« Confinar o no confinar. Sus efectos en la economía y la salud | Portada del Blog | Radiografía de la emigración europea »

Europa frente a sus genocidios en África

    domingo 30.may.2021    por Ángela Gonzalo del Moral    0 Comentarios

 

Nyamata_Memorial_Site_13Foto: wikipedia /Inisheer

 

Hace un año el asesinato del afroamericano George Floyd, desencadenó una serie de protestas en varios países europeos para denunciar uno de los pasados más oscuro del continente: la esclavitud del siglo XVIII. Pero también el racismo actual. Miles de ciudadanos salieron a las calles del Reino Unido, Francia y Bélgica pidiendo que se retiraran de los pedestales de plazas, calles y edificios las figuras de comerciantes, emprendedores coloniales, militares y reyes. Acabaron convertidas en manifestaciones puntuales, pero calaron en algunos responsables políticos.

Un año después Francia ha asumido su responsabilidad en el genocidio de Ruanda de 1994 y Alemania ha reconocido otra masacre, la de Namibia.

Hace 30 años más de 800.000 ruandeses, la mayoría de la etnia tutsi, fueron asesinados. En el Memorial de Gizoli, permanecen los restos de unas 250.000 víctimas. Junta a la colina el presidente francés, Emmanuel Macrón, aceptó que Francia "tuvo una responsabilidad abrumadora" en el genocidio de Ruanda.  "Los asesinos que rondaban los pantanos, las colinas, las iglesias, no tenían el rostro de Francia. No fue cómplice".

 


Pero "Francia no escuchó la voz de quienes le advertían de la situación. O sobrestimó su fuerza al pensar que podía detener lo peor.... No entendió que al querer prevenir un guerra civil, estaba al lado de un régimen genocida", reconoció el presidente francés durante una visita inesperada al país africano.


Admitió públicamente los hechos dos meses después de que el informe Francia, Ruanda y el Genocidio de los Tutsis (1990-1994) sacara a la luz las "graves y abrumadoras responsabilidades" del país europeo en aquella guerra civil. El resultado de la investigación, de 1.000 páginas, realizado por una comisión de expertos,  se hizo público en abril y dejaba claro que la tragedia se fraguaba lentamente, que los hutus preparaban un genocidio y  que contaron con el apoyo militar y político del gobierno liderado entonces por el socialista François Mitterrand.

Los expertos eximen al gobierno francés de responsabilidad, lo que evita tener que pagar indemnizaciones millonarias. De hecho, Macrón no pidió formalmente perdón por el papel que tuvo su país.

 

 

1280px-French_milouf_DF-ST-99-05511Foto: wikipedia


 Algunos de los responsables ruandeses encontraron refugio en el país europeo. Este hecho y la participación de la antigua metrópoli ha enturbiado las relaciones entre ambos países durante de tres décadas. "Al ignorar las advertencias de los observadores más lúcidos, Francia asumió una responsabilidad abrumadora en una espiral que desembocó en lo peor", recordó Emmanuel Macron.

Llevada por su ansia de evitar el avance de Estados Unidos en el África francófona, el gobierno y los militares fueron incapaces de ver que detrás de los asesinatos había una masacre étnica.  Francia apoyó a la mayoría hutu por considerar que era el grupo más representativo del país, en un intento de impulsar la democratización de Ruanda a cambio de ayuda al desarrollo y cooperación militar y política para ganar la partida a los estadounidenses.

 

El genocidio alemán en Namibia

 

800px-Feierabend_in_der_Kupfermine_TsumebFoto wikipedia / Deutsche Kolonialgesellschaft (DKG)

 


Un día más tarde Alemania reconocía oficialmente que la masacre de decenas de miles de personas de las etnias herero y nama entre 1904 y 1908 en su excolonia de Namibia fue un genocidio.


Los historiadores calculan que en cuatro años tropas del emperador alemán Guillermo II asesinaron aproximadamente a 65.000 miembros de la etnia herero (de un total de unos 80.000 individuos) y 10.000 nama (formada por  unas 20.000 personas). Se habían alzado contra el dominio colonial alemán, que inició un exterminio sistemático planificado. Ejecuciones en masa, expulsiones al desierto, encierros en campos de concentración sin comida ni agua. Está considerada la primera limpieza étnica del siglo XX.

Han sido necesarios 120  años para que el actual ministro de exteriores germano, Heiko Maas, calificara esas atrocidades de genocidio. "A la luz de la responsabilidad histórica y moral pedimos al pueblo de Namibia y a las víctimas y sus descendientes perdón".

Maas añade que como gesto de reconocimiento van a destinar 1.100 millones de euros no como indemnización a las víctimas, sino como parte de un importante programa de reconstrucción y desarrollo.  El gobierno alemán se compromete a invertir esa importante cantidad de dinero en los próximos 30 años en infraestructuras, sanidad y programas de capacitación laboral, que deben beneficiar a las comunidades afectadas. 

"Alemania se disculpa y se inclina ante los descendientes de las víctimas. Hoy, más de cien años después, Alemania pide perdón por los pecados de sus antepasados", ha dicho la cancillería germana en un comunicado conjunto con Whindoek, en el que resalta que "no es posible deshacer lo que se hizo".

Esto demuestra que es muy difícil sanar heridas históricas abiertas con decenas de miles de muertos, sobre todo porque es muy difícil poner precio a un genocidio y restaurar el dolor de las víctimas y sus familiares.

 

Genocidio_Foto ReutersFoto: Reuters

 

El gobierno de Namibia ha aceptado las disculpas en nombre de los ciudadanos, pero no todos están satisfechos. Laidlaw Peringanda portavoz de la Asociación del Genocidio Namibio pide que se devuelvan las tierras o las recompren. Actualmente el 60% de las tierras comerciales están en manos de la minoría blanca descendientes de familias alemanas. Un grupo de jefes tradicionales de varias comunidades rechazan la cantidad comprometida porque según ellos es "insultante" en comparación con la entregada a los judíos después del Holocausto durante la Segunda Guerra Mundial. George Nangolo, director de una empresa, dice que "el gobierno debe extender los proyectos para todos los namibios, no solo a ciertos grupos".

Alemania está revisando su pasado colonial en África, lo que incluye la devolución de piezas de arte robadas. Va a devolver también a Nigeria buena parte de los llamados bronces de Benín, comprados a traficantes ingleses que  saquearon el país africano.  Las primeras devoluciones están previstas en 2022 coincidiendo con la apertura del Museo Edo de Arte de África Occidental (EMOWAA), en Nigeria.  

El museo es un diseño del arquitecto ghanés David Adjayé  que busca involucrar la historia de la invasión y la destrucción del reino Edo, rico fracias al comercio de esclavos, marfil, aceite de palma y pimienta. Fue sometido por los británicos en 1897 y en el mundo cultural es famoso por su arte estatutario con importantes obras de los siglos XVI y XVIII.

@angelaGonzaloM
@Viaje_Itaca
Instagram: @Audioguíasturísticas
RNE-R5 "Canal Europa"
Spotify"Canal Europa"

 

Categorías: Actualidad

Ángela Gonzalo del Moral   30.may.2021 09:54    

0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Canal Europa

Bio Canal Europa

Este blog es un viaje por la Europa cotidiana. Un recorrido por el día a día de los ciudadanos de la Unión Europea, recogiendo aquello que nos une... que nos diferencia, o que todavía nos separa.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios