« Basura y esperanza en Nicaragua | Portada del Blog | Sarkozy, Obama y Netanyahu »

Elecciones en Nicaragua

    martes 8.nov.2011    por Fran Sevilla    4 Comentarios

Miles de jóvenes nicaragüenses llevan dos días de celebración por el triunfo de Daniel Ortega en las elecciones presidenciales en Nicaragua. Enarbolan y agitan, en medio de sus cánticos y consignas, la bandera blanquiazul nicaragüense y la bandera rojinegra del Frente Sandinista de Liberación Nacional. Se muestran confiados, convencidos de que el futuro les pertenece. Ojalá sea cierto, pero hay dudas razonables de que así vaya a ser.

Daniel Ortega ha obtenido un respaldo mayoritario en las urnas. Al menos eso parece. Y sin embargo su triunfo no ha sido limpio. Porque en cualquier juego, especialmente en el juego democrático, es fundamental el respeto a las reglas. Si las reglas son injustas, obsoletas, inasumibles, hay que pelear por que se cambien, pero no se puede incumplirlas una vez que el juego ha comenzado.

Ortega se ha presentado a la reelección a pesar de que la Constitución nicaragüense lo prohíbe expresamente. Pero gracias al control político de las instituciones judiciales, logró burlar esa prohibición. En el proceso electoral, en su desarrollo, tampoco se han respetado los procedimientos establecidos. Las irregularidades han sido numerosas y, en algunos casos, escandalosas.

La hija de una amiga mía, que tiene 15 años recién cumplidos, pudo votar pese a que el voto sólo puede ejercerse a partir de los 18 años. Me cuenta que otra amiga suya votó tres veces. Se supone que les fue permitido porque quienes lo permitieron estaban convencidos de que iban a votar a Daniel Ortega y al Frente Sandinista. No se trata de casos aislados.

Es muy probable que Ortega hubiera recibido la mayoría de votos sin necesidad de esas irregularidades. Pero el hecho de que se hayan producido demuestra que su gobierno actúa con la vieja deriva de los caudillismos, ya sean personalistas o de partido; con esa convicción de que su impunidad es la confirmación de que tienen razón. Lo mismo ha ocurrido con la triquiñuela legal por la que el presidente nicaragüense se ha presentado a la reelección, violando la constitución de su país y reforzando un proyecto de autoritarismo que es tan viejo como la propia historia de Nicaragua.

La oposición, mientras tanto, aparece descolocada y sin capacidad de reacción. Como está ocurriendo en otros países latinoamericanos, la oposición nicaragüense parece incapaz de hacer autocrítica y entender qué ocurre para que la mayoría de la población vote por un dirigente cuya corrupción es pública y notoria, cuyo nepotismo salta a la vista; un tipo que abusó sexualmente de la hija de su compañera, Rosario Murillo, quien no sólo no lo denunció sino que sigue a su lado. Un presidente, Ortega, que se ha aliado con el personaje más reaccionario, vomitivo y corrupto de la jerarquía católica nicaragüense: el cardenal Obando y Bravo.

En los años que Ortega estuvo fuera de la presidencia, entre 1990 y 2007, los sucesivos gobiernos fueron incapaces de lograr que las condiciones vida de la mayoría de los nicaragüenses mejorara sustancialmente. Al contrario, los pocos avances que se lograron tras la revolución sandinista desaparecieron barridos por los vientos de la historia.

Ahora Ortega esgrime un discurso demagógico que es un cóctel de mesianismo y populismo absolutamente perverso. Pero con una artera manipulación de los medios y recursos del estado, puestos a su servicio, y gracias al vacío anterior a su retorno a la presidencia, ha logrado convencer a buena parte de la población nicaragüense de que él es el gran salvador. Y está convencido, eso es lo más peligroso, de que el futuro sólo le pertenece a él.

fran.sevilla@rtve.es

Fran Sevilla    8.nov.2011 06:34    

4 Comentarios

Brillante, Fran.

martes 8 nov 2011, 19:11

¿Me parece o en toda latinoamérica las dudas son tantas, pero tantas que ya se confunden con las certezas? y eso paraliza, no hay término medio, no se puede tener una opinión moderada en medio de tantas dudas. ¿Cómo construir un edificio sólido con bases tan endebles?. Lo que no son dudas, también apestan; siempre eslo mismo: nepotismo, caudillismo, amiguismo y corrupción, mucha corrupción. Ante esta forma de hacer...¿política? el papelón de rubalcaba y rajoy de anoche es casi una delicatessen
Una pena, porque se están cargando lo que, a mi entender, es el recurso más valioso que tiene latinoaméricano: su gente

http://lacomunidad.elpais.com/una-et-eneuskadi

martes 8 nov 2011, 19:54

¡Vaya noticia! también cambió las leyes Oscar Arias en Costa Rica , todo un premio Nobel de la paz, para reelegirse y hacer negocios con la privatización de empresas estatales de las que muchas españolas se están beneficiando

jueves 10 nov 2011, 16:15

Fran:
Ortega no es santo de mi devoción, mas detesto la manipulación (un verso sin esfuerzo, ¿eh?). Un poco largo lo que escribo pero hay que aclarar cosas.
Es evidentísimo que haces eco a los argumentos débiles de esa oposición corrupta nica. Sigo esperando la documentación, sea cual sea, de esos vagabundos ante los tribunales competentes que pruebe fehacientemente que se cometió un fraude desmesurado
Si basas tus reflexiones en el anti-informe tendencioso de la misión europea catalogada de "imparcial" en su observación (en serio: no sé por qué carajo les encanta enredar nuestros asuntos a los europeos y ya no digamos a los gringos) o en esos vagos mal llamados "observadores nacionales" pues sería al menos muy cuestionable lo que escribes. Y se me hablas de los "medios independientes" de Nicaragua -que han sido férreos opositores al gobierno estos 5 años- voy a comenzar a creer que las hienas son animales de compañía.
Mi querido amigo: quieres medir y sentir en términos que no se corresponden a la realidad de Nicaragua. Pareces olvidar, por ejemplo, que el Cardenal -quien no goza particularmente de mis simpatías- fue un mediador con suficiente sentido común como para arreglar desaguisados muchísimo más graves en la historia de Nicaragua que estas artificialmente "polémicas" elecciones. El tipo es también un político hábil que ha salido victorioso ante tretas y emboscadas de ciertos curas de la Conferencia Episcopal.
Lo cierto es que el gobierno Ortega ha dado al menos una oportunidad de mejorar un poquito la calidad de vida a miles de nicas a través de programas sociales que no populistas. La cooperación de Venezuela y su integración al ALBA han marcado una diferencia histórica. Además, el gobierno ha sabido negociar con el FMI, -ya sabes que esos fulanos no se andan con chiquitas sino pregúntale a los griegos- manteniendo los acuerdos internacionales (el TLC con los yankees por ejemplo). Y el detalle más importante: se han enfocado en los jóvenes y las mujeres.
Sugerir que la mayoría de los nicas han votado por él por la manipulación es expresión que raya en la tontería y de verdad ofende. Tú vistes las filas, ¿no, Fran? La pobreza no es sinónimo de estupidez (¿acaso el pueblo llano griego empobrecido como los millones de muchachos indignados, quienes resisten con valentía unos recortes draconianos a sus derechos económicos, son ahora todos ellos pendejos?). La gente fue, votó y decidió. Punto.
La edad legal para votar en Nicaragua son los 16 años cumplidos. Todo puede suceder -y no meto mi mano al fuego-, pero es difícil votar sin ninguna verificación puesto que en la JRV que te corresponda las mesas tienen un padrón sencillo pero bastante fiable y seguro. Pero sobretodo son los fiscales de los partidos los que controlan absolutamente todo y los que realmente cuentan o vigilan el recuento de votos.
Tus palabras sobre el "juego democrático" (?) además de ambiguo no dice nada. El Frente ha ganado con reglas que no fueron hechas por ellos sino que impuestas por la derecha durante las reformas de los 90´s justamente para evitar el regreso al poder del sandinismo.
La actual Constitución hecha y publicada por los sandinistas en el 87 originalmente contemplaba y fijaba los términos de la reelección presidencial misma que no estaba prohibida , pero que fue cambiada con una reforma tormentosa en los 90´s por intereses de la clase política de la época contrarios a Ortega -se comenta que probablemente fue ilegal por el calado de las mismas que violenta el texto madre. Tanto fue así que ni siquiera Violeta Barrios sancionó las reformas -debía hacerlo para que tuvieran aplicación inmediata- y no porque fuera ella muy "demócrata" sino porque afectaban directamente a su yerno. Los "reformistas" se valieron de una treta para "convertirla" en legal.

Creo que no se pueden escribir cosas a bote pronto ni hablar al peso de la lengua. Hay que tener cuidado.
Te saludo.

domingo 13 nov 2011, 00:19

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido publicado. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Mi comentario

Fran Sevilla

Bio Vagamundo

(Corresponsal de Radio Nacional en América Latina) Puede ser sólo una casualidad, pero son a menudo las casualidades las que confieren valor a determinados momentos. El caso es que este blog se inicia en Perú, tierra de grandes escritores. Para mí es una casualidad porque peruano es uno de mis escritores de culto y aquí escribió una novela que en su día me marcó el rumbo, más incluso que por su contenido, tan bello como duro, por su nombre: hablo de Ciro Alegría y su obra “El mundo es ancho y ajeno”.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios