« Schengen, las fronteras permanecen en la UE | Portada del Blog | Mogherini habla de inmigración y seguridad con el G5 »

Waterloo y el atractivo turístico de las guerras

    martes 16.jun.2015    por Ángela Gonzalo del Moral    0 Comentarios

01 Battle of Waterloo Reenactment2 - copyright Richard-Yves Storm

Waterloo vive estos días la efervescencia que supone conmemorar una efeméride histórica. El 18 de junio de 1815 sus ciudadanos sufrían los "efectos colaterales" de una de las batallas que iba a cambiar el rumbo de la historia. El ejército de Napoleón era derrotado y se acababa su sueño de dominar al continente europeo.

"Si no hubiera llovido esa noche del 17 al 18 de junio de 1815, el porvenir de Europa hubiera cambiado. Algunas gotas de agua, una nube que atravesó el cielo fuera de temporada, doblegaron a Napoleón.... La batalla de Waterloo estaba planeada, genialmente... pero llovió toda la noche",  relata Víctor Hugo en "Los Miserables". Los cronistas de la época también recogieron todos los detalles de aquella cruenta batalla.

Waterloo_Lugar de la batalla © bne

200 años más tarde, en esas mismas colinas, se reúnen grupos de figurantes para representar aquella histórica contienda, alimentando el imaginario colectivo. Los organizadores han previsto una reposición histórica, única hasta ahora en Europa. 5.000 extras de 52 países, 300 caballos y 100 armas de fuego recrearán los hechos, manteniendo una puesta en escena rigurosa durante tres días, entre el 18 y el 20 de junio. Todo ello aderezado con un gran espectáculo de luz y sonido que sus promotores han bautizado como "el infierno".

 

La web Waterloo2015 ofrece de todo, desde visitas a museos hasta vivacs en el campo de batalla. Muchos de esos turistas no repararán en que en ese lugar murieron o resultaron heridos más de 60.000 hombres. Estos días se espera una afluencia de 200.000 visitantes, una cuarta parte de ellos extranjeros. Se han instalado stands con una capacidad de 50.000 espectadores diarios, más de los que caben en el estadio nacional de fútbol de Bélgica. Los precios de las entradas van de los  38 € con asiento a los 15,75 € de pie. Los que no se lo quieran perder podrán ver el espectáculo en streaming


Situado a 25 kilómetros de Bruselas, en sus calles se venden todo tipo de objetos conmemorativos y desde hace meses los tour operadores ofertan paquetes para participar en el evento. Este antiguo pueblo agrícola convertido en suburbio de la capital belga explota comercial y turísticamente, como muchos otros, un acontecimiento que marcó la historia del mundo. El turismo de guerras o relacionado con conflictos está cada vez más en alza. Antoine Delsemme, un jubilado que ha vivido 50 años en Waterloo, cree que "esto va a atraer a la gente, hará la ciudad más conocida y se beneficiarán todos los habitantes, especialmente los comerciantes y hoteleros". La alcaldesa y periodista, Florence Reuter, espera que todo esto sirva para que "nos convirtamos en el punto de entrada del turismo en Valonia".

02 Battle of Waterloo Reenactment2 - copyright Chantal Crävecoeur 2

Waterloo, donde hoy en día viven unas 30.000 personas, no sufrió directamente aquella guerra, sino que fue el centro de operaciones del duque de Wellington, que dirigió las fuerzas británicas y prusianas aliadas. La batalla que pusó fin al imperio napoleónico se disputó en la llanura de Mont-Saint-Jean. Los turistas, tanto los que viajen este fin de semana, como los que lo hagan en otros momentos, pueden visitar el castillo de Hougoumont, las granjas de la Haye-Sainte, donde se vivieron encarnizados combates, la posada Belle Alliance, que Napoleón utilizó como cuartel general, o la Colina del León.

Después de esta puesta en escena del fin de semana, los visitantes podrán seguir reviviendo los hechos históricos en una exposición subterránea llamada "Memorial 1815" con cuadros de animación y películas en 3D, que busca sumergir en la batalla a los más de 500.000 turistas que visitarán el pueblo cada año. Más del doble de los soldados que lucharon en aquella guerra.

Como otros pueblos de Europa, Waterloo aprovecha el tirón de un acontecimiento histórico para potenciar el "turismo de guerras". Belchite, Corbera d'Ebre, Verdún, Yprès, las playas de Normandía o Mostar son solo algunos nombres que recuerdan los horrores de las guerras, pero también son un ejemplo de superación y una muestra de que el odio y la venganza nunca ayudan a avanzar. Sus habitantes tampoco quieren olvidar... y si con ello llega dinero, bienvenido sea.

Eso sí, pocos ciudades tienen la suerte de que una estación de metro, un libro o una canción popularicen su nombre, como ocurre con Warterloo.

 

Categorías: Viajes

Ángela Gonzalo del Moral   16.jun.2015 21:55    

0 Comentarios

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido publicado. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Mi comentario

Canal Europa

Bio Canal Europa

Este blog es un viaje por la Europa cotidiana. Un recorrido por el día a día de los ciudadanos de la Unión Europea, recogiendo aquello que nos une... que nos diferencia, o que todavía nos separa.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios