« Dieciséis. Vanitas vanitatis (II) | Portada del Blog | Dieciocho. El desahucio. »

Diecisiete. Volver a los diecisiete

Viñeta3.0    Lo bueno de la Historia, también de la de la radio, es que, al ser cíclica, como dicen que siempre se repite, en cualquier momento se puede volver a los diecisiete después de vivir un siglo y todo arreglado. No problem.

    Volver a los diecisiete es un deseo extraordinariamente común, más frecuente del de que te toquen todas las primitivas del mundo a la vez . Para volver a los diecisiete no es estrictamente imprescindible haber vivido el siglo completo, aunque de haberlo hecho, la experiencia del regreso se reviste de una mayor intensidad. Y si volver allá no resulta factible, porque te quedan ya un poco demasiado lejos, pues siempre se podrá hacerlo a algo más tarde, volver a los veintitrés, por ejemplo, que tampoco está mal. No es lo mismo, pero puede valer.

    Rosa León tenía veintitrés cuando se entrevistó, en la radio de enero del año Iñigo21974 con José María Iñigo. En la radio, no en la tele. Aquella entrevista se puede re-escuchar en el Audio Para Recordar de ahí abajo.

     Es un sonido rescatado de la memoria sonora esta vez no tanto para refrescar Rosadef2las neuronas  sino para ilustrar  la inquietante teoría de que el mundo se divide en dos hemisferios: uno el de que vuelven constantemente a los diecisiete, sin problemas, y, dos, el de quienes no quieren volver a los diecisiete ni a tiros. El Audio Para Recordar data del 24 de enero del año 1974. A un lado del cuadrilátero radiofónico Rosa León; al otro, José María Iñigo. A ver que pasa.

 

 

   

 

 

 

 

 



2 Comentarios

Ni loca, volver a los diecisiete años. La adolescencia es la etapa mas peligrosa, pasar de la niñez para ser adulto, con todo lo que conlleva. Un periodo de dudas, inseguridades, errores qué algunos no superan, quedándose anclados, aún llegando a la "madurez".

Loco por volver a los 17: cuando conocí a mi primer y único amor imposible, con la que sintonicé a la primera palabra, mirada y sonrisa que compartimos, pero sin atreverme a superar la barrera socio-económica que me separaba de la joven veraneante procedente de la burguesía catalana.
Una edad en que la sinceridad, el respeto, el amor, la amistad...formaban parte irrenunciable de mi vida: ¡en cuerpo y alma!

Esto sólo es una vista previa. El comentario aún no se ha publicado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido publicado. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Mi comentario

Rafael Roa


Algo sonoro más todavía para recordar de la radio de los últimos 75 años. En este blog se vuelcan las otras historias de la radio, las mínimas, los sonidos complementarios a la historia oficial, a veces las voces secundarias de las ondas, no por más prescindibles menos imborrables en el recuerdo de muchos. La memoria será frágil pero el archivo de RNE es ancho y largo y profundo. ¿Qué sonido quieren recordar? Seguro que lo tenemos pero si no, lo pintamos o bajamos a buscarlo a los infiernos.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios