« Amin Awad, "ACNUR está preparado ante la batalla de Mosul" | Portada del Blog | El halal un mercado en auge en la UE »

Chipre, una isla dividida en busca de una difícil reunificación

    martes 8.nov.2016    por Ángela Gonzalo del Moral    0 Comentarios

Peatones en calle Ledra de Nicosia_Foto EFE
 
Chipre quiere poner el reloj de todos los ciudadanos de la isla a la misma hora. Cuando el 29 de octubre los europeos retrasamos una hora nuestros relojes en esta pequeña isla mediterránea, dividida entre greco y turcochipriotas, el reloj solo se movió en la zona comunitaria.... la grecochipriota. 
 
Nicosia, Limassol, Pergamos o Larnaca, tienen la misma hora que Grecia.... Famagusta, Morfou o Lapta, la misma que Turquía y eso que solo están separadas por uno de los muros históricos del continente europeo. 
 
Soteris Antoniou y Kutret Balci, son apicultores, griego el primero, turco el segundo. Pero tienen un problema común. Dicen que la abeja reina caucásica, una copiosa productora de miel, no puede hacer frente a los largos y abrasadores meses de verano de la isla... y tiende a morir de calor. Para solucionar este problema se han unido y han decidido cambiar su abeja importada, para criar la abeja chipriota. A ellos no les importa que la isla esté dividida después de la invasión turca de 1974, en respuesta a un golpe militar que quería unir Chipre a Grecia. 
 
 
 
"Juntos producimos más miel, además la miel chipriota es buenísima", dice el grecochipriota Antoniou. Balci tiene 750 colmenas y produce unas 25 toneladas de miel al año, parte de esa producción las exporta a Reino Unido, donde hay una gran comunidad de expatriados de su país. Antoniu, tiene 250 colmenas y produce unas seis toneladas, abasteciendo a comunidades chipriotas. En un futuro quieren comercializarlo conjuntamente. 
 
Su unión están dando frutos en un momento en que el presidente grecochipriota de la isla y el líder de los turcochipriotas han reiniciado las conversaciones de reconciliación en Suiza.   El mismo día en que se iniciaban las negociaciones, un pueblo reabrió el monasterio del Apóstol Andrés.  Lo han rehabilitado con dinero procedente de cuatro organizaciones, entre las que hay dos fundaciones religiosas, una turcochipriota y la Iglesia de Chipre.
Green Line de Chipre_Foto EFE
 
Es el Chipre real, el que sigue viviendo a pesar de las divisiones políticas. En silencio, o en secreto, los líderes greco y turco chipriotas, han avanzado un paso más para suavizar la división de este pequeño país ubicado en una de las zonas más conflictivas del mundo, Oriente Próximo. Uno de los temas que deben dirimir para  solucionar afrentas del pasado es la delimitación de propiedades, porque hay propietarios cuyos terrenos fueron edificados y se encuentran en manos de otro, o personas que ya han renunciado a ello pero piden una compensación económica, u otras  que reclaman que les devuelvan propiedades que han sido declaradas de interés público. Una vez alcanzado el acuerdo se creará una comisión compuesta por miembros de las dos comunidades. 
 
Varosha fue en los años 60 un centro de interés turístico en la costa chipriota. En el verano de 1974 las tropas turcas la atacaron para invadir el norte del país obligando a los greco-chipriotas a huir de la zona. Desde entonces Chipre vive dividido entre dos realidades culturales, políticas, económicas... y físicas. Una parte de la isla pertenece a la UE, la otra a Turquía. La isla mediterránea, miembro de la Unión Europea desde 2004, es en la actualidad el único territorio comunitario dividido tras un conflicto que dura ya 40 años.
 
La UEFA ha conseguido, de momento, lo que no ha podido ni la ONU ni la UE, que grecochipriotas y turcochipriotas griten al unísono en un estadio de fútbol.  El fútbol unificado chipriota no puede competir en partidos oficiales, pero puede participar en encuentros amistosos de clubes y selecciones, en la Copa de las Regiones de la UEFA, en el sistema de licencias de entrenadores, incluir árbitros internacionales en competiciones europeas y mundiales y desplegar observadores de partidos.
 
Mientras rueda el balón, las negociaciones de reunificación se han convertido en un puzzle formado por piezas que a veces no coinciden exactamente. El territorio y las propiedades es una de esas piezas.  La parte grecochipriota controla casi el 64% del territorio y los turcochipriotas el 36% restantes. El Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, ya realizan estudios sobre el coste de una posible reunificación de Chipre; otra pieza más de este difícil puzzle. Para muchos, este es el mejor momento para alcanzar la reunificación.
 
Todavía hay que acabar de retocar la maquinaria del reloj, para que marque la misma hora en este pequeño territorio.
Categorías: Actualidad

Ángela Gonzalo del Moral    8.nov.2016 11:20    

0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Canal Europa

Bio Canal Europa

Este blog es un viaje por la Europa cotidiana. Un recorrido por el día a día de los ciudadanos de la Unión Europea, recogiendo aquello que nos une... que nos diferencia, o que todavía nos separa.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios