro blockbuster tendrá que recaudar 7.900.000€ en España para que la distribuidora recupere los tres millones de euros del Mínimo Garantizado y el P&A.

Desde 2007 hasta hoy al menos 156 películas han superado esa cifra de recuadación final en nuestro país. En los dos últimos años, los peores que se recuerdan en décadas por recuadación global del mercado español, 16 títulos un año y 15 el otro recaudaron por encima de esos €7,9 millones. Y en lo que llevamos de 2015 ya lo han logrado 10 películas.

Alguien podría decir que liquidar a una media del 50% es muy complicado dado que los grandes circuitos han conseguido acuerdos de facturación que permiten reducir ese porcentaje así como que los gastos vinculados a la digitalización (el VPF que las distribuidoras deben pagar a las empresas integradoras que han financiado la instalación de equipos digitales en los cines) también rebajan el importe neto a percibir.

Siguiendo el mismo criterio visto anteriormente, si nuestro blockbuster se facturase a un promedio del 45% la recaudación necesaria para recuperar los €3 millones invertidos sería de €8.800.000€. 135 títulos lo han logrado desde 2007, 14 en 2013 y 2014, 8 en lo que llevamos de 2015.

Y ahora podéis seguir jugando: subid la inversión en P&A, bajad aún más el porcentaje de facturación para la distribuidora, modificad el IVA... Hay unos 130 títulos por encima de €9 millones desde 2007, unos 110 en el entorno de los €10 millones, unos 70 con más de €12 millones...  Y si jugáis a ese juego con fines negativos no olvidéis que en este ejemplo aún falta por considerar la comercialización de los derechos de televisión y vídeo. Y que podríamos imputar al cine un menor coste de Mínimo Garantizado con lo que la exigencia de recaudación descendería. Os será difícil dar con un escenario que haga imposible vislumbrar un horizonte asequible.

Sé que pocas compañías indepedientes están en condiciones de abordar una operación que implique movilizar tres millones de euros (con los consiguientes costes financieros que eso conlleva). Y que luego hay que calcular que, una vez recuperados Mínimo Garantizado y P&A, el beneficio real será lo que deje la comisión de distribución (cantidad que deberá cubrir los costes de estructura destinados a este estreno). Y que nadie moviliza €3 millones para hacer las paces sin ganar nada. Y que una distribuidora no estrena una única película, sino que debe invertir en varios títulos cada año. Y que no todos los resultados salen como uno espera o desea; también hay pinchazos.

Pero a pesar de todo, estamos hablando de un negocio. Y eso, que yo sepa, siempre ha llevado intrínseco el riesgo. Sería muy sencillo si solo invirtiésemos en aquello que sabemos nos va a generar grandes beneficios. ¿Quién sabe eso? ¿Quien tiene la certeza absoluta de que nunca se equivocará? En el mundo del cine ha habido grandes éxitos y grandes fracasos (algunos muy recientes). Como en cualquier otro sector de la actividad económica. Lo que importa es la continuidad en el tiempo. Y la confianza en aquello que se quiere hacer. Siempre he aconsejado prudencia y el máximo rigor antes de acomenter una inversión (estudios y análisis previos -del mercado, de la competencia, etc.- los que haga falta) pero eso no significa no creer en tu producto ni en tu mercado.

Inversores, ¿os animáis?

Categorías: Cine , Mercado de cine

Juan Herbera    7.sep.2015 08:16    

4 Comentarios


Enhorabuena, Juan. Muchos como este. Saludos

lunes 7 sep 2015, 11:47

Buenas:

Una vez más, gran artículo. No soy inversor y si lo fuera se me quitarían las ganas de serlo. Panorama complicado. Mi duda es: ¿cómo sobreviven algunas distribuidoras pequeñas en nuestro pais?

Un saludo.

lunes 7 sep 2015, 11:53

Robe:

Cuatro meses atrás dediqué un artículo justo a intentar responder a tu pregunta. Aquí lo tienes: http://goo.gl/BYBhkq

lunes 7 sep 2015, 12:17

Felic idades un eshaustivo analisis de la rentabilidad por exhibicion en España

Que pasa en el extranjer ( p.e. UE y paises Lejano Oriente)

sábado 12 sep 2015, 11:13

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido registrado. Los comentarios no aparecerán hasta que sean aprobados. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Los comentarios están moderados y no estarán visibles hasta que sean aprobados.

Mi comentario

Juan Herbera

Bio Desde la taquilla

Soy Juan Herbera, analista de taquilla de cine. Cada viernes estoy pendiente de cuántos cines proyectarán las novedades de la cartelera; es sábado y no puedo esperar al lunes para saber cómo han arrancado los estrenos en taquilla; es domingo y necesito imaginar cómo queda el ranking del fin de semana. Cuando llega el lunes puedes imaginar cuáles son mis prioridades: observar, analizar y extraer conclusiones sobre cómo se ha comportado la taquilla de cine. Pero necesito contarlo, compartirlo con más adictos como yo o, sencillamente, con quienes sienten curiosidad por cómo funciona el mercado de eso que llamamos cine y que tanto nos engancha. Yo te lo cuento. Pero a cambio te pido que me ayudes aportando tus comentarios. Una película se hace mejor y más grande cuanta más gente la ve y habla bien de ella. De eso se trata, de hacer crecer DESDE LA TAQUILLA gracias a las aportaciones de todos. ¿Nos acomodamos? Empieza la sesión.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios