« Francia e Italia, cementerios colapsados | Portada del Blog | Europa reabre el turismo y cruza los dedos »

Napoléon e Irlanda del Norte marcaron parte de la historia europea

    domingo 2.may.2021    por Ángela Gonzalo del Moral    0 Comentarios

 

1280px-2014-06-16_09-02-33_France_Île-de-France_Baillet-en-France_Les_Hauts-ChampsFoto wikimedia / Hansueli Krapf 

 

Estamos en la terraza de uno de los monumentos más emblemáticos de París, el Arco de Triunfo, para hablar de un personaje histórico: Napoleón Bonaparte. Adorado por los franceses, odiado por los europeos y admirado por los estrategas militares. Se cumplen doscientos años de su muerte en la isla de Santa Elena. Ludwig van Beethoven compuso su tercera sinfonía, la Eroica, para elogiar su aportación a la Revolución francesa, pero decepcionado cambió el título al ver convertido al libertador en autócrata. La ambición de Napoleón puso a Europa contra las cuerdas

A nuestros pies la famosa plaza de l'Ètoile o de Charles de Gaulle rodea el monumento con un intenso tráfico que parece desentenderse del pasado. El Arco de Triunfo de París lo mandó construir el controvertido emperador para conmemorar su victoria militar ante las tropas austríacas y rusas en Austerlitz, en diciembre de 1805.

 

Las calles y avenidas que desembocan en la famosa plaza de l'étoile tienen los nombres de sus generales y mariscales como Hoche, Marceau Lauriston, Carnot, Kléber.... También hay calles dedicadas a algunas de sus victorias: Friedland, Wagram... Y un recuerdo a las glorias de la Grande Armée en una avenida de 775 metros de largo y 70 de ancho. Fue hasta 1920 una entrada majestuosa y triunfante a la capital francesa.

Una segunda gran rotonda que rodea la plaza de l'Étoile lleva los nombres de dos tratados firmados con el imperio austríaco: las calles de Tilsitt y Presbourg. Además si viajamos en metro encontraremos decenas de estaciones con una marcada referencia napoleónica.

 

1024px-Paris-Arc-de-Triomphe001Foto wikipedia dontworry 

 

Sus diseñadores Jean Chalgrin y Jean-Arnaud Raymond se inspiraron en el Arco de Tito de Roma y lo convirtieron en un compendio de la vida militar de este corso que sembró de muerte y sangre todo el continente europeo. En los cuatro grupos escultóricos que adornan los cuatro pilares del arco están representados la Marsellesa, o el punto de partida de sus éxitos, con una referencia a la Revolución francesa, con la personificación alada de la libertad.

Otro de los grupos celebra el Tratado de Schönbrunn, con el título de El Triunfo, el tercero plasma la resistencia a los ejércitos aliados durante la Guerra de la Sexta Coalición y la última, bajo el título de la Paz, se refiere al Tratado de París firmado en 1815.

En las fachadas del Arco hay esculpidos seis relieves que representan los momentos más importantes de la etapa napoleónica, como las batallas de Austerlitz, Abukir, Jemappes, puente de Arcole y la caída de Alejandría.

 

Batailles_gravées_sous_grandes_arcadesFoto: wikipedia Jules D. Thierry - J. D. Thierry

 

Destacan también algunas grandes batallas grabadas en 30 escudos circulares y una lista de 93 victorias francesas en las fachadas interiores del monumento. Entre los nombres aparecen Zaragoza, Valls, Belchite, Medellín, Almonacid, Ocaña, Alba de Tormes, Vic, Lérida, Ciudad Rodrigo, Almeida, Tortosa, Gerona, Badajoz, Tarragona, Sagunto o Valencia.

El líder corso fue un genio militar y gran estadista que soñó con una Europa unida bajo el yugo francés, convencido de las bondades de sus ideas modernizadoras que plasmó en el código civil -una herencia mucho más importante que sus momentáneas victorias en el campo de batalla. Su figura mantiene una leyenda negra en Europa.

En España es un monstruo donde sufrió su primer revés militar, marcando el inicio de la decadencia de Napoleón, porque por vez primera el mundo descubrió que sus ejércitos no eran invencibles. En Polonia es un héroe, en Inglaterra se le considera un dictador y en Países Bajos un tirano.

Hay expertos que consideran que salvó a la Revolución francesa, a punto de quedar destruida por los excesos posteriores -a cambio de instaurar una dictadura- pero también defendió a su país de las amenazas de las monarquías europeas con megalómanas campañas militares.

Acusado por muchos de carnicero, dictador y esclavista hace tiempo que se discute en Francia sobre celebrar o no el bicentenario. A pesar de eso se ha preparado una exposición en el Museo del Ejército, en los Inválidos. Bajo su cúpula reposan los restos del militar.

 


 

Napoleón en Chamartín

 

E0Z_N1GXsAI5XOY

 

Suprimid con la imaginación el barrio de Salamanca y todos los jardines y palacios del costado oriental de la Castellana: figuraos aquella casi desnuda planicie poblada por numerosas tropas francesas de todas armas, con dos frentes que operaban uno contra el Retiro y la Plaza de Toros, otra contra la Veterinaria y Recoletos, y tendréis completa idea de la situación.

En el centro de aquellas tropas y en lo que hoy es parte de la calle de Serrano, poco más o menos entre el jardín llamado del Pajarito y las casas de Maroto, estaba Napoleón sereno y tranquilo, montado en aquel caballejo blanco que había pateado el suelo de las principales naciones del continente; allí estaba disponiendo los movimientos de sus soldados, y sin quitarse del ojo derecho el catalejo con que alternativamente miraba ya a este punto ya al otro.

Como es fácil comprender, yo no le vi en aquella ocasión; pero me lo figuraba y me lo figuro por lo que me contara quien lo vio muy de cerca; y por cierto que aquel testigo ocular observó detenidamente algunos pormenores muy curiosos de su persona, que no nombra la historia, cuales eran ciertos monosílabos o gruñiditos que emitía mientras miraba por el anteojo, un movimiento maquinal de apretarse el vientre con la mano izquierda, repentinos fruncimientos de cejas y algunas veces una sonrisa dirigida a su mayor general Berthier.

Con su anteojo, su tosecilla, sus mugidos, sus golpes en la barriga, sus polvos de tabaco y sus delgadas y finas sonrisas, el ogro de Córcega nos estaba partiendo de medio a medio.

** Benito Pérez Galdós "Episodios Nacionales"

 


 

Irlanda del Norte, 100 años complicados

 

Flight_of_the_Earls_-_geograph.org.uk_-_821328Foto wikipedia / Willie Duffin

 

Hace 100 años la isla de Irlanda quedó divida en dos, y nacía Irlanda del Norte. La guerra de Independencia irlandesa fue una guerra de guerrillas que duró más de dos años y enfrentó a los que querían mantenerse como parte de la corona británica y los que deseaban ser una nación libre. El norte mucho más ligado a Reino Unido era una región más rica que el sur. Los astilleros de Belfast mantenían contactos con sus vecios del este, principalmente los puertos de Liverpool y Glasgow y los protestantes eran mayoría. El Parlamento de Londres presentó un plan para crear un autogobierno al estilo de otras excolonias como Canadá o Australia, pero el sur no lo aceptó y se separaron del norte.

Desde entonces es uno de los cuatro países que forman el Reino Unido y supone el 3% de la población británica. Pero al mismo tiempo Irlanda del Norte ocupa el 16% del territorio que comparte con el sur de la isla.

 

 

1280px-Bogside_(27) _August_2009Foto: wikipedia / Ardfern 

 

Otro hito histórico fue el estallido del conflicto civil en 1968 que sumió al Úlster en una espiral de violencia que no quedó resuelta hasta tres décadas después: la firma del acuerdo de Viernes Santo en 1998 que sentó las bases de un nuevo gobierno en el cual católicos y protestantes comparten el poder.

En Belfast, la capital quedan más de 80 líneas de paz, que a pesar del acuerdo de paz mantienen la función de evitar disturbios y enfrentamientos entre las comunidades católicas y protestantes. Son muchos los que tratan de que se derriben o que reduzcan su altura para que los ciudadanos rodeados por ellos no se sientan encarcelados, pero las tensiones de los últimos años han aumentado el miedo.

 

1024px-StormontGeneralFoto wikipedia / Robert Paul Young

 

El Brexit ha vuelto a poner de manifiesto las diferencias entre las comunidades norirlandesas. Los protestantes difieren sobre el acuerdo de Londres y Bruselas porque les separa cada vez más de Londres y lo consideran una amenaza a la integridad territorial, mientras que los católicos creen que les un a Irlanda, clave para la economía altamente interconectada de las dos Irlandas. Además esperan poder celebrar un referéndum de reunificación contemplado en el acuerdo de viernes santo de 1998. Aun así las encuestas señalan que más del 50% de la población cree que dentro de 25 años continuarán formando parte del Reino Unido.

La creación hace cien años de Irlanda del Norte levantó un muro exterior con la vecina República de Irlanda y otro interior, separando dentro de la provincia británica a los dos grupos históricamente enfrentados, el unionista-protestante y el nacionalista-católico. Un siglo después, la frontera entre las dos Irlandas es invisible gracias al proceso de paz lanzado en 1998, pero la división en el Ulster aún es muy visible, con barreras físicas -llamados eufemísticamente "muros de paz"- construidas para evitar enfrentamientos en las zonas de intersección de las dos comunidades en momentos de tensión.

@angelaGonzaloM
@Viaje_Itaca
Instagram: @Audioguíasturísticas
RNE-R5 "Canal Europa"
Spotify"Canal Europa"

Categorías: Actualidad

Ángela Gonzalo del Moral    2.may.2021 18:01    

0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Canal Europa

Bio Canal Europa

Este blog es un viaje por la Europa cotidiana. Un recorrido por el día a día de los ciudadanos de la Unión Europea, recogiendo aquello que nos une... que nos diferencia, o que todavía nos separa.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios