« Comisión Europea desaconseja los viajes hasta el 15 de junio | Portada del Blog

Veteranos de la Segunda Guerra Mundial se enfrentan a la COVID-19

    martes 12.may.2020    por Ángela Gonzalo del Moral    0 Comentarios

 

“Nos volveremos a encontrar, no sé dónde, no sé cuándo, pero sé que nos volveremos a encontrar durante algún día soleado. Sigue sonriendo, como siempre sueles hacerlo, hasta que los cielos azules despejen las nubes oscuras”.

Hace 75 años, las calles de las grandes ciudades europeas se llenaron de júbilo para celebrar el fin de una de las contiendas más sangrientas que ha conocido la humanidad: la Segunda Guerra Mundial.

Siete décadas y media después, las plazas y avenidas de esas mismas ciudades están vacías. Un enemigo desconocido e invisible recorre sus calles y millones de europeos están confinados en sus casas.

 

A diferencia de 1945, en 2020, los balcones se han convertido en el eco de aquellas melodías que hablaban de reencuentros...

Eran momentos difíciles, como vuelven a serlo ahora. Aunque una epidemia, por muy mortal que sea, nunca se puede comparar al dolor y destrucción que provoca cualquier conflicto bélico.

"Nos volveremos a encontrar", decía la reina Isabel II de Inglaterra hace unas semanas, cuando el gobierno británico confinó a la población para tratar de detener la pandemia.

Setenta y cinco años atrás, su padre, el rey Jorge anunciaba el fin de la Segunda Guerra Mundial en Europa, el 8 de mayo de 1945, cuando las potencias aliadas aceptaron oficialmente la rendición incondicional de la Alemania nazi,  una semana después del suicidio del líder Adolf Hitler, aunque la guerra en Asia continuó hasta el verano.

Escucha "Veteranos Segunda Guerra Mundial y coronavirus" en Spreaker.

Muchas personas que sobrevivieron a la barbarie de la guerra y a los difíciles momentos de la reconstrucción, viven hoy con angustia la pandemia que ha matado a unas ciento cincuenta mil personas en el continente. La mayoría superan los 65 años.

En Thimister-Clermont, una población belga de Lieja, Marcel Schmertz y su esposa Matilde llevan dos meses encerrados en su casa. Ambos son supervivientes de la Segunda Guerra Mundial y han aprovechado estos días de confinamiento para repasar imágenes de aquella época.

"Te diré que el coronavirus es más terrible que la Segunda Guerra Mundial", explica este hombre de 87 años. "Estabas seguro, podías esconderte, había fortalezas. Pero ahora, no sabemos si la persona que te visita, o está fuera... en la puerta, nos va a traer la enfermedad. Prácticamente no tenemos como enfentarnos a este enemigo. No hay cura". 

 

Él sabe lo que es ocultarse de un peligro. Su hermano mayor, permaneció encerrado en el sótano de la casa familiar durante un año y medio para evitar que los soldados alemanes se lo llevaran detenido. Marcel tenía doce años.... y aquella casa se ha convertido en un museo del Recuerdo. En la mesa de una habitación está una réplica de su hermano Henri tocando el acordeón a unos soldados estadounidenses, mientras un maniquí representando al pequeño Marcel los escucha. En otro lugar de la vivienda conserva un viejo camión utilizado por los militares, y en las estanterías se pueden ver numerosos retratos y otros utensilios de la época.

Este año no han podido celebrar el 75 aniversario del final de la guerra, incluso el cercano cementerio estadounidense de Henri Chapelle, ha permanecido cerrado. 

En Roma, Bolonia o Milán, decenas de ancianos que participaron en el movimiento de la resistencia italiana en la primera década de los 40, permanecen confinados desde hace más de dos meses. Tampoco ellos han podido participar en los actos que anualmente se organizan para recordar su lucha contra la ocupación alemana y las fuerzas fascistas. Miles de ciudadanos se han unido a ellos, desde sus balcones, para interpretar Bella Ciao, una de las canciones más emblemáticas de aquella época.

De nuevo 1945 y 2020 vuelven a compartir himnos. Entonces a pie de calle.... ahora en los balcones

En la vecina Grecia, moría hace unas semanas uno de los protagonistas más simbólicos de la resistencia helena, Manolis Glezos. En mayo de 1941, retiró la bandera nazi que ondeaba en la Acrópolis. Fue la mecha que activó la rebelión contra el ejército alemán. Fue eurodiputado hasta hace cinco años. Había cumplido 97 años, pero no ha alcanzado a participar en los actos de recuerdo de aquella gesta que marcó la historia de su país.

A sus 99 años, Ion Banica, un exparacaidista y veterano rumano de la II Guerra Mundial vive solo y desemparado en la localidad rumana de Buzau. El poco dinero que cobra de la pensión, lo destina principalmente para comprar baterías de su audífono. Recibe el apoyo de un servicio especial organizado por el ministerio de defensa para que cientos de ex soldados y viudas de guerra puedan recibir ayuda en estos días de pandemia. El confinamiento ha dejado aislado a Ion.

"La pandemia ahora es peor que una guerra, porque los civiles estarían en casa y las tropas estarían en sus posiciones.... los civiles no morirían como lo hacen ahora debido a este virus", dice un asustado Ion, que ya no se encuentra tan  fuerte para enfrentarse a la enfermedad, como cuando era un joven soldado.


Anne Lore, es algo más joven, pero desde el balcón de su casa en Saint-Nazaire, en la Bretaña francesa, toca la gaita recordando aquel 11 de mayo de 1945, cuando su ciudad fue la última de Francia en ser liberada. "Ellos dieron la vida por la paz y también por Europa", explica Anne, miembro de la sección de gaita escocesa de Bagdad de Saint-Nazaire y desde hace días confinada en su vivienda. El himno, Cuando la batalla termine estaba previsto tocarlo en un acto público en la antigua base naval de la población bretona, donde se construyeron submarinos alemanes. Para Anne, la gaita "es un instrumento de paz y de guerra".

En la puerta del balcón de su casa en el barrio londinense de Greenwich, el veterano de la Royal Navy, Charles Mehurst, de 95 años, recuerda las palabras de Winston Churchill anunciando el final de la Guerra.

Muchos de los veteranos son nonagenarios, no solo lucharon en la guerra, sino que levantaron un continente de las cenizas. Hoy en día tratan de sobrevivir a la pandemia.

Referentes de la historia reciente sus vecinos vuelven a verlos como héroes... y ellos les recuerdan que a pesar de las dificultades nunca deben rendirse.

@angelaGonzaloM
@Viaje_Itaca
Instagram: @Audioguíasturísticas

Categorías: Actualidad

Ángela Gonzalo del Moral   12.may.2020 14:41    

0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Canal Europa

Bio Canal Europa

Este blog es un viaje por la Europa cotidiana. Un recorrido por el día a día de los ciudadanos de la Unión Europea, recogiendo aquello que nos une... que nos diferencia, o que todavía nos separa.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios