« Diez. Maleta de cartón | Portada del Blog | Doce. Surfs »

Once. Mariano rajó y ...

MARIANO   Mariano rajó y lo dijo todo porque de todo le preguntaron en la radio aquella calurosa tarde de julio del año 1975 y él era entonces el Mariano más famoso de la España de las primeras temporadas del cuéntame: el único Mariano, o el más Mariano.

    Mariano Medina rajó en la radio sobre todo lo divino, lo humano y  lo que está a caballo entre ambas cosas: lo meteorológico. Habló sobre lo fresquito que se debía de estar en el norte total, sobre el lugar donde iba de vacaciones con sus muchos churumbeles, sobre si ganaba mucho o poco,  e incluso formuló una muy tímida previsión meteorológica para después del verano, que luego se cumplió, claro, muy tímidamente.

    El careto de Don Mariano llegó a hacerse en tiempos tan familiar como el de ese tipo con el que te topas cada mañana mientras se afeita al otro lado del espejo de tu baño.Viñeta3.0 Le acosaban por las calles. "Don Mariano, ¿qué tiempo hará el fin de semana en mi pueblo si-me-hace-el-favor?" Y él respondía: "Y a mi que me cuenta señora, ¿usted se cree que yo llevo los mapas siempre encima?". Fue el prototipo de los hombres primitivos del tiempo de la tele: poco telegénicos, pero muy televisivos. Eran meteorólogos de barriga suelta, de bigotín cuidado y gafas bifocales, padres de familia numerosa con carné de primera, jamás se supo de ninguno que llevara sujetador,  y varita mágica para blandir sobre las Azores, la bé de la borrasca atlántica o sobre unas isobaras hechas a tiza alzada con las que amenazaban lo que se nos podía venir encima, o muy probablemente no, por si acaso. Así hasta que el Instituto Nacional del tema se transformó en Agencia Estatal de la cosa. Para entonces, el glamour ya había invadido el mundillo de los hombres y las mujeres del teletiempo. 

    1975: la radio, mediados de julio, ¡qué calor! silencio, que están entrevistando a Mariano Medina y no se oye bien: a ver que dice.
   

0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Rafael Roa


Algo sonoro más todavía para recordar de la radio de los últimos 75 años. En este blog se vuelcan las otras historias de la radio, las mínimas, los sonidos complementarios a la historia oficial, a veces las voces secundarias de las ondas, no por más prescindibles menos imborrables en el recuerdo de muchos. La memoria será frágil pero el archivo de RNE es ancho y largo y profundo. ¿Qué sonido quieren recordar? Seguro que lo tenemos pero si no, lo pintamos o bajamos a buscarlo a los infiernos.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios