« Europeos imprescindibles: Ludwig van Beethoven | Portada del Blog | Comisión Europea desaconseja los viajes hasta el 15 de junio »

Epidemias en Europa: larga guerra contra asesinos silenciosos

    lunes 13.abr.2020    por Ángela Gonzalo del Moral    0 Comentarios

Wien_Graben_Pestsäule_Ostseite_ Foto wikipedia_Thomas LedlFoto: wikipedia/Thomas Ledl

En el centro de Viena, se levanta una columna monumental dedicada a la Santísima Trinidad. Se llama la columna de la peste, la pestsäule.

Corría el año 1679, centenares de personas morían diariamente y sus cuerpos eran lanzados a las fosas comunes mientras la ciudad sufría una de sus peores epidemias. Culpaban a los judíos, los únicos que mantenían algunas medidas higiénicas, de que la enfermedad se extendiera por los pueblos del país...

Fue una de las últimas grandes epidemias que sufrió la capital austríaca en su historia. Eran tiempos en que solo se esperaba una solución divina a tanto desastre.

La pestsäule es una escultura barroca piramidal de unos 20 metros, con la imagen de la peste como una anciana decrépita que es derrotada por la fe, mientras el emperador Leopoldo I reza arrodillado. Se ha convertido en uno de los elementos más conocidos del patrimonio arquitectónico de la ciudad.

En la plaza de Malá Strana, en Praga, otra columna recuerda la peste negra que azotó la ciudad durante dos años. En la parte superior el ojo de Dios y en la base tres fuentes que representan la Vida, la Gracia y la salvación.

También hay otra columna conmemorativa en la ciudad italiana de Nápoles. La aguja de Santo Domingo recuerda la epidemia de 1656.

El Triunfo de la Muerte  óleo de Pieter Brueghel el Viejo
El Triunfo de la Muerte, óleo de Pieter Brueghel el Viejo

La epidemia de peste negra que asoló Europa a mediados del siglo XIV era sinónimo de muerte, miedo y pobreza económica. Las ciudades quedaban asoladas. La falta de higiene, saneamiento y limpieza eran un caldo de cultivo. Se  transmitía a través de parásitos como pulgas y piojos que se multiplicaban en la piel de los roedores y pasaban a los humanos. Empezó en Asia y las rutas comerciales la expandieron por Europa. Murieron unos 50 millones de europeos y la población pasó de 80 a 30 millones de habitantes. En la Península Ibérica se calcula que fallecieron unos 3 millones y medio, casi la mitad de las personas. 

 

Para defenderse de ella los más ricos y sus sirvientes, huían fuera de las ciudades. No sabían contra qué luchaban, pero tenían claro que debían ponerse a salvo y las aglomeraciones humanas eran una fuente de contagio. Se rezaba en conventos, se levantaban murallas, se cerraban las ciudades.... La literatura y el cine han dejado muchas imágenes.

Las epidemias en Europa se han sucedido de forma intermitente a lo largo de los siglos. Sobre todo durante la Edad Media y hasta principios del XVIII. En ese siglo, la viruela mató a unas 400.000 personas anualmente, dependiendo de sus brotes periódicos. Un tercio de sus supervivientes quedaban ciegos. En el siglo XX, en todo el mundo mató a unos 300 millones.

Lucha histórica contra los virus

EU6VzolUwAAZ0ks

Las enfermedades víricas han causado millones de muertos, las cinco pandemias más letales han sido, por este orden: Viruela, Sarampión, la ‘gripe española’ de 1918, la peste negra, y el VIH. Durante la posguerra mundial y española, la polio hizo estragos. Luego llegaraía el VIH.

Tras campañas masivas de vacunación, en 1980 se certificó oficialmente el final de la viruela. El año pasado, se anunció el final de un tipo de polio en Europa. En 2005, ya se había certificado la erradicación en todo el mundo de otro virus y queda un tercero por erradicar.

EVAOWz1XQAMsHxV

Desde la antigua Grecia, la medicina lucha para ayudar a los ciudadanos a vencer a la enfermedad. Estos días, en que se ha comentado los triajes en los hospitales, y si en caso de saturación debe priorizarse a los enfermos que reciben tratamiento, recordemos a Hipócrates, como referente ético de la profesión. Metrodora, una médica griega que escribió el primer tratado médico escrito por una mujer, Galeno, que puso la base de preparación de los fármacos, el inglés Josep Lister, pionero de los procedimientos antisépticos, el escocés Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina.

El inglés Edward Jenner, considerado el padre de la inmunología, fue el descubridor de la vacuna antivariólica. Se dice que es "el hombre que ha salvado más vidas" en la historia. Otro de los famosos bacteriólogos que permitieron avanzar en la lucha contra las enfermedades víricas, fue el francés Louis Pasteur, a quién debemos, entre otras aportaciones, la técnica de la pasteurización, que mediante temperaturas elevadas en un breve tiempo, elimina los gérmenes de un producto. Más tarde llegarían los antibióticos, la esterilización y la higiene, con métodos curativos y de prevención de la propagación de enfermedades infecciosas.

Paul_Fürst _Der_Doctor_Schnabel_von_Rom_(Holländer_version)

En los últimos siglos los científicos europeos han luchado incansablemente contra los virus y por mejorar la atención a los pacientes y la seguridad del personal sanitario. La británica Florence Nightingale, sentó las bases de la profesionalización de la enfermería y el francés Charles de Lorme, que redactó diferentes tratados de medicina, para salvar a los médicos que atendían a los enfermos y evitar que se contagiaran. Propuso un material básico: los doctores debían llevar un abrigo largo hasta el suelo, botas altas, sombreros para la cabeza, máscaras para cubrirse la cara, gasas y pañuelos para salvaguardar los conductos de la nariz y unas gafas para evitar exposiciones en los ojos. Con el tiempo se ha mostrado que este tipo de protección era vital para no perder capacidad de atención médica. 

Además del coronavirus que mantiene encerrada en sus casas a más de un tercio de la población mundial, más por su rápida transmisión que por sus altos índices de mortalidad, otras de las enfermedades infecciosas más conocidas en Europa son la tuberculosis, la hepatitis, la meningitis y algunas de transmisión sexual.

EVJ-6qKUYAAjldu

En 2005 se creó el Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades, cuyo objetivo es reforzar las defensas del continente contra las enfermedades infecciosas. Analiza e interpreta los datos de los países comunitarios sobre 52 enfermedades transmisibles.

Pasi Pentinnen, experto en enfermedades infecciosas de este centro señalaba a finales de marzo, que unas tendencias similares: la presión en los sistemas sanitarios y unos procesos parecidos en toda Europa, aunque los países han tenido diferentes ritmos y cadencias.

Tras los primeros casos de coronavirus en Italia, a finales de febrero, el ECDC mostraba su preocupación por el rápido incremento de casos y añadía un llamamiento a los países para que tuvieran en cuenta diferentes escenarios, pero con un desarrollo similar al país transalpino, con variaciones según cada país.

EVLAWpYUwAAy81E

Ya entonces se referían a la necesidad de coordinar sistemas de salud, proteger al personal sanitario, la idoneidad de realizar supervisiones vía telefónica y controlar los contactos de los enfermos. A finales de enero, ya realizó una encuesta para conocer la capacidad de los laboratorios para realizar análisis ante una posible epidemia de coronavirus. 

Los científicos lo tienen claro, los grandes asesinos de la historia son las bacterias y los virus, especialmente los que han provocado las grandes epidemias. En Europa, la última la de la COVID-19 ya ha infectado a unas 800.000 personas y ha provocado unas 75.000 defunciones.

En septiembre la OMS publicaba un informe en el que alertaba del riesgo real de una pandemia global. Solo han faltado unos meses para que la humanidad lo experimentara. Pero de nuevo surge la pregunta: ¿Por qué tras la larga lucha contra este tipo de infecciones, cuesta parar tanto los pies la COVID-19, en pleno siglo XXI?

@angelaGonzaloM
@Viaje_Itaca
Instagram: @Audioguíasturísticas

Categorías: Actualidad , Ciencia

Ángela Gonzalo del Moral   13.abr.2020 08:21    

0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Canal Europa

Bio Canal Europa

Este blog es un viaje por la Europa cotidiana. Un recorrido por el día a día de los ciudadanos de la Unión Europea, recogiendo aquello que nos une... que nos diferencia, o que todavía nos separa.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios