7 posts con categoría "Ciencia"

España 2015: a falta de récords segundo año de recuperación

Hace justo un año escribía un artículo haciendo una primera reflexión sobre los resultados globales del mercado español en 2014 (podéis recuperarlo pinchando aquí), el primero en crecimiento tras otros cuatro de caídas consecutivas. Tras desmenuzar las primeras cifras publicadas mi conclusión era que el incremento venía dado, muy especialmente, por las políticas de descuento en días laborables y las dos ediciones de la Fiesta del Cine (frente a solo una en 2013), además del obvio empujón que había supuesto un fenómeno tan excepcional como Ocho apellidos vascos y sus más de €55 millones de recaudación. Una aseveración así la apoyaba, entre otros datos, con la comparativa entre los ingresos generados en los fines de semana del año analizado y el precedente. Ese ejercicio arrojaba un curioso resultado: los fines de semana habían crecido poco más del 1% y la recaudación general lo había hecho un 3% (mientras la asistencia había crecido alrededor del 14%). Al volver a hacer el mismo ejercicio ahora veremos cómo ese baremo ha cambiado y el porcentaje de aumento se asemeja mucho más entre una cantidad (la generada entre viernes y domingo) y otra (la del global del mercado). Hay menos incógnitas que despejar.

Los primeros datos referidos al mercado cinematográfico español en 2015 apuntan a una recaudación de 572 millones de euros y 94,2 millones de espectadores, lo que supone un incremento del 9,4% y del 7,7% en relación a los resultados de 2014 (€522M y 87 millones de entradas vendidas). Los ingresos generados por los 52 fines de semana de 2015 ascendieron a €375,7 millones, un 9,1% más que lo recaudado en 2014. Es decir, diferencia de apenas tres décimas con el porcentaje del mercado en su conjunto, lo cual nos permite intuir que no ha habido acciones extraordinarias en 2015 que hayan distorsionado la comparativa como sí sucedía, como hemos visto, en 2014 respecto a 2013.

Si sumamos los incrementos de los dos últimos años veremos que los dramáticos resultados de 2013 han quedado amplia y gratamente superados (un 13% de aumento en recaudación y de más de un 19% en asistencia). Ahora bien, antes de lanzar algunas campanas al vuelo ampliemos el foco y veamos exactamente donde estamos en relación a donde estábamos hace unos pocos años.

Hay que irse hasta el año 2000 para encontrar una recaudación global inferior a los €572M de 2015. Entonces se ingresaron €536 millones que, actualizados por la inflación, serían hoy €742 millones. En espectadores, en 2012 hubo 94,16 millones de entradas; el siguiente año con un dato equivalente es en 1994, con los mismos 94,2 millones que se apuntan para 2015. En 2000 hubo 135,4 millones de espectadores, 127,6 millones en 2005 y 101,6 millones en 2010. Si en 2016 la asistencia volviese a crecer un 7% nos situaríamos en el número de entradas vendidas en 2010, el dato más bajo de la primera década del siglo XXI. Esto va lento. ¿Irá seguro?

El precio medio de la entrada de cine en España sufrió dos descensos testimoniales en 2011 y 2013 (caídas del 0,8% y el 1,4% resectivamente), siendo 2014 el único año en que la bajada fue significativa (del 8,5% según los datos del Ministerio). En 2015 ese precio medio habría sido de 6,07€, con lo que habría crecido muy ligeramente respecto al año precedente. Pero crecido, al fin y al cabo. Es evidente que al comparar dos años con dos Fiestas del Cine cada uno las diferencias en asistencia y precio medio se han moderado muy significativamente en contra de lo que sucedía al comparar 2014 con 2013.

Esa primera aproximación de resultados hacía referencia, de nuevo, al peso del cine español, que presentaba una cuota del mercado del 19%, lo que supondría unos ingresos de unos €108,7 millones. Ese porcentaje sería el tercero mejor del cine español en la historia reciente de nuestra taquilla, por detrás del 25% de 2014 y a la par con el 19,5% de 2012. De nuevo una producción nacional presentó la mejor recaudación en el año natural (1 de enero-31 de diciembre): Ocho apellidos catalanes, con €31,3 millones, tomaba el relevo de su hermana mayor Ocho apellidos vascos.

Esta vez no hubo otra película española como segunda o tercera mejor taquilla del año. Pero sí habrá habido cuatro estrenos que acaben superando los €10 millones de recaudación (no hay precedente de algo así en la historia contemporánea de nuestra taquilla). A la comedia de Universal habrá que añadir Atrapa la bandera (€10,9M), Perdiendo el norte (€10,3M) y Palmeras en la nieve que, si bien al acabar 2015 había ingresado €4,6 millones en su primera semana de exhibición, acumulaba cerca de €10,5 millones tras el fin de semana de cierre de las fiestas navideñas. Esta sí es, verdaderamente, una buena noticia para el cine español: la cuota de casi el 20% por segundo año consecutivo (tercera en cuatro años) y la presencia de un número significativo de títulos con resultado comercial destacado en el ranking general. Solo falta estabilizar la cuota en ese entorno en años en que no haya un blockbuster tan especial como lo han sido las dos Ocho apellidos. Parece que vamos en camino.

Por lo que al promedio de asistencia se refiere, y teniendo en cuenta que la población se mantiene prácticamente estable (en torno a los 46,7 millones de personas) desde 2013, el año pasado habría sido de 2 visitas anuales por habitante. Es un crecimiento de algo más del 7% respecto al coeficiente de 2014 (que, a su vez, había aumentado casi un 12% en relación a 2013) y se sitúa en los niveles de 2012. En 2010 el promedio era de casi 2,2 veces, en 2005 esa media estaba en las 2,9 veces y en 2000 en 3,3 visitas por habitante y año.

En fechas próximas iremos desgranando con más detalle los resultados de 2015 en el mercado español. La reflexión de urgencia invita al optimismo, no tanto por la contundencia de los resultados como por la tendencia tras dos años de crecimiento. Crecimiento aún demasiado frágil como lo constata que aquí, a diferencia de otros mercados de referencia, no solo no ha habido récords de recaudación anual sino que ni tan siquiera nos hemos acercado. Con las cifras provisionales de 2015 estamos a 119 millones de euros de los 691 ingresados en 2004 que, ajustando por la inflación, hoy serían €846,5M. En asistencia, faltarían cerca de 53 millones de espectadores (un 36%) para alcanzar los casi 147 millones de entradas vendidas en 2001, entradas que, al precio medio de 2015, implicarían una taquilla de €891 millones.

Es tanto lo que se perdió desde 2005 hasta 2013 (un 27% de la recaudación y un 45% de los espectadores) que una recuperación tan lenta se hará difícil de digerir y estará a expensas de cualquier sacudida para volver a dar pasos atrás. No quiero ser reiterativo en mis interpretaciones críticas de una realidad como la de nuestra taquilla, pero sigue siendo imprescindible apostar por medidas que persigan un mayor crecimiento y una consolidación del mercado. En países como Estados Unidos o Reino Unido, donde acaban de batir sus respectivos récords de recaudación históricos, pueden centrar el debate en si es saludable o no que esos aumentos se deban a muy pocos títulos. Aquí, además de sobre eso, debemos discutir sobre la salud del sistema en su conjunto. Con dos años de crecimiento quizás sea más fácil abordarlo. Y, quizás, alguien se arriesgue a arriesgar. Ahora hay una red en la que refugiarse. Bienvendia sea.

Categorías: Ciencia , Mercado de cine

Juan Herbera   18.ene.2016 08:03    

'Tomorrowland' cumple (€1,26M) mientras la vía de agua general sigue abierta (€4,0M)

Ya son cuatro los fines de semana dolorosos para la taquilla española en este 2015. Y consecutivos. El que nos precede, además, fue el más flojo de todos, el peor en lo que llevamos de año. Ya cansa hasta insistir en las excusas que pretenden justificar tales resultados. Por otro lado, era más que previsible algo similar a lo sucedido, como así lo intuían los lectores (pocos pero ¡muy valiosos!) que se aventuraron a predecir taquillas en el espacio destinado a comentarios en el post del pasado jueves. El verano, sobre el papel, promete emociones fuertes en lo comercial. Ojalá no defraude y empiece cuanto antes.

Tomorrowland: el mundo del mañana (Disney) se hizo con el número uno gracias a un estimado de 1.260.000€ y 195.000 espectadores en su primer fin de semana de exhibición, dejando una media por local próxima a los 3.440€. No se le podía pedir mucho más, visto el comportamiento de los mercados que estrenaron simultáneamente con Norteamérica la semana pasada. Respecto a la apertura estadounidense, la cifra española supone un 4,6% si nos fijamos en la recaudación del los cuatro primeros días de exhibición (había arrancado coincidiendo con la festividad del Memorial Day el lunes pasado), un 3,6% si la referencia fuese el fin de semana tradicional. Mejora en un 26% el dato inicial de Alemania, iguala el de Italia y queda a un digno 26% del de Francia y a un 34% del de Reino Unido.

El calendario de estrenos más inmediato no parece demasiado amenazante, lo que debería permitir confiar en una segunda estancia más o menos sostenida (en Estados Unidos ha caído un 58% pero comparaba contra un puente que potenciaba el domingo). Los títulos Disney (películas Marvel al margen) suelen tener un mantenimiento por encima de la media del mercado. Si Tomorrowland cumpliese con esa premisa podría aspirar a una taquilla final que se moviese entre los 4,5 y los 5 millones de euros, lo que arrojaría un factor multiplcador de entre 3,5 y 4 veces la cifra de apertura.

Malas noticias para Dando la nota aún más alto. Si su entrada había sido muy corta a la vista de lo sucedido a nivel internacional el descenso en segunda semana apunta a un boca-oreja no excesivamente prometedor. Con un estimado de 440.000€ la caída sería del 49,5% cuando en la primera parte había sido del 31%, comportamiento éste muy parejo al de Estados Unidos, donde Dando la nota había perdido un 38%. La secuela, en su mercado doméstico, cayó entre un 44% y un 55,5% según se use como referencia la cifra del fin de semana o la del puente de cuatro días. Dando la nota aún más alto acumulaba 1.550.000€ y cerca de 250.000 entradas vendidas tras diez días en cartel. En su primera semana completa los laborables  de Dando la nota aún más alto (lunes-jueves) aportaron un 22% a la recaudación de los siete días. Su horizonte estaría ahora en torno a los 2.200.000€, apenas 2.5 veces su recaudación de estreno. El coeficiente de la primera fue de 2.9 veces.

Tercera posición para la segunda novedad de la semana, la comedia Nuestro último verano en Escocia (A Contracorriente), que ingresó un estimado de 408.000€ fruto de 59.000 visitas para promediar algo más de 1.900€ por ubicación. Si bien la cifra absoluta está un 60% por debajo de la lograda en su mercado de origen (Reino Unido), en media por cine solo la desmerece en un 16%. Multiplicando por 4 veces su recaudación final en España alcanzaría los 1.632.000€.

Mad Max: furia en la carretera cumplía con su tercera estancia y lo hacía bajando dos peldaños y dejándose un 48,5% con su estimado de casi 340.000€. Su acumulado se situaba en los 2.890.000€ y los 432.000 espectadores. Entre lunes y jueves de la semana previa había recaudado un 29,5% del total semanal, confirmando la potencia de los laborables para la película de Warner. Su objetivo final seguiría estando, como apuntaba la semana pasada, en unos €3,4 millones.

También dos posiciones perdía Poltergeist. Con su estimado de 325.000€ cedía un 44% para acumular €1,11 millones y 177.000 espectadores tras diez días de exhibición. En la semana de apertura el fin de semana había representado el 73% de los ingresos totales y los laborables el 27% restante. Puede pensar en llegar a los €1,65 millones (2.85 veces la taquilla de estreno) tras su paso por las salas españolas.

El Top-5 aquí estimado sumaría 2.772.000€, lo que permitiría intuir un global de la taquilla que a duras penas alcanzaría los 4.050.000€, la cifra más baja del año, un 8% por debajo del fin de semana previo y un 38,5% inferior al equivalente del año pasado, con el que la comparativa interanual por fines de semana sigue en negativo, con un 2% en favor de 2014. Puesto que dentro de dos semanas empieza un periodo que, el año pasado, fue desastroso (cinco fines de semana por debajo de 4 millones coincidiendo con el Mundial de Brasil), las tornas pueden (deben) girarse claramente en favor de 2015. Menos mal...

It follows (Surtsey) debutaba con 65.000€ en 64 cines (media de 1.015€) desde la duodécima posición. El resto de novedades, lejos: 17.000€ para Una paloma se posó en una rama a reflexionar sobre la existencia (Golem), 16.500€ para Son of a Gun (Flins), 9.500€ para Matar el tiempo (World Line), 3.000€ para La lección (Good Films) y Losers (Olwyn), 1.600€ para El camino más largo para volver a casa (Noucinemart) y 940€ para Mis escenas de lucha (Cameo).

El mejor mantenimiento de entre las películas con mejor recaudación fue para la infantil ¡Upsss! ¿Dónde está Noé? que, en su segundo fin de semana, sólo cayó un 12% con sus casi 90.000€, si bien pasó de 125 a 150 locales con lo que su promedio descendió un 26%. Acumula 210.000€ tras diez días.

El próximo fin de semana tiene el "inconveniente" de la final de la Champions con el Barça de por medio para afectar a las sesiones de tarde-noche del sábado. No lo hará por igual en todo el país pero si hace buen tiempo seguro que del cine nadie se acordará. ¡Ah!, y los estrenos puede que no ayuden demasiado. Dato irrelevante, claro.

Categorías: Ciencia , Taquilla de cine

Juan Herbera    3.jun.2015 08:02    

'Insidious 2' (€1,36M) lidera un ranking con buenos mantenimientos

Querer extraer conclusiones definitivas del efecto de la Fiesta del Cine sobre la taquilla global de nuestro mercado el pasado viernes por la noche es, cuando no una temeridad, una muestra de nerviosismo impropia de profesionales. Nadie en su sano juicio (profesional) debería imaginar una avalancha de nuevos espectadores cautivados por el embrujo de una sala de cine a 2,9€ dispuestos a pagar entre 6€ y 9€ (dependiendo de la ciudad, sala y horario elegidos) en apenas cuarenta y ocho horas. Como tampoco sería sensato deducir un abandono aún mayor al que ya vivíamos en tan leve espacio de tiempo por el baño de realidad que supone volver al precio habitual. Una y otra reacciones sólo se podrán calibrar con el tiempo y haciendo el seguimiento y análisis racional y pertinente.

Yo, a la vista de las cifras de los tres días (el viernes había una novedad con fuerte componente fan que concentraba más visitas de las habituales para su primer día de estreno; era una secuela y eso ya había sucedido con la primera parte; sólo había que echar un vistazo a las cifras de aquel primer fin de semana, y el sábado había un Barça-Madrid a las seis de la tarde que era previsible frenase la asistencia a dos de las mejores sesiones del fin de semana) sólo me atrevo a extraer una lectura, provisional si así lo queréis a falta de mejores datos con que confirmarla, pero positiva. Daría la sensación de que el primer efecto de la Fiesta del Cine ha sido favorecer un mejor mantenimiento de aquellos títulos que más visitas tuvieron entre lunes y miércoles de la semana pasada y mejor sabor de boca dejaron entre sus espectadores. Eso justificaría descensos menos pronunciados en aquellas películas con más de una semana en cartel y algo menos agudos de lo previsible en las que eran novedad el fin de semana pasado. Cualquier otra interpretación deberá esperar, me temo, a tener más datos y mayor perspectiva. Ciertas prisas no son, casi nunca, buenas consejeras. Y ciertas realidades se encargan, caprichosamente, de dejar en evidencia ciertas afirmaciones.

Prueba de ello es que mi predicción del pasado jueves en relación a una taquilla global que claramente empeoraría la de semanas precedentes se quedó, una vez más, en alarmismo no cumplido. No tanto por el resultado del Top-5 (yo apuntaba una recaudación de 3,7 millones de euros y habrán sido poco más de €4M) como por los buenos mantenimientos del resto de títulos. Vayamos al detalle.


Insidious: capítulo 2 (eOne) debutó desde el primer puesto del ranking con un estimado de 1.360.000€ y algo más de 200.000 espectadores, lo que supone una media de 4.740€ por cine. Una cifra que queda muy en línea con lo que desde aquí se apuntaba en el mencionado post del jueves pasado: un 4.3% respecto a la apertura norteamericana y un 7% por encima de lo logrado por The Conjuring en su primer fin de semana en España el pasado mes de julio. En relación a los tres primeros días de la primera Insidious esta segunda se ha quedado a un 11.5% en cifra absoluta, a un 13% en espectadores y a un 17% en promedio por local.

A pesar de todo se confirma la buena conexión de la franquicia con el mercado español en comparación con otros países europeos ya que la apertura de aquí supera cómodamente a las obtenidas en Francia, Alemania e Italia. Si Insidious: capítulo 2 repite el coeficiente de la primera y multiplica por 3,5 veces su taquilla inicial acabaría su carrera en las salas con 4.760.000€. No parece fácil que lo consiga.


Turbo cede el puesto de honor pero lo hace muy dignamente, descendiendo únicamente un 25% con 930.000€. Acumula  2.791.000€ y 522.500 espectadores tras diez días en cartel. Un 67% de la recaudación de su primera semana completa provino del fin de semana (1.244.500€) mientras la Fiesta del Cine (lunes, martes y miércoles) generó un 30% (aproximadamente 555.000€). La festividad del próximo viernes ayudará a que de nuevo se viva un muy buen mantenimiento. Sigue vigente, por tanto, su aspiración de alcanzar los cinco millones de euros como taquilla final.

De la plata al bronce pasa Capitán Phillips en su segundo fin de semana de estreno. La de Sony cae un 38% e ingresa un estimado de 630.000€ para un parcial de 2.462.000€ y unas 490.000 entradas vendidas. La Fiesta del Cine supuso un 39% de los ingresos semanales frente al 55.5% del fin de semana (721.000€ y 1.017.000€ respectivamente). Multiplicar su primer fin de semana por 3,5 veces la llevaría hasta los €3,6M finales.


Gravity pierde un muy discreto 29.6% en su cuarto fin de semana con un estimado de 615.000€ entre viernes y domingo. Suma algo más de 6,4 millones de euros y ha sido vista ya por un millón de espectadores. Fue, sin duda, la gran vencedora de la Fiesta del Cine con 761.000€ ingresados entre lunes y miércoles, un 44% del total semanal, que dejó en algo menos del 51% el peso del fin de semana con sus 873.500€. Durante las dos primeras semanas de exhibición defendía desde aquí un final que supusiese multiplicar por cinco su recaudación de apertura (1.656.000€ x 5 = 8.280.000€). La semana pasada rebajaba esa previsión hasta los €6,85M. El empujón de la Fiesta obliga a rectificar al alza y dejar ese horizonte en 7.800.000€ (4.7 veces su taquilla inicial). Encantado de seguir así.

Otro gran aguante el de El mayordomo que, tras haber perdido un 34% en su segundo fin de semana, cede sólo un 22% en el tercero con un estimado de 542.000€. Acumula así 3.183.000€ y 560.000 espectadores. Muy bien parado salió también de la Fiesta del Cine, al recaudar unos 539.000€ entre lunes y miércoles, el 42% del total semanal, dejando para el fin de semana un 54% (695.000€). Como pasaba con Gravity, la Fiesta obliga a volver sobre los pasos dados en cuanto a estimación final se refiere. Empezábamos con cuatro veces el primer fin de semana (€4,1M finales) y bajábamos a 3,6 veces (€3,78M). Ahora podemos imaginar un horizonte de 4.300.000€ si no se hunde prematuramente.


Los resultados aquí apuntados supondrían un estimado de 4,08 millones para el Top-5. A poco que otros mantenimientos hayan confirmado la línea de descensos moderados (pienso especialmente en Zipi y Zape y el club de la canica pero también en Una cuestión de tiempo y Las brujas de Zugarramurdi, títulos estos dos que recaudaron más entre lunes y miércoles que en el fin de semana precedente) podemos intuir que estas cinco habrán supuesto poco más del 60% de la recaudación global. Así las cosas el Top-20 puede haberse movido sobre los €6,4M y la totalidad de la cartelera entorno a los €6,6M/€6,7M. De ser así se mejoraría muy ligeramente la cifra del fin de semana anterior (6.560.000€) si bien sería un 39% inferior a la del mismo fin de semana del año pasado (€10,85M). Más de 18 millones de euros de desfase en tres fines de semana (un 48% menos de recaudación). Eso sí, la Fiesta del Cine generó casi cinco millones que bienvenidos serán en cualquier comparativo.

Y volviendo al día a día, fin de semana con festivo adicional que adelanta estrenos al jueves, entre ellos Thor 2: el mundo oscuro, que puede lograr una de las mejores aperturas de lo que llevamos de año. El problema es que compararemos contra un fin de semana de €12,5M. Tarea imposible incluso para un super héroe de Marvel.

Categorías: Ciencia , Cine , Taquilla de cine

Juan Herbera   30.oct.2013 08:29    

Propuestas de actuación (y III)

En el artículo de la semana pasada reflexionaba sobre el futuro de la política de precios, tanto de las entradas como de otros productos vinculados a la experiencia cinematográfica, así como sobre el efecto que sobre ese precio de la entrada tendría la necesaria innovación tecnológica que deben acometer las salas. Acabo ya con las propuestas de actuación como colofón a esta serie de cinco artículos sobre las causas de la crisis y posibles medidas que ayuden a salir de ella.

Pasar página. Una empresa tan complicada como salir de esta crisis terrible exige el esfuerzo y la ayuda de todos. Los acuerdos pueden suponer sacrificios a corto plazo por el bien común a medio y largo. Todo ese trayecto es imposible hacerlo con rencillas y viejos reproches sobre la mesa. No se pueden abordar nuevas políticas de facturación y precios si se piensa que el interlocutor está esperando el momento para aprovechar en beneficio propio, y sólo propio, cualquier resquicio en la negociación. Las empresas privadas deben defender sus legítimos intereses, faltaría más. Pero en cuestiones que afectan a la globalidad del mercado habrá que hacer concesiones y llegar a pactos puntuales. Quizás hagan falta nuevos lenguajes, nuevos contenidos, nuevos objetivos y nuevos interlocutores. El futuro manda.

Producción propia. Ya lo apuntábamos en el segundo artículo de la serie. No podemos darnos por satisfechos con un sistema que protege la producción y su explotación, mediante la cuota de pantalla, y que no alcanza el 20% de cuota de mercado ni cuando genera títulos de enorme éxito comercial. Habrá que buscar un nuevo modelo de financiación, probablemente mixto (la parte pública más orientada hacia nuevos talentos, cine de difícil comercialización y promoción en mercados y festivales locales e internacionales; la parte privada buscando resultados en taquilla), que permita la llegada de capitales ajenos a la industria cinematográfica, los cuales exigirán buenas condiciones fiscales y rigurosidad financiera en los proyectos que se les presenten. Pensar en el espectador, investigar el mercado a fondo con tiempo suficiente, invertir en promoción y publicidad, controlar la comercialización, buscar la internacionaliación. Y erradicar malas prácticas, se den estas donde se den. Hay mucho talento en España. No permitamos que siga quedando manchado por ciertas actuaciones. Aunque sean pocas, conviene limpiar, aprender y rectificar. Las televisiones (destinando parte de sus ingresos a producción audiovisual y adquiriendo derechos de emisión) y las administraciones (desarrollando y gestionando adecuadamente políticas de apoyo a la industria), piezas clave del entramado.

España es un mercado que hace pocos años se acercaba a los 150 millones de entradas vendidas, que modernizaba su parque de salas a ritmo endiablado, que se consolidaba como el cuarto mercado europeo y sexto del mundo. Hemos identificado errores y podríamos señalar otros aciertos. La crisis que vive el sector obliga a ser críticos pero no quisiera finalizar esta serie de reflexiones sin apostar por nuestro mercado. Yo creo que hay futuro. Para el cine como ocio asequible para amplias capas de la población (que deberá convivir con otras formas de disfrutar los contenidos audiovisuales) y para el mercado español a pesar del momento por el que está pasando. Hay bases a partir de las cuales diseñar objetivos futuros. No será fácil salir del túnel pero se podrá. Habrá que apretar los dientes, entender una realidad distinta que obliga a nuevos planteamientos, algunos sacrificios. Quizás no todos estén por la labor. Unos porque están cansados, otros porque no pueden, otros porque no saben, otros porque no quieren. Sería deseable que se deje vía libre a quienes creen en el sector y confían en su futuro. Podemos esperar a que todo se hunda para empezar desde cero. Sería una posibilidad, pero yo prefiero pensar que hay bases muy aprovechables a las sacar partido en positivo.

Eso sí, hay que ponerse en marcha cuanto antes. Y empezar a vender optimismo a quienes todavía estén dispuestos a comprarlo, estén estos en España o fuera. Estoy seguro de que hay oportunidades. Sólo falta saber explicarlas, defenderlas y ser convincentes. ¿Quién dijo miedo?

Hasta aquí esta serie de artículos sobre mis razones de la crisis y posibles medidas de actuación. Perdón si he aburrido. El objetivo era aportar ideas para un debate que hace tiempo que existe en el sector cinematográfico y que debe profundizarse al máximo en un breve plazo de tiempo para intentar frenar la caída e iniciar la recuperación. Gracias a todos los que han leído las reflexiones (habéis sido muchos) y, muy especialmente, a quienes han hecho aportaciones particulares. De todo se aprende. Ojalá quienes tienen en sus manos la posibilidad de adoptar medidas saquen, también, conclusiones positivas. Para eso estamos. Y estaremos.

Categorías: Ciencia , Mercado de cine

Juan Herbera   12.ago.2013 09:47    

El declive del 3D en la taquilla española (1)

A raíz del estreno de Oz, un mundo de fantasía, surgieron comentarios vía Twitter cuyo denominador común era la sorpresa ante el hecho de que el precio medio del primer fin de semana de la película de Disney (poco más de €7,2) fuese inferior al de Los amantes pasajeros (unos €7,55 de media), estrenada en la misma fecha, cuando aquella llegaba con mucha presencia de salas exhibiendo la versión en 3D y esta no. Objetivamente hablando, y ante el evidente incremento de precio que soportan las entradas para proyecciones tridimimensionales, parecería lógico pensar que los títulos con esta versión deberían suponer un precio medio claramente superior. Y así fue en un principio (no tan lejano, como veremos) pero no actualmente (como vemos).

A mayor abundamiento, el fin de semana que coincidía con el inicio de las vacaciones escolares de semana santa comprobábamos (gracias a la información facilitada por la web www.deadline.com que debió recibirla de Fox internacional) cómo la última película de Dreamworks Animation, Los Croods, obtenía resultados muy dispares en cuanto al peso del 3D según fuese el territorio referido. Encontrábamos así países donde la versión tridimensional continuaba siendo muy mayoritariamente elegida por los espectadores durante el fin de semana de estreno, casos como los de Alemania, donde el 78% de la taquilla provenía del 3D, Rusia, con el 74%, Brasil con el 72% o Argentina con el 60%. En otros territorios la proporción se igualaba, como en Italia (47%), Reino Unido (45%) o Mexico (40%). Pero había dos países donde la cifra del 3D llamaba la atención por lo escasa de la misma: Estados Unidos, donde no pasó de representar el 38% y España, donde apenas sumaba el 20% de la recaudación de apertura.

No voy a aburrir en exceso con una larga sucesión de datos y cifras, pero algunos habrá que aportar para documentar y entender la evolución del peso del 3D en nuestro mercado. Seguramente algo (o mucho) habrá tenido que ver la crisis para que hoy en día sucedan cosas como las de Oz o Los Croods pero no me cabe ninguna duda de que esto es consecuencia de los excesos cometidos al inicio de la llegada del 3D, cuando los cines de nuestro país (con la aprobación tácita, cuando menos, de las grandes distribuidoras) decidieron ponerse a la cabeza del mercado mundial siendo ellos los que más sobrecoste cobraban por ver la película en 3D frente a las salas que la ofrecían en 2D (con copias digitales o en 35 mm.). Se podrían defender aduciendo que el coste de la digitalización era muy elevado y que había que recuperar esa inversión antes de que pasase el efecto novedad. Como podemos ver, las cosas no siempre funcionan así. Quizás otra política de precios hubiese permitido mantener más alto el consumo del 3D y tener, por tanto, más años para amortizar esas inversiones.

La política de pensar sólo en hoy, nunca en mañana y menos en pasado mañana, que tanto daño ha hecho en nuestro país, se ha demostrado una vez más muy perniciosa también en el tema del 3D. En menos de tres años hemos pasado de ver estrenos con salas dedicadas exclusivamente al nuevo sistema de proyección que reunían a la mayoría de los espectadores pagando el incremento de precio a ver cómo en la actualidad abundan las salas que simultanean sesiones entre 3D y 2D por falta de demanda (sin ir más lejos, el pasado viernes, en pleno fin de semana de cierre de las vacaciones de semana santa, en el multicine de la población costera donde fui a ver Los Croods, una misma sala compartía sesiones en 3D y 2D: sólo un pase para la versión tridimensional, la primera de la tarde, y tres en 2D. Más las matinales de los festivos). ¿Es ese el mejor sistema de amortizar aquella inversión? No puedo aceptarlo tan fácilmente. Pero dejemos la reflexión y vayamos a los ejemplos.

Para poder elaborar este artículo con una cierta rapidez y apoyarlo en datos significativos solicité información a varias distribuidoras. Vaya por delante mi agradecimiento a las oficinas de Warner y Fox en Madrid que respondieron de inmediato y con todo lujo de detalle. Gracias a ellas puedo continuar el post con ejemplos concretos que ayudarán a entender el declive del 3D en España. En apenas tres años.

Si hay un título que se puede considerar el icono del 3D por excelencia ese es Avatar. Los meses previos a su estreno significaron una carrera sin descanso para equipar salas con la nueva tecnología hasta el extremo de que hubo exceso de demanda y las empresas fabricantes no daban abasto. La promesa de que la nueva película de James Cameron iba a ser un espectáculo visual incomparable si se disfrutaba en 3D había seducido a los exhibidores y parecía iba a hacerlo también con los espectadores. Y así fue.

Avatar, estrenada en diciembre de 2009, fue vista en España por 9.264.000 espectadores que dejaron en taquilla prácticamente 75 millones de euros, un récord de recaudación casi insuperable, aunque en asistencia está lejos de los 11,2 millones de espectadores que el Ministerio tiene contabilizados para Titanic. La culpa, del 3D. De las 789 salas que exhibieron la película, un 28.5% (225) lo hicieron en 3D pero reunieron al 65.3% de los espectadores (algo más de seis millones) y generaron el 73% de la recaudación (cerca de 55 millones de euros). El promedio de recaudación por sala en 3D (243.580€) fue un 582% superior al de la media del resto de pantallas (35.700€). El promedio de espectadores por sala en 3D (casi 27.000) fue un 372% más alto que el resto (5.700). El precio medio pagado por las entradas en 3D fue de 9,06€, un 44.5% por encima de los 6,27€ que costaban de media las demás entradas.

En el próximo artículo continuaré con los resultados obtenidos por Prometheus (2012), Furia de titanes (2010) y El Hobbit: un viaje inesperado (2012), los cuales, en contraposición a los obtenidos por Avatar, demostrarán que el efecto del 3D en la taquilla española ha ido menguando a marchas forzadas.

Categorías: Ciencia , Cine , Mercado de cine

Juan Herbera    1.abr.2013 15:47    

Se busca recambio para 'Tadeo Jones'

Las aventuras de Tadeo Jones cerró su quinto fin de semana como número uno con prácticamente 1.400.000€, menos de un 4% por debajo de lo recaudado la semana precedente. Comentan algunos lectores que es muy mal síntoma que un título con cifras de ese nivel se mantenga al frente del ranking tantas semanas consecutivas, muestra de la debilidad del mercado. Quizás no les falte razón, pero también es una señal evidente de la falta de gancho comercial de los demás estrenos que han ido llegando a la cartelera en éste último mes. Y eso no sólo es atribuible al mal momento que vivimos (que también) sino a lo que cada película ofrecía o a cómo esto ha sido percibido por el potencial espectador. De todo hay y todo suma.

La gran sorpresa que supondría que Tadeo Jones igualase las seis semanas como número uno que logró El orfanato en 2007 puede tener sus dificultades para cumplirse con la llegada esta semana de varios títulos que, sobre el papel, deben obtener recaudaciones que disputen el puesto de privilegio de la película de animación de Telecinco Cinema y Paramount. Bien es cierto que descensos tan inapreciables como los que ha protagonizado Tadeo Jones las dos últimas semanas avivarían la lucha (una pérdida de entre el 5% y el 10% dejaría su taquilla entre 1,32 y 1,26 millones de euros, cifras ambas suficientemente inquietantes para las novedades con aspiraciones). Caso de empezar a caer con más fuerza (cosa que sería muy lógica después de la carrera que lleva) allanaría el terreno para ese relevo en las alturas.

Una semana más algunas distribuidoras no han hecho llegar su previsión de cines y salas para sus estrenos. Son épocas con muchas preocupaciones y las prioridades mandan.

A la vista de los precedentes logrados en taquilla por las anteriores entregas de la saga, Resident Evil: venganza, debería ser la novedad con más potencial comercial del fin de semana. Sony hará llegar la película a 302 cines. Habrá 125 copias en 35 mm. y 220 soportes digitales que combinarán 2D y 3D (todo en versión doblada) para alcanzar un total de 479 pantallas (354 de ellas digitales).

Resident evil: extinción arrancó con 1.324.000€ y 351 copias (promedio de 3.770€) en noviembre de 2007; la última de las estrenadas, Resident evil: ultratumba, presentó los mejores registros hasta el momento: 2.621.000€ en sus tres primeros días en septiembre de 2010, con 488 copias y una media de 5.370€. Resident evil: venganza debutó en Estados Unidos con 21 millones de dólares, un 21% por debajo de lo logrado por la anterior apuesta. Si en España se repitiese el porcentaje de caída apuntaría a dos millones de euros, lo que supondría 6.860€ por cine y 4.320€ por pantalla. Ahora bien, si nos fijamos en el porcentaje que España suele representar últimamente respecto a la taquilla de arranque norteamericana la proyección es más modesta. Un 7% llevaría los ingresos del fin de semana a 1.120.000€. Puesto que dos de las tres últimas entregas superaron el 10%, dejemos la puerta abierta a que eso volviese a suceder, en cuyo caso la cifra rondaría los 1,6 millones y dejaría un promedio de 5.300€ por complejo y 3.340€ por sala.

Curioso caso el de Vengaza: conexión Estambul. La primera parte, Venganza, se estrenó en agosto de 2008 en España y no lo hizo hasta enero de 2009 en Estados Unidos. En nuestro país arrancó desde la tercera posición con prácticamente 800.000€ en su primer fin de semana, con una discreta media de 2.515€ por cada una de las 318 copias distribuidas. El estreno norteamericano supuso una taquilla de 24,7 millones de dólares, por lo que la cifra de España no alcanzó ni el 5% de aquella. Esta secuela se estrena conjuntamente y Fox la sitúa en 318 cines, todos ellos exhibiendo la versión doblada. Las previsiones más fiables proyectan una apertura en Estados Unidos de 34 millones de dólares. Al cambio actual, un 5% de esa cifra supondría 1.313.000€ en España entre viernes y domingo (media de 4.130€ por cine).

También sorprendente el caso de Magic Mike, la última propuesta del director Steven Soderbergh, que debutó en Estados Unidos con más de 39 millones de dólares, cifra esta muy similar a la lograda sólo con las películas de la saga Ocean's (eleven, twelve, thirteen) a lo largo de su dilatada filmografía. Alta Films estrena con 230 copias (130 analógicas, siete de ellas subtituladas, y 100 digitales, tres en VOSE). Si lograse ingresar el 5% de la cifra norteamericana recaudaría 1.554.600€ lo que implicaría 6.760€ por copia. Suena a excesivo, ciertamente. Más aún si vemos el dispar comportamiento tenido en los principales mercados europeos: 3,4 millones de euros en su arranque británico, pero 1,33 en Italia y sólo 657.000€ en Francia y 564.000€ en Alemania.

El fraude llega de la mano de TriPictures con un buen cartel (Richard Gere y Susan Sarandon) pero sin un sólo buen referente a que agarrarse. Apenas dos millones de dólares en su limitado estreno norteamericano dejan en incógnita total sus posibilidades comerciales en nuestro mercado (a lo largo de este año ya hemos vividos bastantes situaciones similares con resultados muy mediocres en taquilla). Se verá en 214 cines, con 127 copias analógicas y 103 digitales que llegarán a 114 pantallas (en seis casos proyectarán la versión original subtitulada).

Filmax prueba suerte ahora con Bel Ami, historia de un seductor, película cuyo único reclamo comercial es la presencia como protagonista de Robert Pattinson, que en pocas semanas aparecerá de nuevo en el último episodio de la saga Crepúsculo para deleite de sus millones de fans. No pudiendo presumir de cifras americanas sólo se puede observar lo sucedido en países europeos de referencia: 665.000€ en el arranque de Italia, 360.000€ en Reino Unido, 325.000€ en Francia y 97.000€ en Alemania.

Siete cortos de siete directores diferentes, algunos tan reconocibles y reconocidos como Benicio del Toro o Julio Medem, componen la española Siete días en La Habana que Golem distribuye con 61 copias, 38 analógicas y 23 digitales.

Turno también para otra española, Baztán (Advanced C.E.), la vasca Zuloak (Barton) y el documental Pura Vida (Paral·lel 40):

Hace un año entrábamos en octubre con siete millones de euros en el fin de semana. Se repetía prácticamente la recaudación de la semana anterior. Intruders entraba como número uno con 1.110.000€ en su primer fin de semana promediando 3.215€ en 345 cines. La segunda novedad, Crazy, stupid, love, no pasaba del quinto puesto con 512.000€ (2.475€ de media en 207 complejos). Ni que decir tiene que son cifras menores, fácilmente superables con lo que hoy hay en cartel y lo que se incorpora desde mañana.

Categorías: Avance de estrenos , Ciencia

Juan Herbera    4.oct.2012 20:00    

'Tadeo Jones' quiere su quinta corona

Será por el trasiego que genera el festival de San Sebastián entre los profesionales de la distribución o será por cualquier otra razón pero lo cierto es que esta semana son pocas las empresas que han facilitado el dato definitivo de cines y pantallas donde se estrenan sus películas. Coincide esta escasez de información con unas novedades que, sobre el papel, no parecen muy predispuestas a dar la batalla por el primer lugar del ranking de recaudaciones. Menos aún si Las aventuras de Tadeo Jones repite mantenimientos tan brillantes como los acumulados desde su apertura. El pasado fin de semana acabó recaudando 1.452.000€ lo que supuso ceder tan solo un 6% en relación a la semana anterior. Si este próximo fin de semana cayese un 10% aseguraría 1.300.000€. Si lo hiciese un 20% alcanzaría los 1,16 millones, cifras ambas que deberían permitirle continuar por quinta semana al frente del ranking español, cosa que, como veíamos días atrás, no sucede desde Avatar (2009) y, anteriormente, El orfanato (2007).

Eso sucederá si, como apuntábamos unas líneas más arriba, las novedades de la semana no dan una sorpresa positivo por su comercialidad. Como viene siendo habitual debería empezar por mencionar aquellos títulos que, por presencia de mercado, tendrían más opciones de conseguir mayor recaudación. Pero la ya comentada falta de datos en algunos casos y el momento (con algunos títulos recién proyectados en San Sebastián y optando a representar a España de cara a las nominaciones a los Oscar) aconsejan cambiar el procedimiento.

Blancanieves, la película dirigida por Pablo Berger con Maribel Verdú como La Madrastra, rodada en blanco y negro y sin diálogos, y de la que hablan maravillas buena parte de aquellos que han podido verla, es uno de los grandes atractivos de la semana y, al mismo tiempo, una de las grandes incógnitas. Toca comprobar si ese ruido previo al estreno, con el añadido de ser finalmente la elegida para representar a España ante la Academia de Hollywood, se traduce en buena respuesta comercial. No se trata de un estreno masivo ni dirigido al gran público. Eso no significa, no obstante, que no pueda obtener buenas medias por cine lo que supondría haber convencido y atraído a ese público objetivo al que se encomendaba. Wanda la lleva a 74 salas de otros tantos cines, 37 exhibiendo copias analógicas y 37 proyectando desde soportes digitales.

Sé que cada uno podemos tener una opinión igual de respetable sobre qué significa un buen o mal resultado en taquilla. Yo parto de la media por cine (o por pantalla, que en este caso es lo mismo). Todo lo que quede por debajo de 3.000€ de media me parece malo. Más aún tras la subida del IVA. Y más aún cuando el estreno no es masivo, pues en ese caso se parte de la base de que las salas elegidas son las más apropiadas y las más próximas al target que persigue la película con lo que el público, si responde, se concentra en menos salas y hace mejorar el promedio. Si Blancanieves lograse moverse entre los 3.000€ y los 5.000€ por cine recaudaría entre 222.000€ y 370.000€.

Otras de las películas que ha recibido excelentes críticas y que también ha apostado por el blanco y negro, rodada esta en francés, es la última obra dirigida por Fernando Trueba, El artista y la modelo. Los anteriores estrenos del director no pasaron de discretos por su arranque comercial. Chico & Rita se quedó en 235.500€ promediando 1.650€ con 143 copias en febrero de 2011. El baile de la Victoria, estrenada en noviembre de 2009, recaudó casi 433.000€ en 200 salas para una media de 2.165€. Alta distribuye en esta ocasión 51 copias, 36 analógicas (29 dobladas y 7 en versión original subtitulada) y 15 digitales (4 de ellas en VOSE). Si alcanzase los 3.000€ por cine recaudaría 153.000€

A 315 pantallas llegará la comedia Si de verdad quieres de la mano de Aurum, cuyo mayor activo es un reparto encabezado por Meryl Streep, Tommy Lee Jones y Steve Carell. Floja acogida la que tuvo en su estreno norteamericano (14,6 millones de dólares el pasado mes de agosto) y pobres sus resultados internacionales, donde sólo sobresalen las cifras de Australia y Reino Unido (entorno a 1,2 millones de dólares en el primer fin de semana en ambos casos) a la espera de la llegada a los países más competitivos de la Europa Continental. Un 5% de la taquilla norteamericana supondría que España recaudase cerca de 600.000€; un 7% llevaría esta expectativa hasta los 830.000€. La media por pantalla se movería entre unos preocupantes 1.900€ y unos regulares 2.630€.

Universal acercará a unos 310 cines la última apuesta de Oliver Stone, Salvajes. Tras una correcta entrada de su anterior título en nuestro país (habría que irse hasta 1997 para encontrar otro título del mismo director con una temática comparable), los 1,6 millones de euros logrados por el primer fin de semana de Wall Street: el dinero nunca duerme en octubre de 2010 (que dejó una media por copia de 4.760€), esta propuesta tiene como referencia los 16 millones conseguidos en los tres primeros días de exhibición en Estados Unidos y Canadá y los 617.000$ recaudados en 379 complejos del Reino Unido (media de 1.600$ el pasado fin de semana). Entre 650.000€ y 910.000€ osicilaría la taquilla de Salvajes si cumpliese con la cuota del 5% o el 7% de la cifra de arranque norteamericana. Mejoraría el dato británico y lograría un promedio entre 2.100€ y 2.935€ por cine. Nada espectacular, en cualquier caso.

Sin noticias de El diario de Greg 3: días de perros (Fox, cuyos dos precedentes se estrenaron en nuestro país con 30 copias cada una en octubre de 2010 y junio de 2011 recaudando 23.000€ y 35.000€ en el primer fin de semana respectivamente) ni de la francesa Una vida mejor (Golem). Parece ser que también llegan a las pantallas la española Esperando Septiembre (Aquelarre), la mejicana Cartas a Elena (Coti distribución) y La granja (Paycom).

Hace un año, el fin de semana veía encaramerse al primer puesto a una de las novedades, Johnny English Returns, que recaudaba 1.470.775€ en 333 cines (4.415€ de promedio). Le seguía otra recién llegada, Los tres mosqueteros, que no pasaba de 1.095.000€ en 361 complejos (media de 3.030€). El global de la taquilla acariciaba los siete millones de euros. Cifras modestas que, desgraciadamente, parecen buenas a día de hoy y que muchos firmarían que se repitan el fin de semana que mañana empieza. Yo me quedo con la ilusión de ver cómo Tadeo Jones sigue haciendo historia con su quinto número uno.

Categorías: Avance de estrenos , Ciencia

Juan Herbera   27.sep.2012 19:50    

Juan Herbera

Bio Desde la taquilla

Soy Juan Herbera, analista de taquilla de cine. Cada viernes estoy pendiente de cuántos cines proyectarán las novedades de la cartelera; es sábado y no puedo esperar al lunes para saber cómo han arrancado los estrenos en taquilla; es domingo y necesito imaginar cómo queda el ranking del fin de semana. Cuando llega el lunes puedes imaginar cuáles son mis prioridades: observar, analizar y extraer conclusiones sobre cómo se ha comportado la taquilla de cine. Pero necesito contarlo, compartirlo con más adictos como yo o, sencillamente, con quienes sienten curiosidad por cómo funciona el mercado de eso que llamamos cine y que tanto nos engancha. Yo te lo cuento. Pero a cambio te pido que me ayudes aportando tus comentarios. Una película se hace mejor y más grande cuanta más gente la ve y habla bien de ella. De eso se trata, de hacer crecer DESDE LA TAQUILLA gracias a las aportaciones de todos. ¿Nos acomodamos? Empieza la sesión.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios