« Madrid y Barcelona acogen reuniones de "Pensadores Urbanos" | Portada del Blog | Mayrit, los orígenes árabes de Madrid »

Canfranc, a punto de revertir la mala suerte del "Titanic del Pirineo"

    martes 7.nov.2017    por Ángela Gonzalo del Moral    0 Comentarios

004_Canfranc_Foto David ibáñez

 

En 2014 Francia fusionó sus regiones y pasó de tener 22 a quedarse con trece. El principal argumento era agilizar y abaratar la gestión pública. Para ello readaptó la administración municipal, las mancomunidades y los departamentos. Las regiones españolas fronterizas temieron que eso afectara a los programas de colaboración transpirenaica que se realizaban hasta ese momento.... o incluso que pudiera perjudicar a futuros proyectos. El gobierno de Aragón era uno de ellos, pero pasado el tiempo, han comprobado, como apunta José Luis Soro, consejero de vertebración del territorio del gobierno aragonés, que la colaboración sigue como antes. "Con la nueva organización de las regiones francesas Aquitania se ha convertido en una región atlántica y el centro político se ha ido hacia el norte. A pesar de eso seguimos colaborando y con el resto de regiones pirenáicas seguimos trabajando estrechamente de forma fácil y coordinada", dice a Canal Europa, el consejero autonómico.

 

La Comunidad de Trabajo de los Pirineos, con sede en Jaca, es el ente que estructura la cooperación transfronteriza en la que participan 7 entidades: las dos regiones francesas de Aquitania-Limousin-Puatu-Charents y Languedoc-Roussillon-midi-Pyrénées, las comunidades autonómas de Catalunya, Aragón, Navarra y Euskadi además del Principado de Andorra. En total unos 23 millones de habitantes, que supone el 4,6% de la población europea. A través de convenios marcos se trabaja en sectores de tecnología puntera, industria metalúrgica, agroalimentaria y turismo en la que participan importantes centros universitarios.

 

Túnel_ferroviari_de_Somport_(Canfranc)_Foto WikiPrisma (Wikipedia)

 

La zona pirenaica posee una gran riqueza lingüística, con cinco idiomas oficiales: castellano, francés, catalán, vasco y occitano, además de otras lenguas minoritarias como el altoaragonés. Silvia Franco, una joven que lleva años trabajando en la zona como guía turística, cree que eso no es un problema y por eso se realizan proyectos de intercambio escolar "no solo en la educación primaria, sino que en el Instituto muchos adolescentes van a la zona francesa a continuar sus estudios y reforzar el idioma". El alcalde de Canfranc, Fernando Sánchez Morales, nos explica que "trabajamos para eliminar la barrera idiomática y potenciamos lazos de unión a través de proyectos educativos, como "dos lenguas, una formación" y hemos creado la primera escuela bilingüe y completa de todo Aragón". 

 

Canfranc es una de las poblaciones del Pirineo aragonés que refleja esa colaboración. Desde 2006, a unos 850 metros de profundidad de la montaña del Tobazo, en el interior del túnel de Somport, funciona un Laboratorio Subterráneo, dependiente de la Universidad de Zaragoza . Por su bajo fondo radiactivo, es el lugar ideal para realizar experimentos acerca de la física de partículas y astropartículas, investigaciones que atraen a numerosos científicos.

 

Esta localidad es el ejemplo claro de cómo la colaboración entre países puede ayudar al desarrollo de poblaciones aisladas. También de cómo estas zonas siempre han vivido de una manera directa los conflictos históricos entre países.

 

La amarga supervivencia de la "Dama del Pirineo"

Vista_general_de_la_façana_de_l'Estació_Internacional_de_Canfranc_01_Foto Marc Celeiro (wikipedia)

Situada en el fondo de un valle impresiona la grandiosidad de la Estación Internacional de Canfranc. La llamaban la "dama del Pirineo", y se construyó con el objetivo de conectar Madrid y París a través del Pirineo central y como escaparate de España para mostrar a Europa la seriedad, solvencia y modernidad del país a principios de siglo. Era el tercer paso ferroviario que se abría para superar la cordillera, tras los de Hendaya y Port Bou. Su construcción ya fue un hito no exento de problemas de todo tipo, principalmente orográficos y técnicos.

 

Para conseguir la unión se realizaron inmensas obras faraónicas. Primero horadaron casi 8 kilómetros de montaña a finales del siglo XIX y principios del XX. Pico, pala, dinamita y una brújula colgada de un hilo, para intentar coincidir las dos aberturas... tan solo se desviaron 30 centímetros. Toda una hazaña en aquellas condiciones, en las que trabajaron unos 600 obreros divididos entre las dos fronteras y perdieron la vida oficialmente, 50 trabajadores. Tras el túnel había que construir la estación, situada en la explanada de los Arañones, a unos 500 metros de la boca en la parte española. El edificio principal empieza a construirse en 1921 con un exterior más francés que español, porque aunque el ingeniero era hispano-francés, había estudiado en Francia. Además se incluyen materiales nuevos como el hormigón armado o el cristal.

 

002_Canfranc @Foto David Ibañez

 

Las medidas de la "Dama del Pirineo" siguen impresionando hoy en día. 241 metros de andén y 9.000 metros cuadrados de superficie total, en aquellos momentos la segunda más grande de Europa tras Leipzig.  Cuando acabaron los trabajos, el pequeño municipio de Canfranc tenía una estación de doble nacionalidad, con todos los servicios duplicados. Un andén francés y otro español, doble aduana, correos, oficinas, gendarmería, mantenimiento,  y viviendas de trabajadores. Un ejemplo de convivencia y cooperación.

 

 

Pero al poco tiempo se convirtió, como su sobrenombre indica, en "el Titánic de la montaña". Inaugurada solemnemente en 1928 por el rey Alfonso XIII y el presidente de la república francesa, vivió las vicisitudes históricas del siglo XX de ambos países. En el momento del brindis, el monarca español declaró "los Pirineos ya no existirán más", un deseo que no se convirtió en realidad hasta finales de los años 70. Desde el primer momento la mala suerte acompañó al proyecto. 

 

 

Al poco de inaugurarse sobrevino la crisis del 29, que afectó al comercio internacional y redujo las perspectivas económicas. La guerra civil española comportó el cierre del túnel para evitar la salida de refugiados españoles, y acabada la contienda comenzó la Segunda Guerra Mundial. Miles de personas utilizaron el túnel y la estación para huir de la represión nazi. La ruta fue de vital importancia en la evasión de judíos perseguidos en Europa, agentes y pilotos aliados o resistentes comprometidos. Pero también mercancías como hierro y wolframio para armamento de guerra o el oro nazi procedente de Suiza con destino a América Latina vía Lisboa. Ese fue el motivo por el que la línea que unía Lisboa, Madrid y el Levante español con París viviera un periodo de extraordinaria actividad entre 1940 y 1945.La destrucción de los pasos ferroviarios de Port Bou e Irún aumentaron de manera exponencial el tráfico por la travesía central. 

 

007_Foto ayuntamiento Canfranc

 

A mediados del 42 Francia, ocupada, pasa a ser alemana, y la Gestapo controla la aduana. La tensión se vive en la zona, con militares españoles, franceses y alemanes. En ese momentos emerge la figura del jefe de aduana francés, Albert Le Lay. Su nombramiento no fue casual. París era consciente que, tras la experiencia de la Primera I Mundial, en la que había participado Le Lay, los pasos pirenáicos volverían a ser de vital importancia e intuyeron la relevancia estratégica que iba a tener Canfranc en la naciente contienda. Haciéndose pasar por un leal funcionario del gobierno del mariscal Petain, se transformó en el enlace entre la resistencia francesa y los aliados, organizando una red que se ocupó de pasar clandestinamente personas, material, documentos y dinero entre ambos lados de la frontera y convirtió a esa pequeña población en una puerta hacia la salvación para miles de personas que huían del nazismo. Se le conocía como el Schlinder del Pirineo

 

La vieja estación quedó abandonada hacia 1970 después de que un accidente ferroviario destrozara el puente de l'Esteget, en la zona francesa, y paralizara el tráfico de personas y mercancías. En Canfranc comenzó el declive. Llegaron a vivir unas 2.000 personas y actualmente el municipio cuenta con 500 habitantes. En los últimos años los gobiernos español y francés han vuelto a apostar por reabrir esta vía. De momento la fecha para reabrir y potenciar este paso natural, utilizado desde la antigüedad y que forma parte del camino de Santiago aragonés, se sitúa hacia 2023.

 

Del viejo proyecto que pretendía superar el aislamiento con el resto de Europa a través de la línea internacional sólo ha permanecido el viaje en el canfranero (dos viajes diarios que unen la localidad con Zaragoza a través de Jaca) y simboliza el repetido anhelo, la perseverancia por unir a pueblos que históricamente han compartido usos y costumbres ajenas a marcas fronterizas. 

 

@angelaGonzaloM
@Viaje a Itaca 

 

Categorías: Actualidad , Viajes

Ángela Gonzalo del Moral    7.nov.2017 10:12    

0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Canal Europa

Bio Canal Europa

Este blog es un viaje por la Europa cotidiana. Un recorrido por el día a día de los ciudadanos de la Unión Europea, recogiendo aquello que nos une... que nos diferencia, o que todavía nos separa.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios