« Ciudades europeas: Funchal | Portada del Blog | Sevilla, capital de las expediciones del siglo XVI »

Cadena báltica, referente mundial para movimientos reivindicativos

    viernes 23.ago.2019    por Ángela Gonzalo del Moral    0 Comentarios

AFP_1JP8KV_3b5a0_Petras MalukasFoto: Petras Malukas/AFP

En agosto de 1989, más de un millón y medio de personas unieron sus manos a lo largo de 650 kilómetros para conectar las tres capitales bálticas: Vilna, Riga y Tallín. Denunciaban el cincuenta aniversario del pacto germano-soviético que habían firmado ambos países, permitiendo a la URSS ocupar Letonia, Lituania y Estonia. A cambio Hitler podía invadir Polonia. Lo hizo 9 días más tarde, el 1 de septiembre de 1939. Hoy se cumplen 80 años de aquella invasión, que dio origen a la II Guerra Mundial y que implicó a todos los continentes y océanos. Ese día la ciudad de Gdzanz, Dánzig, fue bombardeada a a la madrugada y Varsovia pocas horas después. El final es conocido: Europa acabó en ruinas tras 6 años y 1 día de guerra.

50 años después, el 23 de agosto de 1989, a las siete de la tarde estonios, lituanos y letones lanzaron una imagen pacífica al mundo para llamar la atención de la opinión pública mundial sobre su situación bajo control soviético. Pedían mayor autonomía aunque su objetivo último era la independencia. Se organizó todo para que no hubiera huecos y se fletaron autobuses gratuitos para llevar a los participantes a las zonas rurales. La autopista de Vilna a Kaunas permaneció colapsada a lo largo de 100 kilómetros. Durante 15 minutos los tres pueblos mostraron su solidaridad y decisión ante el mundo.

Para conmemorar este acontecimiento pacífico en un mundo en tensión, hace unos días se celebraron varios actos, como conciertos, exposiciones, concursos de poesía o rallies. Uno de ellos lo protagonizó la aerolínea letona Airbaltic, que presentó tres modelos de aviones pintados cada uno de ellos con los colores de las banderas de los tres países.

Sin oposición gubernamental

Lo cierto es que los partidos comunistas de los tres estados, no pusieron ningún impedimento y la glásnot y la perestroika, permitían manifestaciones pacificas. A lo largo de agosto, se sucedieron diferentes concentraciones de forma aislada, aunque en Lituania, el movimiento Sajudis, aprobó una declaración pidiendo una república lituana, soberana e independiente. Se cantaron canciones tradicionales y en Vilna, la ciudad más poblada, y las campanas de las iglesias tocaron al unísono. En la frontera entre Letonia y Estonia los líderes populares celebraron un simbólico funeral quemando una cruz gamada y la estrella roja, para denunciar el pacto entre Hitler y Stalin.

3_WW2-ANNIVERSARY-BALTICS_0258d
Foto: Reuters

La cadena báltica comenzó, según una leyenda popular, en la plaza de la catedral de Vilna. Allí colocaron una piedra con la palabra Stebuklas. Según explicaba el corresponsal de La Vanguardia en la capital lituana, la bandera ondeaba en lo alto de la torre de Gediminas, que estaba penado con tres años de cárcel, y hacía pocos meses se había abierto al culto la catedral. En ese país uno de cada seis lituanos había sido deportado, represaliado, exiliado o fusilado a lo largo de 50 años de control soviético. A pesar de esos peligros, miles de personas retaron a Moscú. A lo largo del recorrido, y en cada país, miles de personas cantaron su himno nacional, prohibidos durante décadas. En los mítines se realizaron proclamas independentistas exigiendo gobiernos soberanos.

Pero no todo era similar en los tres países. La demografía marcó las movilizaciones. Mientras en Lituania el 80% de la población era autóctona, mientras en los otros dos países las minorías rusas eran muy importantes. Todavía lo siguen siendo en la actualidad. En Lituania, el día anterior se celebró una sesión especial del Sejm, consejo del Mivimiento lituano de apoyo a la perestroika, que aprobó con solo 5 abstenciones un documento que pedía "una república lituana, soberana e independiente, no sometida al sistema legislativo de la URSS".

El efecto movilizador de la radio

AFP_1JP06A_ae6b0_Petras Malukas
Foto: Petras Malukas/AFP

En un mundo en que no existían las redes sociales, ni los teléfonos móviles, la herramienta de divulgación básica fue la radio, que sirvió también para informar sobre los atascos de tráficos o coordinar todos los puntos del recorrido. Se convirtió en una fuente de unión. Estos días en Vilna se ha podido ver una instalación de la radiotelevisión lituana formada por centenares de viejos aparatos de radio. ((se oye)) El artista que lo ha ideado, Viaceslavas Mickevicius, cree que su iniciativa proporciona un sentimiento de participación a todos los que no pudieron participar y por eso ha querido homenajear a este medio de comunicación.

La radio realizó un increíble compromiso de ayuda logística, dice el cantante y actor lituano Andrius Mamontovas. El periodista letón, Guntars Plucis admite que "todo fue muy complicado y difícil", y que solo fue capaz de darse cuenta de la importancia de aquel momento, unos cuantos años después. Su compañera Sandra Glazupa, recuerda que estaba convencida de que "las provocaciones eran posibles y que todo el mundo debía estar en guardia y no abandonar el estudio". Para Sandra fue el día más importante de su carrera profesional además llevó a sus hijos a participar en la cadena. y añade que es "algo de lo que se sienten orgullosos hoy en día".


A finales de la década de los 80, la radio se convirtió en una isla de independencia.

AFP_1JP7B6_f2937_Raigo Pajula
Foto: Raigo Pajula/AFP

"El Camino Báltico ha sido una inspiración para muchos luchadores por la libertad en todo el mundo, lo que demuestra la fuerza de los movimientos sociales solidarios y no violentos", dice el líder lituano del movimiento de independencia, Vytautas Landsbergis. La cadena humana ha sido referente para regiones del mundo. En 2004, más de un millón de taiwaneses se unieron para luchar contra la amenaza china, en 2013, la repitieron los independentistas catalanes y hace unos días lo hemos visto en Hong Kong para desafiar a Pekín.

La cadena báltica no fue el único hecho importante que vivió la Europa del Este y el mundo. El más importante ocurrió el 9 de noviembre de 1989, cuando cayó el Muro de Berlín al año siguiente Lituania fue el primer de los tres países en proclamar su independencia y dos años después de la protesta, casi todos los países occidentales habían reconocido la independencia de los tres países. En 2004, Estonia, Letonia y Lituania, se incorporaron a la UE.

@angelaGonzaloM
@Viaje_Itaca_
Instagram: @Audioguíasturísticas

Categorías: Actualidad

Ángela Gonzalo del Moral   23.ago.2019 10:49    

0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Canal Europa

Bio Canal Europa

Este blog es un viaje por la Europa cotidiana. Un recorrido por el día a día de los ciudadanos de la Unión Europea, recogiendo aquello que nos une... que nos diferencia, o que todavía nos separa.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios