« El lobby y las "puertas giratorias" favorecen la corrupción | Portada del Blog | ¿Refugiados o inmigrantes? Dos orígenes/destinos diferentes »

8 ciudades en la memoria de la UE

    jueves 27.ago.2015    por Ángela Gonzalo del Moral    0 Comentarios

1024px-EU_Roma_Musei_Capitolini_close-up

En la Unión Europea hay centenares de ciudades, algunas son conocidas por su arte, por su belleza, o porque forman parte de algún hecho histórico. En muchas ocasiones, por desgracia, están relacionadas con algún conflicto bélico. Pero también hay ciudades que sirven de referencia en la creación de la Europa comunitaria, que forman parte de la memoria colectiva.

Roma

Primero fue París con los tratados de 1951, pero si hay una ciudad relacionada estrechamente con la construcción de la UE, esa es Roma. En 1957, seis países firmaban un acuerdo político que marcaba un antes y un después en la historia del continente europeo…. y del mundo. Con el Tratado de Roma, la vieja Europa cerraba antiguas heridas y lanzaba un reto al futuro: la convivencia pacífica.

Roma es sinónimo de Mercado Común, supresión de aranceles, política agraria…. En definitiva, de un proceso en el que la integración económica facilitaría el camino a la unión política. Siempre un objetivo a largo plazo

La Haya 

20150220PHT24332_original

Una vez constituida la base para la integración económica, quedaban todavía importantes limitaciones para el libre movimiento de las personas, capitales y servicios. Así que de Roma tuvimos que viajar hasta La Haya. En 1986 se establecía el Acta Única Europea. Ya no había sólo 6 socios, a partir de entonces 12 países europeos compartían unos mismos retos.

Las principales novedades que introdujo el Acta Única fue consagrar el Consejo Europeo, o reunión periódica de los Jefes de Estado y de Gobierno. El Parlamento reforzó sus poderes, y se tomaron medidas para coordinar las estrategias monetarias.

La capital política de Holanda se ha convertido en los últimos años en un referente de la justicia internacional. No sólo es la sede central de Europol, sino que también acoge varias instituciones de Naciones Unidas, entre ellas la Corte Internacional de Justicia

Maastricht

Tumblr_njej3g7jBk1r65o3qo1_1280

Sin movernos de Holanda nos desplazamos hasta Maastricht. Esta ciudad bañada por el río Mosa y cerca de las fronteras de Bélgica y Alemania, estará ligada para siempre a otro de los hitos de la Europa común.

Allí en 1992 se superó el objetivo económico inicial y se avanzó hacia la unión política. Por primera vez se hablaba de Unión Europea. En el tratado de Maastricht se adoptó una policía exterior y de seguridad común y se creó un sistema de cooperación en materia de justicia. Se instauró la Unión Económica y Monetaria y se adoptó el euro como moneda única

Niza

20150220PHT24334_original

En 2003, el testigo histórico lo recoge la ciudad francesa de Niza. El objetivo del tratado que lleva su nombre era reformar la estructura institucional para afrontar la ampliación hacia el Este.

Se intentó delimitar las competencias concretas entre la Unión y los Estados miembros, fortalecer la Carta de Derechos Fundamentales, simplificar los tratados haciéndolos comprensibles para los ciudadanos y establecer el papel de los parlamentos nacionales. El escollo más importante estuvo en establecer un sistema de voto de cada país en el Consejo Europeo. Acabó estableciéndose un complicado sistema de mayorías teniendo en cuenta el número de habitantes de cada país.

Ratificar el tratado de Niza fue un auténtico escollo, y fue necesario adaptarlo para que países como Francia, Holanda e Irlanda aprobaran en referéndum esos acuerdos.

Lisboa

20150220PHT24342_original

Como todo en la Unión Europea lleva su tiempo. Y el final de este viaje institucional, hasta el momento, nos lleva a Portugal. En diciembre de 2009, los 27 firmaron el llamado Tratado de Lisboa, que junto con los de Roma y Maastricht son los de mayor calado histórico. La capital portuguesa creaba las figuras del presidente del Consejo Europeo y del Alto Representante para Asuntos Exteriores, otorgaba a la Carta de los Derechos Fundamentales un carácter vinculante y concedía más poder al Parlamento Europeo.

Pero hay otras ciudades que aunque no marquen un hito histórico en las instituciones europeas sí tienen una gran relevancia en la creación de la Europa comunitaria. Uno de esos nombres propios es Schengen. Un lugar también simbólico.

Esta ciudad luxemburguesa, se encuentra en el punto en el que confluyen Francia, Alemania y Luxemburgo. En 2015 se han cumplido los 30 años de entrada en vigor del acuerdo de Schengen que puso fin a los controles fronterizos dentro de los países de la Unión. En 1995 la Europa sin fronteras se convirtió en una realidad. Desde entonces unos 500 millones de personas de 25 países pueden desplazarse libremente a lo largo de casi 8.000 kilómetros de fronteras terrestres y 42.000 marítimas

Otro espacio sin fronteras es el que quiere proporcionar Bolonia. Famosa en la Edad Media por su escuela de Humanidades, el nombre de esta ciudad italiana va íntimamente ligado a la que se considera Carta Magna de las Universidades Europeas.  En 1988 se proclamaron sus principios básicos: establecer unos estudios universitarios que han de potenciar la libertad de investigación y enseñanza, agilizar la selección del profesorado, garantizar el aprendizaje de los estudiantes y facilitar el intercambio entre universidades.

1280px-Geographical_Centre_Point_of_the_European_Union_in_Westerngrund

Y acabamos este viaje por este grupo de ciudades con nombre propio en una pequeña localidad alemana, desconocida para la gran mayoría. Se trata de Westerngrund. Su fama seguramente será fugaz, pero tiene el honor de estar en el centro geográfico de la UE. Consiguió esta distinción después de que la UE se ampliara a Croacia. 

Este centro geográfico ha ido cambiando con las sucesivas ampliaciones. Cuando el Mercado Común estaba formado por 12 países el centro era la localidad francesa de Saint-André-le-Coq. Con la unificación alemana se desplazó hacia Saint-Clément. La ampliación hacia el norte, pasó el centro a la ciudad belga de Viroinval. Le sucedió Kleinmaischeid, que ostentó ese honor sólo durante 3 años, con la ampliación a los países del Este. En 2007 Meerholz le quitó el puesto y en 2013, la entrada de Croacia, volvió a mover el centro comunitario hacia el sur. Desde entonces el ombligo de la Unión Europea no es ni Bruselas, ni Estrasburgo o Luxemburgo, sino la pequeña localidad bávara de Westerngrund, que ahora disfruta de una fama efímera pues sabe que depende del proceso histórico que siga adelante la propia Unión Europea.

Categorías: Actualidad

Ángela Gonzalo del Moral   27.ago.2015 13:36    

0 Comentarios

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido publicado. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Mi comentario

Canal Europa

Bio Canal Europa

Este blog es un viaje por la Europa cotidiana. Un recorrido por el día a día de los ciudadanos de la Unión Europea, recogiendo aquello que nos une... que nos diferencia, o que todavía nos separa.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios