« Siete. Angelus | Portada del Blog | Nueve. Meló 73 »

Ocho. Virgen del stop

Viñeta3.0Hasta aquel momento, -la DGT todavía no emitía muchas campañas de conciencia vial- para ponerse al volante, había que tener mucha paciencia, nervios de acero, un buen autoradio, la estampita de San Cristobal en el salpicadero y ser muy amante del riesgo. 1974. Las carreteras españolas se infestaban de utilitarios de vistosos colores y bullangueros tubos de escape. La estadística apuntaba este dato: los accidentes de tráfico eran ya más asesinos, numéricamente hablando, que la suma de las enfermedades hasta entonces incorregibles. A medida que aumentaba la velocidad de los vehículos, crecía la preocupación por los efectos letales de la extensión popular del automóvil.

    Y eso que apenas existían aún rotondas, pero justamente por ello, abundaban los "stops", muchos, por todos lados, a cada paso, en cada cruce. El uno de febrero del año 1974, la radio de noche ofreció una solución tremendamente práctica al problema: la virgen. La Virgen del Stop se hallaba, y se halla todavía en la actualidad, en un cruce  de carreteras en la pequeña localidad navarra de Etxauri. El stop no, que ya estaba puesto, pero a la virgen correspondiente se la sacó de la manga de su casulla, ¿¿?? el parroco del pueblo. La verdad es que es un cruce imposible; no se trata de una encrucijada de líneas paralelas, sino como de una tijera ligeramente entreabierta donde hasta a los conductores suicidas les baja la sangre a los zancajos cuando se aproximan y acaban frenando, no tanto por la señal de stop, sino porque ven a la virgen , o quizá sea ella quien les va a visitar. Audio para recordar: entrevista radiofónica con el creador de la virgen del stop. Año 1974.

VIRGEN9

0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Rafael Roa


Algo sonoro más todavía para recordar de la radio de los últimos 75 años. En este blog se vuelcan las otras historias de la radio, las mínimas, los sonidos complementarios a la historia oficial, a veces las voces secundarias de las ondas, no por más prescindibles menos imborrables en el recuerdo de muchos. La memoria será frágil pero el archivo de RNE es ancho y largo y profundo. ¿Qué sonido quieren recordar? Seguro que lo tenemos pero si no, lo pintamos o bajamos a buscarlo a los infiernos.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios