13 posts con categoría "Ciencia"

La ESA recoge en un mapa de la Vía Láctea 1.000 millones de estrellas

Gaia_mapping_the_stars_of_the_Milky_Way_node_full_image_2_Foto ESA

Cuando el Principito encontró al geógrafo intentado plasmar en un gran libro lo que intuía que existía en su planeta, le confesó que lo que realmente necesitaba era un explorador. La Agencia Espacial Europea, tiene a su propio rastreador espacial. El satélite Gaia.

Este artefacto lanzado hace 1.000 días, recopila datos desde hace 14 meses y ha demotrado que es un buscador muy eficiente. Ya ha enviado a la Tierra, el primer mapa tridimensional detallado de la Vía Láctea y ha contabilizado más de 1.000 millones de estrellas, que ya las quedría para él, el hombre de negocios que El Principito encontró en su viaje por el espacio, camino de nuestro planeta. Sí aquel que se las apropiaba para hacerse multimillonario.

Pero mientras Gaia trabaja en el cosmos, aquí, un equipo paneuropeo de unos 450 cientíticos e ingenieros de software, analizan detalladamente unos dos millones de estrellas cotejando la información que hace más de 20 años envió la misión Hipparcos, y que empezó a trazar un primer mapa del firmamento. Así han podido comprobar lo que denominan el efecto de 'paralaje', un pequeño desplazamiento en la posición de una estrella provocado por la traslación anual de la Tierra alrededor del sol. También han observado otro efecto conocido como 'movimiento propio' que es el desplazamiento físico de las estrellas por la Galaxia. El nuevo catálogo presentado hoy recoge casi 20 veces más estrellas que Hipparcos.

Gaia_s_first_sky_map_large_Foto ESA

“Los datos publicados son el resultado de un meticuloso trabajo de colaboración durante la pasada década -explica Anthony Brown, de la Universidad de Leiden, Países Bajos, y presidente del consorcio que coordina el trabajo-. En colaboración con expertos de distintas disciplinas, tuvimos que prepararnos antes de comenzar las observaciones para después procesar los datos, integrarlos en productos astronómicos con sentido y validar su contenido científico”.

La ESA ha difundido el trabajo que realiza habitualmente Gaia rastreando el firmamento, un trabajo que continuará durante los 5 años "de contrato" que tiene esta misión. Otras aportaciones del satélite lanzado en 2014 son las evoluciones de las estrellas variables. Muchas de las que ha observado Gaia se encuentran en la Gran Nube de Magallanes, uno de nuestros vecinos en la Galaxia, región estudiada repetidamente durante el primer mes de observaciones, lo que permitió medir con precisión su brillo cambiante.

Así escanea Gaia el espacio

Poco a poco, la ciencia nos va dando a conocer nuevas informaciones sobre la Vía Láctea. Hace unos días el Instituto Tecnológico de California publicó en la revista Astrophysical Journal Letters la simulación que sus investigadores realizaron sobre el nacimiento y evolución de nuestra galaxia. Reconstruyeron el amasijo de polvo y gas que comenzó a unirse con la gravedad hace miles de millones de años y que acabó formando la Vía Láctea, tal y como la conocemos con sus 100.000 millones de estrellas y su característica espiral.

El atlas dibujado por la ESA a través de la información que ha aportado Gaia, no es la más bonita que tenemos del universo que nos rodea, ni siquiera representa el mapa completo, pero es espectacular. Para obtenerlo tendremos que esperar muchos años más. En 2021 se calcula que se habrá "mapeado" el 1% de la galaxia. "La publicación de hoy nos da apenas una primera impresión de la extraordinaria cantidad de datos que nos esperan y que van a revolucionar nuestro conocimiento acerca de cómo las estrellas están distribuidas y se mueven en nuestra galaxia", explica Álvaro Giménez, director científico de la ESA. Las cosas del espacio.... van despacio

Otros artículos sobre la ESA en Canal Europa

 

Categorías: Actualidad , Ciencia

Ángela Gonzalo del Moral   15.sep.2016 08:45    

El Mont Blanc y el alpinismo están de aniversario

Caravane_Bardy Foto wikipedia

Se celebra el 230 aniversario de la primera ascensión al Mont Blanc, que con sus 4.810 metros de altura es el pico más alto de la Unión Europea y uno de los lugares más visitados del mundo. El 8 de agosto de 1786 dos aficionados bien entrenados de Chamonix, Jacques Balmat y el doctor Michel Gabriel Paccard, consiguieron subir hasta la cumbre pasando por Grands Mulets y bajaron sanos y salvos, consiguiendo una gesta para el montañismo internacional. Detrás de ellos fueron otros expedicionarios y con el tiempo, llegaron excursionistas de otros países, viajeros románticos, turistas, esquiadores, hoteleros y empresarios, convirtiendo la ciudad en un parque temático sobre la montaña. Chamonix ha acogido también los primeros Juegos Olímpicos de invierno en 1924.

Cuna del alpinismo

Chamonix en Instagram

El macizo del Mont Blanc, está situado entre los valles italianos de Aosta y la Alta Saboya francesa. Se considera que el monte Dolent (3.823 m) es la cumbre común de Francia, Suiza e Italia, y puede verse muy bien desde la cima Grands Montets. Chamonix es la ciudad más importante de la zona. Está rodeada de unas 28 cumbres de más de 4.000 metros de altura, con bosques de pinos, agujas de piedra, glaciares, neveros y torrentes. El mal tiempo, también está muy presente, y a veces es imposible ver durante varios días la cima de la mítica montaña. En sus casi 180 kilómetros cuadrados, se contabilizan un centenar de glaciares, cada uno con su nombre.

Durante el verano hay unas 300 salidas diarias para subir a alguna de las cimas, con la consiguiente masificación, a la que hay que añadir las visitas de los turistas que utilizan el teleférico para llegar hasta el mirador de la Aiguille du Midi y cruzar hasta Italia en largas colas interminables, aunque el paisaje bien merece ese esfuerzo. En Chamonix se puede coger el teleférico y un sistema de cabinas cableadas o teleféricos para alcanzar el mirador situado a unos 4.000 metros de altitud, y desde allí se puede cruzar con cabinas por el glaciar de Vallée Blance en dirección a la parte italiana, disfrutando de una vista espectacular del macizo alpino pasando por la punta Helbronner y l'Aiguille du Midi. Los que quieran cruzar desde la ciudad francesa de Chamonix (Alta Saboya) a la italiana de Courmayeur (Valle de Aosta), pasarán un primer tramo hasta "Plan de l'Aiguille", para continuar viaje hasta Aiguille du Midi (el punto más alto), seguirán por la "Punta Helbronner hasta el refugio Torino y de ahí bajarán al "Pavillon di Monte Frety".

Otro medio de transporte es el tren cremallera rojo que sale de Montvers y que funciona desde hace más de un siglo. Al final del recorrido se puede ver la Mar de glace, de unos seis kilómetros, los glaciares de Argentiére y Bossons y una cueva de hielo. También el tranvía del Mont Blanc sube desde Saint-Gervais-les-Bains al glaciar de Bionnassay y para los menos osados, hay unos 17 kilómetros de senderos que recorren el valle de los Alpes Occidentales, o pasear junto al río Arve. Además desde 1965 se puede circular por el túnel del Mont Blanc, que atraviesa en un cuarto de hora, los pasos del Gran y pequeño San Bernardo.

Deportes de alto riesgo

Escalada en Instagram Mont Blanc

Subir al Mont Blanc es una actividad de riesgo que muchos ignoran. Cada año se producen unas 50 muertes en todo el macizo y se realizan unos 1.200 rescates, para lo que en muchas ocasiones es necesario utilizar helicópteros, que no siempre pueden llegar hasta la persona accidentada por dificultades de visibilidad. Hasta el siglo XVIII se le llamaba la "Montaña maldita", rodeada de tabúes y leyendas que atemorizaban a los lugareños.

Hay una idea extendida de que el Mont Blanc es fácil, pero subir no es excursionismo, es alpinismo. No todo el mundo puede hacerlo y eso hay que tenerlo en cuenta. Los alpinistas consideran que los últimos metros de la ascensión son fáciles, pero para llegar allí hay que superar tramos que requieren dominar técnicas básicas de montañismo. Estos pasos son perfectamente asequibles para escaladores expertos, pero no son aptos para novatos. El material imprescindible debe incluir crampones, piolet, casco, arnés, cuerda y mosquetones. Pero además de llevarlo, hay que saber como utilizarlo.

También es imprescindible saber leer la climatología cambiante de esta montaña. Los rescatistas contabilizan miles de personas que suben a pesar de que la meteorología sea adversa, sin tener en cuenta que ese paisaje maravilloso en una mañana soleada puede convertirse en un auténtico infierno de niebla y frío. Por eso además de tener una preparación técnica adecuada, es necesaria una buena preparación física. Si no es así acabarás agotado o sufriendo mal de altura debido a una mala aclimatación a la altitud.

Los responsables de seguridad de la zona recuerdan que existe un 70% de posibilidades de alcanzar la cima si se va con guía de montaña y un 30% si se hace por cuenta propia. La primera apuesta es cara, unos 1.000 euros por ascensión, más la pernoctación en el refugio. La segunda tiene muchos riesgos innecesarios.

Garganta Diosaz, Foto Instagram Chamonix

Del 22 al 28 de agosto se celebrará la novena "Petite trotte à Léon" (PTL), una de las cinco pruebas propuestas en el marco del UTMB. Se trata de una prueba de ultra resistencia pedestre que se realiza en equipos de dos o tres personas, con altas exigencias a nivel técnico, físico y mental. La Ultra-Trail de Mont-Blanc es la prueba de trail running más prestigiosa de Europa y está previsto que participen unos trescientos corredores a través de 290 kilómetros dando una gran vuelta por el macizo que permite descubrir lugares de difícil acceso y muy poco conocidos. Recorrerán la cascada de seracs del glaciar del Trient, las aristas entre el Mont Fallère y el col Sérena o descender por el Mont Chétif, a la altura de Courmayeur, con las legendarias paredes de la cara sur de Mont-Blanc. Para recorrer estos caminos de los Alpes franceses, suizos e italianos, se precisa gran sentido de la orientación. El punto de partida es la ciudad de Chamonix y los participantes recorrerán 19 municipios, 71 glaciares, 7 valles y 400 cimas. Los mejores lo recorren en menos de 14 horas, pero la mayoría necesitan 30 o 45 horas.

Investigaciones científicas

Macizo en Instagram

La primera expedición incorporaba en su afán un objetivo científico. Jacques Balmat era un joven buscador de cristales y guía de montaña, y Michel Gabriel Paccard, era un investigador aficionado. Estuvieron a punto de morir en varias ocasiones, pero Balmat y Paccard alcanzaron la cima, la tarde del 8 de agosto y permanecieron durante media hora en lo más alto de la montaña para que el doctor pudiera comprobar la acción de la presión atmosférica con el barómetro de Torricelli, confirmando así la teoría de Blaise Pascal sobre la reducción de la presión cuando se aumenta la altitud.

A lo largo de la historia, se han realizado muchas expediciones científicas en todo el macizo, para investigar sobre la flora y la fauna de la zona pero sobre todo para analizar el comportamiento de los glaciares, especialmente en los últimos años en que muchos de ellos han entrado en retroceso. Para ello se han instalado varios observatorios, como el Vallot, en recuerdo del botánico y meteorólogo Joseph Vallot, el de Janssen, que lleva el nombre de un famoso astrónomo francés y otro subterráneo, que acoge un observatorio situado a más de 1.700 metros de profundidad, donde se recogen datos sobre radiación cósmica.

Durante este mes de agosto, doce especialistas franceses, italianos y rusos pasarán varios días a 4.300 metros de altitud para extraer tres barras de hielo de 140 metros de largo, lo que supone varias toneladas, que serán depositadas en cajas aislantes. Los científicos temen que los glaciares que están situados a menos de 3.500 metros de altitud en los Alpes desaparezcan antes de que acabe este siglo. Los investigadores podrán estudiar en particular la evolución de la contaminación o de la actividad industrial a nivel europeo a lo largo de unos cien años.
Por eso el objetivo de esta expedición, y de otras que se realizan en varios lugares del mundo, es conservar durante siglos "la memoria del hielo", una "materia prima" extremadamente valiosa para los científicos.

Preocupa el ritmo al que se derrite el glaciar del Ródano, uno de los más grandes de la cordillera europea. Los expertos están preocupados porque pierde entre cinco y siete metros de espesor cada año. Las autoridades suizas han decidido cubrirlo con mantas, para ralentizar ese avance reduciendo la licuación un setenta por ciento. Desde 1850 ha perdido dos tercios de su volumen permanente y se calcula que si sigue a este ritmo, a finales del siglo XXI solo quedará un diez por ciento de su actual volumen. Este glaciar acumula una enorme cantidad de agua dulce vital para Europa.

 

Categorías: Ciencia , Deportes , Viajes

Ángela Gonzalo del Moral    8.ago.2016 02:41    

Cebreros, una ventana al espacio profundo

Cebreros_station_node_full_image_2

El hombre de negocios que encontró «El Principito» en el cuarto planeta llegó a contar, o a poseer, quinientos un millones seiscientas veintidós mil setecientas treinta y una estrellas, pero en la ESA, saben como El Principito que solo hay una estrella que sigue brillando como la más importante del firmamento: el sol. Este astro, que nos parece tan lejos de la Tierra, se encuentra a unos 150 millones de kilómetros. Nada, comparado con la distancia desde la que la antena de Cebreros recibe datos de las misiones espaciales europeas. Rosetta se encuentra a 500 millones de kilómetros.

Viaja al espacio con este podcast

 

La Agencia Espacial Europea, conmemora los 40 años del nacimiento de la red de estaciones de seguimiento de satélites en el espacio profundo (ESTRACK), que hace un seguimiento de los satélites que se encuentran a más de 2 millones de kilómetros de la Tierra. Una de esas estaciones está desde hace 10 años en Cebreros (Ávila). Desde ese mismo municipio ya se siguió paso a paso la misión Apolo de la Nasa.

El centro de Cebreros recibe las coordenadas enviadas por los expertos desde la ciudad alemana de Darmstadt, lo que les permite conocer la localización exacta de los satélites para enviarles órdenes y recibir sus datos. Diariamente se recibe la información que han recogido en el espacio las misiones Rosetta, Mars Express y Gaia, y los satélites Swarm y Sentinel.  La antena que capta los paquetes de información tiene 35 metros de diámetro y 40 de alto y pesa unas 620 toneladas.

La ESA tiene tres antenas de seguimiento de espacio profundo en tres continentes. La de New Orcia en Australia, que funciona desde 2001, la de Cebreros, que entró en funcionamiento en 2006 y la de Malargüe en Argentina, que lo hizo en 2012.

En total el Centro Europeo de Operaciones Espaciales de Darmstadt (Alemania), tiene una red de 10 centros en Kiruna, Kourou, Maspalomas, Perth, Redu, Santa María y Villafanca, cerca de Madrid. Son los encargados de envía órdenes y recibir información de todas las misiones de la ESA y en el futuro próximo seguirá a BepiColombo, ExoMars y JUICE. Las misiones de exploración a Júpiter, Ganímedes o Mercurio, enviarán muchos más datos científicos desde lugares más lejanos.

El reto para el equipo de operaciones de Tierra en el Espacio Profundo, es ampliar el volumen  y la rapidez de datos que pueden recibir estas antenas terrestres, porque cada vez es más imprescindible mejorar la capacidad de transmitir órdenes a los satélites que lanzan al universo y recibir las informaciones de lo que captan en el espacio profundo. Estrack proporciona apoyo habitualmente a misiones de agencias espaciales de toda Europa, EEUU, Japón, India y China. Las próximas misiones ExoMars a Marte fomentarán especialmente la cooperación con la NASA.

 

 

En la ESA, como en todas las investigaciones espaciales, se trabaja en tres dimensiones de tiempo: el pasado, el presente y el futuro. El pasado, porque todos los científicos proyectaron hace años qué era lo que querían explorar en el espacio para ampliar nuestro conocimiento del universo. El presente, porque ahora empiezan a recibir los datos que esperaban y el futuro, porque ya planifican nuevos proyectos, que no verán la luz hasta dentro de muchos años. Rosetta es un buen ejemplo. Se lanzó en 2004 y alcanzó su objetivo en 2014, pero empezó a programarse en los años 80, lo que supone que ha implicado a casi dos generaciones de ingenieros y científicos trabajando en ese proyecto.

La investigación espacial, que desde hace 50 años realiza la ESA, nos facilita conocer datos sobre nuestro pasado y nos permite indagar sobre algo que nos atrae mucho más….. el futuro.

 

 

Otros artículos sobre la ESA en Canal Europa

Categorías: Ciencia

Ángela Gonzalo del Moral   30.sep.2015 13:02    

Canal Europa

Bio Canal Europa

Este blog es un viaje por la Europa cotidiana. Un recorrido por el día a día de los ciudadanos de la Unión Europea, recogiendo aquello que nos une... que nos diferencia, o que todavía nos separa.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios