« Oceanógrafas españolas? Por supuesto! | Portada del Blog | La cinta transportadora »

Un océano distinto

Estamos de camino a nuestras últimas dos estaciones. La última de ellas será ya de noche en la plataforma continental de Sierra Leona. Habremos concluido la sección zonal a lo largo de 7,5ºN que nos permitirá determinar cuanta agua y energía fluye en el océano Atlántico desde el hemisferio sur hacia el hemisferio norte. Es energía que viene en profundidad del Atlántico sur y que sufre un último empuje en el Atlántico ecuatorial, una última transformación e incorporación de energía radiativa, antes de emprender su camino hacia altas latitudes. Mas al norte ya el océano ganará poco calor, la mayor parte de la ganancia habrá ocurrido en el Atlántico Ecuatorial, por el contrario, a partir de los 30ºN esa energía se empezará a distribuir de regreso hacia la atmósfera, moderando el clima de los países más nórdicos.


Cuando estas aguas lleguen a altas latitudes del hemisferio norte el sistema de circulación oceánica se habrá cerrado. Al igual que la sangre que regresa a la aurícula derecha del corazón de un mamífero, lista pra volver a bombearse y empezar de nuevo el circuito. Ya lo decía Leonardo da Vinci hace cinco siglos, el agua de los océanos circula como si se tratase de la sangre de un ser vivo, extraordinariamente complejo, un ser al que le debemos el máximo respeto.

Esta mañana justamente conversaba un rato con nuestro oficial médico a bordo, el teniente coronol Luis Cardona Cean, sobre estos temas. Luis, persona culta y de interesante conversación, reflexionaba sobre como los seres humanos, igual que todos los seres vivos, somos pequeños subsistemas que formamos parte de un sistema complejo superior, la Tierra. Nuestra riqueza individual, la de cada uno de nosotros, es la riqueza del planeta, y el planeta somos nosotros mismos. Nuestro respeto hacia el planeta es en el fondo una forma de auto-respeto, hacia nosotros mismos, nuestras familias y todos nuestros semejantes.

El título del blog de hoy, que pongo siempre al comenzar a escribir, iba encaminado a comentaros que estos últimos días estamos atravesando aguas totalmente distintas a las que vimos hace un par de semanas, del otro lado del Atlántico. Aquí son aguas mucho más homogéneas, con menos contrastes y por tanto mas viejas que aquellas que llegaban, via la Corriente de Brasil, directamente desde el hemisferio sur. Pero creo que el título también es apropiado para lanzar un mensaje de esperanza por un océano distinto, un océano que no sea simplemente un vertedero de todos los residuos de nuestra "civilización". En realidad se trata de un sencillo mensaje de respeto hacia nuestra propia esencia.

(Fotos: Marc Gasser y Celia Marrasé)

3 Comentarios

Para que hayan océanos distintos han de cuidar mucho los mensajes a la hora de hacerlos públicos, porque aquí se mete de todo.Buenos días.

Las personas que hablan sobre cultura no nos gusta la violencia es más la repelemos y tenemos que ser blanco de continuos ataques de colgados que no tienen otra cosa que hacer que escribir con doble sentido.Éste tipo de mensajes deberían ser censurados.

;)
THE WALL...:Ddj CREER ES CREAR!!!
http://www.youtube.com/user/IntiAisha#p/a/f/1/HxsexRjNcb4

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Equipo del Hespérides


La Expedición Malaspina 2010 ya ha comenzado su singladura gracias al impulso del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, CSIC. Es la mayor expedición marina de la historia que pretende evaluar el impacto del cambio global en el Océano y estudiar su biodiversidad.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios