« Catorce. Fitness marcial | Portada del Blog | Dieciséis. Vanitas vanitatis (II) »

Quince. Vanitas vanitatis (I)

Viñeta3.0    Uno de los lugares más propicios para el ejercicio práctico de la vanidad es una feria del libro. Una buena. La del Retiro, por ejemplo. Allí suelen darse cita unos cuantos lectores, docenas de compradores, cientos de visitantes y una legión de firmadores de ejemplares que completan esa bulliciosa turbamulta de una feria en la que, como suele suceder con la de abril, lo más interesante ocurre siempre en el interior de las casetas.

        Saber firmar libros es tan importante o más que ser capaz de   escribirlosAlvaro. La salvaje ceremonia ritual de la firma y la solemne y violenta dedicatoria que lleva aparejada, escenifica esa armoniosa fusión entre la parte más creativa del arte de escribir con la más crematística de vender los libros, puesto que se supone que todos aquellos ejemplares que firma un autor han pasado previamente por caja. El propio escritor culmina así la parte final del proceso, certificando  con su rúbrica manuscrita, que el ejemplar en cuestión ha sido debidamente desvirgado por el lector de código de barras de la registradora. Píii.

    1980. Libros, libreros, escritores. El que más vendía era quien más firmaba. Un escritor de buen saque, en lo que a firmar se refiere, debía tener necesariamente la cuenta bancaria igual de gorda que su propio ego. Así que el punto de mayor interés informativo de todas las ferias era esa caseta donde se Pu2había anunciado que a tal hora estaría allá el adentro-firmante a diposición del lector. Los escritores se miraban uno a otro las colas con arrogancia, o con envidia, y las medían y las comparaban: las colas de gentes aguardando pacientemente sus firmas de autor, las de uno y las del de la caseta de enfrente o de al lado. Uno de los autores más vendedores de 1980 era Alvaro de Laiglesia. Su novedad editorial de turno se llamaba  "Los hijos de Pu". A pesar de que, sin duda por una errata del impresor, el título estaba inacabado, Alvaro de Laiglesia tenía una entrevista. Y se la dieron así en la radio, el 17 de junio de 1980. Audio Para Recordar.

  

 



0 Comentarios

Esto sólo es una vista previa. El comentario aún no se ha publicado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido publicado. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Mi comentario

Rafael Roa


Algo sonoro más todavía para recordar de la radio de los últimos 75 años. En este blog se vuelcan las otras historias de la radio, las mínimas, los sonidos complementarios a la historia oficial, a veces las voces secundarias de las ondas, no por más prescindibles menos imborrables en el recuerdo de muchos. La memoria será frágil pero el archivo de RNE es ancho y largo y profundo. ¿Qué sonido quieren recordar? Seguro que lo tenemos pero si no, lo pintamos o bajamos a buscarlo a los infiernos.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios