« 1.430 deportistas de la UE sueñan con medalla en los Paralímpicos de Río | Portada del Blog | La ESA recoge en un mapa de la Vía Láctea 1.000 millones de estrellas »

El Principito, una de las pocas películas de animación europea

    martes 13.sep.2016    por Ángela Gonzalo del Moral    0 Comentarios

Principito 01

Antoine de Saint-Exupéry escribió en 1943, una de las obras literarias más traducidas de Francia, que igual que ocurre con Shakespeare y Cervantes, han llevado la literatura europea a ser referentes en el mundo. Una de  las obras mundialmente más leída, "El Principito", llega a las pantallas en formato animado, y nos obliga de nuevo a replantearnos nuestra actitud ante la vida.

La película comienza en el final del libro de Saint Exupéry donde la imaginación y la realidad se mezclan, y poco a poco, -muy lentamente al principio-, lleva al espectador a una gran reflexión: "el problema no es crecer, el problema es olvidar.... que fuimos niños". El Principito llega a España un año después de su estreno en el Festival de Cannes y en Francia y que ahora distribuye en España Wanda Vision.

El largometraje animado narra la amistad entre una niña a la que su exigente madre está preparando para vivir en el mundo de los adultos y su vecino, un anciano Aviador, bondadoso y excéntrico que revela a su nueva amiga un mundo extraordinario donde todo es posible. Un mundo que él conoció hace mucho tiempo. Ahí es donde empieza el viaje mágico y emocional de la niña al universo del Principito que le lleva a descubrir la verdadera infancia y acaba comprendiendo que lo más importante son las relaciones humanas, y que "sólo se ve bien con el corazón, porque lo esencial es invisible a los ojos".

Principito 03

Se trata de una niña inteligente y curiosa, que teme -como todos- llegar a ser adulta, y una madre "que sufre" y se desvive para que su hija llegue a controlar su vida, obtenga las mejores notas y consiga un empleo de prestigio para enfrentarse al mundo. El relato nos sitúa en un barrio de clase media-alta, con sus viviendas impersonales, donde vive un loco que no solo se distingue de los demás porque "pasa de ellos", sino porque es el único que tiene una casa original, distinta a las demás.... y unas ideas diferentes al resto, excéntricas para su vecindario. Es el piloto que un día encontró en el desierto a un ser extraño... al Principito.

El director, Mark Osborne (Kung Fu Panda, More) nos reta a atrevernos a cruzar las brechas en las paredes, para ver que ocultan o que muestran más allá del cemento. Difícilmente una brecha en la pared está hecha con tiralíneas, como ocurre en el barrio y en la vida de la co-protagonista. Esta cinta de animación francesa, que obtuvo el César a la mejor película animada, consigue trasladarnos al mundo fabuloso y mágico del Principito con todo su universo.

La música es de Hans Zimmer (Piratas del Caribe, El Rey León), la sorprendente adaptación de la obra de Saint-Exupéry es de la británica Irena Brignull y Bob Persichetti, la fotografía de Kris Kapp, la música interpretada por la cantante y compositora de pop francesa, Camille Dalmais, y el reparto de doblaje es de lujo, con Mackenzie Foy (la pequeña), Rachel McAdams (madre), Benicio Del Toro (serpiente), Paul Rudd (principito), Marion Cotillard (rosa) o James Franco (el zorro). Osborne propone dos técnicas de animación, una moderna, utilizando el 3D para mostrar el mundo real y otra tradicional con ilustraciones del propio autor de la obra. Además las secuencias rodadas en stop motion son auténticas piezas de orfebrería mezclando el papel, la arena, la tela y la arcilla.

Esta obra filosófica, como el libro primigenio, muestra que todos los personajes necesitan reencontrarse. Al  aviador le urge reencontrar a su joven amigo y los vecinos, con su organizada y aburrida vida corren el riesgo de transmitir esas obsesiones a las nuevas generaciones, por lo que necesitan redescubrir lo esencial de la vida. Basándose en ese relato original, pero sin ceñirse a la obra que todos conocemos, Osborne, nos tralada a nuestro propio mundo interior, y plantea una crítica a la sociedad actual, al tedio, defendiendo la belleza y la honestidad. Se trata de una obra meticulosa, -muy lenta al principio y al final- que se centra en dos historias paralelas, un anciano que reflexiona sobre la vida y una niña que descubre el mundo de la imaginación.

Principito 02

Animación europea

Una de las cualidades más destacadas de la producción es que atrajo tanto a la crème de la crème de la industria de la animación europea, como a muchos veteranos de talento de los grandes estudios de animación de Los Ángeles. La idea original fue de los productores franceses, Dimitri Rassam que fundó en 2005 la productora francesa Chapter 2,  que ya ha producido nueve películas. Simultáneamente, se asoció con Alexis Vonarb, quien en 1995 ingresó en la prestigiosa escuela de cine Fémis de París en el departamento de producción, donde conoció al otro productor de este film, Aton Soumache, y más tarde se incorporó a Onyx Films donde produjo más de 15 largometrajes.

La guionista británica Irena Brignull (Shakespeare in Love) recuerda que «cuando era joven teníamos un ejemplar de El Principito en casa, así que recuerdo con claridad las imágenes y los dibujos del libro. Los dibujos fueron nuestra primera fuente de inspiración. Del libro también salieron dos ideas muy importantes. Una, que lo esencial en la vida no es visible para la vista, y la otra es cómo crecer y mantener intacta tu infancia. Sabíamos que sería buena idea tomar un personaje y mostrar cómo un libro ejerce un impacto enorme en un niño en particular. Ese fue nuestro punto de partida».

«Todo el que lee el libro extrae su propia impresión personal sobre El Principito y su mundo, así que es imposible hacer una adaptación sencilla. Recuerdo que mi padre me leyó el libro antes de que empezara a ir al colegio, y muchas personas sienten una poderosa conexión personal con esta obra. Así que para nosotros era muy importante imaginar una nueva forma de abordar el libro», explica Aton Soumache, uno de los productores franceses.

El músico de origen alemán, Hans Zimmer, que también había trabajado en «Kung Fu Panda» de Osborne, dice que el mensaje de la película le sedujo poderosamente. «Los compositores no crecen nunca, así que por eso me sentí tan atraído por el trasfondo de la película. Nos recuerda que hay una manera diferente de ver la vida. Mark supo encontrar un puente entre el mundo del libro y nuestro mundo moderno. La película te invita a soñar a lo grande y a estar abierto a todas las posibilidades que puede ofrecerte la vida». Hans tuvo la genial idea de aportar un estilo francés a la música y presentó las canciones de la cantante y compositora francesa Camille, que ya ha participado en varias bandas sonoras, de las que cabe destacar «Ratatouille» de Pixar en la que e interpreta la canción «Le Festin» en los títulos de cierre, además de prestar la voz del personaje de Colette en la versión en francés.

Céline Desrumaux, directora, animadora y diseñadora francesa («Harry Potter y las Reliquias de la Muerte, Parte 1», «Astérix: La residencia de los dioses») cree que la combinación de CGI y stop-motion permite que la película ofrezca una gran mezcla de sencillez, imágenes hermosas y cierta ingenuidad propia de la infancia.

El Principito es en definitiva un regalo cinematográfico, que ha sabido respetar y actualizar la obra de su autor, demostrándonos que es un libro tan actual como lo ha sido siempre y un canto al valor de la amistad. Porque a fin de cuentas "Todas las personas grandes han sido niños antes, pero pocas lo recuerdan".

 

Categorías: Cine

Ángela Gonzalo del Moral   13.sep.2016 13:59    

0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Canal Europa

Bio Canal Europa

Este blog es un viaje por la Europa cotidiana. Un recorrido por el día a día de los ciudadanos de la Unión Europea, recogiendo aquello que nos une... que nos diferencia, o que todavía nos separa.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios