3 posts de noviembre 2009

El F.I.B. (Festival Internacional de Benicassim) y los hermanos Morán.

El otro día leí en el periódico que los hermanos Morán han vendido por completo sus acciones del FIB al empresario irlandés Vince Power:


http://www.elpais.com/articulo/Comunidad/Valenciana/direccion/FIB/pasa/manos/Vince/Power/elpepiespval/20091119elpval_16/Tes/


http://www.elperiodicomediterraneo.com/noticias/noticia.asp?pkid=507721

Es una noticia que no sé a vosotros, pero a mí me produce cierta tristeza.

Supongo que como dice la canción, son los ciclos de la vida (ahí va un video casero de un seguidor que he encontrado hoy en youtube):


http://www.youtube.com/watch?v=zYDOWv1-43A



Yo, que he asistido a todas las ediciones de FIB excepto a una y que además he participado como artista, puedo dar fe de todos estos años del festival más festival de cuantos se celebran en nuestro país.

Este verano asistí a la que va a ser la última edición tutelada por los hermanos Morán.

Parece que no hay vuelta atrás, pero sí, es el final de una época. En el verano de la mayor crisis mundial que uno (y todos) pueda recordar, el festival batió todos los récords, sobre todo de público ¡Y qué público!

Joder, nunca me habían duchado con cerveza tantas veces, ni había tenido que sortear tantas meadas en mi vida. ¿Qué coño les pasa a estos ingleses? ¿Por qué no hacen sus necesidades en el baño y no en medio de un concierto de Oasis (R.I.P)?

Sí, que está claro que es bueno que se internacionalice el evento y bla bla bla, pero no lo es tanto que pierda su identidad como festival. Una entidad ganada a lo largo de todas esas ediciones que han dirigido sabiamente los hermanos Morán. Y es ahora cuando ya no están, al ver la noticia de que venden, de que se van, que me surgen cierta pesadumbre y nostalgia. No voy a ocultar que me siento muy agradecido a todas las oportunidades que nos dieron como banda, sobre todo porque sé de dónde venían ellos y hasta dónde han llegado. La primera vez que fui a la sala Maravillas me pedí una cerveza que me sirvió Miguel Morán, el cual, muy amablemente me invitó. Vamos, que esta gente arriesgó (no sólo por invitarnos a unas cervezas), hizo lo que le gustaba, como le gustaba y triunfó plenamente. Fueron pioneros y un ejemplo para otros muchos, o al menos así lo veo yo desde la perspectiva que da el tiempo, a día de hoy.

Otra anécdota: En la edición de 2003 un manager ,que ya no tenemos, cometió un error que podría calificar de “berlanguiano”. Nos pidió uno por uno la acreditación para pasar a un amigo a la zona de backstage y todos le dijimos que no. Todos excepto Mark, que es una buena persona y era novato entonces, por lo que no supo o no se atrevió a decir que no. Al amigo de nuestro ex-manager lo pararon los de seguridad y le quitaron la acreditación y claro, Mark se quedó dentro sin ella. No podía salir y no podía mostrarse mucho en público, así que ahí estaba, escondidito en un rincón del jardín del backstage. Estábamos quedando fatal, así que tanto él como yo nos fuimos a hablar con Jose Morán. Imaginaos que en medio de la vorágine de un festival el pase de uno de los grupos pequeñitos, sí, uno de los pases de LHR, es interceptado por seguridad y eso llega a los oídos de la dirección del festival (preocupada en esos momentos por si Beck esto o Blur lo otro). Joder, fue horrible la sensación. Ahora me río, pero entonces me quería morir. Habíamos tocado de puta madre en el escenario Verde ( la tercera vez que lo hacíamos y siempre con una actitud superprofesional) y ahora estábamos haciendo el ridículo y con la boina puesta. Pues nada; nos dirijimos a Jose Morán, que nos atendió amablemente, le hizo un nuevo pase a Mark y nos dijo textualmente “Tranquilos, no pasa nada; ahora a disfrutar del festival”, Y eso hicimos. No vio nuestro concierto porque estaba currando, pero se sorprendió al ver la gente que se interesaba por nosotros, al otro lado de las vallas mientras hacíamos la prueba de sonido y nos felicitó porque sabía que nuestro concierto había sido un éxito (al menos para nosotros, así fue). Ahí fue cuando a Marcos Collantes le empezó a rondar la idea de ficharnos, cosa que hizo unos meses después (eso ya os lo cuento otro día).


Los Morán (también Joako Ezpeleta y Luis Calvo al principio) apostaron por los grupos independientes de aquí cuando nadie, en grandes eventos, lo hacía, y muy al contrario de lo que muchos puedan pensar, yo creo que la gente eso lo valoraba.



Lo que me he encontrado este verano es un festival muy extraño. Uno se siente en el extranjero y me parece a mí que para una banda de fuera debe ser extraño tocar en España y que la mayoría de público no sea de aquí. Además por regla general los guiris pasan de los artistas nacionales (y no me vale de nada eso de que son una mierda, porque el concierto de Morente, paradigma de calidad, estaba medio vacio). ¿Globalización? Puede, pero que nadie me niegue que ya no es lo mismo. Molará más o menos, pero igual no es. Y no tiene nada que ver con la edad que tengas o la música que te guste. Es simplemente que ha cambiado la esencia y cómo no, ese cambio también ha llegado ya, de manera total, a la propiedad del festival.

Ojalá sigan contando con bandas de aquí y se sigan celebrando muchas más ediciones. Para los valencianos es “nuestro festival” y creo, lo seguirá siendo. También pienso que el público nacional seguirá respondiendo, pero eso sí, de forma elegante. Qué queréis que os diga, a mí me gustaba cómo la gente se ponía (o se sigue poniendo) sus mejores galas para acudir a la zona de conciertos. Me gustaba más eso que pandillas de hooligans en bañador descontrolando a más no poder. Pero, claro, como se suele decir, para gustos colores (de bañador en este caso).

Lo más importante, por encima de todo, es la música, y en eso esperemos que sigan haciendo carteles apetecibles, en los que como antaño, sigan brillando las clases medias por encima de los grandes nombres, necesarios también. Gracias a esos grandes nombres podremos ver de cerca a otros más pequeños y no menos interesantes.

Incluso pudimos ver a grupos como éste ;)





http://www.youtube.com/watch?v=RlzXX_0xlEk

¿Qué opináis vosotros?

Jorge

No se puede molar más. 1

The Chills. Heavenly pop hits.

El concepto del "pop" para mí está resumido en esta maravillosa canción. Puede que sea una palabra que ya no tenga mucho significado, al menos el que me gusta, pero me resisto a dejar de usarla.

Me flipan los Chills, siempre que me piden una canción para cualquier lista elijo su “Pink frost”. Canción extraterrestre y atemporal: se hizo antes de lo que parece y suena siempre actual.

Pero hoy quería habar de “Heavenly pop hits”.

El tema se podía oír, acompañado del terrible video promocional en Youtube hasta hace poco, pero lo han quitado. Maldición. Ya podían quitar alguno de los nuestros, ya puestos.

En su lugar se puede oír una terrible y demencial versión de hace un par de años, grabada para la tele neozelandesa con bailarinas incluidas. Me han dejado hecho polvo un rato. No la veáis y menos aún si nunca habéis oído la canción..

Es la canción más modesta y que más lejos llega en la definición de lo que el “pop” debería ser y no es.

Me encanta que en el estribillo diga “dum, de, dum, dum”. Deja a la melodía mandar.

Habla de cómo se llega a la música, lo que nos ofrece y lo que nos quita.

La frase “Its a heavenly pop hit, If anyone wants it” lo dice todo. Aquí tenéis un “pop hit” por si alguien lo quiere. Él hace la canción para sí, la da al mundo y es el mundo el que hace lo que quiere con ella.

La frase dicha por Martin Phillips tiene aún más sentido del que ya tiene de por sí. El bueno de Martin, escribió decenas de canciones memorables y nunca tuvo éxito, cambió de formación (muchas veces), de sello y hasta de país, dejó su natal Nueva Zelanda e intentó hacer carrera en los USA con poco éxito.

Nunca acabó de irle bien, siempre estuvo cerca, pero sus canciones de pop eran demasiado retorcidas, sus armonías eran difíciles y sus letras crípticas. Nunca tuvo un “hit”.

Se sumió en las drogas y pilló una hepatitis de las malas, ahora está intentando rehacer la banda.

Esta canción habla de su compromiso con la música y de lo que significaba para él tocar.

Da pinceladas de lo difícil que puede llegar a ser la vida, pero lo dice de pasada, de forma bonita y dentro de una de las canciones con algunas de las melodías más exuberantes que yo recuerde.

Conseguidla, no os cansaréis de oírla.

Si me lo pide mucha gente la traduzco, pero da pereza. Mejor, por qué no la traduce alguien?

Aquí tenéis un “pop hit”. Por si alguien aún lo quiere…

Heavenly Pop Hit

Each evening the sun sets in five billion places
Seen by ten billion eyes set in five billion faces
Then they close in a daze and wait for the dawning
But the daylight and sunrise
Are brighter in our eyes
Where night cannot devour golden solar power

Once we were damned now I guess we are angels
For we passed through the dark and avoided the dangers
Then I awoke with a start to startling changes
All the tension is ended
The sentence suspended
And darkness now sparkles and gleams.

And it all seems larger than life to me
I find it rather hard to believe.

So I stand as the sound goes straight through my body
I'm so bloated up, happy, and I throw things around me.
And I'm growing in stages, and have been for ages
Just singing and floating and free.

Dum de dum dum
Its a heavenly pop hit
If anyone wants it.
Dum de dum dum
Its a heavenly pop hit
Its something that we're humming as
We swoop low on trees, or we sweep under carpets
We can dive into suns though its not recommended
We can hover, silent, and listen, closely...

It all seems, (all seems)
Larger than life to me
I find it, (find it)
Hard to believe

So where was our home,
Well, our home was in tears
For it's fruit has gone bad
They'd been that way for years
Yet their lives are elastic
They should be fantastic
They should be expanding.

Dum de dum dum
Dum de dum dum
It's a heavenly pop hit
If anyone wants it.

Dum de dum dum
Dum de dum dum
It's a heavenly pop hit
For anybody
For those that still want it.










Vosotras, LAS CANCIONES.

La noche encendida, Febrero, Voy a hacerte recordar, Younger, Hacia la luz, Cajas tristes, Muertos vivientes, Algo nos pasa, Días de vino y rosas, Una nueva oportunidad, No deberías.

Estas serán las canciones que formarán parte de nuestro nuevo disco, que se publicará, en principio, a finales del mes de enero de 2010. Yo no descarto un nuevo retraso (ya van unos cuantos y casi todos debidos a causas ajenas a nosotros). Dado que el primer single será Febrero, a lo mejor tiene sentido que salgamos para el mes del día de los enamorados. El disco se llamará “La noche se vuelve a encender”. Después de un largo debate y muchas sugerencias, éste es el único título que parece haber generado consenso.

Al principio se habló de llamarlo La Habitación Roja a secas, a modo de declaración de principios, pero a mí no me parecía correcto, pues ya hicimos lo propio con nuestro primer trabajo, aunque luego se conociera entre la gente como LHR.

Además es un título que tiene sentido, sumidos como estamos en una de las noches más profundas que uno se atreve a recordar, nos hace falta algo de luz, algo de esperanza. Cuando ya creíamos que no nos quedaba nada, cuando todo parecía desaparecer en la noche de los tiempos, surgen siempre oportunas, un puñado de canciones redentoras que nos guían hacia la luz. Son una luz que nunca se apaga, que siempre está ahí cuando necesitamos de su apoyo y su calor. Siempre es y será rentable invertir en música. Dinero o sentimientos, tiempo o ilusión. Da igual lo que invirtamos porque la música nunca nos falla; puede que lo hagan nuestras parejas, nuestros amigos, nuestra salud o nuestro trabajo, pero la música siempre está ahí para cauterizar todas las heridas que nos trae el paso del tiempo. Más jóvenes, más bellos, sin necesidad de bisturís, sólo canciones que hablan de nosotros y de la gente que realmente nos importa: gente como tú y como yo, gente corriente, pero especial.

Recuerdo una de las primeras entrevistas que nos hicieron cuando empezábamos. Sería el año 97 y Pau decía: “Preferimos ser especiales a ser originales”.

A día de hoy yo sigo suscribiendo esas palabras. Siempre hemos sido un grupo ambicioso a nivel musical, pero el verdadero motor de nuestra carrera son las canciones. El que conoce bien la trayectoria del grupo sabe que las tenemos de todas las clases y colores, no sólo en los lp’s sino también en la multitud de singles y ep’s que tenemos editados. Hay quien únicamente se queda con la anécdota o con el error, pero el que ha buceado en nuestra trayectoria lo sabe bien. Siempre hemos hecho lo que nos apetecía hacer y pasan los años y sigo pensando lo mismo: No hay nada como ser especial para la gente (aunque sea poca) y desde luego, eso es algo que no se elige, que no se puede comprar. Es algo que surge de forma espontánea. Es el poder de la música, el poder de la gente. Nuestro poder es que nos hacéis sentir especiales…vosotras, LAS CANCIONES. Nosotros a vosotras espero que también.

La Habitación Roja


La Habitación Roja es un grupo formado en L’Eliana (Valencia) en 1994 por Jorge Martí y José Marco, a los que se uniría pronto Pau Roca.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios