« Elecciones europeas: los ciudadanos escogen al futuro Presidente de la Comisión Europea | Portada del Blog | Klimt y Schiele: eros y psique »

Ciudades europeas: Oporto a través de sus edificios culturales

    viernes 31.may.2019    por Ángela Gonzalo del Moral    0 Comentarios

135_OPO1_Vistas generales Oporto
Foto: angelaGonzaloM

La Fundación Serralves de Oporto, celebra estos días su trigésimo aniversario, y lo hace como cada año, abriendo sus puertas en uno de los mayores eventos de cultura contemporánea de Europa, con más de 160.000 participantes en un fin de semana. Es una tradición en la ciudad. Durante 48 horas, se organizan anualmente -de forma ininterrumpida-, actividades de jazz, teatro, bailes y espectáculos de circo.

 

Fundación Serralves

Durante el resto del año, cuando recupera la tranquilidad, se puede pasear por jardines de modelos francés, romántico, inglés... que incluye paisajes muy diversos, desde terrazas inclinadas, a frondosos bosques. Una geometría laberíntica, compaginando los jardines con terrenos agrícolas. A lo largo de 18 hectáreas (maginad 18 campos de fútbol) se distribuyen extraordinarias obras de Richard Serra, Claes Oldenburg, Dan Graham, Angelo de Sousa, Alberto Carneiro o Maria Nordman. ¡Hasta tiene un palomar!, con un toque artístico y un olivo con casi 1.500 años, regalo del Alentejo.

503_OPO1_Museo Serralves Oporto
Foto: angelaGonzaloM

 Antigua casa de estilo art noveau del conde de Vizela, un empresario textil que se enriqueció fabricando uniformes para los soldados de las dos guerras mundiales, quiso gastar su enorme fortuna, construyendo en los años 20 uno de los espacios más modernos de la ciudad. Edificó su vivienda familiar y los espectaculares jardines. Para ello contrató a tres arquitectos: uno para la construcción del edificio, otro se encargó del mobiliario interior y un tercero diseñó los jardines. 

Quizá por sus características históricas y artísticas, quizá por su dimensión o porque fue un parque largamente reivindicado por los vecinos del barrio, se ha convertido en un lugar muy especial en el panorama nacional e internacional. Es un espacio cultural que los ciudadanos asocian a una élite intelectual que ha sido salvado por toda la población.

El Parque de Serralves incluye paisajes muy diversos y está compuesto por vestigios de un jardín del siglo XIX, por la Quinta do Mata-Sete, la Casa de Serralves y el Museo de Arte Contemporáneo del mismo nombre, cuyos jardines fueron diseñados para mezclar de forma armoniosa el paisaje y la estructura edificada.

505_OPO1_Museo Serralves Oporto
Foto: angelaGonzaloM

Diseñado por el arquitecto local Siza Vieira, el Museo de Arte Contemporáneo es el mayor centro cultural multidisciplinario del norte de Portugal, con una simplicidad arquitectónica y su entorno natural, donde se presentan exposiciones temporales de los artistas más importantes a nivel internacional , y que está incluido en el principal circuito de arte contemporáneo del mundo, junto al Moma o la Tate.

La Casa de Música

518_OPO1_Casa da Música Oporto
Foto: angelaGonzaloM

Otro de los más renombrados arquitectos del mundo, el holandés Rem Koolhaas, diseñó otra de las obras más emblemáticas de la ciudad moderna, la Casa da Música, inaugurada poco después de la capitalidad cultural europea de Oporto en 2001.

Formado por dos auditorios, el arquitecto la diseñó como si se tratara de un meteorito gigante que hubiera caído en la ciudad. Un edificio que debía cambiarla para convertirse en parte de ella. Destaca su gran acústica y sus multiespacios y multiutilidades. El suelo es de aluminio, un elemento muy innovador, y hormigón blanco. La casa de Música está formada por distintas cajas, que conforman pequeñas salas y espacios muy versátiles. En la caja central, lo espectacular es la transparencia de la sala, donde el coro o el público se pueden sentar detrás del director. Su vidrio ondulado permite a las salas que las ondas sonoras se lancen en todas direcciones, reduciendo el posible eco.

Koolhaas, pensó en la versatilidad de sus espacios para acoger cualquier evento social (que aportan financiación al centro), la versatilidad de la luz, que añade siempre una experiencia visual y musical distinta y un ventanal que se abre sobre el espacio exterior, con su columna dedicada a las guerras peninsulares, que permite una interrelación con la ciudad, especialmente al atardecer. 

Acoge tres orquestas, la Sinfónica do Porto, la Barroca y el Coro de Casa Música.

165_OPO1_Restaurante DOP
Foto: angelaGonzaloM

Esta ciudad histórica, Patrimonio de la Humanidad ha sabido mezclar su historia y la modernidad. Sus tiendas vintage, mercados tradicionales con especialidades gourmet, han encontrado su originalidad en la rica gastronomía de la zona norte de Portugal y sus vino aromáticos y sorprendentes. Una ciudad que apuesta por la cultura y el entretenimiento.

Hay que perderse y pasear por sus calles, antiguas y estrechas, y adentrarnos en las viejas tiendas de comestibles, en las plazas de colores, cafés antiguos y de moda, como el Guarany, el Majestic o la calle das Flores.

Palacio de la bolsa, el poder económico

063_OPO1_Palácio da Bolsa Oporto
Foto: angelaGonzaloM

De sus edificios históricos destacamos el impresionante Palacio de la Bolsa, otro icono de la Oporto, que muestra la riqueza que en otros momentos ostentó la ciudad. Funcionó como bolsa hasta que en 1994 se fusionó con la de Lisboa. Actualmente es uno de los monumentos más visitados, con su famoso salón árabe, inspirado en la Alhambra. Destaca la sala dorada, de yeso y 20 kilos de pan de oro; la sala con el suelo de marquetería en 3 dimensiones, construido en el siglo XIX, y el patio de las naciones, que acoge escudos de las ciudades con las que Portugal ha tenido relaciones comerciales a lo largo de los siglos. España, Francia y Reino Unido, están en el centro, porque eran los países con los que mantuvieron más relaciones.

Su estructura es de granito y todo está hecho a mano, todavía conserva los muebles originales, de roble francés y portugués, que nunca han necesitado restauración. En las salas encontramos imágenes relacionadas con el vino, como los viñedos del Valle del Duero, la comercialización y el transporte. Entre las anécdotas de su larga historia destaca que su primer presidente fue un bodeguero holandés y otro fue reelegido 32 veces. Durante la dictadura.

121_OPO1_Bodegas Graham's Oporto
Foto: angelaGonzaloM

La riqueza de Oporto siempre estuvo ligada a su puerto. En sus astilleros se fabricaron los barcos de los grandes descubrimientos. Enrique el Navegante zarpó desde allí para alcanzar el continente africano.

En el siglo XVIII el comercio del vino adquirió un gran apogeo, aunque fueron los ingleses los que impulsaron el cultivo de la vid, controlando su producción y venta. Fue una época próspera para Oporto, muestra de ello fueron los importantes monumentos barrocos que se construyeron para dejar un testimonio del apogeo de la ciudad. Todavía puede verse la Torre de los Clérigos, en la parte alta de la ciudad, la iglesia do Carmo, con su altar rococó o la Catedral o Sé, que todavía conserva su aspecto hermético y fortificado de la Edad Media. 

Desde la margen derecha del Duero, la ciudad siempre tiene presente a Vilanova da Gaia, donde se instalaron las bodegas de las principales empresas vitivinícolas. Se pueden ver varios rabelos anclados en el río un recuerdo y homenaje a los barcos de vela y poco calado que transportaba las barricas desde los viñedos a las bodegas, donde envejecían el vino y lo distribuían.

El vino de Oporto ha marcado la imagen internacional de la ciudad desde principios del siglo XIX. Fue la primera denominación de origen de la historia. Uno de los grandes referentes son los hermanos escoceses, William y John Graham. Cinco generaciones de Symingtons han gestionado unas bodegas que han producido unos excelentes vinos de calidad con más de 200 medallas de oro y plata conseguidas en certámenes internacionales. Actualmente el vino aporta entre un 15 y un 20% a la economía de la ciudad.

115_OPO1_Rio Douro_Duero Oporto
Foto: angelaGonzaloM

La ciudad de los seis puentes, siempre rivalizó con Lisboa, liderada por una rica clase de industriales que crearon a mediados del XIX, la Asociación Empresarial de Portugal. Convertida en una ciudad de servicios, sigue teniendo un importante cinturón industrial con fábricas metalúrgicas, de textiles, muebles, cerámica y calzado. De esa época son la Estación de tren de São Bento, uno de los edificios más atractivos de la ciudad, construida sobre un antiguo convento, en 1903 por José Marqués de Silva y en la sorprendente  fachada se colocaron 20.000 azulejos obra de Jorge Colaço. Sus dibujos muestran parte de la historia del transporte y de la historia de Portugal. También se encargó de los azulejos de la Iglesia de San Ildefonso.

En la zona de Ribeira, junto al puente don Luis I, los antiguos muelles y el barrio de la Ribeira, donde se descargaban y cargaban los vinos y otras mercancías de tierras lejanas, se han convertido en animados restaurantes, cafés y bares. Se puede degustar pescados, mariscos, quesos o embutidos, junto al Duero. Uno de los lugares privilegiados, que permiten ver la otra zona del río es el restaurante Fish Fixe, un espacio acogedor y con una agradable vista del Douro.

155_OPO1_Restaurante DOP #Comida
Foto: angelaGonzaloM

Siguiendo en el mundo de las artes, las calles Miguel Bombarda y Breyner son parte integral del barrio de las artes, con proyectos originales, dinámicos, que han florecido en los últimos años, impulsados por jóvenes creadores que trabajan unas veces en solitario y otras en espacios de trabajo conjunto, aportando a estos artistas nuevas oportunidades de mostrar su trabajo creativo y beneficiándose de un espacio coordinado.

En gastronomía también resalta la presencia de chefs con estrella Michelin, como Rui Paula, que presenta una cocina de autor en el Restaurante DOP, situado en el Palacio de las Artes, un edificio original del siglo XIV, que gestiona la Fundación de Juventud.

Librería de los Hermanos Lello

042_OPO1_Libreria Lello Oporto
Foto: angelaGonzaloM

Una de las librerías más bonitas del mundo se encuentra en Oporto, y se ha convertido en uno de sus atractivos turísticos con una media de 3.000 visitantes por día. Ese éxito de masas se lo debe a un libro y a una escritora. Nos referimos a la librería Lello, a J.R. Rowling y a Harry Potter.

Situada en el barrio de las Carmelitas, la librería de los Hermanos Lello fue construida en 1906 y ha editado libros a algunos de los grandes escritores portugueses como Eça de Queirós y Castelo Branco. Era el lugar de auge del Oporto de principios del siglo pasado, destacando su magnífica escalera. Se ha afirmado que fueron la inspiración de las escaleras de Hogwarts en los libros de Harry Potter, aunque en Oporto, la escalera es fija.

Desde hace unos años, esa librería se convirtió en un atractivo de masas, sobre todo desde que se le relaciona con J.K. Rowling, autora de la famosa saga. La escritora británica vivió dos años en la ciudad y se dice que se inspiró en la libreria Lello para relatar las aventuras de uno de los magos más conocidos de la literatura universal.

La piedra filosofal, que da título a uno de los best sellers de la escritora, coincide con el nombre de un poema muy famoso del poeta portugués, António Gedeão, que era cantado en pubs y bares que los jóvenes estudiantes frecuentaban en los 80.

 

@angelaGonzaloM
@Viaje_Itaca
Instagram: @Audioguíasturísticas

Categorías: Gastronomía , Libros , Música , Viajes

Ángela Gonzalo del Moral   31.may.2019 14:01    

0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Canal Europa

Bio Canal Europa

Este blog es un viaje por la Europa cotidiana. Un recorrido por el día a día de los ciudadanos de la Unión Europea, recogiendo aquello que nos une... que nos diferencia, o que todavía nos separa.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios