« A la heroína Malala (y a todas las jóvenes que luchan por la educación) | Portada del Blog | México y el Día de Muertos »

Sandy en Nueva York y en Haití

    miércoles 31.oct.2012    por Fran Sevilla    5 Comentarios

Quizás lo que mejor ejemplifica la dualidad, la disparidad, la desproporción del mundo que habitamos y la dimensión mediática de sus tragedias sea el hecho de que en Internet se han colgado más de 300.000 fotografías del paso del huracán Sandy por Nueva York. De su rastro de muerte y destrucción por Haití solo hemos visto unas pocas instantáneas que apenas se han publicado en los medios.

A su paso por Estados Unidos, Sandy ha dejado un rastro trágico de una cuarentena de muertos. Sólo en Haití han sido 51 y 15 los desaparecidos. En todo el Caribe el saldo de víctimas, entre muertos y desaparecidos, se eleva a 80, el doble que en el gran vecino del norte.

Ya sé que no es comparable la repercusión, al menos en términos mediáticos, que un fenómeno atmosférico como Sandy tiene en Nueva York, ciudad a la que reconozco una condición no oficial pero evidente de capital mundial, con la que puede tener en los suburbios de Puerto Príncipe o de Cap-Haitien (Cabo Haitiano), en Haití, o en la oriental Santiago de Cuba.

Es cierto que las secuelas de Sandy han sido impresionantes en buena parte de la costa este estadounidense, especialmente en Nueva York. Y su dimensión salta a la vista. Incluso en el hecho, o quizás por eso mismo, de que la primera urbe mundial pueda asomarse de manera tan vulnerable a las fuerzas desatadas de la naturaleza. Pero no es menos cierto que hay una desproporción en cuanto a la escasa, por no decir nula, cobertura del paso de Sandy por el Caribe frente al apabullante despliegue de informaciones sobre su rastro en Estados Unidos.

Esa desproporción es mayor aún si pensamos que dentro de unos días, como mucho de unas semanas, Sandy será solo un mal recuerdo para los neoyorquinos, y la normalidad volverá a instalarse en sus vidas. Aunque, eso sí, habrá marcado un hito en la historia de la Gran Manzana. En Haití no dejará ninguna memoria, será una más de las múltiples catástrofes que día a día asolan a su población que ni siquiera puede decirse que volverá a la normalidad porque su normalidad es la de la miseria permanente que permanece inalterable, a la espera del próximo cataclismo que, probablemente, no tardará en llegar.

Los muertos de Nueva York serán recordados. Los muertos haitianos permanecerán para siempre en el anonimato.  

fran.sevilla@rtve.es   

Fran Sevilla   31.oct.2012 04:44    

5 Comentarios

Hay personas excepcionales que cuando pasan cierto tiempo viviendo al lado de una injusticia humanitaria se convierten en abogados defensores de esas gentes o pueblo, Esta “Abogacia” de la Humanidad puede ejercerse de diversas maneras y con diversos medios, y prácticamente desde cualquier profesión, incluso desde el desempleo. Cuando abro este blog siempre tengo la sensación que abro una de las sucursales de esta Abogacia defensora de los humanos más débiles, donde la injusticia letal de los poderosos del mundo (por muy justos que sean en otros temas) arraigan con total impunidad, como en Haití.

Haití tiene casi 10 millones de habitantes donde al menos 9 millones vive en condiciones míseras, muchas “viviendas” sin evacuación de aguas fecales y sin acometidas a agua potable. Viviendas que nunca tuvieron planos, nunca fueron proyectos de ejecución visados por algún colegio de arquitectos. Así las aguas pluviales, en este caso del huracán Sandy puede cebarse de infortunios humanitarios, muchos más que el número de muertes causadas. Y no digamos de los terremotos cuando llega a estas urbes haitianas de arquitectura improvisada.

Nueva York es todo lo contrario, un “museo” de arquitectura y ciudad visitada por todo arquitecto que se precie, donde les encantaría construir un edificio. Es una ciudad incluso algo presumida por ser reconocida como símbolo moderno de las ciudades humanas. Sin embargo guarda un pequeño Haití en sus entrañas, miles o cientos de miles de pobres con recursos cero, sin nada de ingreso, desempleados sin subsidios, dependientes de la delincuencia o de la caridad, porque justicia, de la que necesitan, poco les llega. Aún así menos desafortunados que en Haiti, porque en Nueva York puedes pedir o suplicar una antibiótico vital, por poner un ejemplo, pero en Haití es que ni siquiera existe cercano ese medicamento.

Y antes de concluir citar el “Haití” español, o una cita para 9 millones de españoles, y creciendo el número, cada vez más, empobrecidos y con ingresos cero. Nuestras ciudades seguirán evacuando las aguas fecales, como en tiempos de bonanza económica, seguirán acometidas al agua potable y con alcantarillado adecuado para las agua pluviales, pero la necesidad humanitaria de gran parte de nuestros habitantes crecerá hasta formar una pobreza densa y mísera. En definitiva, ahora no hace falta viajar para saber si uno tiene vocación de abogado de la Humanidad, “licenciado” Fran Sevilla.

Un abrazo.

miércoles 31 oct 2012, 15:25

Sólo quiero constatar que RTVE me sigue dando alegrías en estos tiempos revueltos. Hoy por la mañana con esta estupenda reflexión de Daniel Galindo (http://www.rtve.es/noticias/20121031/dia-cambio-perspectiva/572389 )
Y ahora por la tarde con esta de Fran Sevilla.

Gracias a ambos. Y a mi muy querido amigo Ciudadano Nick, al que ningún dolor humano le es ajeno.

Quizá el día en que los haitianos tengan un smartphone bajo sus tiendas de campaña de refugiados y puedan subir a Twitter los vídeos de la fuerza de la naturaleza, quizá ese día las catástrofes sean iguales para todos.

Qué mundo más perro este...

Un abrazo.

J.H.

miércoles 31 oct 2012, 19:47

Los desastres naturales nos ponen delante una realidad y es que "desarrollados o no" somos seres humanos. Tendríamos que pedir a os medios de comunicación que fueran menso sensacionalistas y más igualitarios a la hora de enfocar las noticias. Es verdad Sandy ha sido un desastre en Nueva York y New Jersey pero cuando hablen de esto tendrían que incluir a la zona del caribe por la que ha pasado y no dejarla en el olvido.
Menos mal que tus crónicas no olvidan la realidad: Sandy ha sido una catástrofe para todos.
Gracias Fran

jueves 1 nov 2012, 17:25

Jackie H, sabes que en Haiti no hay casi telefonos fijos y que todo quisqui en las zonas urbanas tiene un móvil y la mayoría de los móviles tienen cámara, pero no creo que a la gente en casos como el de el ciclón Sandy le apetezca mandar imágenes para impresionar al planeta con las desgracias... Mas bien lo usan para mostrar momentos de plenitud y de dicha.
Ah, y los que están bajo las carpas son igual que los otros. Poco a poco se les va realojando. No es fácil, sabes? Port au Prince era una ciudad de tres millones de habitantes cuando ocurrió el seísmo. El diez por ciento murieron, y los desastres de esa envergadura no se arreglan así, en un momentito...
Bueno, estoy contenta de volver a hablar con todos vosotros de este país. Lo de NY es muy grave también, eh? Allí hay diáspora haitiana que nos cuenta de cerca lo que se vive. El frío y la falta de gasolina es lo peor en estos momentos..Ojala se acabe pronto tanto sufrimiento.

domingo 4 nov 2012, 02:41

A eso me refería, Mayi, cuando decía que el día en que los haitianos utilizarán los smartphones como nosotros, sus desgracias serían tan difundidas como las nuestras. Pero hacen otro uso de ellos: como tu dices, son los momentos de dicha los que quieren compartir. Nuestra mentalidad nos lleva a compartir los momentos que sacuden nuestra visión cómoda y fácil de la vida.

Simple cuestión de perspectiva. O de color del cristal con que se mira.

Un saludo
J. H.

viernes 9 nov 2012, 08:38

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido publicado. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Mi comentario

Fran Sevilla

Bio Vagamundo

(Corresponsal de Radio Nacional en América Latina) Puede ser sólo una casualidad, pero son a menudo las casualidades las que confieren valor a determinados momentos. El caso es que este blog se inicia en Perú, tierra de grandes escritores. Para mí es una casualidad porque peruano es uno de mis escritores de culto y aquí escribió una novela que en su día me marcó el rumbo, más incluso que por su contenido, tan bello como duro, por su nombre: hablo de Ciro Alegría y su obra “El mundo es ancho y ajeno”.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios