« El aceite de oliva se va de campaña por el mundo | Portada del Blog | Retos europeos para 2020 »

Jerusalén y su relación histórica con Europa

    domingo 15.dic.2019    por Ángela Gonzalo del Moral    0 Comentarios

Inkunabel.Breyden.Peregrin.kol Foto Erhard Reuwich
Foto Wikipedia / Erhard Reuwich

La historia europea del siglo XII y XIII gira en torno a las Cruzadas. Unas campañas dirigidas desde Occidente con el objetivo de recuperar los lugares del cristianismo en Jerusalén, dominado por los musulmanes, y asegurar su vinculación a Europa y por tanto su permanencia bajo control cristiano.

El continente se lanza a unas expediciones religioso-militares que va más allá de la religión. Los mercaderes internacionales ofrecen artículos de lujo procedentes de Oriente. El progreso económico de las ciudades, principalmente del norte de Italia, aumenta el poder adquisitivo de las clases más altas. El control de este comercio estaba en manos de venecianos y genoveses que buscan controlar los enclaves de las rutas comerciales para mantener su negocio. Por eso no dudan en utilizar a los cruzados para deshacerse de sus competidores, principalmente los árabes, importantes comerciantes y competidores religiosos. De esta forma se mezclaban los intereses comerciales y la religiosidad medieval, que contaba con el poder alcanzado por los papas.

Uno de los lugares más emblemáticos de aquella época fue el Santo Sepulcro, la colina del Calvario y la Santa Cruz, un descubrimiento atribuida a Santa Elena, madre de Constantino.

The_Church_of_the_Holy_Sepulchre-Jerusalem
Foto: Jorge Láscar

Los pontífices actuaban como jefes espirituales y políticos de toda la cristiandad, y ven en las Cruzadas una ocasión perfecta para reafirmar su poder. Una época que coincide con el afán de muchos europeos de buscar el perdón de los pecados en la oración, la limosna y visitando los lugares santificados con la presencia de vírgenes milagrosas, apóstoles y reliquias. Se potencian las peregrinaciones a esos lugares, representados por Roma, Santiago de Compostela y Tierra Santa. A esta última llegan tras un largo y peligroso viaje, en el que se mezcla la aventura y en tierras hostiles. En este caso necesitan escolta armada, por lo que la peregrinación pasa a ser militar.

Aparecen también las órdenes religiosas, que rompe los lazos feudales y acatan la suprema autoridad de Roma. Los papas quieren imponer su autoridad no solo a los fieles, sino también a reyes y emperadores. Muchos nobles buscaban nuevas oportunidades para adquirir más poder y se convirtieron en caballero cruzado, que estaba al servicio de Cristo y de la Iglesia, como vasallo.

La peregrinación a Jerusalén comenzó en el siglo IV y más tarde se comenzaron a construir basílicas que atendían el culto y a los peregrinos. Muchos de ellos trajeron a Europa reliquias que pasaron a venerarse en iglesias y santuarios.

Hoy en día muchos de aquellos lugares sagrados siguen siendo un polo de atracción potenciado por el turismo religioso. Uno de ellos es a iglesia del Santo Sepulcro. Deena nos explica que veinte siglos después los peregrinos encuentran todo en un mismo lugar.

 

A partir del siglo VII, Palestina es ocupada por los musulmanes y las interminables guerras entre los reinos germánicos provocan un descenso de los viajes a Tierra Santa, muy peligrosos en aquella época. También dependía mucho las relaciones que existieran en cada momento con Bizancio. Cuando se pacificaba la zona, volvían a abrirse los accesos, tanto la vía mediterránea, convertido en un mar italiano, como la terreste, potenciada de nuevo por Carlomagno. San Esteban de Hungría abrió el camino a Jerusalen, facilitando el trayecto con la construcción de albergues y hospitales. Lo mismo pasó con el camino de Santiago.

Exhibition_Temple_of_Sciences_and_Muses _Museum_of_Arts_in_Olomouc_08 Foto  Jan Kameníček
Foto: Wikipedia / Jan Kameníček

En el siglo XIII, Francisco de Asís viajó a Oriente, pero aunque no pudo visitar los lugares asociados con la vida y mensajes de Jesús, sus seguidores desarrollaron las llamadas Custodias, provincias de la orden, entre las que destacan las de Chipre, Siria y Tierra Santa. En esta última comenzaron a establecerse junto a la basílica de la Natividad en Belén o la de la Anunciación de Nazaret, el Monte Tabor y adquierieon el lugar de nacimiento de Juan el Bautista, en Ain Karem, situada al sur de Jerusalén. Llegaron a pagar para tener el derecho de oficiar misa en la basílica del Santo Sepulcro, y más tarde obtuvieron la custodia de los Santos Lugares.

El Santo Sepulcro es el lugar más sagrado de la cristiandad y está vigilado con desconfianza por seis confesiones religiosas. Griega, armenia, etíope, siria, copta y franciscana. Hay tantos resquemores que ningún representante de ellas tiene las llaves que abren y cierran lavetusta, doble y modesta puerta de del templo. Desde la Tercera Cruzada, en tiempos de Saladino, en el siglo XII, las tiene una familia musulmana. Una especie de mecanismo diplomático, para evitar encontronazos entre los representantes de cada confesión.

800px-Jerusalem_Holy_Sepulchre_BW_23 Foto Berthold Werner
Foto: Wikipedia / Berthold Werner

Los griegos tienen entre sus posesiones, el calvario, la piedra de la unción y el katholicón, los armenios y ortodoxos controlan el subsuela y la capilla de Santa Elena, que convirtió el cristianismo en religión oficial de Roma. Los franciscanos se encargan de velar la capilla de la crucifixión, y dos oratorios, en los que Jesús se apareció a Maria y Magdalena. Los coptos tienen la capilla dedicada a José de Arimatea y los etíopes el tejado.

En Jerusalén se dice que la duda no es cuando los arqueólogos van a encontrar algo, sino en dónde. Unas excavaciones que han permitido recuperar algunos lugares sagrados para las tres religiones. Deena nos explica que durante la época de las cruzadas era habitual juntar todos los lugares en uno.

De la época de las cruzadas y de la insistencia de encontrar reliquias han quedado algunos restos venerados por los fieles, como la piedra de la unción, en el Santo Sepulcro, o el pequeño montículo llamado Calvario, del que secularmente se ha dicho que fue clavada la cruz del martirio. Los fieles deben introducir el brazo por un hueco para tocar esa piedra. También deben agacharse para entrar en el mausoleo donde se halla el sepulcro y en el que solo pueden entrar unas cuatro o cinco personas a la vez.

Una sensación bastante similar a la que sienten los peregrinos que llegan a la catedral de Santiago, tras semanas de penuria, o al levantar la vista en el interior de la de San Pedro del Vaticano. Tres lugares que comenzaron su andadura con las Cruzadas, que marcaron una parte de la historia religiosa, política, comercial y social de la Europa medieval.

@angelaGonzaloM
@Viaje_Itaca_
Instagram: @Audioguíasturísticas

Categorías: Religión , Viajes

Ángela Gonzalo del Moral   15.dic.2019 17:59    

0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Canal Europa

Bio Canal Europa

Este blog es un viaje por la Europa cotidiana. Un recorrido por el día a día de los ciudadanos de la Unión Europea, recogiendo aquello que nos une... que nos diferencia, o que todavía nos separa.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios