« Viareggio, el carnaval de las alegorías | Portada del Blog | Agenda cultural europea Marzo 2020 »

Ciudades europeas: renacer tras una guerra

    sábado 22.feb.2020    por Ángela Gonzalo del Moral    0 Comentarios

1024px-Coventry_Cathedral_Ruins_with_Rainbow_edit
Foto wikipedia: walker44

Durante la Segunda Guerra Mundial, las ciudades se convirtieron en objetivo de guerra. En noviembre de 1940, la ciudad inglesa de Coventry padeció uno de los peores ataques del Reino Unido. Hitler había ordenado barrerla del mapa. sufridos por el imperio británico por parte del ejército alemán. Fue nombrada sarcásticamente la "Operación Sonata claro de Luna"

La Catedral de San Miguel de Conventry, se convirtió en el símbolo de los desastres de la guerra y permanece igual que quedó tras los bombardeos.

Durante la Segunda Guerra Mundial, miles de ciudades y pueblos europeos fueron destruidos por las bombas y los tanques de combate. Viviendas, hospitales, cascos antiguos, fábricas, plazas, locales públicos, estatuas fueron arrasados, los supervivientes no solo perdieron sus pertenencias sino, como nos explicaba Carolina Rodríguez, del departamento de historia contemporánea de la Complutense de Madrid, también sus espacios de referencia, básicos para la convivencia de una sociedad.

La mayoría de las víctimas fueron ciudadanos indefensos, sorprendidos en sus vidas diarias por bombardeos indiscriminados. No es difícil imaginar el horror que vivieron, especialmente cuando eran alertados en algunos casos por las sirenas ante la inminencia de un ataque. Durante días y semanas, corrían a cobijarse -cuando les daba tiempo- a búnkeres, estaciones de metro, refugios subterráneos o en el subsuelo de sus viviendas.

En mayo de 1940, las autoridades holandesas se rindieron tras la destrucción, hasta entonces nunca vista, de Rotterdam. Intentaron así evitar que otras ciudades acabaran en ruinas. 

Dresden_Überblick_4
Foto: wikipedia / Kay Körner

Dresde, Coventry, Varsovia, Colonia, Rótterdam, Liverpool, Stalingrado.... son algunas de las ciudades que sufrieron los peores bombardeos.  También se convirtieron en una muestra de la resiliencia de sus ciudadanos, que con gran esfuerzo consiguieron no solo devolverles parte de su esplendor, sino también construir unas ciudades nuevas y modernas.

Días después del desembarco de Normandía.... a principios de septiembre de 1944, la ciudad francesa de Le Havre fue bombardeada insistentemente por la aviación británica. El 80% de la ciudad quedó destruida, más de 12.000 viviendas quedaron reducidas a escombros y unas 80.000 personas perdieron sus casas. Adeline Fouquet, recuerda que el mayor reto era reconstruirla rápidamente para dar cobijo a miles de familias. 

Havre - Arquitectura 2
Foto: Turismo Le Havre

El arquitecto Auguste Perret fue el encargado de la reconstrucción. Los nuevos edificios se caracterizaron por una gran sobriedad, sencillez y funcionalidad. Construidos de hormigón armado, todo estaba pensado para dar confort a las familias. Las viviendas tenían doble orientación, sistemas colectivos de recogida de desechos, calefacción común y mobiliario racional. La Unesco reconoció esa labor otorgando el título de Patrimonio de la Humanidad por ser un ejemplo excepcional de la arquitectura y el urbanismo posterior a la guerra.

Poco antes de la llegada de los tanques soviéticos y la retirada de los nazis, en los últimos días de la Segunda Guerra Mundial, el 90% de la ciudad polaca de Gdansk fue reducida a escombros. La arquitecta polaca Ewa Stepinska, nos explica que con un esfuerzo titánico se reconstruyó el centro histórico. Como si el bombardeo no hubiera existido.

Gdansk_angelaGonzaloM
Centro histórico de Gdansk Foto: angelaGonzaloM

En febrero de 1945, Alemania estaba a punto de rendirse ante los aliados. Dresde, un núcleo estratégico de comunicaciones fue atacada por los aliados. Murieron 30.000 personas. La denominada Florencia del barroco quedó arrasada. Como Gdansk, la Unesco las declaró Patrimonio de la Humanidad en reconocimiento al esfuerzo de reconstrucción de sus cascos antiguos.  Sus ciudadanos tuvieron mucho que ver en ese esfuerzo de recuperación colectiva. Lo hicieron en medio de penalidades y en la actualidad, su esfuerzo se ha convertido en un reclamo turístico que  aporta importantes ingresos económicos a las arcas municipales.

 

Ciudades bombardeadas en el siglo XX

 

Los ataques aéreos contra la población civil se convirtieron en un táctica militar que se extendería durante cinco años y posteriormente trascendió a otros conflictos.

 

DE00050Foto: web Museo Reina Sofía

Años antes de iniciarse la gran contienda europea, muchos municipios españoles se convirtieron en campo de ensayo de las nuevas estrategias de guerra. El 26 de abril de 1937, quedó irremediablemente unido a la memoria de Guernica. 6 cazas cargados con la simiente de la destrucción y la muerte, dejan caer las bombas sobre la población indefensa. Pablo Picasso se inspiró en ese bombardeo para pintar una de sus obras maestras y conmemorar aquella barbarie.

Cuerpos descuartizados, madres abrazando a hijos muertos, animales destrozados, gritos sordos, inaudibles al odio, sobrecogen el corazón y se convirtieron en un icono de la barbarie y el sufrimiento.... También de la inmortalidad potencial del grupo. Un colectivo que se rehace del duro golpe y comienza a reconstruir sus propias ciudades.

 

Medio siglo después Sarajevo estuvo sitiada cuatro años, de 1992 a 1996. Durante más de 1.200 días la ciudad convivió con francotiradores que disparaban a la población sin tregua, con cortes de suministros básicos: agua, luz, gas, alimentos, etc.. Convivió con balas, bombas y artillería pesada que dejaron una impronta que perdura dos décadas después. Se dice que no hay un solo lugar en toda la ciudad sobre el que no haya caído una bomba. En los meses más duros llegaron a caer más de 5 000 proyectiles diarios. 

Considerada una joya del imperio austrohúngaro, hicieron falta 22 años para levantar lo que las bombas destrozaron en una madrugada de 1992: la histórica biblioteca de la capital bosnia. En 2014, la ciudad volvió a recuperarla, convertida en símbolo de su patrimonio inmaterial. 

Image_Vault_Handler
Bombardeo de Rotterdam. Foto: Vault Handler

Durante las guerras del siglo XX, cuando los estrategas militares y políticos decidieron eliminar del mapa miles de localidades, los atacantes -de uno y otro bando- estaban convencidos de que destruyendo sus edificios conseguirían la rendición de los países. No solo querían anular siglos de historia y cultura -que eran símbolo y referentes de las ciudades bombardeadas-, sino sobre todo la memoria ciudadana de cada uno de esos municipios.

No lo consiguieron. Creció una conciencia colectiva, consciente de que reconstruyéndolas mantenían sus raíces. También su solidaridad. Reforzaron una nueva sociedad, reinventando lugares comunes y creando nuevos espacios públicos, no exentos tampoco de problemas de convivencia.

Hace 75 años, miles de ciudades y pueblos europeos intentaban sobreponerse al horror de los bombardeos y la guerra. Ciudades que reviven su pasado, que no quieren olvidarlo... pero sus ciudadanos optaron por mirar al futuro y apostaron por renovarse continuamente.

@angelaGonzaloM
@Viaje_Itaca_
Instagram: @Audioguíasturísticas

Categorías: Actualidad

Ángela Gonzalo del Moral   22.feb.2020 15:51    

0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Canal Europa

Bio Canal Europa

Este blog es un viaje por la Europa cotidiana. Un recorrido por el día a día de los ciudadanos de la Unión Europea, recogiendo aquello que nos une... que nos diferencia, o que todavía nos separa.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios