« Las SS de la cruzada nazi contra el arte | Portada del Blog | Ciudades europeas: Orleans »

La tragedia del Kursk llega a los cines

    martes 4.dic.2018    por Ángela Gonzalo del Moral    0 Comentarios

Kursk_2

El 12 de agosto de 2000 un submarino nuclear de la armada rusa se hundía en el mar de Barents. Unas maniobras militares acabaron en tragedia cuando varias explosiones en el interior, lo hundieron en el lecho marino a unos 100 metros de profundidad. Murieron sus 118 tripulantes ante las fracasadas operaciones de rescate de la armada rusa. También se frustró una operación de rescate internacional lanzada in extremis para salvar a alguno de los marineros. El accidente no tardó en convertirse en emergencia internacional. Los gobiernos de Gran Bretaña, Noruega, Estados Unidos, Israel, Francia, Alemania e Italia ofrecieron ayuda, pero los rusos la rechazaron asegurando que lo tenían todo bajo control.

El Kursk era el submarino insignia de la flota naval, una máquina de guerra casi indestructible, que iba armado con 18 torpedos antibuque y 22 misiles de crucero. Ahora una película con ese nombre, ligado a unas tragedias personales, familiares y nacionales, nos recuerda aquellos hechos. Se estrena en España este miércoles.

Meses más tarde, buzos rusos y noruegos recuperaron los cuerpos de doce marinos que, tras la explosión, consiguieron refugiarse en la novena sección del sumergible, y que son los protagonistas de la película. A finales de 2001 se reflotó la nave y se recuperaron 82 cadáveres. Otros 24 tripulantes se consideran desaparecidos.

Kursk_4

Como ya se conoce el desenlace, la trama no aporta muchas sorpresas. Aun así una de las escenas más conseguidas es el tenso buceo del protagonista por las salas inundadas del submarino. El realizador utiliza el formato de cuatro tercios para reflejar la vida y los agobiantes hechos históricos y pasa al panorámico para desahogar la tensión.... así Thomas Vintenberg, el director, recuerda al espectador que está uniendo realidad y ficción.  

El cineasta danés aprovecha la historia para relatar como eran aquellos marineros, sus relaciones amorosas, su familia, sus sueños, pero sobre todo para mostrar como vivieron sus familiares aquellos días de desaliento, esperanza y desinformación. Un sufrimiento que fue ignorado por las autoridades rusas de la época. Falta en la película una crítica a la actitud del recién elegido presidente Vladímir Putin, que ignoró la tragedia y tardó varios días en finalizar sus vacaciones. 

Basado en la investigación y el libro publicado por Robert Moore, Kursk, aborda tanto la historia de sus protagonistas como el transfondo político y militar. Para ello cuenta con un reparto encabezado por Matthias Schoenaerts, Colin Firth y Léa Seydoux. Entre los secundarios, destaca la actuación del nonagenario Max Von Sydow, impasible ante la tragedia de las familas. La película ha sido rodada en inglés, lo que le resta algo de verosimilitud y sorprende al principio de la cinta.

Kursk_3

Como ya ocurrió con Salyut-7: Héroes en el espacio  queda demostrada la capacidad de los rusos para sacrificar a uno por la comunidad. En aquella ocasión el rescate fue un éxito, mientras la última película de Vintenberg se repiten ese sacrificio supone la muerte de los tripulantes, que durante días lucharon por sobrevivir sin poder evitar el desenlace final. A lo largo de una hora y media el espectador comprende la angustia, la claustrofobia y la extrema dificultad de las circunstancias en las que se encuentran los marineros atrapados. Mientras en los despachos se priorizaba defender los secretos militares.

Así sale a relucir la opacidad de la armada rusa, que nunca reportó a los familiares la información que demandaban, donde los propios mandos se enfrentaban a obstáculos políticos y a la escasez de medios para liderar un rescate de ese calibre.

Para el director, "en esta historia se ve como hay personas que aun confrontadas a un final, siguen siendo valientes". Por eso utiliza planos secuencia largos que transmiten al espectador la angustia, claustrofobia e impotencia que pudieron vivir aquellos marineros atrapados en la profundidad del mar.

Esta drama ficcionado aprovecha la tragedia naval para mostrar el declive de la Rusia postsoviética, la escasez de medios, el oscurantismo institucional y el desencanto de la población, todo ello de manera colateral. También la libertad de prensa, resultó afectada por el hundimiento del Kursk, ya que empezó a controlarse a los medios de comunicación, sobre todo después de que se viera en directo como drogaban a una esposa que exigía saber detalles de lo sucedido. El informe gubernamental sobre el incidente permanecerá clasificado hasta el 2030. Veremos si entonces se informa sobre todo lo que ocurrió en aquellos nueve días de mediados de agosto de 2000.

@angelaGonzaloM
@Viaje_Itaca
Instagram: @Audioguíasturísticas

Categorías: Cine

Ángela Gonzalo del Moral    4.dic.2018 17:55    

0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Canal Europa

Bio Canal Europa

Este blog es un viaje por la Europa cotidiana. Un recorrido por el día a día de los ciudadanos de la Unión Europea, recogiendo aquello que nos une... que nos diferencia, o que todavía nos separa.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios