« Honduras en la encrucijada | Portada del Blog | Drones mortíferos »

Otra Tegucigalpa

    martes 26.nov.2013    por Fran Sevilla    2 Comentarios

“Los reclutan con 12 años. Con 16 años ya no les tiembla la mano a la hora de disparar el arma”. La frase me la dice un joven hondureño mientras recorremos uno de esos rincones del extrarradio de Tegucigalpa que sobrecogen la vista porque no hay donde depositar la mirada sin sentirse desbordado.

El lugar se llama, o lo llaman quienes lo habitan, “El Hoyo”, en la confluencia de tres colonias, de tres comunidades donde la miseria es el denominador común: La Peña, San Isidro y la 14 de Marzo. Un rincón en el que la violencia está a la orden del día, y de la noche.

El Hoyo se encuentra en el fondo de un estrecho barranco de roca viva horadado por un riacho sin nombre cuyas aguas, infestadas de detritus y deshechos varios, van a desembocar en el río Choluteca que atraviesa la capital hondureña.

En el punto más profundo de El Hoyo, en la confluencia entre las tres colonias, se encuentra el Centro Educativo San Francisco, encaramado sobre la roca, escalando hacia el cielo, imitando a las infraviviendas que a ambos lados desafían, con sus estructuras de madera y ladrillo, en un precario equilibrio, la ley de la gravedad.

El San Francisco es un centro de prevención para infancia y adolescencia, enfocado a arrebatar a los niños de las manos futuras de las maras. Lo dirige la ONG ACOES, que dirige el sacerdote español Patricio Larrosa, y se mantiene gracias a la aportación la ONG Cooperación Honduras-Fuengirola.

Durante la mañana y la tarde el Centro sirve como espacio común para los juegos y para el refuezo escolar de los niños de las colonias circundantes. Por la noche también funciona como escuela para jóvenes y adultos que trabajan durante el día y que quieren acceder a algo del conocimiento que la vida les ha negado.

No es una tarea fácil, ni lo es el día a día. Hay educadores que no se atreven a ir hasta ese rincón perdido. En ocasiones estalla el tiroteo cercano entre grupos de maras rivales o entre la policía y las propias maras. “Los niños están acostumbrados y simplemente, si el tiroteo se prolonga, los mantenemos en las aulas” me dice Héctor, el director del Centro. Luego regresan a sus casas. Quienes disparaban quizás eran sus propios padres o sus hermanos mayores.

“La violencia no deja de crecer, en los últimos años se ha multiplicado”, me dice otro de los jóvenes que colaboran con el Centro. Las maras extorsionan a todo el mundo, a los pequeños comerciantes, a quienes mejoran un poco su chabola, a quienes trabajan, a quienes se les cruzan en el camino. No sirve de nada denunciarlo porque la policía está conchavada y lleva su mordida en la extorsión.

“Somos demasiado pobres”, dice un joven que afronta como ineluctable el futuro de violencia que se abre frente a él. “¿Qué importa matar o morir?”, añade. De eso se trata, de saber que sí importa y que puede haber otro futuro, aunque sean muchos en Honduras, desde los dirigentes hasta los narcos, quienes intenten impedirlo.

fran.sevilla@rtve.es

 

Fran Sevilla   26.nov.2013 04:56    

2 Comentarios

Me quedo con las palabras del video: TODOS podemos dar algo y TODOS podemos recibir algo (Patricio Larrosa)http://www.youtube.com/watch?v=ltaLKxRw9uo

¡¡¡Gracias Fran por humanizarnos la jornada!!!

martes 26 nov 2013, 16:54

La historia muestra que cuando los que "luchan contra la violencia" emplean violencia lo que termina ocurriendo es que los que "luchan contra el terror" terminan utilizando el terror. Y como el terror no es sólo violencia física sino vigilancia y censura, lo que sigue es algo que se ubica en algún lugar entre la autocensura y el adoctrinamiento. Es ahí donde los ciudadanos nos confundimos y en lugar de pensar con sentido crítico desarrollamos odios y adhesiones fanáticas que los estados militarizados re-encauzan y aprovechan.

sábado 30 nov 2013, 16:26

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido publicado. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Mi comentario

Fran Sevilla

Bio Vagamundo

(Corresponsal de Radio Nacional en América Latina) Puede ser sólo una casualidad, pero son a menudo las casualidades las que confieren valor a determinados momentos. El caso es que este blog se inicia en Perú, tierra de grandes escritores. Para mí es una casualidad porque peruano es uno de mis escritores de culto y aquí escribió una novela que en su día me marcó el rumbo, más incluso que por su contenido, tan bello como duro, por su nombre: hablo de Ciro Alegría y su obra “El mundo es ancho y ajeno”.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios